La Verdad

img
Categoría: Lugares
Águilas vuelve a irse de tapas

El jurado en plena actividad y algunas de las tapas

El jurado en plena actividad y algunas de las tapas

Nueve establecimientos  hosteleros presentan 18 elaboraciones hasta el próximo 14 de julio en la ruta ‘Águilas de tapas 2017’ al precio único de 2,50 euros, quinto de cerveza incluido, en una iniciativa desarrollada por la Asociación de Hostelería y Turismo de Águilas, Hosteáguilas, con el apoyo de la concejalía de Turismo del Ayuntamiento de la localidad.

zamburiña con emulsión de aceite de romero, pulpo aguileño,  ensaladilla de bacon y soja,  tartar de bacalao sanjuanero,  brocheta de calabacín y calamar y bacalaera son algunas de las propuestas  que los clientes encontrarán a lo largo de la ruta. Unas propuestas que fueron catadas esta semana por un jurado compuesto por los críticos gastronómicos Joaquín Reyes, Francisco Hernández y Pachi Larrosa y el presidente de Hosteáguilas, Vicente Robles,  quienes resaltaron el salto de calidad logrado por esta iniciativa respecto de ediciones anteriores.

Todos los participantes que complementen un bono que se sellará en cada establecimiento entrarán en un sorteo de una escapada para dos personas en el Balneario de Archena. Además, la mejor fotografía de las que se remitan sobre la ruta recibirá un pack de ocio en la ciudad costera para dos personas.

‘Águilas de Tapas 2017’ culmina así un conjunto de actividades celebradas en la localidad aguileña, centradas en la gastronomía: la Feria Gastronómica SaboreÁguilas y las III Jornadas Gastronómicas sobre la Gamba de Águilas celebradas recientemente.

Ver Post >
Postureo veraniego

gf054k71

Estamos ya con el estío en todo lo suyo, lo que por estas tierras quiere decir que nos estamos socarrando. Cuerpos serranos –algunos incluso pata negra– y otros no tan serranos se lanzan al estriptís playero generalizado. Munificentes carnes, desbordantes mollas, michelines inmisericordes acechan crueles, y llegado es el momento de que Santa Bárbara truene y nos acordemos todos de esas tapitas del bar, estas parrilladas dominicales, aquellos guisos caseros que definitivamente nos han expulsado de la talla que usábamos el año anterior.

Y llega el llanto y crujir de dientes y nos acordamos de dietas absurdas y nos prometemos excesos físicos en un vano intento de reducir perímetros. Y pasa lo que pasa. Que hacemos muchas tonterías.

Llegamos a la playa. Ahí va ese cuarentón, el porte erguido, la mirada ardiente y el gesto pura mueca….del propio esfuerzo de esconder estómago. Déjase ver por las playas de moda, mimando un futuro cáncer de piel, con el Financial Times bajo el brazo, a pesar de que el inglés le parezca chino y crea que los warrants son chicas de moral distraída. Se ha aprendido un par de recetas sobre la paridad euro-dolar y se proclama ferviente admirador de los Botín, aunque blasfeme y se encorajine cada vez que le llega la letra de la hipoteca.

Bebe agua mineral, a pesar de que lo que realmente le apetecería sería un cubata o un tinto de verano. Gafas de sol tipo chico Martini y reloj sumerjible a 400 metros (él, que no puede meter la cabeza debajo del agua sin que le asalte un espasmo nasal).

Y ahí va esa Maripili, víctima del desparrame mollar, estrangulada por el biquini, al borde de la asfixia cada vez que se levanta de la arena, por el esfuerzo de esconder tripa.

En el siglo de Oro, los hidalgos venidos a menos se esparcían migas de pan por la barba y salían a la calle con un palillo en la boca, para aparentar que habían comido, siendo así que sus estómagos estaban más tiesos que la mojama. Lo que son los tiempos de la opulencia. Ahora, el disimulo consiste en ocultar las consecuencias de los excesos en el yantar.

¡No intente disimular, hombre! Asuma sus mollas y será más feliz.

