La Verdad
img
La palabra
img
Ana María Tomás | 07-02-2018 | 12:50| 0

No importan mercaderes, felones,

traidores o perjuros…

No importan ferias, zacatines o barracas,

tiendas, zocos, lonjas

o mítines políticos

donde intenten trapichear con la palabra.

Como el agua limpia y pura

que brota de las peñas

y busca su camino

brotará del poema, serena y transparente,

buscando su destino,

la Palabra.

 

Ver Post >
¿Humor…?
img
Ana María Tomás | 03-02-2018 | 12:02| 0

Un tal… Chris Haslam ha publicado en el “The Times” un artículo sangrante describiendo a los españoles como “maleducados, sucios, groseros, gritones, vividores, impuntuales” y no sé cuántos calificativos negativos más. Así, a bote pronto, lo que primero que te sale es llamarlo h…, sin preposición ni paliativos, pero claro, como soy una señora bien educada no lo haré. Parece ser que el articulejo intenta, en clave de “humor” –que me explique qué entiende el payo este por humor– hacer una radiografía de nosotros, vamos, tocarnos las narices sin venir a cuento y sin anestesia. Y parece que ha tenido que cerrar su cuenta de Twitter por los piropos que le caían en tropel. Hay que ser “muuu” estúpido para meterse así con un país como el nuestro y con unos ciudadanos como nosotros, máximo cuando nuestro territorio patrio está sembrado de sus conciudadanos que solo vienen a emborracharse, armar una gresca insoportable y a lanzarse al vacío desde un balcón. ¿Acaso él pertenece a esos grupos? ¿Sería justo meter a todos los ingleses en el mismo saco? ¿Que las mujeres llevamos abanico? (otro de los insultos que nos dedicaba)… Pues igual que los ingleses llevan paraguas ¿Dónde está la gracia? Cada uno es hijo de su geografía, de su clima, de su cultura.

Nosotros somos alegres, educados, limpios, puntuales, disfrutamos de la familia, de los amigos, de una cerveza en buena compañía… tenemos la bendición de vivir en un clima maravilloso que nos imprime una luz y una alegría vivificadoras envidiadas por muchos países, entre ellos el suyo, y a la vista está. Y claro que tenemos contradicciones, pero nunca contraindicaciones. Ni todos los españoles son iguales de puntuales, de educados o de silenciosos, ni todos los ingleses son iguales de borrachos, desalmados, vándalos y ruidosos como los que toman tierra en Magaluf, en Palma, en Benidorm, etc., o que los sinvergüenzas que vienen aquí aleccionados de cómo han de mentir para estafar a los hoteles donde se alojen y que les salgan las vacaciones gratis. Claro que de esos tópicos suyos él, punto en boca. Es mucho más fácil ridiculizar, caricaturizar y zaherir a quienes envidiamos que reconocerles su valía.

Yo admiro la puntualidad británica, capaz de considerar una falta de respeto el retraso de unos simples minutos; la educación exagerada que lleva colgada siempre en la boca el sorry y el please; su capacidad inexpresiva de encajar grandes golpes como si nada; y hasta su ridículos y característicos calcetines bajo las sandalias… Y, por supuesto, su amor por nuestro suelo y nuestra forma de vida. Hay pueblos enteros desparramados por nuestra patria colonizados por ingleses que no piensan volver nunca más a su amada tierra porque, por encima de ese amor, está la felicidad que sienten con nuestra forma de vida, nuestro clima, y todos esos defectos que él señala. Entre otros, ser acogedores y recibir con un beso a quienes nos saludan.

Me sería muy cómodo ponerme a la altura de este… le diría mindundi, pero le voy a llamar… ¿señor? No, mejor individuo. Pero voy a abstenerme. Y no porque él no se merezca una respuesta en su propio idioma (a veces es el único que entienden), sino porque creo que no se lo merecen el resto de sus compatriotas que, con seguridad, se sentirán avergonzados de él. Venir, sin ton ni son, a buscarnos las cosquillas con tópicos ofensivos y malintencionados no es de recibo. Responde a una vieja –e ingrata– costumbre de algunos de ellos que se repite con cierta periodicidad. Así nos recompensan –los ingratos– la generosidad con la que los acogemos. Ahora bien, una cosa es educación y otra la indolencia de mirar para otro lado mientras nos ofenden. Buenos, sí; tontos, no.

Hace apenas unos días, Emily –una chica americana residente en Jumilla, mi ciudad amada– fue entrevistada por una cadena de radio. Confesaba que sus amigos le preguntaban cuándo iba a regresar a su país. Ella  respondía que no se había planteado el cuándo porque su pueblo, ¡su pueblo!, tenía un castillo precioso, un monasterio extraordinario y muchos, muchos amigos con los que tomar una cerveza al sol del mediodía. Después de eso he pensado: «Mira, por cada capullo, siempre hay una rosa». Y nunca mejor dicho.

Que una cosa es el humor inglés y otra que el payo este quiere quiera hacer pasar por chiste lo que no tiene ni chispa de gracia.

