Blogs

Mar Peté

Desde mis tacones

Todo en uno

91ur5jimutl-_sl1500_Esto es un no parar y cuando creo que ya está todo dicho, siempre hay un nuevo vídeo, un ángulo diferente o un espontáneo inesperado, pero bien informado, que es capaz de mostrar una versión nueva de las diez últimas que ya me habían petado el móvil. Y así vuelta a empezar.

¿Dónde quedarán aquellos días en los que era tan sencillo como apagar Tele5 para estar vacunado de cualquier ataque ciberrosa? Mucho me temo que ya no hay escapatoria, porque los telediarios, con tal de ganar audiencia, son capaces hasta de trasladar a un reportero a una isla de nativos aficionados con contrato y enseñarnos lo más grande. Desde luego si hay algo en lo que hemos avanzado es en que hace algunos años la moviola solo la conocíamos para debatir alguna jugada futbolera sospechosa. Ahora, en cambio, somos tremendamente afortunados, ¿que a las doce de la mañana no he visto aún el manotazo principesco de la serie “Juego de reinas”? Pues yo no sufro, qué va. Tan solo tengo que abrir un grupo de WhatsApp y ahí lo tengo en la versión que más me guste, para delante, para atrás, a cámara rápida o lenta, desde el ángulo izquierdo o desde el derecho. ¿Que no consigo entender bien lo que se están diciendo? ¡No pasa nada! Un experto en lectura de labios me lo transcribe enterito, no vaya a ser que me estrese demasiado y no pueda seguir viviendo sin esa información tan transcendental. Pero si hay algo que de verdad me ayuda a tener una opinión de los hechos realmente formada es cuando despliego los trimillones de comentarios y, de pronto, me corre por las venas una indignación arrebatadora y al segundo me acaloro justo por lo contrario… ¡cuánto filósofo barato atrincherado en las redes y cuánto iracundo sin guerra ni vida propia! Y yo me pregunto, cuando ya no me caben más sentimientos antitodo en mi cuerpo, ¿qué hago yo con tanta mala leche acumulada sin fuste y sin canalizar? Pues eso, que al final la paga el que menos se lo merece y va y se me escapa un manotazo al estilo Princesa de Asturias y hasta soy capaz de, con tal de fastidiar, hacerme un “letiziazo” en mi próximo selfie.

Y cuando de verdad creía que la semana la iba a terminar con un poco de paz de WhatsApps, va otra rubia y me inunda la pantalla y el fondo de galería de mi móvil se explosiona. Bueno vale, esta no es de salseo, aunque pensándolo bien ¡hasta casi es peor! A ver quién es el guapo que se atreve a mirar para otro lado cuando las firmas falsificadas se multiplican, las notas se regalan y las mentiras se engordan tanto como los CV de los políticos… Vale, me indigno, me cabreo, me da acidez, me vuelvo a indignar, el móvil se me peta de chistes, pero aquí nadie se mueve de su despacho y a mí, en cambio, me está costando horas de sueño porque los frikis  del grupo no descansan ni por la noche.

Y entonces decido salirme del mundillo de los cotilleos y de la política… ¡nada más sano que el deporte! Y un día veo hacer de todo menos fútbol a un equipo que va el primero y que se supone que es el mejor de España y al día siguiente, su eterno rival, hace casi lo mismo pero su contrincante va y mete la pata en el último momento, bueno, la pata por delante y el empujón por detrás y ¡zas! Ya tenemos nuevo lío en las redes sociales. Que sí, que no, que caiga un chaparrón que la liga no, pero la Champion sí. ¡Penalti por delante, penalti por detrás, penalti que nones y penalti que te parió! ¿Qué ya había dejado limpia la galería del móvil de videos de reinas y de fotos de políticos? Pues ale, a bloquearlo con todos los penaltazos de la historia. Y otra vez a indignarme, a arrebatarme, a acalorarme y a curarme la puñetera acidez. ¿Es necesario que me lo repitan hasta decir basta o es que acaso crees que no tengo claro lo que vi y me quieres convencer por hartazgo?

Lo mejor de todo es cuando me llegan noticias de Alemania, de ese turista europeo que tenemos por ahí hace meses llamando a España de todo menos bonita. ¡A ver si en ese tour europeo va y encuentra el dinerito escondido de los Pujol! Pues eso, que en el partido de semifinal del Madrid quién mejor que Puigdemon para el saque de honor, que Letizia esté en el palco presidencial en un mano a mano con Cifuentes haciéndose una foto y que el penalti, esta vez, lo haga el Madrid y que no se lo piten. Un todo en uno y así me ahorro arrebatos, úlceras y fotos petándome el móvil. Y mientras ellos me colapsan el móvil, yo a leer, que prefiero celebrar el Día del Libro que el Día del Whatssapeo.

Temas

Otro sitio más de Comunidad de Blogs de La Verdad

Sobre el autor

Contar historias, soñar ilusiones, sentir la vida, compartir sensaciones, descubrir secretos, atravesar lo prohibido... Porque vivir es reír y disfrutar, es contagiarse de la alegría. Porque detrás de cada experiencia siempre hay miles de caminos esperándonos y yo me niego a quedarme quieta. Y como no hay nada como ser el protagonista de nuestros errores y aciertos, de nuestras dudas y de nuestras decisiones, aquí estoy, dispuesta a pasar contigo estos relatos llenos de magia. Un día descubrí que escribir desde lo alto de mis tacones era mucho más divertido y entonces me di cuenta que desde aquí arriba la vida se veía tan bonita que decidí compartirlo. Quizá al leer mi blog te digas: "esto me pasó a mí", "anda, esto me suena", "qué bueno, nunca se me habría ocurrido", "¿será posible que estas cosas ocurran?". Con el deseo de que lo disfrutes cada semana con una sonrisa, de que te haga revivir sensaciones y, sobre todo, para que entre risa y risa, también te ayude a darle vueltas a la cabecita y después salgas a comerte el mundo, antes de que el mundo te coma a ti. ¡Bienvenido al blog "Desde mis tacones"!

abril 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30