Blogs

Mar Peté

Desde mis tacones

Este verano promete

beach-girlUna vez superado el subidón de las rebajas, aceptado que el biquini del año pasado ya no esconde lo mismo porque este verano hay más superficie que tapar, pero dispuesta a ser feliz caiga quien caiga porque estoy de vacaciones y a mí nadie me las fastidia, pongo en modo estival mi vida. Solo me quedan fuerzas para disfrutar, viajar, reír, imaginar y vuelta a empezar sin salirme del bucle. Tengo el pálpito de que este verano promete.

Y cuando más relajada y dispuesta estoy a sonreírle a la cara al que se me cruce, de pronto, me empiezan a resucitar muertos como si esto fuera un Halloween trasnochado. Siento que en este verano me van a dar vidilla estos difuntos renacidos.

“Tengo el fin de semana libre. Estoy de Rodríguez…”, me wasapea con toda clase de emoticonos insinuantes un examor.

Lo leo y sonrío. Cierro los ojos y me acuerdo de la de veces que hubiera dado todas las mechas de mi melena por pasar una noche loca con él, pero esos eran otros tiempos en los que al susodicho en cuestión le ponía mucho más decirme NO que decirme SÍ, cosas del directo. Y lanzo una moneda al aire. Cara, acepto el fin de semana y no me complico más. Cruz, yo con Rodríguez de pacotilla no quiero nada. Va y cae de canto. La miro y veo cómo la monedita va lentamente dando vueltas como una rueda hasta chocar con mis pies, toda una señal. La cojo y me la guardo, porque no todo el mundo tiene una moneda de la suerte y además auténtica, de esas que me regalan sabiduría aunque no me predigan el número de la lotería.

“Genial, tengo libre hasta el domingo con tarde incluida. Estoy muy liada, si eso, reserva tú el hotel a tu nombre y ya me dices a qué hora salimos el viernes”, tecleo muerta de risa por mi maldad.

Y la respuesta parpadea tan predecible como rápida: “¿Hotel? ¡¿A mi nombre?! Tres días desaparecido, ¡imposible!”

Pues eso. Manolete, si no sabes torear, ¿pa qué te metes? Hay muertos que de vez en cuando resucitan ellos solitos porque la realidad les supera con creces su ficción y creen que el pasado les está esperando en la misma esquina que un día decidieron darle carpetazo. El pasado es más listo de lo que algunos se creen y no hay nada más peligroso que tener un pasado mal cerrado y pretender traerlo al presente como si a los que en el ayer nos plantaron tuviéramos amnesia selectiva. Es curioso, la desmemoria histórica solo se da para los que en su día se creyeron que se iban a ir de rositas sin daños colaterales. Pues va a ser que nones. No hay nadie que tenga mejor memorión que yo si osaste un día dejarme compuesta, sin novio y con cara de gilipollas mirando la pantalla del móvil a sabiendas que me habías bloqueado en todo lo bloqueable.

También hay muertos que de vez en cuando conviene resucitarles. Cuando su pasado coincide con el mío y nunca acabamos como el rosario de la aurora, es bueno de vez en cuando hacerles toc toc en su corazón, darles un poquito de subidón y otro poquito de hay que ver qué tontos somos con la buena pareja que haríamos tú y yo… Y en cambio, míranos aquí: tú aburrido con ella y yo desaboría con él. Y nos rozamos la mano y es lo mismito que cuando en nuestros buenos tiempos nos rozábamos otras cosas. Y con la tontería nos damos un piquito y se nos remueven los pordentros como unos quinceañeros. La barrera del peligro sabemos que no la vamos a cruzar, pero no porque no tengamos ganas, que de esas vamos sobrados, simplemente porque nuestro pasado se merece un presente mejor. Y cerramos los ojos a la vez y, como si fuéramos uno de esos adivinos de la tele, el futuro se nos pinta tan bonito que hasta nos da vértigo y, en lugar de hablar y decirnos todos los te quieros que nos debemos, guardamos silencio para que sean las olas que nos mojan los pies las que nos acaricien el alma y guarden tanto amor escondido.

Es tiempo de rebajas, de chupinazos y de amores de verano. Pero yo, a mis amores dormidos, a los que parece que ya no son, pero que son mucho más que cuando fueron, no pienso hacerles descuentos porque no están de saldos. No voy correr como en los sanfermines delante de ellos ni tampoco detrás, ya vendrán ellos solos, al tiempo. Y tranquilidad, porque de fugaces como los ligues de vacaciones no tenéis nada. Por mucho que creamos que nuestro amor está difunto, ya te digo yo que nones, y si no, ¿qué hago yo aquí contando todo esto si creyera que la cosa está muerta, olvidada y enterrada?

Temas

Otro sitio más de Comunidad de Blogs de La Verdad

Sobre el autor

Contar historias, soñar ilusiones, sentir la vida, compartir sensaciones, descubrir secretos, atravesar lo prohibido... Porque vivir es reír y disfrutar, es contagiarse de la alegría. Porque detrás de cada experiencia siempre hay miles de caminos esperándonos y yo me niego a quedarme quieta. Y como no hay nada como ser el protagonista de nuestros errores y aciertos, de nuestras dudas y de nuestras decisiones, aquí estoy, dispuesta a pasar contigo estos relatos llenos de magia. Un día descubrí que escribir desde lo alto de mis tacones era mucho más divertido y entonces me di cuenta que desde aquí arriba la vida se veía tan bonita que decidí compartirlo. Quizá al leer mi blog te digas: "esto me pasó a mí", "anda, esto me suena", "qué bueno, nunca se me habría ocurrido", "¿será posible que estas cosas ocurran?". Con el deseo de que lo disfrutes cada semana con una sonrisa, de que te haga revivir sensaciones y, sobre todo, para que entre risa y risa, también te ayude a darle vueltas a la cabecita y después salgas a comerte el mundo, antes de que el mundo te coma a ti. ¡Bienvenido al blog "Desde mis tacones"!

julio 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031