 

 

Ver Post >
Factura ya, por favor
img
Ana María Tomás | 27-01-2018 | 12:09| 0

 

Hace unos días tuve la posibilidad de indignarme con la imagen de una pobre mujer con una fina bata hospitalaria, descalza, “desorientada, llorando y sola en mitad de noche y de la calle, a un grado bajo cero” que había sido expulsada sin contemplaciones de un hospital de Baltimore (EEUU) por no poder hacer frente al pago de su asistencia medica y, claro está, por no tener trabajo y por tanto un seguro médico que la cubriera.

Por si hay alguien que todavía no lo sabe, les diré que el país que alberga el llamado “sueño americano” capaz de lograr aquello que los más impensables sueños sean capaces de imaginar, no es capaz de dar una respuesta humanitaria a quienes estén sin blanca ante una enfermedad. “Supuestamente”, está prohibido echar a los enfermos, sin más, pero desgraciadamente es una práctica habitual hacerlo. Si tienen interés en esto pueden buscar la noticia en Internet y alucinar con la imagen de la pobre mujer expulsada del hospital como si fuera basura.

Hemos visto alguna película que trata de manera descarnada el tema y el drama que puede representar para unos padres no poder hacer frente económicamente a una operación vital para algún hijo, “John Q”, por ejemplo. Pero la cosa tiene …jones porque incluso en unas circunstancias tan traumáticas como una brutal violación es necesario aflojar la guita. Así que, cuando yo veo los hospitales nuestros con las urgencias a tope, con horas de espera para ser atendidos, los pasillos colapsados de camas, en lugar de poner el grito en el cielo por la falta de “medidas” -que ahora más tarde entraré en la cosa- a mí solo me entran ganas de dar gracias al cielo y a nuestro bendito Sistema Sanitario, por mucho que necesite de más dinero o de más espacio, o de más bolas de adivinación para profetizar cuántos van a coger la gripe este año, cuantos accidentes van a producirse, o a cuantos les da va a dar por sufrir un infarto a falta de alguna otra pupa más llamativa.

A ver, que por supuesto estoy de acuerdo en que faltan recursos, en que es necesario que los presupuestos sean a medida de tanta demanda, y en que muchas partidas destinadas a causas bastante… “innecesarias” deberían encauzarse hacia lo realmente urgente e inexcusable. Puede que a la Sanidad le ocurra lo mismo que, según amigo mío ocurre conmigo y con mis ganas de ayudar a los demás: dice él que si yo circulo por carretera con un vehículo algo cascado y veo a alguien tirado en mitad del camino por una avería… puedo recogerlo a él y a su equipaje,  pero si la cosa se repite unas cuantas veces más, llegará un momento en que ni yo ni mi coche, no solo no podremos ayudar a nadie, sino que terminaremos necesitando ayuda de otros. Quiero decir con esto que el colapso sanitario es sumamente comprensible puesto que todo “averiado” encuentra ayuda en él. Obviamente, todo es mejorable, no sólo lo económico sino la posibilidad de que el destino de los mejores facultativos pueda ser, por igual, un hospital provincial o uno comarcal. Cosa que evitaría chistecitos (que yo no comparto, quede claro, que luego se me “revolusssiiiona” el personal) del calibre: “A los hospitales comarcales les llaman “La Maestranza”, porque entras a pie y sales a hombros”, aunque, chistes al margen, en todos sitios cuecen habas: un reciente estudio publicado en la British Medical Journal, reveló que los errores médicos en los hospitales se han convertido en la tercera causa de muerte de Estados Unidos. La medicina no es una ciencia exacta, pero vaya tela.

El Ayuntamiento de Palma ha tenido la brillante idea de atajar el vandalismo que se ejerce sobre el mobiliario urbano colocando el precio que todos pagamos sobre los diferentes objetos, un banco: trescientos euros;  una farola: setecientos; una papelera: setenta; un árbol: doscientos cincuenta… etc. Intentan con esa medida concienciar a los vándalos del coste de su fechoría. No sé si lograrán su objetivo o harán que esos desalmados disfruten más conociendo el alcance de su destrozo, pero estoy segura de que sí van a conseguir cabrear mucho más a los conciudadanos que reprobaran de manera más enérgica esas actitudes.

Y de igual manera, utilizando el móvil o el correo electrónico, si se quiere evitar papel, se debería enviar a cada enfermo que pasamos por un hospital o un centro de salud la factura que ocasionamos. Probablemente, cuando tuviéramos en nuestras manos las cantidades desorbitadas que nos hemos librado de pagar, tal vez, cambiaríamos el sentimiento de crítica, y de queja por haber estado horas en los pasillos o meses en lista de espera, por uno de gratitud, de inmensa gratitud y de valoración por la suerte que tenemos.

