La Verdad

img
A pagar por el Trasvase, aunque no haya agua
img
Manuel Buitrago | 11-09-2017 | 10:22

Los regantes se rebelan al tener que pagar por el uso del Trasvase, reciban o no agua

Justo cuando el acueducto está cerrado, el Ministerio les obliga ahora a abonar 12 millones al año por gastos fijos

:: M. BUITRAGO


MURCIA. Por si les faltaba algo, y en el peor momento, los regantes del Trasvase Tajo-Segura han recibido otro disgusto del Ministerio de Agricultura debido a que tienen que pagar una parte del agua aunque no la reciban. Denuncian que deben hacer frente a unos gastos fijos de 12 millones de euros anuales por el uso del canal y para indemnizar a las comunidades autónomas de Castilla-La Mancha, Madrid y Extremadura. Los regantes advierten de que, de momento, no piensan pagar la nueva tarifa. Esos 12 millones corresponden a los gastos fijos por trasvasar 410 hectómetros anuales, el máximo que prevé la ley para los regadíos. Ese volumen, sin embargo, solo se derivó en dos ocasiones desde 1979.

El Gobierno actúa como si el acueducto estuviera funcionando a pleno rendimiento, cuando lo cierto es que está cerrado desde mayo, y con unas perspectivas muy negras hasta el próximo año. El Consejo de Ministros aprobó el mes pasado el incremento de las tarifas en unos 2 céntimos por metro cúbico. En la letra pequeña, no obstante, está la sorpresa, a juicio del Sindicato de Regantes (Scrats), ya que se establece un sistema de pago similar al de las desaladoras: “take or pay”. Es decir, se abonan unos gastos fijos, se consuma o no el agua. El Scrats rechazó de plano esta fórmula cuando se puso encima de la mesa el año pasado, según adelantó “La Verdad”. Ahora se ha hecho realidad, de tal forma que la Junta de Gobierno del Sindicato decidió presentar un recurso contencioso administrativo contra las nuevas tarifas que aprobó el Gobierno central el 9 de junio.
El presidente del Scrats, Lucas Jiménez, denuncia un “afán recaudatorio”. “Han elegido el peor momento para aplicar esta medida”. Se reunió ayer por la mañana con el presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura, Miguel Ángel Ródenas, para abordar la aplicación de la tarifa. En teoría, el organismo de cuenca les facturará 1 millón de euros al mes, reciban o no el agua. Hasta ahora no les ha liquidado ninguna cantidad. “Nosotros vamos a evitar pagar”, recalcó Jiménez.

El jefe del Ejecutivo regional, Fernando Lopez Miras, asiste al acto inaugural de la campaña que el Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo – Segura (SCRATS) realizara por las playas de Murcia, Alicante y Almeria bajo el lema ‘Agua que nos une’  © Nacho Garcia 28/7/2017

El jefe del Ejecutivo regional, Fernando Lopez Miras, asiste al acto inaugural de la campaña que el Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo – Segura (SCRATS) realizara por las playas de Murcia, Alicante y Almeria bajo el lema ‘Agua que nos une’
© Nacho Garcia 28/7/2017

“Nos castigan”
A juicio del Scrats, el Ministerio “cambia el criterio interpretativo dado hasta ahora, y opta por un nuevo sistema de cálculo claramente recaudatorio que castiga las economías de los agricultores del Sureste español”. Denuncian que las comunidades de regantes y los agricultores en ellas inscritos, “abonarán cantidades fijas de dinero, se trasvase agua o no. Criterios similares se utilizan en otro tipo de suministros como el de la energía eléctrica, solo que en esta la posibilidad de consumir está siempre garantizada”.
Lucas Jiménez indicó que están dispuestos a pagar esos 12 millones anuales si a cambio reciben los 410 hectómetros cúbicos asignados de la cabecera del Tajo. “Los agricultores quieren agua y pagar, por ese orden. Lo que resulta insostenible es establecer una tarifa para 421 hectómetros cúbicos sin trasvasar un solo metro cúbico a sus tierras”, dijo. “A la extremada sequía y sus efectos –entre otros tener que asumir aguas desaladas con costes desorbitados–, los agricultores de nuestras regiones tienen que pagar ahora por algo que no recibirán”, recalcó.
Lo correcto, a su juicio, es aplicar la tarifa como se viene haciendo, y pagar en función del agua trasvasada. Otro punto de discordia es el decreto de medidas para paliar los daños por la sequía, ya que la Confederación del Segura defiende un criterio diferente al de los regantes. El Sindicato informó de que la exención en el pago parcial del agua consumida este año “queda en suspenso porque la Confederación no lo aplica”.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor