La Verdad

img
El gran libro de los Cocktails
img
Sebastian Damunt | 23-10-2008 | 17:18

El gran libro de los Cocktails

José Mª Gotarda

Fotografías: Carlos Hernández Cervantes

Barcelona, 1975

José Mª Gotarda

Conocí a José María Gotarda en el año 1955. En aquella época yo trabajaba de ayudante de camarero en el Restaurante Finisterre de Barcelona.

En Masnou teníamos el Restaurante Thebussem, donde yo, que era muy jovencito, estaba al frente del comedor. Mi padre, propietario y cocinero me envió a Barcelona para que aprendiera bien el oficio de sala. Estaba alojado en un domicilio particular, “de patrona”, muy próximo al Bar Ideal, donde actuaba el amigo José María. Cuando salía del trabajo, siempre pasaba a tomar una cañita en el Ideal.

Años después, mi padre ya se había establecido en Barcelona, Restaurante Hostal del Tinell, pero yo prefería la independencia y trabajaba en otros establecimientos.

José María me invitó a asociarme con él en una aventura en Bagur, donde íbamos a regentar un restaurante muy elegante, en un pequeño hotel de 15 habitaciones, al que se iba a dotar de un local nocturno al aire libre. Fue un verano de “vino y rosas”.

Gotarda tenía un enorme don de gentes y sabía ganarse a todas las personas con las que trataba. Después del IDEAL, tuvo otro local en la Plaza Calvo Sotelo, SCOTCH BAR, si no recuerdo mal. Sus locales crearon estilo en la ciudad.

INDICE

Presentación

José María Gotarda observa atentamente sus clientes, conversa con ellos. Su actitud está compuesta de aten­ción, inteligencia, paciencia, solidaridad: la inteligencia se percibe en su mirada, podemos notar la paciencia en esa leve inclinación del busto corpulento.

Su humanidad hace fluir un diálogo solidario, atento y fácil a la vez. Todo esto forma lo que podríamos llamar el lado racio­nal de su carácter. Pero además Gotarda tiene algo de mago: su brujería son los cócteles y las demás bebidas que prepara, con o sin alcohol.

Hay quien acude a pedir­le consejo, porque sabe ganarse la confianza de las gen­tes. Esta influencia sobre las personas le permite tratar con igual maestría a una señora que sale poco de su casa que, pongamos por caso, a un Cliente complicado; a un parroquiano que aquel día se siente un poco indispuesto del estómago, o a un personaje influyente de la cosa pú­blica. Un viajero en medio de la ciudad extraña se senti­rá, en su local, acomodado y a gusto.

Manuel Borrás.

Introducción

Si se quiere simpatizar rápidamente con una persona, romper una situación de desconocimiento mutuo y llegar a una relación cordial, un cóctel acortará distancias. “Voy prepararle algo especial.”

Y aquí este libro viene en su ayuda, para permitirle el lujo de ofrecer una gama amplia de cócteles. No es preciso aclarar en este punto que, previamente, se ha de tener una seguridad expe­rimentada de éxito sobre la preparación y el resultado. La experiencia nos dirá los agradables, los que prefieren las señoras, los que son más apropiados a determinadas horas. El rito de la preparación, la atención personal y el efecto seguro de fórmulas ya avaladas por el buen gus­to, actuarán como una atmósfera de simpatía. El cóctel es el moderno “filtro de la amistad”.

Cronicones de las colas de gallo

Un nombre para un cóctel

La ONU de los licores

El bar compensado: reglas del cóctel perfecto

La trastienda del bar: cacharros y demás cachivaches

Tragos cortos y tragos largos

El whisky y sus cócteles

El whisky es un amigo sincero, generoso, tanto en verano como en invierno, ya sea “largo” o “corto”.

Fotografías: Carlos Hernández Cervantes

Lowland Smash

Whisky

½ cucharada de azúcar

Se prepara, con mucho hielo, en coctelera, donde previamente se han estrujado con una cuchara unas hojas de menta. Se sirve en vaso con una rodaja de limón, una ramita de menta y una guinda.



Fotografías: Carlos Hernández Cervantes

Imperial Fizz

¼ de zumo de limón

¼ de ron

2/4 de whisky

Se prepara en coctelera, con mucho hielo. Se sirve llenando 2/3 de un vaso alto en el que ya se ha colocado hielo picado. Se añade soda y se mezcla, suavemente. Se decora con un rodaja de limón y una guinda. Se sirve con caña.

La ginebra y sus combinaciones

En un brindis de cócteles sería oportuno decir “gin-gin”. La ginebra es el componente que más se usa en coctelería.


Fotografías: Carlos Hernández Cervantes

Ambassador

¼ de vermouth blanco

¼ de crema de banana

2/4 de ginebra

1 cucharada de zumo de limón

Se prepara en coctelera, con mucho hielo. Se sirve en copa ancha, con dados de piña y una ciruela pasa.

Tragos para antes de comer

Bebidas para la buena digestión

Cócteles para vencer el calor

Cócteles en tiempo frío

Los ingredientes empleados en los cócteles contra el frío son energéticos. Aparte de los licores, que ya poseen un elevado poder calórico, entran en la composición huevos, leche, nata, chocolate, limón, que son tonificantes.



Fotografías: Carlos Hernández Cervantes

Coffe Flip

1 huevo

½ de oporto

½ de coñac

1 cucharada de crema de leche

Se prepara en coctelera, con hielo. Se sirve en un vaso bajo, espolvoreado con café en polvo.

Los cócteles de las buenas noches

Los cócteles del amor

Combinaciones para abstemios

Fórmulas para beber y divertirse

Últimos Comentarios

fernando pilay 07-07-2015 | 20:42 en:
El sabor del pan
Sarai Lc 15-01-2015 | 00:40 en:
Arte español de la comida
Oscar Calsots 18-05-2014 | 11:59 en:
La cuina del calçot
Oscar Calsots 18-05-2014 | 08:59 en:
La cuina del calçot

Otros Blogs de Autor