 

 

Ver Post >
El enemigo no descansa
img
Ana María Tomás | 20-01-2018 | 11:40| 0

 

Me hizo mucha gracia la frase “El enemigo no descansa” que se adjuntaba junto a la foto de un inmenso roscón de reyes apenas amaneciéndonos el primero de año y aún con el atracón de gambas y polvorones de la noche anterior. Reenvié el WhatsApp a algunas amigas de las que, estaba segura, andaban ya con la neura de ponerse a dieta. Pero es que, pensándolo fríamente, es cierto que el enemigo no descansa y como, además, se nos ha metido, cual caballo de Troya, en nuestro propio territorio…, vencerlo es más que imposible. Y no hablamos ya de las tentaciones o ataques gastronómicos, que también, sino de aquellos que van directos a nuestro bolsillo, a nuestra mente y a nuestro idioma. Como no estamos en noviembre y ya hemos incorporado de tal manera a nuestra jerga y a nuestra mente el dichoso “jalogüín” de los cajones -con o- paso de ponerles a pensar en cómo semejante esperpento ha vencido a nuestra más rancia tradición “tenoria” y a nuestro sobrio respeto a los muertos. Paso también de centrarme en el “Blasfriday” y en el virus consumista que inocula nada más ponerte a pensar en la palabreja y en el bombardeo de anuncios y de “ofertacas” que dejaríamos perder por no comprar ese viernecito. Pero, la verdad, metidos en harina, no puedo dejar pasar el nuevo ataque que ya va introduciéndose con vaselina como la cosa más normal del mundo. Me estoy refiriendo a la denominación que recibe el lunes de esta semana o tercer lunes de enero: “Blue Monday” -y seguimos con los “palicos a la marrana” castigando nuestro riquísimo idioma- , vamos, “blumonday” o el lunes más triste del año ¡Tócate las narices! Al parecer esto es relativamente nuevo, vamos, de 2005, y se inventó para que una vez que nos diéramos cuenta de que ya está claro que no vamos a cumplir los propósitos que nos hicimos apenas unos días atrás, unido a la comprobación de todo lo que nos hemos gastado tontamente y de que estamos en plena cuesta de enero… ¡allá va la parida! nos pongamos tan tristes que necesitemos seguir comprando ¡¿Mande?! Pero si eso sólo se le puede ocurrir a algún descerebrado ¿Verdad? Pues no. Miren, no. Que resulta que los descerebrados somos todos los que como borreguicos dejamos que nos impongan un estado de ánimo. ¿Se han parado a pensar lo peligroso que es eso? Probablemente no. Y, sin embargo, son ya muchos los que se dejan arrastrar por ese sentimiento de superflua tristeza y, claro está, por los descuentos y la publicidad del “siga comprando”.

 

El pasado lunes los hospitales se llenaron de ingresos por urgencia de personas con gripe, infartos, accidentes… etc. Pero también sus puertas se llenaron de personas que salían felices tras un alta por un cáncer, un accidente, un infarto… y la mejor de todas las altas: las que se llevan un bebé en brazos.

 

Lo mejor de todo es que para denominar ese “aciago” lunes de tristeza lo han bautizado con el color azul. Hay que ser un poquito tontos, al menos para exportarlo. Seguramente no han escuchado la famosa canción de Raphael que dice que gris está la cosa cuando no se puede estar con la persona amada y que todo se vuelve azul con su

presencia (“Gris, gris, mi amor es gris, cuando me encuentro lejos de ti. (…) Mi amor se vuelve azul, cuando en tus brazos puedo soñar”). Claro que parece ser que para los ingleses estar azul es estar triste, si fuera el color gris, como la inmensa mayoría de sus días, sería como para volverse locos de abatimiento.

 

Yo no sé cómo no hacemos campaña para que todos los lunes, que según dicen los expertos, es un día un poco cuesta arriba tras disfrutar de las bondades del fin de semana, decía, para que todos los lunes sean los lunes verdes. Imaginen lo que sería comenzar los lunes enviando y recibiendo chistes verdes, sonriendo en el autobús o en los atascos, desentonando con los que sigan pensando en los “blusmondais”. Levantarse cantando la canción de Serrat de “Hoy puede ser un gran día” y lo mejor de todo: creérselo e ir por la vida imponiendo el estado de ánimo que nos dé la real gana de tener en lugar de alargarnos la cara porque alguien ha decidido que tenemos que estar triste porque toca, porque es el tercer lunes de enero y porque lo dicen ellos. Tantas perras como invierten los clubes de fútbol en jugadores… y entre todos no logramos un portero que nos pare algún gol de los muchos que nos están metiendo, “manda huevos”…

 

 

 

Ver Post >
“Alataquelll”
img
Ana María Tomás | 13-01-2018 | 11:32| 0

Creo que todos reconocemos el famoso grito de guerra del humorista “Chiquito de la Calzada”. Cuando decía “Al ataquel” ya sabíamos el chiste, el gritito de “joll” o los minipasitos que venían después. Vamos, que nunca atacaba a traición, sino que avisaba. Ya se sabe que “quien avisa no es traidor”, todo lo contrario de lo que ocurre con algunos diseñadores o estilistas que andan agazapados para que, en el momento más inesperado ¡zasca!, nos lancen sus paridas y nos pillen tan a pie cambiado y con las defensas de la personalidad tan hechas mixtos que, una tras otra, caemos en sus redes maquiavélicas colgando o experimentando sobre nuestro cuerpo la última “creación”, muchas veces misógina, del capullo de turno. Terminamos el año con la moda en alza de raparnos la cabeza a las mujeres, cual ganado en tiempo de “rapa das bestas”. Y esto no es algo que se consigue así porque sí. El cabello para las mujeres tiene un significado inconmensurablemente mayor que una muestra de coquetería o seducción; el pelo, durante siglos ha albergado, en numerosas culturas -todo hay que decirlo- la esencia de la feminidad. El pelo no es una cuestión baladí. Otra cosa es que las propias mujeres quieran romper determinados estereotipos y se lo corten de manera drástica, o se afeiten la cabeza porque sí. Me viene a la mente la imagen de la seductora Sharon Stone y su cambio de la media melena que lucía en “Instinto Básico” al corte a lo chico que lució en “CatWoman”. Pero una cosa es la libertad de elección sin venir a cuento corrientes del momento, y otra que nos vengan apretando con la moda a lo calabaza que lucen algunas estrellas como Natalie Portman, Charlize Theron, Kristen Stewart… o Demi Moore, y sin necesidad de hacerlo por el guión.

