La Verdad

img
Los alimentos que curan
img
Sebastian Damunt | 14-05-2009 | 09:17

Los alimentos que curan
El poder terapéutico de los alimentos
Patricia Hausman
Judith Benn Hurley
Barcelona, 1994
 
 
En la tapa posterior leemos:
Todos los alimentos que constituyen nuestra dieta habitual tiene un determinado efecto en nuestro organismo. En este volumen, se presenta una práctica guía, ordenada alfabéticamente, para utilizar estos efectos en el tratamiento de las enfermedades. Desde una angina de pecho, hasta una úlcera, pasando por un simple resfriado; los alimentos más adecuados y las recetas más sabrosas para cocinarlos.
 
Por si nos habíamos hecho muchas ilusiones, en la portada interior tenemos una
 
Advertencia:
Este libro tiene la intención de servir sólo como libro de consulta, y no como un manual de medicina o guía de automedicación. Si usted cree que tiene un problema médico, le recomendamos que busque el consejo profesional. Tenga en cuenta que las necesidades nutritivas varían de una persona a otra, en función de la edad, el sexo, el estado de salud y la dieta total. La información ofrecida tiene la finalidad de ayudarle a que tome decisiones sobre su dieta, y no pretende se sustituto de ningún tratamiento que pueda ser prescrito por su médico.
 
Vemos la
INTRODUCCIÓN
Existen demasiadas recomendaciones, demasiadas dietas, demasiados alimentos a evitar; demasiados los que hay que acordarse de tomar a diario. Demasiados “no”, demasiados “nunca”. Si usted a tenido alguna vez la sensación de que “ya no le queda nada que comer” o que para seguir todas las recomendaciones que escucha se necesita ser un experto en nutrición, le comprendemos muy bien. Intentar hacer lo que es mejor para uno a veces resulta bastante difícil.
Nuestra solución consiste en un enfoque más personalizado, cuidadosamente preparado según sus necesidades. ¿Tiene usted problemas con los cálculos biliares? ¿De angina? Le mostraremos cómo comer para aliviar su problema. O, tal vez, usted sólo está interesado en tratar mejor a su aparato digestivo y a su corazón. También le enseñaremos cómo hacerlo.
….
En las entradas correspondientes a los alimentos, encontrarás las propiedades nutritivas de los mejores alimentos, junto con recetas e información sobre su selección, almacenamiento y cocción. Cada sección referente a los trastornos especiales explica las causas y síntomas de algunos de nuestros problemas de salud más comunes y ofrece las estrategias de nutrición para su prevención y tratamiento. Algunas también incluyen un plan de comidas semanal para que le sierva de guía: todos bajos o moderados en calorías y ricos en vitaminas y minerales. Además, en el Apéndice encontrará una lista de los alimentos que tienen la mayor cantidad de vitaminas y minerales.
 
El libro de divide en dos partes:
 
ENFERMEDADES
ALIMENTOS
 
Obviaremos las enfermedades, pero no los alimentos, casi un centenar, que figuran detallados. Señalamos tres, para hacernos una idea. El primero, el último y uno central.
 
 
Lo bueno en envase pequeño
2 calorías por fruta
 
¿Baya o cereza? En realidad es ambas. La ácida y exótica baya de acerola también es conocida como cereza de las Indias Occidentales. Los dietólogos la conocen por la vitamina C, ya que una sola baya tiene nada menos que 81 miligramos. Esto significa un 25 por ciento más en cada pequeño fruto que la cantidad recomendada oficialmente. Usted no podrá conseguir tanta cantidad de vitamina C con un par de bocados de naranja.
En el mercado: En Estados Unidos, la acerola se vende seca. Para comprobar la frescura, sacuda el paquete. ¿Escucha un repiqueteo? Si lo escucha, la acerola está buena.
 
Trucos de cocina: Una vez que la tenga en casa, guarde la acerola en un recipiente de vidrio herméticamente cerrado. Manténgalo en un lugar fresco y donde no le dé la luz. De tanto en tanto, examine el frasco, y si ve alguna baya que esté pasada, tírela.
 
Para mayor placer: Para preparar la acerola, utilice la imaginación o pruebe algunas de nuestras formas favoritas:
 
* Aplaste la acerola con el rodillo de amasar para romperla en trozos pequeños, y empléelos como si fueran pasas. Como resultará todavía ácida, añada un poco más de edulcorante a la receta.
 
* Eche la fruta seca y triturada en agua hirviendo y bébala como infusión. El calor afectará a la vitamina C pero el sabor seguirá presente.
 
ZUMO DE MANZANAS CALIENTE
4 raciones
 
1 cucharadita de acerola seca en trocitos
2 cucharaditas de cáscara de limón seca en trocitos
1 palito de canela
2 cucharaditas de cáscara de naranja seca en trocitos
2 tazas de agua
2 tazas de zumo de manzana.
 
Mezcle todos estos ingredientes en un cazo mediano. Póngalo a fuego medio durante 5 minutos, hasta que suelte el hervor. Cuélelo y sírvalo caliente.
 