Ver Post >
El sabor de Cartagena

La VI edición de la feria gastronómica se presenta con una vocación de apertura a la Región y grandes novedades.

En el centro, flanqueando a Noelia arroyo, Patricio Valverde y ana Belén Castejón.

En el centro, flanqueando a Noelia arroyo, Patricio Valverde y ana Belén Castejón.

“Queremos hacer región desde Cartagena”. Esa es la idea fuerza que repitió con insistencia la vicealcaldesa de la ciudad, Ana Belén Castejón, en la presentación de la feria gastronómica ‘Cartagena Sabor, cuya sexta edición se desarrollará en el muelle Alfonso XII entre el 14 y el 18 de este mes.

Y es que la próxima sucesora del controvertido José López al frente de la Alcaldía aprovechó una de sus primeras intervenciones en Murcia para marcar distancia, justo antes de tomar la vara municipal de mando, apelando a “la solidaridad entre instituciones, para promover la gastronomía y el turismo local y regional”. Castejón aseguró que uno de los objetivos prioritarios de su mandato será “la promoción de nuestros productos y nuestra gastronomía. La oferta de restauración de Cartagena es de primer nivel y debe ser una de las claves del desarrollo turístico de la ciudad y para la Región”.

Patricio Valverde, ana Belén Castellón y Noelia Arroyo.

  Patricio Valverde, ana Belén Castellón y Noelia Arroyo.

El cartel de la feria.

El cartel de la feria.

Un amplio número de restauradores se dan cita en este encuentro gastronómico que contará con actuaciones en directo, talleres infantiles, demostraciones de cocina en directo y la presencia de productores y restauradores. Estos ofrecerán durante la feria tapas gourmet, bebidas y postres a dos euros y las cañas de Estrella de Levante, a mitad de precio.

Patricio Valverde, director general de la cervecera murciana y patrocinador del evento, quiso reafirmar el compromiso de la firma con la gastronomía, recordando su implicación con el evento gastronómico más importante del sureste español, Murcia Gastronómica, y ahora con Cartagena Sabor. Este año, Estrella de Levante premiará la tapa más popular gracias al seguimiento que se hará en las Redes Sociales. Y Noelia Arroyo, consejera de Transparencia y participación y Portavoz del Gobierno regional hizo patente el apoyo del Ejecutivo a esta iniciativa.

En esta sexta edición, Cartagena se abre a la Región. Por primera vez, otro municipio estará representado, con su despensa y su gastronomía en la feria. En este caso el municipio invitado es Cieza, que estuvo representado en el por su alcalde, Pascual Lucas. Un acto en el que también estuvieron presentes los hosteleros cartageneros que contarán con expositores en este evento.

Otras novedades de esta edición son la oferta de una tapa específica para veganos, la presencia de cocinas del mundo como italiana e hindú, una tapa dulce y un maridaje con vinos del campo de Cartagena de la mano de Bodegas Serrano. Un apretado programa para cinco días en los que el de Alfonso XII se convertirá en el muelle de los sentidos

LOS DATOS.

Cartagena Sabor.

Del 14 al 18 de junio.

Muelle alfonso XII

De 12,30 a 17,00 y de 20,00 a 01,00 H

Tapa Gourmet: 2 euros.

Ver Post >
Los vinos de Bullas eligen a su embajador

Jonatan Vinal representará durante el próximo año los vinos de la Denominación de Origen más joven de Murcia

La alcaldesa de Bullas, la presidenta de la Ruta del Vino, el director del Museo del vino, el presidente de la D. O. Bullas y el secretario de la Ruta del vino, en la lectura del fallo del jurado

La alcaldesa de Bullas, la presidenta de la Ruta del Vino, el director del Museo del Vino, el presidente de la D. O. Bullas y el secretario de la Ruta del Vino, en la lectura del fallo del jurado.

Tuvo que demostrar sus conocimientos teóricos sobre la Denominación de Origen Bullas y sus vinos; improvisar un maridaje sobre una hipotética comida con seis platos; descubrir los errores de una carta de vinos; identificar en una cata ciega siete bebidas, indicando tipo de vino, zona, añada y propuestas de maridaje (entre ellas una cerveza artesana y un sake, para despistar) y demostrar su maestría en la decantación y servicio del vino. Jonatan Vinal Alacid fue el mejor en el transcurso de la final del Concurso de Sumilleres celebrado en el Museo del Vino de Bullas.

