La Verdad

img
Fecha: abril 11, 2017
Borrego y Carreño, ganadores del Vinarte de Bullas
Pachi Larrosa 11-04-2017 | 6:20 | 0

Fernando Carreño y Salvador Fernández, los ganadores, flanqueando a la presidenta de la Ruta del Vino, Toñi Fernández y a la concejal de Turismo de Bullas, Agueda Fernández.

La Ruta del Vino anuncia un concurso nacional de sumilleres del que saldrá un embajador de la denominación.

Bullas convocará un concurso nacional de sumilleres cuyo ganador se convertirá en embajador de la Denominación de Origen que represente en la Región y en toda España los vinos de la Comarca del Noroeste. Así lo anunció ayer la Asociación Ruta del Vino de Bullas, en el transcurso del acto de proclamación del ganador del I Concurso de Cenas Maridaje Vinarte. El restaurante Borrego y la bodega Carreño fueron proclamados ganadores de este concurso celebrado a lo largo de cinco semanas en Bullas, dentro de un programa más amplio que contempla, además, visitas a los museos de la localidad, la cata profesional de vinos en conciertos, rutas guiadas y talleres sobre el vino. El jurado, compuesto por Francisco Navarro, experto en historia de la alimentación y miembro de la Academia de Gastronomía de la Región,  Pachi Larrosa, crítico gastronómico de ‘La verdad y también académico, Joaquín Reyes, director de la revista Gastrónomo y Francisco Hernández, crítico gastronómico del Diario ‘La Opinión’, constató la notable calidad de los maridajes analizados y valoraron especialmente el compromiso y la apuesta de restauradores y bodegueros por una enogastronomía de calidad, asentada sobre el territorio y apoyada en el esfuerzo en poner en valor el producto local de la comarca del Noroeste y de la Región de Murcia”, según se recoge en el acta del fallo. El acto,  celebrado en el Museo del Vino de Bullas, contó con la presidencia de la alcaldesa de la localidad, maría Dolores Muñoz, la Concejal de turismo, Águeda Fernández, la presienta de la Asociación Ruta del Vino, Toñí Fernández,  el director del Museo del vino de Bullas, Salvador Martínez, y de los siete bodegueros y otros tantos restauradores que participaron en el concurso.

La alcaldesa de Bullas, felicitó a los participantes por el éxito logrado en esta edición de Vinarte, que ha llenado el aforo de todos y cada uno de los seis restaurantes donde se celebraron las cenas, mientras la concejal de turismo puso el acento en la importancia de esta iniciativa “que tiene el objetivo de promocionar el turismo del vino, la rica gastronomía local y el paisaje de la comarca”. Toñi Fernández, presidenta de la Ruta del Vino, resaltó “la apuesta que hemos hecho este año al contar con un jurado profesional que contribuya a la consecución de un enogastroturismo de calidad”.

Reflexiones del jurado
En la presentación de las Cenas Maridaje Vinarte señalamos que nos parecía un evento singular, de entre todos los que, con carácter enológico y gastronómico se convocan cada año. Un mes más tarde, cerrada la presente edición, nos reafirmamos en lo dicho entonces. Vinarte no es un concurso de cata en el que se busca el mejor vino o la mejor bodega, no importan tanto las características de los vinos como su perfecta comunión con los platos con los que se sirven; Vinarte tampoco es un concurso de gastronomía, en el que un jurado debe determinar cuál es el mejor restaurante entre los que participan. Vinarte es un concurso de maridaje, y en consecuencia, el jurado debe utilizar en sus valoraciones de manera preferente conceptos como el equilibrio  (peso similar de  vinos en cuerpo e intensidad; y de platos –intensidad de  sabores, cantidad de grasas, potencia de salsas); adecuación de los vinos a los platos y viceversa; originalidad, sensación final de conjunto y argumentación del maridaje, es decir, el relato que da lugar a las diferentes opciones de maridaje en cada cena, la narrativa en la que se asienta y justifica ese maridaje.

El éxito de un restaurante está en hacer lo que sabe hacer, en centrarse en profundizar en aquello en lo que es excelente, obviando inciertas aventuras inducidas por modas o tendencias pasajeras. Nada de lo dicho está reñido, por supuesto. con la innovación bien entendida. En este sentido hemos comprobado con satisfacción que en la restauración local  se hace  básicamente cocina de mercado en sus diferentes grados y posibilidades, con una específica atención a los productos del territorio inmediato y al respeto a las esencias que cada producto ofrece. Numerosos estudiosos han concluido que es en la cocina local-regional en la que se contienen los saberes y prácticas que la constituyen como legado cultural y patrimonial; así mismo es en donde encontramos procesos de producción y apropiación patrimonial de un inventario gastronómico propio de una comunidad.  Como dijo Josep Pla, “nuestra cocina es el paisaje puesto en la olla”. Los restaurantes participantes en Vinarte han proporcionado una interesante muestra de las diferentes visiones del patrimonio gastronómico local,  desde un acercamiento más pegado a la tradición hasta propuestas más innovadoras, pero siempre enraizadas en él. Es muy de valorar el esfuerzo de cocineros y restauradores que han afrontado este reto, al tiempo que –no debe olvidarse- atendían a la marcha cotidiana de sus negocios.

En la presentación de la muestra de los vinos de la Denominación de Origen se señaló que la de Bullas, es, de entre las tres murcianas, la más pequeña, la más joven y la que más futuro tiene por delante.  En cualquier caso es una denominación viva, en permanente evolución, como lo demuestra la aparición de nuevas bodegas, nuevas figuras de la enología y  nuevos vinos, producto de  la investigación, de la innovación y de la implementación de nuevas técnicas y procedimientos en el viñedo y en la bodega. Desde nuestra modesta posición animamos a todos los profesionales implicados a  perseverar en esa tarea, que parte del amor a la tierra que se pisa, de la vinculación al territorio donde se habita, para extraer de él sus mejores productos. En este sentido, queremos también llamar la atención sobre la importancia de que los vinos de la D.O. sean mucho más conocidos y, consecuentemente, demandados por los mercados internacionales y nacionales, pero, sobre todo, por el mercado local y regional. Se impone un esfuerzo aún mayor para conseguir que  los caldos de Bullas estén más presentes en la restauración regional y eso pasa porque los consumidores los demanden. Todo lo que se haga en esta dirección tendrá una gran importancia, no solo desde el punto de vista comercial o económico, sino en el sentido de la comunión de los productos de la comarca del Noroeste con la Región en su conjunto.

Las gastronomías regionales constituyen una de las expresiones culturales más contundentes de lo que se ha denominado el patrimonio intangible de las sociedades y las comunidades. Apostar por ellas y por todo lo que las rodea es apostar por nuestra memoria, y por tanto , por nuestro futuro.

Ver Post >
Sobre el autor Pachi Larrosa
Periodista, crítico gastronómico. Miembro de la Academia de Gastronomía de la Región de Murcia. http://gastronomia.laverdad.es/almirez.html

Últimos Comentarios

Pachi Larrosa 18-09-2016 | 15:58 en:
Gastrovin se hace mayor
cosicasclaras 12-09-2016 | 11:47 en:
Gastrovin se hace mayor

Otros Blogs de Autor