La Verdad

img
Los ‘golfos’ perjudican al Real Murcia
img
Nacho López de Sá | 27-05-2015 | 06:41

David Pérez Pallas. No se nos olvidará este nombre tan fácilmente. El colegiado gallego quiso ser el protagonista de un partido limpio, sin juego sucio, sin jugadas polémicas. Desquició a una afición dormida hasta ese momento. Dos expulsiones tan innecesarias como inexistentes. La de Óscar Sánchez, muy rigurosa. La de Emilio, una desfachatez. No pasaron ni tres segundos desde que Toribio entró al terreno de juego hasta que el colegiado expulsó a Emilio por ¿pérdida de tiempo?. Pérez Pallas tenía claro que quería dejar al equipo local con inferioridad numérica. No tiene otra explicación. El Real Murcia con nueve pudo incluso perder. El empate no fue un mal resultado.

El árbitro quiso seguir siendo el ‘protagonista’ una vez finalizado el encuentro. Reflejó en el acta que Nafti le impidió el paso cuando se puede ver en una fotografía publicada en laverdad.es al futbolista situado en un lateral del túnel de vestuarios cuando Pérez Pallas le había sobrepasado para alcanzar la puerta de su vestuario. No es posible que pudiera llegar a la puerta para impedirle el paso. Deleznable.

Lo realmente preocupante no es el ‘atraco’ del pasado sábado sino que no es ni la primera ni la segunda ni la tercera vez, esta temporada, que las decisiones arbitrales perjudican gravemente al Real Murcia. Muchos puntos se han perdido por culpa de los árbitros. Eso es indiscutible. La competición está adulterada. Así no se puede competir.

El Real Murcia  encabeza la clasificación de expulsiones con 13 tarjetas rojas.  El siguiente es el Córdoba, con tan sólo siete expulsiones. Una diferencia abismal entre primero y segundo. El conjunto grana también es el equipo con más tarjetas amarillas (94) de la Liga Adelante. Lo que llama la atención es que el juego de los pimentoneros este año no destaca precisamente por su violencia sino todo lo contrario. Además, hasta ahora ningún recurso del Real Murcia ha prosperado ante el Comité de Competición. Curioso.

Jesús Samper explotó con Pérez Pallas. Lo llamó ‘golfo’. El mandamás grana no había hablado hasta el momento de los árbitros. Muchos lo tildan de inoportuno; otros de que hizo lo correcto. Sea como fuere, el presidente del Real Murcia debía de dar un golpe en la mesa y decir basta. Los ‘golfos’, como dice Samper, perjudican al Real Murcia. Y eso no es permisible. Con el peso que tiene en la Federación, Samper debería trasladar cuanto antes las quejas oportunas a quien proceda y asegurarse que los granas no vuelvan a padecer ‘robos’ como los del pasado sábado.

Sobre el autor Nacho López de Sá
Separar el trigo de la paja. Ese es el secreto de 'El Cedazo'.

Últimos Comentarios

alawad 01-11-2016 | 21:08 en:
Un alcalde provocador
kazekami 28-06-2014 | 00:52 en:
Este presidente no aprende
kazekami 27-06-2014 | 21:52 en:
Este presidente no aprende

Otros Blogs de Autor