El ganador, en una de ls pruebas.

El ganador, en una de ls pruebas.

Otro de los finalistas.

Otro de los finalistas.

Seis finalistas compitieron por lograr el premio: ser nombrado embajador de los vinos de la D. O. Bullas, y por tanto, durante un año, representar y promocionar en la Región y fuera de ella al sector vitivinícola de la denominación de origen más joven de las tres que pertenecen a la Región, es decir a decenas de empresas con centenares de trabajadores, familias enteras que tienen su forma de vida vinculada a las uvas que se cultivan en este territorio. Se culminó así un elaborado proceso que comenzó a principios de año con el surgimiento de la gran idea de crear esta figura, inexistente hasta ahora en Murcia. Una idea surgida en el contexto de la Ruta del Vino, una asociación que agrupa a viticultores, bodegueros, hosteleros, Museo del Vino y Ayuntamiento de Bullas entre otras entidades. Hasta 31 profesionales se inscribieron, todo un éxito, tratándose, además de la primera convocatoria. El acto de comunicación del fallo del jurado (compuesto por sumilleres y miembros de la Academia de Gastronomía) estuvo presidido por la alcaldesa de Bullas María Dolores Muñoz, y contó con la presencia del presidente de la D. O. Bullas, Francisco Carreño, la presidenta de la Ruta del vino, Toñi Fernández, y el director del museo del vino, Salvador Martínez. Carreño quiso destacar la importancia de la figura del embajador respecto de “un producto turístico tan estrechamente relacionado con la marca Territorial” resaltando “el gran papel que juega el viñedo en esta tierra, fijando población, generando actividad y creando riqueza”. La alcaldesa, por su parte, mostró su agradecimiento “a quienes tuvieron esta maravillosa idea” y comprometió el apoyo institucional a su desarrollo. Desde ayer, Jonatan Vinal Alacid es la cara y la voz de los vinos de Bullas.

Ver Post >
Assurbanipal en Cieza

Trasladarse a Cieza para comerse una albóndiga de cordero, nueces y malva en salsa de granada, inspirada en una milenaria receta de Assurbanipal, solo es posible si es la Academia de Gastronomía, y concretamente, uno de sus miembros, Juan Ángel España, quien lo organiza. Lugar, restaurante Tarradelllas, al frente de cuyas cocinas están las mágicas y delicadas manos de su jefa de cocina, María José. Motivo, la celebración de un ágape gastronómico abierto en torno a la floración de los árboles frutales en Cieza, un subyugante fenómeno natural que pinta los campos de impactantes colores rosas, blancos y verdes, una mágica paleta con millones de flores como protagonistas, un vasto lienzo sobre el que la naturaleza y la mano del hombre trabajan al alimón con sus pinceles y que Manuel, el guía de la visita, supo desentrañar para los neófitos visitantes. Y las flores fueron también protagonistas en el ágape, cuya declaración argumental no podía ser otra que “Cocinar con flores”. Pero antes que el estómago, había que alimentar el espíritu. En su docto recorrido, Juan Ángel España viajó por los diferentes hitos de la florifagia (acto de comer flores), una manifestación cultural y gastronómica que, por más que se empeñen algunos snobs malinformados, nada tiene de moderno. Porque desde Homero y su encuentro con los lotófagos, en el capítulo IX de la Odisea,  desde el recetario del romano Apicio, o desde el tratado del boticario griego Dioscórides hasta las recetas con flores de Nostradamus (si, también dedicó su tiempo a la cocina el gran visionario), la revitalización de su uso en la alta cocina con los chefs Michel Bras y Marc Veyrat y su extensión a templos de la vanguardia culinaria como El Bulli o el Celler de Can Roca, su utilización, con altibajos ha sido constante. No podemos olvidar (continúa el pequeño tratado que, a modo de documentación acompañó el ágape) que alimentos que nos son tan habituales como el brócoli, las alcachofas, el azafrán, la coliflor o las tápenas no son sino flores. Y metidos ya en la faena de alimentar el cuerpo, el despliegue culinario fue impactante: además de la albóndiga de Assurbanipal, último gran rey de Asiria (que por cierto, las ofreció en un ‘pequeño’ banquete con  casi ¡70.000 invitados!), flores de pensamiento y tápena sobre bonito y láminas de tomate; flor de calabacín en tempura rellena de queso y anchoas; arroz de alcachofas y coliflor con pétalos de caléndula;  bacalao con crema de almendras, genenciana y pétalos de azahar, crema de peras con pétalos de rosa, melocotón chato ciezano en almíbar con sus flores… Toda una sucesión de impactos sensoriales delicadamente empaquetados con un emplatado pleno de delicadeza y sensibilidad, como correspondía con la condición de las protagonistas de la velada: las flores.

