La Verdad

img
Categoría: Smartphones
Ya puedes usar WhatsApp desde la web… salvo si tienes iPhone

El servicio solo funciona desde el navegador Google Chrome y, por el momento, no está disponible para iOS “debido a las limitaciones de Apple”

21 / enero / 2015

WhatsApp está de estreno. La omnipresente aplicación de mensajería ya permite a sus usuarios, desde este miércoles, chatear a través de la web, una característica largamente demandada.

Para acceder a este nuevo servicio, el usuario debe entrar a la página https://web.whatsapp.com desde un navegador Chrome (por el momento el único aceptado) y escanear un código QR con el smartphone.

Para que el proceso termine con éxito y puedas comenzar a hablar con tus contactos desde la web, es necesario haber instalado previamente la última actualización de la aplicación en el teléfono. Esta nueva versión de la ‘app’ dispondrá entonces de una opción en el menú llamada ‘WhatsApp Web’ que da acceso a la funcionalidad de escaneado requerida para la sincronización.

Por el momento la aplicación actualizada se encuentra disponible para Android, Windows Phone, BlackBerry y BlackBerry 10, pero no para iOS. Whatsapp ha lamentado no poder ofrecer, de momento, esta característica a los usuarios de iPhone “debido a limitaciones de Apple”. Es de esperar que ambas compañías no tarden en alcanzar un acuerdo para que la actualización llegue también a la plataforma de la manzana.

ACTUALIZACIÓN 19/08/2015: WhatsApp pone a disposición de los usuarios de iPhone su versión web

Ver Post >
Las ventajas de Telegram sobre Whatsapp
img
LV 0

He probado Telegram y tiene buena pinta. Se trata de una aplicación que ha irrumpido con fuerza en el mercado de la mensajería. Para entendernos, Telegram aspira a ser Whatsapp. No lo tiene fácil. Esa es una guerra en la que han sucumbido ya unas cuantas aplicaciones. Pienso por ejemplo en Line, que llegó a anunciarse en Gran Hermano, y realizó una importante campaña de publicidad en España. Line prometía mucho, pero hace meses que la borré del teléfono por falta de uso y porque solía enviarme notificaciones cada cierto tiempo para informarme de novedades en la aplicación. No me interesaban en absoluto sus novedades. Lección número 1 para futuros rivales de Whatsapp: Si vas a estar en mi teléfono, al menos, no molestes.

Telegram ha sido creada por los fundadores de VK, algo así como el Facebook ruso. El hecho de que su aceptación esté siendo tan buena se sustenta sobre algunas ventajas que ofrece sobre Whatsapp. A saber:

  1. Es gratis y dicen que lo será siempre.
  2. Ofrece mayor seguridad y privacidad: puedes iniciar conversaciones encriptadas, es decir, que solo pueden ser leídas por quien envía y por quien recibe. Ah, ¿pero esto no era ya así? No. Hasta el momento, Whatsapp no cifra los mensajes, lo que permite que en el trayecto entre un teléfono y otro sean interceptados de muchas y muy variadas formas y sean leídos. Telegram, además ofrece la posibilidad de configurar en estas conversaciones encriptadas un temporizador que hace desaparecer los mensajes transcurrido un tiempo definido por el usuario. Se borra de los teléfonos y del servidor. Los adolescentes se están lanzando al uso de Snapchat, otra aplicación, precisamente por una característica similar: la eliminación de imágenes transcurrido un tiempo.
  3. Permite enviar más tipos de archivos y más grandes que Whatsapp.
  4. Tiene aplicación oficial para múltiples dispositivos. Puedes instalar una aplicación en el ordenador y enviar mensajes a tus contactos cómodamente desde el teclado y continuar la conversación en el teléfono o en la tableta. Todo sincronizado. Hace mucho tiempo que se pide algo similar a Whatsapp pero, por el momento, nada. Se puede hacer si te empeñas, pero hay que usar alternativas no oficiales que todavía ponen más en duda la seguridad y privacidad de nuestras conversaciones.
  5. El doble ‘tick’ significa leído. Esta vez sí. En Whatssap únicamente quiere decir que el mensaje ha sido recibido y, según he comprobado en más de una ocasión, tiene un funcionamiento absolutamente errático. Toda una fuente de malentendidos para los que no saben que esto es así.
  6. La empresa es rusa. En otro tiempo esto habría sido visto como una desventaja o motivo de desconfianza, pero la irrupción de la NSA y las noticias que apuntan a la colaboración de las grandes empresas tecnológicas estadounidenses en el espionaje masivo a ciudadanos están cambiando un poco esa percepción.
  7. La aplicación está bien diseñada: funciona rápido, la sincronización con las aplicaciones multidispositivo es instantánea. En iOS sigue las líneas de diseño de iOS7 y funciona muy fluida. Los poseedores de un iPhone 4, por ejemplo, notarán una gran diferencia con Whatsapp, que empeoró sensiblemente con la llegada de la séptima versión de iOS. Cuelgues y reinicios y lentitud son ahora habituales. Whatsapp tardó meses en actualizar su aspecto al nuevo diseño, y cuando lo hizo, sorprendió que no solucionaran los problemas. La última versión trajo poco más que retoques estéticos. Hay quien sigue esperando.
Esta vez parece que Whatsapp tiene un duro competidor. Aunque Telegram parte de inicio con la gran desventaja de luchar contra una aplicación que ya está prácticamente en todos los ‘smartphones’ y que es de uso tan habitual que hasta nos ha cambiado la forma de hablar (mándame un ‘whatssap’, te ‘whatsapeo’ y quedamos…). Es una barrera muy alta que saltar. Solo con que Whatssap iguale algunas de estas características en una próxima actualización, Telegram no tendrá mucho que hacer, pero quién sabe. Torres más grandes han caído. Pienso por ejemplo en el Messenger de Microsoft.
Os dejo la web oficial de Telegram, por si os tienta la idea y queréis probar. Ya me contáis qué os parece.

Ver Post >
Apple contra Samsung y la protección de las ideas

Apple ha ganado la que probablemente sea la segunda batalla legal más importante de su historia. La decisión de un jurado federal estadounidense de condenar a la surcoreana Samsung a pagarle 1.000 millones de dólares por copiar la tecnología del iPhone y del iPad en algunos de sus dispositivos, marca de forma definitiva un punto de inflexión en el avance de los dispositivos móviles.

Si ésta es la segunda más importante, ¿cuál fue la primera? La primera fue con Microsoft, y Apple perdió. La compañía de la manzana acusaba entonces a Microsoft de violar su propiedad intelectual por copiar el diseño de la interfaz gráfica del Macintosh.

El precedente de los 90

Apple había licenciado a Microsoft algunas partes de la interfaz gráfica de su sistema operativo Mac OS, que utilizaba la metáfora del escritorio, las ventanas y los iconos que se hizo tan popular posteriormente y que llega a nuestros días. Así, con el acuerdo, Microsoft dio vida a Windows 1.0. Pero cuando llegó la segunda versión del sistema, Apple consideró que Microsoft estaba sobrepasando los límites del acuerdo y que directamente estaba copiándoles. Y no se referían solo a las funcionalidades, sino al denominado ‘look and feel’ o aspecto y sensación general del sistema, es decir, los detalles. Apple, como ya he dicho, perdió, y desde ese momento, Microsoft pudo copiar legalmente, amparada por su acuerdo de licencias, la interfaz que había hecho diferente al mac.

El litigio marcó la evolución de ambas compañías con resultados conocidos: Microsoft se convirtió en líder de la industria de los sistemas operativos con Windows mientras Apple se acercó peligrosamente a la desaparición, con Steve Jobs fuera de su propia empresa durante una etapa especialmente creativa de su vida en la que fundó Pixar y NeXT.

Samsung y la ‘inspiración’ californiana

El enfrentamiento entre Apple y Samsung recuerda poderosamente a la guerra con Microsoft de los 90. Apple inició con el impulso de un enfadado Jobs una guerra a los clones del iPhone. Es innegable la carrera del sistema Android de Google y de los fabricantes de teléfonos por ofrecer terminales similares al iPhone desde su aparición en 2007. No hay más que echar un vistazo a cómo eran los teléfonos antes del primer iPhone, presentado en 2007, y todo lo que ha venido detrás.

En el caso de Samsung, la cuestión es, además de obvia, ciertamente sonrojante. Los documentos que han salido a la luz durante el juicio evidencian un estricto marcaje de la compañía surcoreana a los productos de Apple, con extensos informes que desgranan las características que los hacen existosos y que ordenan cambios a su imagen y semejanza para mejorar los de Samsung.

Samsung Relative Evaluation Report on S1, iPhone

He leído en algunos sitios que esta guerra la pierden los consumidores porque reducirá la oferta de productos de su gusto, y no puedo estar más en desacuerdo. Samsung, que recurrirá la sentencia, podría tener que pagar esta suma, y posteriormente podría seguir utilizando algunas tecnologías previa licencia con Apple, pagando una canon por cada dispositivo, pero eso es un procedimiento habitual en el mundo de la tecnología, cada producto paga por usar algunas tecnologías mayoritarias pero que no son de su creación una suma en patentes.

Windows 8 también utiliza tecnología de Apple, pero la ha licenciado. La creadora de Windows paga un precio por ello a cambio -esta vez Apple ha estado más lista- de no crear ‘clones’ de los productos de la manzana. Curiosamente, este hecho no ha supuesto ningún problema para que Windows 8 llegue con un halo de sistema de éxito. La nueva versión se presentará con una interfaz con personalidad propia a una distancia suficiente de la idea de Apple como para que no haya suspicacias, y con algunos enfoques innovadores que parecen haber cosechado el favor de sus futuros usuarios.

Lo que Apple ha pedido a la Justicia es que proteja las ideas, y que no permita la copia impune. Esta batalla, a la larga, hará ganar, no perder, a los usuarios, porque fomenta la creación contra la copia. Esta sentencia le dice a las empresas tecnológicas que trabajen sus propias ideas, porque si dan con alguna que se convierta en el estándar, ganarán mucho dinero, bien vendiendo sus productos, bien licenciando su tecnología a la competencia.

Permitir la copia sin exigir un precio por ello desincentiva la creatividad y penaliza a las compañías que invierten grandes recursos y esfuerzos en el desarrollo de nuevas tecnologías. El camino es peligroso porque envía el mensaje de que es mejor y más barato esperar a que lo inventen otros y copiarlo que malgastar el dinero en explorar caminos propios que no se traduzcan en éxito comercial.

Es importante mantener un equilibrio judicial que evite la guerra de patentes como norma de comportamiento entre compañías tecnológicas y que, a la vez, deje clara la existencia de líneas rojas en el respeto a la propiedad intelectual de los competidores.

Ver Post >
Lo táctil no es una moda

Desde 2007 lo he visto una y otra vez. Cuando alguien pasa unas semanas con un teléfono con pantalla táctil, una tableta o cualquier otro dispositivo cuya interfaz se maneje con los dedos, algo cambia para siempre. He visto a gente clavar su índice sobre la pantalla no táctil de una Blackberry (un minuto de silencio), de un Nokia, e incluso de un Alcatel…

Algo hay en la tecnología táctil que conecta poderosamente con nuestro cerebro.

Podemos entender una interfaz basada en referencias, podemos interiorizar el extraño hecho de que, al pulsar un botón, algo se mueva cinco centímetros más arriba. Sin embargo, no hace falta explicarle nada a nuestro cerebro cuando la relación con el objeto es directa. Ya sabe que si empujas algo debe moverse. No requiere aprendizaje. Es el gran triunfo de lo táctil, lo que ha hecho que se popularice esta tecnología pese a algunas de sus desventajas. ¿Alguien ha dicho escribir un mensaje sin mirar? No, eso ya no.

Youtube está plagada de niños jugando con estos dispositivos con total naturalidad. La fascinación que sienten es similar a la de los adultos. Pueden dar un iPad a un anciano. Pronto habrá aprendido a usarlo. No lo intenten con su teléfono móvil de finales de los noventa.

Todos hemos crecido en el universo de la referencia. Ponemos laverdadtv pulsando un número en un extraño mando lleno de números, movemos un puntero en la pantalla de enfrente a través de un pequeño dispositivo al que llamamos ratón, entramos a carpetas, ejecutamos archivos. Adaptarse a la simplicidad del nuevo mundo no nos es complicado. ¿Pero qué hubiera pasado si desde el primer momento hubiéramos crecido en un entorno táctil? ¿Cómo reaccionaríamos ante otras situaciones? En ese sentido el vídeo que adjunto resulta especialmente gracioso.