 

Y no se crean que el “enemigo” descansa, nada más comenzar el año ya tenemos la siguiente gilipollez a seguir si quieres mostrar al mundo que eres lo más “cul” de lo “cul” -aclaración para la gente normal: escrito cool y que viene a ser guay-. Se trata de que las grandes firmas de moda, muchas, variadas y carísimas que no me da la real gana de recordar para no hacerles publicidad gratuita, han decidido reproducir en piel las bolsas de plástico, rafia, yute, algodón o malla, de los supermercados de a pie, las tiendas de muebles para armar en casa, las que llevan las pobres porteadoras que cargan cada día de Ceuta a Marruecos kilos y kilos de mercancía, las que se usan en algunos países como Tailandia para llevar la ropa a la lavandería, o las que arrastran algunos vagabundos con sus pocas pertenencias. Eso sí, en materiales nobles, léase piel de vaca, y costando dos mil euros o mil doscientos cuando la original solo vale dos. Sí, sí… ustedes pueden abrir mucho los ojos o pensar que les estoy tomando el pelo, pero les aseguro que es rigurosamente cierto.

 

Lo peor de todo es que nos da por pensar que somos cada vez más libres. ¡Imaginen…!, el año que se acaba de marchar lo ha hecho con el sello de “Los rompedores del silencio”, pero luego… contradicciones del ser humano, nos ponemos de negro en la fiesta de los “Globos de Oro” para protestar por esos abusos callados y consentidos, pero sin renunciar al lujo desmedido, a la fiesta y al Möet et Chandon (creo que es un champán caríiisimo), algo así como no comer carne de pollo en cuaresma y meterte una mariscada del copetín entre pecho y espalda. A ver, que no es que me parezca mal que se pongan de negro, pero creo que hay cosas frente a las cuales se debería mostrar lo que se considerase un rechazo contundente y rotundo. Algo así como lo que ha hecho Anna Muzychuk, la joven ucraniana campeona mundial de ajedrez que se ha negado a viajar hasta Arabia Saudí y competir allí por las condiciones que imponen a las mujeres.

 

Y, entretanto, seguiremos siendo atacadas desde diferentes flancos (¿han visto el chiste donde se dibuja un pie normal y uno según los diseñadores de zapatos de puntita fina donde se supone que el dedo gordo y más largo está justo en la mitad?) pero pocas veces podremos repeler el ataque o defendernos de él porque, al contrario de lo que hacía “Chiquito de la Calzada”, los diseñadores no avisan. Y aunque nuestro refranero nos diga que eso es un ataque a traición… y lo sepamos, con eso nos quedamos.

 

 

Ver Post >
Hablando de regalos
img
Ana María Tomás | 06-01-2018 | 11:52| 0

Aún sumergidos en esta gigante ola de “amolll” y despilfarro en la que hemos convertido la Navidad, las grandes firmas de perfumes se apresuran a bombardearnos con anuncios de sus perfumes intentando atraer y atrapar nuestro interés para que sigamos desembolsando pasta gansa de nuestros bolsillos a los suyos, haciéndonos creer que si nos ponemos el “parfan de puturrú de fua” nos saltará un peaso maromo desde el quinto pino de un acantilado y se nos vendrá encima para que nosotras le bajemos el “minisupermegachachi” calzoncillo. Pero no se lo crean. No es verdad. Yo llevo utilizando ya un tiempo esa colonia y “quesiquieresarrozcatalina”; vale que no haya acantilados en donde vivo, pero sí tenemos nuestro “Charco del zorro” que como ya su nombre indica hay agua, poca, pero hayla, y también hay unos buenos quebrados (no de números) y la cosa sigue sin funcionar. Vamos, que es una publicidad engañosa. Por no incidir en algo que duele, y mucho. A ver, si lo que están tratando es de vendernos perfumes a las españolas por qué cajones (con o) no me lo dicen de manera que yo pueda entenderlos. Que el inglés está muy bien para los negocios, y para muchas otras cosas como viajar por algunos lugares, pero, oigan, que hay una gran mayoría de posibles compradores que no tienen puñetera idea de inglés. Y no sé si han reparado en que ni en un solo anuncio de perfumes para la mujer, ni en uno, han tenido las narices de grabarlo en español. Y eso es pura y dura frustración. Claro que el gran secreto del consumismo es mantener en continua frustración a la gente indicándonos, proponiéndonos y obligándonos un ideal de belleza imposible. Y nosotros seguimos comprando cremas y colonias que nos prometen lo que jamás lograremos. Porque, a ver qué común de los mortales tiene un cuerpazo como los que nos enseñan en los anuncios. Que si tabletas, y no de chocolate, sino de mussssculitos, por aquí, que si unas caderas y unos pechos de Olimpo por allá… Como si ya nosotros por nuestra propia cuenta y sin necesidad de ayuda no nos amargáramos lo suficiente o no aplazáramos bastante la felicidad. Que si cuando tenga… un trabajo estable seré feliz, o cuando tenga novio, o cuando me case, o cuando tenga un bebé, o cuando pueda irme de viaje, o comprarme un coche, o una casa o… siempre hay un “loquesea” que no hemos logrado y que supuestamente nos impide ser felices. Porque, aunque en todos y cada uno de esos deseos no coloquemos específicamente el deseo simple y enorme de “ser feliz”, imaginamos que consiguiendo todas esas cosas que forjamos en nuestra mente la felicidad vendrá con ellas. Y nada más lejos. No hay más que ver a triunfadores que lo han logrado todo y son las personas más infelices de la tierra.

