La Verdad

img
Autor: ElGrillo
Holocausto
img
ElGrillo | 27-01-2017 | 7:00| 0

Deportación y genocidio en las naciones del Cáucaso norte. Año 1944. Stalin, expulsó de sus tierras a los chechenos. Algunos fueron masacrados y quemados, acusándoles de colaborar con los nazis.

Los que sobrevivieron estuvieron en tierras extrañas en medio de una población hostil que les veía como enemigos.

Ni la URSS ni los países vecinos admitieron los hechos. Fue en 1991 cuando Moscú rehabilitó oficialmente al pueblo checheno, admitiendo la falsedad de las acusaciones de Stalin. Y en 2004 , el Parlamento Europeo reconoció que lo ocurrido había sido un genocidio.

De 1939 al 1945, más de cinco millones de judíos fueron asesinados por el régimen nazi, bajo el mando de Adolf Hitler y sus colaboradores,

utilizando métodos de tortura cruel. Supuso el exterminio de dos tercios de la población judía en europea.

En otra parte del mundo, el holocausto kurdo con 182.000 victimas en la provincia del Kurdistán, gaseados por un Sadam, chulo y desafiando al mundo entero.

Además del dictador y su pandilla de ejecutores, la sociedad internacional culpó a los países que vendieron las armas químicas. Se sospecha de Holanda donde ya hay detenidos.

Genocidio maya en Guatemala, 1981/83, más de 100.000 muertos y 50.000 desaparecidos.

Fuerzas gubernamentales y para-militares entraban en los indefensos poblados mayas, con mucha violencia, mutilaban y violaban. A los hombres les obligaban a pelear. Asesinando y prendiendo fuego a sus pobres hogares.

La excusa: ser subversivos y parte de un complot comunista contra el gobierno. Sin embargo las únicas armas encontradas en las viviendas eran utensilios de caza.

Siria, otro ejemplo más de la incapacidad internacional para impedir las matanzas que se producen en el planeta.

Los vecinos países ricos miran hacia otro lado, así como la propia Unión Europea, que aún habiendo tenido intereses en la zona, apenas hace tímidos esfuerzos por llamar la atención y proponer soluciones sobre el holocausto que padece el pueblo sirio.

Diariamente conocemos hechos terribles, que afectan tanto a niños, mujeres y ancianos, estén en sus casas o en hospitales, destruyendo de la manera mas terrible la vida humana.

Mientras la oposición acusa al gobierno de usar armas químicas, y éste a su vez, a la milicia opositora de usar gases mortales para obligar a una intervención internacional.

Resultado, más de 150.000 muertos y tres millones de desplazados y sigue creciendo sin remedio.

Pero el autentico drama es poder dar cobijo a tantos refugiados; afganos, iraquies, africanos, sirios, libaneses, kurdos, etc.

Lo ideal sería actuar en la propia zona de conflicto, evitando así el desarraigo de la población que tanto dolor causa en su tortuosa ruta hacia ninguna parte.

Este día que hoy celebramos, sigue siendo uno de los más dolorosos, vergonzosos y sangrantes para la Comunidad internacional que se ve incapaz de proteger a sus semejantes.

Murcia, 27 de enero de 2017

Ver Post >
Pesadillas – La mota del río (XII)
img
ElGrillo | 17-01-2017 | 5:10| 0

Todas las mañanas al levantarme voy al salón, observo el vetusto carillón heredado, suena y despierta mis sentidos y pone en marcha la imaginación programando los actos del día. Y como en un teatro, levanto persianas y cortinas, poniendo en escena la música y las noticias para acompañar el desayuno.

Ropa deportiva y recorrido de hora y media por la mota del río para encontrar un motivo, con un destino: crear historias.

Una buena mañana entré, como siempre, al salón. Sentí frío a pesar de ser agosto y observé que el sonoro reloj estaba parado. Levanté el telón y la calle estaba envuelta en una brumosa oscuridad. En la vivienda habían desaparecido los muebles. Mi hija y esposa desayunaban en la cocina. Les di los buenos días pero no respondieron, pasé junto a su lado y no me vieron, insistí, trate de abrazarles y noté el aire frío en mi rostro..

Yo no estaba allí.

Miré por la ventana, brillantes luciérnagas errantes poblaban el cielo, circulando entorno a una luna negra.

Bajé a la ribera donde diariamente ejercito mi primavera. Brujas danzando en torno a los viejos molinos. Pirañas dentadas saltando sobre las aguas. El croar de pajarracos negros invasores de la zona. Mientras, la sardina asustada e inocente escondía la cabeza bajo el puente.

No quiero eternizar mis pesadillas y vivir para siempre, porque de ser así deseo morir o quizás, ya no este aquí..ha ocurrido.

La profunda oscuridad, por fin, gana su batalla a la luz, dice mi otro Yo. Y continua.

Pero que importa morir en penumbra cuando ya nada del día se espera.

Aún esperanzado quedo porque sólo con tus besos y deseos podrás despertarme de esta sonámbula locura en la que me hallo preso.

Y a pesar de ser valiente, miedo tengo a la oscuridad, mucho más al olvido y la necedad. Seguiré viendo el mundo a través de tus ojos, Soledad.

Por fin el sol raya, la brisa siento, río y lloro ambos al tiempo, mientras clamo,

¡qué pesadilla tan extraña!.

De prisa me levanto y abrazo, primero a mi Soledad después al viejo carillón que con su desplazamiento pendular ya acompaña mi realidad.

 

Murcia, 17 de enero de 2017

Ver Post >
Refugiados
img
ElGrillo | 03-01-2017 | 2:45| 0

Said embarcó con su padre en un viejo pesquero, quizás rumbo a Europa. Crujía y gemía como un gato. Lo mismo se elevaba, que de golpe caía sobre el tumultuoso mar, así una y otra vez.

Sus pensamientos evocaban y recordaban su tierra afgana, al igual que la brisa del mar sentía el aire de sus montañas cuando con sus hermanos se desplazaba a sacar agua del pozo que una ONG construyó, llevando las pesadas vasijas de barro para suministro de la casa de donde ya percibía el aroma de las ricas especies que su madre preparaba al tiempo que remendaba la ropa.

Mientras, el barco seguía cabeceando sobre el agua, y su padre le contaba historias de los secos cabezos de su tierra cuando subía a pastar con el ganado, recordando las frías y largas noches en su hogar y la oscuridad abrazaba su casa de adobe, cuando a partir de la tarde ya no podían estar en la calle, las patrullas vigilaban.

Recordó que una de esas noches la guerrilla secuestró a su hermano Hassan de 15 años para hacerle soldado y a su hermana Faina de 13 para servir a los rebeldes en los barracones.

La mar seguía rugiendo y golpeaba contra el ruinoso casco. Las olas se elevaban cada vez más, y sus pensamientos se tornaban tristes y temerosos.

Quedose durmiendo y le llevó a su último día en la aldea; disparos, gritos…

Agarrado de la mano de su madre corrió y corrió penetrando en la fría noche alejándose de la locura.

Despertó en la cubierta junto a su padre y recordó que su madre no lo había conseguido.

Para salvar su vida distrajo y soportó la violación del guerrillero mientras su hijo se reunía con su padre que en el puerto esperaba, pagando a los traficantes para ganarse la plaza en el barco.

 

De pronto abrió los ojos y su padre le dijo:

– ¡Ya estamos en la tierra prometida!

Se produjo el desembarco y los cansados pasajeros se agolpaban y bajaban sonámbulos cargados con niños adormecidos en los brazos.

En los andenes del puerto vio caras amables con batas blancas y una cruz roja en el pecho, entregaban mantas de abrigo y con cariño les abrazaban.

No sabia donde estaba pero estuviera donde estuviera sabe, por su padre, que aquí vivirían en paz sería libre y podría aprender y volver a reír y algún día volvería a su tierra.

Meses más tarde, Said, descubrió que nada es como le dijeron; el cansancio, el miedo y el hambre hicieron mella en su ánimo hasta que llegó al país de destino.

Allí conoció gente maravillosa que le ayudó y comenzó aprender la lengua y costumbres, adaptándose, pero sin perder su identidad.

Lo peor fueron los días que pensaba en su madre y hermanos, por ellos debería luchar y luchar para que no fuera en vano su sacrificio.

 

Murcia, 03 enero de 2017

Ver Post >
Espíritu navideño
img
ElGrillo | 23-12-2016 | 6:24| 0

Quizás mañana los niños no duerman en sus camas. Ha recibido, con fecha límite, una mala nueva. Los hombres de negro pedirán sus llaves y todos a la calle. Con premura ella coge sus pertenencias. Todas caben en una maleta.

– ¿Dónde irán, a casa de su madre?

– Ya es muy mayor y está enferma sin apoyo de la dependencia.

– ¿Con su hermana?

– Tiene cuatro hijos y su marido en paro.

– ¿Quizás a la Parroquia?

– No, es tierra santa y mis hijos no están bautizados.