 
El grano que crece en usted
Unas 100 calorías por taza (cocido)
 
….
A pesar de que no se come tanto como el trigo o el arroz, el mijo es muy apropiado para aumentar el aporte del trío protector: hidratos de carbono, fibras y proteínas vegetales. Además, tiene más hierro que alimentos como la pasta, el arroz y la cebada. Añada un poco de carne o una fuente de vitamina C a la comida, y podrá aprovechar gran parte del hierro que contiene.
 
….
En el mercado: El mijo tiene más aspecto de semilla que de cereal. Si desea la mejor calidad, escoja granos pequeños, rojos o amarillos, de color y tamaño parejos. El mijo tiene que oler a nueces ya fresco.
 
Trucos de cocina:Guarde el mijo en un frasco hermético dentro del frigorífico. Si no lo emplea con frecuencia, puede congelarlo y se puede cocinar sin necesidad de descongelarlo.
….
Para mayor placer: Su textura ligera hace que masticarlo sea un placer. Da carácter a los platos de cereales, y también puede emplearlo de las siguientes maneras:
 
* En lugar del arroz en las ensaladas, acompañamientos y entrantes.
* Puede ser un magnífico desayuno mezclado con rodajas de manzana asada y con un toque de sus especias preferidas.
* Añada mijo cocido a la masa de pan.
 
GALLETAS DE MIJO CON SALVIA Y ALBAHACA
2 y œ docenas
 
1 taza de trigo integral
1 y œ tazas de harina blanca
1 cucharadita de polvo de hornear
Πcucharadita de sal
1 cucharadita de cremor tártaro
1 cucharadita de salvia seca
1 taza de mijo cocido
3 cucharaditas de aceite de girasol
1 huevo batido
œ taza de yogur natural desnatado
 
Caliente el horno a 225º C.
En un bol grande, mezcle las harinas, el polvo de hornear, la sal, el cremor tártaro, la salvia y la albahaca. Después añada el mijo.
En un bol mediano, bata el aceite, el huevo y el yogur. Añada los ingredientes líquidos a los secos y utilice las manos para amasar la pasta hasta que quede suave.
Unte con margarina una hoja de papel de horno.
Sobre una superficie enharinada, extienda la masa con un rodillo de amasar hasta que tenga un grosor de medio centímetro, después corte círculos de masa de unos 6 a 7 cm de diámetro. Ponga las galletas sobre la hoja de papel y hornéelas hasta que se hayan levantado y estén ligeramente doradas, unos 15 minutos. Déjelas enfriar sobre una rejilla de alambre antes de servirlas en el desayuno, como aperitivo o merienda.
 
 
¡Los conejos tienen razón!
48 calorías por taza (rallada, cruda)
70 calorías por taza (en rodajas, cocida)
 
Las zanahorias son una de las fuentes de caroteno más sabrosas, baratas y abundantes. Y el caroteno, que es la forma vegetal de la vitamina A, desempeña un importantísimo papel en la prevención del cáncer.
 
 
En el mercado:Para que tengan mejor sabor, escoja zanahorias de piel suave, de tamaño pequeño a mediano y de forma afilada en los extremos.
Trucos de cocina:Antes de guardarlas, límpielas sin lavarlas. Póngalas en el frigorífico dentro de una bolsa de plástico; si son frescas se conservarán de dos a tres semanas. Las hojas verdes con más delicadas y sólo aguantarán unos cinco días. Tenga la precaución de mantenerlas separadas de las manzanas para evitar que se pongan amargas.
Para mayor placer: Las zanahorias combinan a la perfección con una multitud de alimentos sanos. Estas son nuestras sugerencias:
 
* Mézclelas con las pasta, verduras marinadas o su revoltillo favorito.
* Sírvalas con chirivías, naranjas, uvas pasas, pollo, patatas, bróculi o cordero.
 
TROZOS DE ZANAHORIA MARINADOS
4 raciones
 
500 g de zanahorias
1 cucharada de aceite de oliva
2 cucharadas de vinagre de sidra
1 cucharadita de mostaza de Dijón
1 cucharada de menta fresca picada
1 cucharada de eneldo fresco picado o 1 cucharadita de eneldo seco
1 cucharadita de alcaparras, escurridas y picadas.
Una pizca de mostaza en polvo.
 
Cueza las zanahorias al vapor hasta que estén tiernas, unos 10 minutos.
Mientras tanto, en un bol pequeño, mezcle el aceite, el vinagre y la mostaza. Después añada la menta, el eneldo y las alcaparras.
En una fuente más grande, mezcle bien las zanahorias y el aliño. Tape y deje marinar en el frigorífico como mínimo una hora o hasta el día siguiente. Sírvalas bien frías.
 

Últimos Comentarios

Oscar Calsots 18-05-2014 | 11:59 en:
La cuina del calçot
Oscar Calsots 18-05-2014 | 08:59 en:
La cuina del calçot
paula andrea 21-04-2014 | 21:49 en:
Sopas frías y calientes

Otros Blogs de Autor