En uno de esos vídeos, que reenvían una y otra vez por “guasap”, se ve cómo una maestra les pone un examen sorpresa a sus alumnos. En el folio solo hay un punto negro. Pero la maestra les pide que escriban lo que ven. Los alumnos se afanan en explicar la situación del punto en la hoja, la dimensión del mismo… etc. Al final la profesora les hace ver que todos han hablado del punto negro, pero nadie ha dicho nada del inmenso espacio en blanco que queda en la hoja. Y tristemente funcionamos así, fijándonos en los puntos negros y para colmo, no sólo de nuestra vida, sino de la de todo bicho viviente que se mueva cerca de nosotros. Y eso lo saben los anunciantes, sobre todo los de perfumes, por eso no se molestan en decirnos en nuestro idioma que su colonia tiene el poder de las flores, o de que nuestros recuerdos amados serán eternos mientras vivamos, simplemente, nos lanzan imágenes hasta la parte más primitiva de nuestro ser, a los impulsos…, lejos del raciocinio y del discernimiento, a la diana del “melopido” y me lo compro porque quiero ese cuerpo y esa vida que me enseñan ahí. Pero ya les digo, por propia experiencia, que no funciona. En su descargo he de confesar que el experimento lo hice, no en una barquichuela como en el anuncio, sino en una colchoneta hinchable de publicidad de una cerveza, pero vamos, que daba el pego…  Y lo único que saque en claro fue el picazo de una abeja. Podría haberlos demandado por publicidad engañosa, pero es que me encanta el olor de su colonia. Y seguro que a la abeja también. Por eso me confundió con una flor. Aparte de que yo lo sea por mí misma y sin “perjumenes” añadidos.

 

 

Ver Post >
Nos iremos
img
Ana María Tomás | 30-12-2017 | 12:18| 0

 

Todavía con los ecos del villancico que nos recuerda que, al contrario de lo que ocurre con la Nochebuena, que se viene y que se va, nosotros nos iremos y no volveremos más, arrancamos las últimas hojas de dietarios y calendarios, y nos ponemos sobre la mesa viejos propósitos renovados inútilmente cada nuevo año como si tuviéramos mil vidas para acometer tantas veces el intento. Cantamos el villancico como si cantásemos el tiempo que nos hace, sin apreciar que, cada vez, tenemos menos tiempo para propósitos y para vivir.

 

Quién me iba a decir a mí que este año se llevaría con él a mi padre, que varias amigas enterrarían al hombre de sus vidas o, peor aún -porque el ser humano está preparado para enterrar a los padres, pero no a los hijos- que otro par de ellas lo harían con sus hijos: dos hermosas promesas de vida de treinta años.

 

Sí, ya sé que son fechas muy jaracandosas, pero no por eso la gente deja de morirse o lo ha hecho recientemente o agoniza en hospitales y eso cambia la visión que sus dolientes tienen de estos días tan señalados en donde parece que cabe “muncho” amor, pero poco dolor y menor espacio para expresarlo y para escucharlo.

 

