Villa PSOE, el ático de Pepiño y el derecho de pernada socialista

En la Isla de Arosa se construye la urbanización Residencial Illa de Arousa, más conocida por villa PSOE por varios motivos.
Saltó el escándalo al saberse que José Blanco había adquirido allí un lujoso ático de 400.000 €, pero no ha sido sólo él; Rubalcaba, Conde Pumpido, Touriño y una decena de cargos medios del PSOE también tienen el riñón forrado para comprar un apartamento, el más barato de los cuales vale 300.000 €

¿Sólo eso? Noooooooo… Hay más, mucho más.

La Ley 22/1988 de 28 de julio, conocida como Ley de Costas (ver disposición transitoria octava), establece con claridad una distancia mínima de 100 metros de la costa para poder edificar. Más aún para poder recalificar como “Suelo Urbano” (el único que permite una construcción de más de una altura, como Villa PSOE), una zona calificada en 1988, cuando entra en vigor la Ley de Costas, como “Suelo Apto para Urbanizar” (que sólo permite edificaciones de una altura).


No hay que ser un lince para ver a simple vista que el mamotreto coronado por el ático de Pepiño está construido en la playa y que de “una sóla planta”, nada de nada.

El pastel lo destapó el verano pasado CAFINES, la asociación de afectados por la Ley de Costas que han visto como sus modestos chalets eran derruidos estando incluso más atrás que villa PSOE.

¿Por qué la Xunta lo ha permitido?
En primer lugar, Pepiño y Julián García, concejal de Urbanismo del ayuntamiento de Arosa son compinches inseparables. En segundo, un oportuno y misterioso “cambio de fechas” hizo posible dicho permiso:

La Ley de Costas permite excepciones, en casos de especial interés público o económico, en las que se baja la línea de costa hasta los 20 metros. Este es el supuesto legal que ha esgrimido el Ayuntamiento de la Isla de Arosa para lograr que la Xunta aprobase el plan de ordenación urbana que ampara la construcción de Villa PSOE. Pero uno de los requisitos que marca la Ley de Costas es que en el momento de la entrada en vigor de la misma (B.O.E. nº 181, del 29 de julio de 1988) la zona en cuestión ya contase con los servicios mínimos para urbanizar, tales como agua, alumbrado, saneamiento y alcantarillado.

En 1988 la Isla de Arosa pertenecía al Ayuntamiento de Villanueva de Arosa (la Isla se segregó formando un Ayuntamiento propio en 1997). Los archivos referentes a la Isla anteriores a 1997 quedaron en poder del Ayuntamiento de Villanueva. Este consistorio ha certificado a petición de CAFINES (la asociación que destapó el escándalo) que nadie del Ayuntamiento de la Isla desde la segregación solicitó documentación sobre los servicios existentes en la zona donde se ha construido Villa PSOE. Que en 1988 esta zona no poseía calificación de suelo urbano y que en esa fecha no existía infraestructura alguna de agua potable, ni de evacuación de residuales, ni alumbrado público, ni red viaria asfaltada o sin asfaltar.

O sea, se forma un nuevo ayuntamiento y este oculta la existencia de la documentación legal que obra en poder del antiguo. Si el amigo de Pepiño y el alcalde socialista Vázquez Vázquez dicen que amén, que ya existían todos los servicios en 1988, pues vale, pues de acuerdo…
Pero hay más. Donde ahora se alza este horror que daña la vista, antes había una maravillosa pineda centenaria que ha sido talada sin compasión.

¿Más? Sí.
Villa PSOE tiene permiso para construir piscina y pistas deportivas, cuando en la zona tienen dificultades para conseguir el permiso de ello para uso público.

¿Seguimos? ¡Claro!
CAFINES ha denunciado a José Blanco por amenazas: “Se van a enterar ustedes de quien soy yo“, les soltó cara a cara, delante de numerosos testigos.

Ni en los mejores tiempos del franquismo, oiga.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
laverdad.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.