Esta primera noche pernoctarán en el cajero automático del nuevo propietario de la vivienda. Amaneciendo, recuerda que su primo Juan tiene una granja y mucho espacio.

– No puedo instalaros en casa, pero podéis quedaros en el establo.

– Bien, dice ella, será cosa de tres días. Los de Pascua, las noches serán muy frías pero estaremos calientes y en compañía.

Cuatro meses habían transcurrido cuando el primo le dice:

– Necesito ampliar el establo, quiero meter cincuenta cabezas de ganado. Tomad una hogaza de pan, unas tortas y dos botellas de leche. Podéis llevaros el viejo triciclo para facilitaros la marcha.

Anocheciendo estaba cuando la familia se puso en camino.

 Aprovechemos la noche y podremos ver la estrella de Belén para que nos guie hacia un mundo mejor donde exista una justicia solidaria y todos, todos seamos iguales ante los ojos de Dios.

– ¿Pero veremos a papá? – dice el pequeño.

– Sí hijo, hace tiempo que arriba nos espera.

Se avecina tragedia familiar.

Un año después apareció el vehículo, semienterrado, en una solitaria playa de oriente, o quizás de occidente…bueno no lo sé

Y Juan recibió una postal de la isla de Pascua, ubicada en la Polinesia.

Decía:

Gracias a tus animales pudimos sobrevivir. De las vacas su leche, los hermosos huevos de tus gallinas, la guarda y entretenimiento de tu perro Tobi, al calor de la mula y el buey que dieron a mi familia en tan frías noches.

Mis hijos preguntan por los cuentos de navidad, que cuándo volvemos a casa, y cuando al colegio y cuando veremos a la abuela y cuándo y cuándo, seremos mayores.

Gracias a una madre-coraje que empeñada en salvar a su familia del pensamiento suicida que por su mente rondaba. Y a un niño que acaba de nacer pobre y perseguido por las autoridades, devolvieron la ilusión y esperanza.

Quizás este relato sea lo mas parecido al espíritu navideño.

Murcia, 23 de diciembre de 2016

 

Ver Post >
La mota del río XI
img
ElGrillo | 20-12-2016 | 7:49| 0

Gélida mañana gris, el sol quiere salir, romper las nubes y sacar sus luces,

suena un largo silencio, interrumpido por los patos, zarzales y ladridos en los bancales.

Paz y tranquilidad se respira en las vísperas de Navidad, mientras evoco recuerdos de niñez en tiempos de encuentros y ausencias.

Dicen que la Navidad, este año, se celebra en el río, proyectando sobre Los Molinos, luces de color, música y selectas voces que envolverán al asistente

– “¡El Río, el agua y la Navidad nos unen!”, grita la gente.

Desde los viejos ojos del puente se podrá contemplar, mientras nuestra sardina (único río en el mundo donde esta especie se cría) asiste atónita al espectáculo.

También lo verán la Virgen María y San José desde la propia terraza molinera.

En el vetusto pero remozado y multiuso, Cuartel de Artillería, podremos disfrutar de la nieve y sus juegos infantiles que acompañan.

El Museo de la Ciencia abrirá para la imaginación, la creatividad y disfrute del mundo infantil. Y Pupaclown escenificará Caperucita.

En el Monterola blancos y escuálidos caballos saltan sobre las olas y esperan salir en la Cabalgata de reyes.

Para los marchosos, desde la Glorieta en “noches de luna llena y bicicleta” para recordar el buen “raso” que en esta tierra disfrutamos.

En otros tiempos eran las rondallas con panderetas, laudes, guitarras y zambombas las que animaban la noche.

Sigo caminando, y las intermitentes luces de las tiendas, los barrocos adornos colgando, los brillantes escaparates distorsionando las miradas, reclaman nuestra presencia en una provocada intención al consumo.

No obstante me quedo con el apoyo del Ayuntamiento por crear el oportuno ambiente navideño a través de esta programación festiva.

Son días que entibian el alma produciendo sentimientos; primero de alegría, después de tristeza y melancolía .

Porque estas fechas son distintas a las demás.

Murcia, 20 de diciembre de 2016

Ver Post >
Sobre el autor ElGrillo
Gusto de narrar mi entorno más inmediato, con frases pequeñas y bonitas.

Últimos Comentarios

ElGrillo 26-09-2016 | 14:51 en:
Buscando un futuro
adepradosanz_650 26-09-2016 | 08:43 en:
Buscando un futuro
ElGrillo 28-06-2016 | 20:30 en:
Fronteras del miedo

Etiquetas

Otros Blogs de Autor