Hay que ver…, cuando se es pequeño, las ganas tan absurdas que se tienen de crecer, de que corran calendarios… Hay que ver cómo soñamos y proyectamos, la mayoría de las veces nuestras vidas milímetros a milímetro: cuando tenga tantos años, me casaré; tendré hijos años después; me compraré un coche; una casa en la playa… Y luego la vida se encarga de confirmarnos esos planes o de desbaratárnoslos por completo. A veces logramos aquello que nuestra mente infantil planeó para nuestro adulto de manera casi rodada, otras, buscando aquello que creíamos que nos daría la felicidad, terminamos en otros derroteros, absolutamente diferentes pero, mire usted por dónde, resultó ser lo que en realidad nos llenaba y nos proporcionaba la felicidad; y otras veces… ni por asomo logramos dar con el camino o la puerta que nos conduzca a un amor verdadero, a una estabilidad económica, a una seguridad tranquilizadora. Aun así, el adulto en el que nos convertimos, sigue conteniendo al niño que fuimos, aunque nada tengamos que ver ya con el de esas fotos que muestran unas caras vírgenes de muescas peleadas a la vida, sigue ahí, aguardando, anhelando en cada final de año elaborar una lista que le permita sentirse mayor y dueño de su vida y de su tiempo. Lo que ocurre es que el adulto que ya lleva muchas Navidades y pocas “nochesbuenas” (perdóneseme el chiste fácil) no está por la labor de filosofar a final de año, a fin de cuentas los finales de año son para eso, para hacer proyectos que pocas veces llegaran a buen puerto, para pasar “muuucho” frío vestidas de tirantes, porque así lo impone la moda, bailando con lobos y otros animales hasta el amanecer, para comer más dulces que nuestra sangre puede eliminar… y para quejarse de los kilos engordados en apenas quince días. Todo lo demás se diluye como sal en el agua. A fin de cuentas, es una noche para pasárselo bien porque “la Nochebuena se viene, la Nochebuena se va, y nosotros nos iremos y no volveremos más”. Aunque nadie piense lo que canta. Y nuestras vidas, como diría J. Manrique, corren, corren como ríos para llegar al mar “que es el morir”. Pero quién piensa en eso frente a una pantalla de televisión conectada con la “Puerta del Sol” de Madrid, doce uvas en una mano y una copa de cava en la otra, o frente a un menú de escandaloso precio y mucha música ruidosa. La Nochevieja es para pasarlo bien, comer, beber, bailar… así que, por favor, aquellos que se encuentren doloridos que se mantengan a una distancia prudente del mundo para no contagiarlo con su amargura.

Entretanto, el resto de afortunados que se despreocupen por lo que pueda engordarles la comida, después de todo “solo una vida y tallas hay muchas”. Feliz 2018.

 

Ver Post >
Saldo deudor
img
Ana María Tomás | 23-12-2017 | 11:44| 0

Fue uno de esos paseos tontos en donde los pies inician una dirección diferente a la que tu cabeza había programado cuando saliste a andar. Te enfundas en una cazadora especialmente abriga, te colocas las zapatillas de quemar calorías y agarras con igual disposición los guantes y una botella de agua. Se supone que vas camino de esa avenida cuyo nombre no importa porque siempre es nombrada como la “Ruta del colesterol”. Pero de pronto tus pies hacen un quiebro y en lugar de caminar en una dirección comienzas a hacerlo hacia la parte vieja de tu ciudad, aquella que guarda, como un tesoro, tu infancia. Y los ojos comienzan a focalizarse en cosas diferentes, ya no miras semáforos, entre otras cosas porque no los hay, sino gatos callejeros, tumbados al sol o a la caza de moscas importunas que son impasibles a los latigazos de su cola, y las casas pasan de ser anodinas a tener un nombre: el estanco de Rita, la tienda de ultramarinos de Fermín; la casa de Paco “el reguiñao” -por un tic nervioso que tenía el pobre hombre en ambos ojos-; la carnicería de Benito, pobrecillo, muerto tan joven junto a su hija en accidente con el “dos caballos” de segunda mano que conducía; la casa de Luisa; la de María y la tuya.

 

Y ahí los pies se detienen, como cada vez que pasas por esa fachada convertida en joyero de recuerdos desde hace tantos años. Sabes que dejó de ser tuya, elucubras mirando sus ventanas si por dentro todo estará igual que lo dejaste al marchar. Al menos la fachada sí lo está, las mismas débiles rejas, las mismas persianas, eso sí, con una mano de pintura cuarteada por los años y el frío, pero las mismas. Las mismas puertas y ventanas… Y, como siempre, una vez más sintiéndote a salvo en el escaso espacio entre la puerta y persiana, comienzas a acariciar la madera de esa jamba que era la entrada al paraíso. Y tus manos recuerdan cómo abrían esas puertas cuando, tras los cristales enrejados y esmerilados de su parte superior, intuías la figura de tu madre o cuando tu oído reconocía, entre todos los motores del mundo, el de la guzzi de tu padre con un haz de sabina y de romero para el belén. Y junto al olor de la olla de Navidad y el de las “frioleras” o dulces de Pascua se imponía el de monte, desparramado en la parte izquierda de la pequeña sala junto al Nacimiento, el castillo de Herodes, la anunciación a los pastores y muchos borreguicos dispersados para que pareciera más grande el belén.

Pero esta vez tu intuición te engaña -o tú pretendes engañarla a ella- y la puerta se abre de golpe y muestra un rostro de pocos amigos molesto por la advertida invasión de un extraño en un espacio propio. Tú sonríes, saludas, mientras de tus ojos salen traicioneras unas lágrimas que aun desconciertan más a la persona que está a punto de decirte que no quiere nada y que no le interesa lo que hipotéticamente vayas a venderle. Pero esa parte que, desde el principio, guió tus pasos toma el control y tú comienzas a explicarle, con la mejor de tus sonrisas, que ahí viviste algunos de los mejores años de tu infancia, que esa casa la construyó tu padre con sus propias manos, y que sí… que cada vez que pasas por ahí sientes la necesidad de tocar sus muros, sus ventanas, sus puertas… pero que no eres una loca y que lo último que quieres es molestar, que pides disculpas y que te vas ya.

