Famosos platos del mundo.

Famosos platos del mundo.
60 ilustraciones en color.
Wina Born
Barcelona, 1972.
 
                           
 
A Simón Palmer no se le escapa, y tiene clasificado el libro de Wina Born, con el número 3566.
 
La autora comenta muy acertadamente en la presentación del libro:
 
Existe también una faceta importante: la histórico-social. ¿Qué ha sido lo que ha hecho de Francia y China los dos países con una cultura culinaria más refinada del mundo?
 
Podría seguirse el curso de la Historia estudiando ciertos hábitos alimenticios: los cocineros florentinos del séquito de Catalina de Médicis introdujeron en la corte francesa el arte de hacer helados, habiendo ellos aprendido este arte de los árabes de Sicilia, que, a su vez, habían sido instruidos por los persas.
 
Dondequiera que hayan estado los turcos, se bebe café negro y dulce en tazas diminutas, y se come carne asada y verdura con arroz.
 
El extraordinario desarrollo que en África del Sur ha adquirido el cultivo de la vid se debe a los hugonotes franceses que en 1685 fueron expulsados por Luís XIV de su país.
 
Existe, incluso, una faceta teológica. Ciertas religiones prohíben la ingestión de determinados alimentos: los judíos y los musulmanes no comen carne de cerdo bajo ninguna de sus formas; los hindúes no comen carne de vaca.
 
 
                             
 
De todas las recetas, por capricho personal, selecciono las Blinis.
Tengo la afición de hacer blinis, que además no suelen salirme bien, como las recuerdo.
Hace más de cincuenta años, trabajaba de ayudante de camarero en el Restaurante Finisterre de Barcelona, que en aquella época era lo mejor de la ciudad.
Teníamos Blinis con caviar y crème d’Ysigny en la carta.
El caviar venía en una lata de 500 g, que se pesaba antes de llevarla a la mesa y, al retirarla, se comprobaba el peso faltante, para facturar al cliente.
Las blinis venían calientes de la cocina y, con una jarrita se regaban con la crema agria y finalmente el maître se ocupaba de ir extendiendo el caviar por encima de cada una.
Recuerdo una mesa de importantes comensales, cuyo, anfitrión, comentaba a sus invitados:
-Observen la rara astucia del maître, en colocar la menor cantidad posible de caviar en las blinis.
 
Incluyo pues, la receta del las Blinis, por si alguno se anima:
 
 
Blinis (fritos rusos)
250 gr de harina de alforfón
 1/4 de I de leche
15 gr de levadura
1 pellizco de azúcar
1 pellizco de sal
1 yema de huevo
1 cucharada sopera de mantequilla derretida
1 clara de huevo
 
 
Dilúyase la levadura en leche tibia. Póngase la mitad de la harina en un cuenco junto con el azúcar, hágase un hoyo en el centro, viértase en él la mezcla de leche con levadura y remuévase el conjunto hasta formar una pasta.
Cúbrase el cuenco con un paño húmedo y déjese montar la mezcla por espacio de una hora. Añádase un pellizco de sal, el resto de la harina, la yema de huevo y la mantequilla derretida. Vuélvase a remover hasta que la pasta quede fina, y tórnese a dejar en reposo, cubierta con un paño húmedo, por espacio de una hora aproximadamente, a fin de que la pasta suba. Incorpórese la clara de huevo batida a punto de nieve y déjese que vuelva a subir la pasta por espacio de unos 15 minutos. Con la pasta háganse unas tortas pequeñas, gruesas y esponjosas, y fríanse con mantequilla.
Pónganse los blinis en una fuente y cúbranse con caviar helado o lonchas de jamón ahumado. Añádase un poco de nata agria. Puede también colocarse un segundo blinis encima.
 
 
Los blinis constituyen el acompañamiento tradicional ruso de un vaso de vodka. Solían comerse en cantidades portentosas durante los últimos días que precedían a la cuaresma.
En vez del carísimo caviar ruso, que no es sino las huevas de esturión del mar Caspio, puede utilizarse el caviar rojo, mucho más barato, o huevas de salmón del Canadá o de Suecia. Los blinis pueden comerse también con sardinillas o arenques ahumados. La nata agria, que puede mezclarse con cebolla finamente picada, es del todo indispensable.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
laverdad.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.