Gracias mil sean dadas a medias a Assurbanipal y a Juan Ángel España.

Ver Post >
A Dios rogando…

Y con el mazo dando. O más propiamente en este caso, con la mano del almirez. Los recetarios monacales han sido siempre reservorio de una cocina tradicional, sencilla, pegada al terreno, con productos cultivados en el entorno de los muros de monasterios y abadías. Cocina de temporada, sin alharacas, equilibrada y ligera, destinada a  alimentar más que a proporcionar placer, aunque con matices. Al igual que en los monasterios medievales se  preservaron la lengua culta y los conocimientos de la época con su paciente labor de trasladarlos a la lengua escrita,  monjas  –muy volcadas hacia la repostería – y monjes fueron poniendo por escrito y conservando miles de recetas, algunas de las cuales han dando carácter al propio convento o a la localidad donde éste se ubica. Intramuros siempre se buscó una economía de autoabastecimiento, y tiempo –‘ora et labora’– es lo que sobraba. Así, la cocina monacal se basaba en la propia provisión y elaboración de los productos que acaban en la olla. Horticultura, vitivinicultura, herboristería, apicultura, pastelería, quesería, conserva molienda y panadería…  prácticamente todas las labores propias de la transformación alimentaria se han realizado, a pequeña escala en los recintos conventuales. El tan ‘moderno’ y ahora reivindicado ‘kilómetro cero’, en realidad tiene miles de años de historia. Judiones del convento,  potaje de cuaresma, huevos de clausura, tetillas de monja… recetas que remiten al divino oficio de la cocina. Este año, en el que Caravaca de la Cruz celebra su jubileo, es una buena portunidad para acercarse a estos divinos recetarios. Y, de paso, conocer la sustanciosa gastronomía tradicionala de Caravaca y de la comarca del Noroeste. Las migas, la tartera caravaqueña de cordero, el cabrito en salsa, los guíscanos, potajes, puré de monte, caracoles, los andrajos y el ajoharina. Y para los más golosos,  el alfajor y la yema de Caravaca. Y si optamos por la sana costumbre tan española del tapeo, busquemos la pimpirrana, los ‘caíllos’, los ‘tigres’, las ‘alpargatas’ de sobrasada, la torta de boquerones, la oreja, las patatas con ajo y los michirones, entre otras muchas posibilidades. Pero los tiempos adelantan que es una barbaridad, que decía el otro. Y la cocina conventual ha saltado los gruesos muros medievales y ha llegado al mundo virtual. El primer ‘torno online’ de España: www.declausura.com pone el cielo a golpe de clic. Una página web que ya está saturada de pedidos de mantecados, turrones o mazapanes hechos con manos divinas.
¡Si sor Citröen levantara la cabeza…!

Ver Post >
Sobre el autor Pachi Larrosa
Periodista, crítico gastronómico. Miembro de la Academia de Gastronomía de la Región de Murcia. http://gastronomia.laverdad.es/almirez.html

Últimos Comentarios

Pachi Larrosa 18-09-2016 | 15:58 en:
Gastrovin se hace mayor
cosicasclaras 12-09-2016 | 11:47 en:
Gastrovin se hace mayor

Etiquetas

Otros Blogs de Autor