 

Pero algunas veces, como dice Sabina, va el diablo y se pone de tu parte, en este caso el ángel. Y como música celestial escuchas: “¿Quieres pasar?” ¡Dios mío! ¿Cómo no vas a querer pasar si llevas deseando eso cuarenta años que hace que la dejaste. Pero dices que no, que no quieres molestar más de la cuenta, que… en todo caso, sí te gustaría asomarte a la salita y a la cocina.

 

Y la ropa comienza a agrandarse porque debajo de ella comienza a desaparecer la mujer que eres para emerger la niña que fuiste, al tiempo que, inversamente proporcional, todo comienza a achicarse. Todo estaba igual. Igual. Pero la cocina era entonces tan grande… y la sala ¿cómo se podía hacer un belén tan grandioso en un espacio tan pequeño?… Y entonces sí, entonces ya eres consciente de que vas a llorar porque ante tus ojos de niña comienzan a desfilar los espíritus de tantas navidades felices al abrigo de aquellas humildes paredes que guardan tanto saldo deudor en el alma. Tanto… que jamás podríamos saldarlo. Ni creo que nadie quisiera hacerlo.

 

Ver Post >
El poder de una mentira
img
Ana María Tomás | 16-12-2017 | 16:26| 0

 

Hace unos días, las redes sociales se inundaron de fotos de una esperpéntica caricatura humana de la actriz Angelina Jolie perteneciente a una joven iraní que se había operado “nosecuantasveces” -cincuenta para ser exactos- con tal de parecerse a la citada actriz, pero que, a pesar de ello, el resultado no sólo no había logrado el ansiado parecido, sino que, por el contrario, la había desfigurado hasta hacerla parecer un monstruo. Al mismo tiempo, la información se acompañaba de fotos de la susodicha antes de las operaciones, en donde se la veía preciosa, dueña de un físico envidiable y armonioso; y después, cuyo rostro era una parodia de la novia cadáver.

 

¡Impactante! era el menor de los adjetivos dedicados a la muchacha. Las imágenes y la noticia se volvieron virales, las fotos comparativas se reenviaban de grupo en grupo en el “guasap” y los comentarios eran, como pueden entender, de absoluta incomprensión e incredulidad. Eso sí, como contrapartida su cuenta de Instagram se disparó (para los lectores que no tengan pajolera idea de qué puñetas es eso, les diré que es una especie de pizarra pública cibernética en donde alguien pone sus fotos y muestra impúdicamente cuanto de su vida privada quiere para que otros la vean y le den a un botoncico que dice que les gusta mucho). Y eso pasó, que de la noche a la mañana la criatura y su pizarrica subieron como la espuma porque todo el mundo entraba a verla instigado por otros e intrigado por ellos mismos a ver cuánto de rareza acumulaba la muchacha en cuestión. No podemos decir que no le gustara el éxito logrado, a fin de cuentas a quienes andan preocupados por el “megustanomegusta” de los demás no les duelen prendas en recurrir a cualesquiera tretas para aumentar esa ficticia y gilipollas sensación de sentirse alguien porque haya un número mayor de ojos puestos en ellos, peeeero… el éxito fue tan alarmante, los comentarios debieron de ser tan… “impactantes” que la joven iraní Sahar Tabar, que así se llama la interfecta, se vio obligada a decir que, aunque era cierto que había pasado cincuenta veces por el quirófano, el conseguidísimo aspecto de zombi descerebrada era también resultado de unas cuantas horas de maquillaje y de unos arreglitos de fotoshop. Y que, a fin de cuentas, había dado una lección de cómo hacerse famosa en apenas unas horas.

Y aquí viene el problema o los problemas, porque uno de ellos serían las causas que pueden mover a una persona a buscar, a cualquier precio, seguidores que demuestran que si ella está como una regadera no lo están menos aquellos que buscan morbosos contemplar la deformidad de una joven que ha pasado de ser un bello cisne a convertirse en un repugnante sapo de cloaca; otro problema estaría en cómo es posible que se pueda aceptar que todo es válido para conseguir una fugaz fama que ni siquiera tiene un minuto de gloria entendiéndose “gloria” en la más castiza de sus acepciones… pero el mayor de todos los problemas es que, en realidad, y sin maquillaje alguno que la deforme más, la chica de diecinueve años, ¡diecinueve! es un esperpéntico esqueleto de cuarenta kilos que se ha sometido a una liposucción y a cincuenta operaciones de cirugía estética. Eso sí que es un problema. Y otro añadido y no menor, que las redes sociales sirvan para incendiarse con los resultados de lo ya expuesto aquí y no lo hagan para prevenir que esas cosas ocurran, para proveer y proteger con valores y autoestima a nuestras hijas, para hacerles ver que no tienen que parecerse a nadie “famoso” o famosillo para ser más válidas o gustar más. Y si seguimos hablando de problemas hablemos de lo que ya decía Göbbels, mano derecha de Hitler y voz del Tercer Reich: “Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”. Al final ha resultado cierto y la supuesta mentira ha devenido en una cruel verdad. O quizá nunca hubo mentira en esa buscada y cadavérica exposición, a fin de cuentas, cada uno es feliz con la mentira que más le gusta.

 

 

 

 

Ver Post >
“Rompedores del silencio”
img
Ana María Tomás | 09-12-2017 | 10:45| 2

La revista estadounidense Time, que, desde 1972 distingue anualmente como personaje del año a quien haya destacado de manera especial y no siempre de forma positiva (sus personajes van desde Adolf Hitler al Papa Francisco), ha elegido este año en su suplemento especial como personaje del año a los “Rompedores de silencio”. Se trata de un reconocimiento a todos los hombres y mujeres, en especial muuuchas mujeres, que han decidido dar un paso al frente para denunciar públicamente los acosos y abusos sexuales de los que han sido víctimas por parte de personajes relevantes, aunque poco a poco se han ido sumando a esas denuncias otras de mujeres más anónimas con tipos totalmente anodinos aunque poderosos.

Dicen que se trataba de un secreto a voces y yo me pregunto por qué nadie oyó antes esas voces, por qué esa falta de misericordia, de compasión, de corporativismo incluso, o, por qué no lo gritaron antes esas mujeres. Algunas actrices han declarado que salieron por pies del despacho del ya denostado, defenestrado y canalla director de cine Harvey Weinstein -uno de los más afectados por el tema de “romper silencios”-, otras acataron una factura demasiado alta por realizar sus sueños, una factura sin saldar con la propia autoestima que ha ido acumulando intereses hasta reventar el saldo de lo aguantable. Es verdad que, para las mujeres sobre todo, en muchas ocasiones es imposible defender con firmeza los límites que deberían ser inviolables, la dignidad está muy bien como concepto y queda genial en la literatura y en las películas, pero la realidad es mucho más cruda: en una balanza pesa mucho más la supervivencia, el amor a unos hijos, la responsabilidad de una familia a la que hay que sacar adelante que la dignidad. Ocurre a veces que, momentáneamente, se calibran mal los objetivos, las metas, el propósito vital u otras cuestiones más superfluas y se piensa que también son dignas de tener más peso que esos límites… y ¿quién no ha estado alguna vez en esa tesitura para lanzar la primera piedra?

El péndulo de la revolución femenina, en muchos lugares de nuestro mundo, no ha llegado ni siquiera al centro en la conquista de logros que deberíamos tener asumidos como normales. Por suerte, hay personas que están predestinadas a cambiar la vida de otras y aunque tarde -imaginen la cantidad de mujeres que se habrían librado de las garras de directores, fotógrafos de modelos, empresarios, políticos, jefes y crápulas varios si las primeras se hubieran atrevido a gritar contra viento y marea la calaña de estos tipejos-, decía que, aunque tarde, es admirable que por fin se haya destapado la tapa de esa putrefacta alcantarilla.

“Rompedores de silencio” y desde que todo saltó por los aires a través de las redes sociales y la etiqueta “Me Too” (Yo También) cada día hay nuevas denuncias, tanto de mujeres como de hombres. Pero la realidad es que, como en Fuenteovejuna, todas las mujeres somos violadas cuando una lo es, la humanidad entera es violada cuando un ser humano lo es. Hasta ahora se ha llevado con vergüenza, en silencio, con miedo, casi con resignación el destino de ser violadas… ¿quién se iba a atrever a señalar con un dedo acusador a tipos “carismáticos”, exitosos y, desde luego, todopoderosos? Aunque fuera un secreto a voces. Aunque las mujeres se lo contaran entre sí y se sintieran “consoladas” compartiendo su terrible secreto. Pero… ¿de qué nos ha servido a las mujeres la comprensión o el afecto de otras si juntas no hemos logrado detener tanta ofensa a nuestra carne?

A mí no me duelen prendas en reconocer que, en determinadas ocasiones, la única justicia posible es el “ojo por ojo”, sí, ya sé que así acabaría tuerta media humanidad pero es que hay individuos que llevan muy mal eso de la empatía y se le haría un gran favor haciéndoles entender en carne propia el asco, la humillación, la vejación que han provocado en tantas ocasiones en carne ajena.

“Por haber revelado secretos a voces, por haber pasado de las redes de rumores a las redes sociales, por habernos obligado a todos a dejar de aceptar lo inaceptable, los que han roto el silencio son la persona del año”, ha argumentado el jefe de redacción de Time, Edward Felsenthal. Pues muy bien. Igual podrían haber elegido a quienes han estado oyendo esos secretos a voces durante tanto tiempo y han callado cómplices y cobardes. Ya sabemos que el Time distingue a quienes han destacado de manera especial. Y para destacar… nada como ese mirar para otro lado.

Ver Post >

Últimos Comentarios

GAVILANSS 08-03-2018 | 11:29 en:
Quiero ser uno de ellas
chatabellan 11-12-2017 | 11:44 en:
"Rompedores del silencio"
Ana María Tomás 03-06-2017 | 09:52 en:
Sextorsión
arroz2043_3768 21-04-2017 | 19:18 en:

Etiquetas

Otros Blogs de Autor