Octavio Paz

Octavio Paz

Fue un Poeta, Escritor, Diplomático y Ensayista mexicano del siglo XX, Es uno de los tres mexicanos que ha ganado el premio Nobel,, otorgado en el año de 1990, de igual manera es el único mexicano que ha ganado en esta área de los premios Noruegos. Sacio en la Ciudad de México en 1914 en plena Revolución mexicana y con un padre abogado ferviente defensor del Zapatismo. Octavio Paz es creado en un pueblo de la Ciudad de México que hoy forma parte de la zona metropolitana de nombre Mixcoac de gran poder cultural, junto con su abuelo Irineo Paz y Su Papá.

Octavio Paz fue un importante critico del gobierno mexicano y por ello mismo gran parte de su vida la vivió luchando en España para combatir en el bando republicano en la guerra civil, posteriormente participo en la embajada de Francia donde conoció a un sin fin de intelectuales y artistas de todo el mundo. Su vida en México fue complicada al criticar el socialismo y por ende pasa gran parte de su época profesional como embajador de México en India desde 1962 dónde se vuelve a casar y escribe gran parte de su obra poética.

Cerró su actividad diplomática en 1968, cuando renunció como protesta contra la política del gobierno mexicano ante el movimiento democrático estudiantil. Por ello el presidente Luis Echeverria instaura la lectura obligatoria de uno de sus libros; el más criticado, “el laberinto de la soledad” donde explica el pensamiento y actuar del mexicano desde una perspectiva psicológica, en el describe que el mexicano es malinchista y sumiso ante el extranjero y que actúa con una mascara que solo se quita en las fiestas con el alcohol.

Octavio Paz es el intelectual en nuestros días mas querido en México y me da mucho orgullo dedicarle este espacio, a su regreso a México en el 68 y hasta su muerte en 1998 fue entrevistado y se hicieron numerosos programas donde planteaba su punto de vista en la arquitectura, el arte, la música, la literatura y su poesía. En hemerotecas quedan numerosas revistas de su fundación no sólo en México sino en el mundo.

Poema; Entre Irse y Quedarse

Entre irse y quedarse duda el día,
enamorado de su transparencia.

La tarde circular es ya bahía:
en su quieto vaivén se mece el mundo.

Todo es visible y todo es elusivo,
todo está cerca y todo es intocable.

Los papeles, el libro, el vaso, el lápiz
reposan a la sombra de sus nombres.

Latir del tiempo que en mi sien repite
la misma terca sílaba de sangre.

La luz hace del muro indiferente
un espectral teatro de reflejos.

En el centro de un ojo me descubro;
no me mira, me miro en su mirada.

Se disipa el instante. Sin moverme,
yo me quedo y me voy: soy una pausa.

Autor; Octavio Paz

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
laverdad.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.