No es una moda. Lo táctil ha triunfado porque lo hemos entendido sin pensarlo.

Ver vídeo

Ver Post >
La próxima gran tecnología

Es probable que no lo sepas, pero la industria ya ha decidido cuál es la próxima gran tecnología que llevarás en el bolsillo. Su nombre es NFC: Near Field Comunication, o lo que es lo mismo, campo de comunicación de cercanía. Sirve para saber cuándo una cosa está cerca de otra y abrir la transferencia de datos entre ambas. Parece sencillo, pero hasta ahora algo así no ha sido tan fácil. NFC provee además a cada dispositivo de una identidad única. Esto permite aplicaciones diversas, entre ellas el funcionamiento como método de identificación, que a su vez, permite el pago por medios virtuales de forma segura.

Pero pongámonos en situación, porque dicho así, la cosa parece mucho más difícil de lo que realmente es. Un ejemplo práctico de cómo la tecnología NFC va a llegar a nuestras vidas sería el uso del teléfono móvil como método de pago.

La incorporación de un chip NFC en el terminal y otro en en la máquina de cobro posibilitará que, tras haber introducido los datos de tu tarjeta de crédito en el teléfono y haber dado la autorización para ello, el pago de un servicio tenga lugar con sólo un movimiento: el de acercar el móvil. Por supuesto, antes tienes que haber introducido una contraseña, por lo que serán necesarios dos requisitos para que el pago tenga lugar, la presencia del dispositivo y el conocimiento de la clave.
Este tipo de pagos será posible tanto para grandes cifras como para las más pequeñas. Igual dará si acercas el móvil para pagar una televisión de plasma o un bote de refresco en una máquina, si lo haces para contratar un servicio de ADSL a través de internet o para pagar dos entradas de cine.

Puede parecer ciencia ficción, pero lo cierto es que ya está en los planes de todos los fabricantes introducir estos chips en sus dispositivos a corto plazo. La próxima generación de ‘smartphones’ de gama alta contará con ello. Una de las pocas dudas que queda por despejar es si -como dicen los rumores- en el caso de Apple se incluirá en el iPhone 5 o si quedará pospuesto un año más hasta la llegada del iPhone 6.

El mes pasado Google presentó Google Wallet, un software que convierte los Android dotados con chips NFC en auténticos monederos electrónicos. Para ello se asoció con algunas de las principales tiendas estadounidenses, con Citibank y con el emisor de tarjetas de crédito Mastercard en un gran acuerdo para impulsar el pago virtual.

Y es que el escollo que debe salvar NFC para convertirse en un estándar de pago a medio plazo es la adopción masiva en comercios y máquinas expendedoras de los detectores necesarios para el cobro. Una inversión que los encargados de sufragarlo tendrán que ver rentable antes de dar el sí.

Ver Post >
Verano sin desconectar

Con el verano llegan los viajes y las estancias fuera de casa. Hace unos años, con los ordenadores de sobremesa y una ausencia total de ofertas para la conexión en movilidad, la renuncia a internet era un paso de obligado cumplimiento, como hacer la maleta.

Para el verano de 2011 las opciones para quienes no desean abandonar su vida digital son muchas y muy variadas, y quien desconecta es porque quiere. Repasaremos algunas de ellas.

En caso de disponer ya de un ordenador portátil, ésta es la opción número uno. Si no, tal vez sea el momento de adquirir uno. Han proliferado este año modelos ultraligeros como el Macbook Air o el Asus Eee PC S101, mientras que los de formato habitual han ganado en potencia hasta ponerlos a la altura de muchos sobremesa. Solucionado esto, empieza entonces la búsqueda de una tarifa de conexión a internet mediante la red 3G de las operadoras de telefonía móvil. Un simple lápiz USB puede convertir cualquier lugar en un sitio ideal para disfrutar de la navegación web o seguir compartiendo experiencias en las redes sociales. Estas tarifas pueden ser prepago, opción aconsejada si se trata de un uso esporádico.

La segunda alternativa es el ‘smartphone’. Las subvenciones de las operadoras y la variedad de modelos y marcas la convierten en una de las alternativas más baratas y sencillas de adquirir si no se dispone de ordenador portátil, ya sea por canjeo de puntos en la operadora de turno o a través de las numerosas ofertas de portabilidad presentes en estas fechas. La opción de hacerse con uno de estos terminales a coste cero y con conexión permanente a internet, resulta de lo más atractivo. Además, en la mayor parte de los casos resulta fácil compartir su conexión a internet por 3G mediante la creación de una red WiFi a la que poder conectar otros dispositivos. Sus contras saltan a la vista: el tamaño de las pantallas limitan la experiencia del usuario y pueden convertir algunas tareas en un suplicio, como escribir un email demasiado largo. Con un ‘smartphone’ se puede hacer casi todo, aunque su posición es más la de compañero de un equipo principal que la de sustituto de este.

Llegamos así a la tercera opción: el netbook. Una solución de bajo coste y muy completa. Sus características son limitadas. Dispone por definición de poca potencia y poca memoria, pero constituye una buena alternativa a la opción de viajar con nuestro ordenador principal a cuestas. Se trata de un equipo barato que puedes llevar a cualquier parte sin el riesgo de perder información valiosa. Tienen pantallas que rondan las diez pulgadas, teclado integrado y funcionan con Windows o adaptaciones de Linux. Su precio se mueve entre los doscientos y los cuatrocientos euros.

Tablet kills de netbook star

En el mismo rango de funcionalidad, aunque con una sencillez y experiencia de uso superiores se encuentra la estrella del año: la tableta. Eso sí, la adquisición de uno de estos dispositivos de moda exige el pago de un precio acorde a esta mejora. Es difícil encontrar alguna opción que cueste menos de quinientos euros.

Las tabletas nacidas a imagen y semejanza del iPad, inexistentes el año pasado, pueblan ya los estantes de las tiendas de tecnología y grandes superficies. La oferta se ha diversificado y estos dispositivos, no sin ciertos accesorios (casi obligatoria la adquisición de un teclado bluetooth), llegan para ocupar el lugar del netbook. Conexión rápida a internet, batería de larga duración, peso contenido y una buena pantalla son los ingredientes de su éxito. La facilidad de uso las distancia del netbook, afectado en casi todos los modelos por un tamaño excesivamente pequeño del trackpad.

Los más atrevidos pueden plantearse la adquisición de un producto recién llegado y de futuro incierto: el ‘chromebook’, una arriesgada apuesta de Google que promete acceso a internet en formato de portátil a precio de netbook y con la ausencia de configuración y mantenimiento de la tableta. Para conseguirlo Google ha desarrollado un sistema llamado Chromium que es, básicamente, un navegador. El chromebook nace para trabajar directamente en la nube y sustituye las aplicaciones como el procesador de textos, el programa de email o el almacenamiento de fotos por servicios online del gigante de las búsquedas como Google Docs, Gmail o Picassa.

No hay por tanto gestor de archivos ni posibilidad de virus ni de perder información alguna. Al arrancar el chromebook el sistema solicita al usuario su cuenta y contraseña. Con eso accede a toda su información en la nube. En caso de extravío del terminal bastará sustituirlo por otro para volver a la normalidad. Al ingresar usuario y contraseña, dispondremos de todo lo que teníamos tal y como estaba, puesto que en el chromebook perdido no había nada almacenado. El primer modelo chormebook iba a llegar a España en el 15 de junio de la mano de Movistar, aunque parece que algunas desavenencias en las negociaciones entre Google y la operadora han retrasado su lanzamiento. A la espera de una fecha, la operadora dispone en su web de un sitio dedicado a los chromebooks (www.movistar.es/chromebook) donde se puede encontrar más información sobre su funcionamiento.

La dependencia de la conexión a internet de los chromebook es a la vez su virtud y su mayor defecto, ya que en zonas con mala cobertura su uso puede convertirse en una verdadera incomodidad. Su precio será de 399 euros para la versión sólo WiFi y de 499 para el modelo WiFi + 3G, opción no ya recomendada sino casi obligatoria dada su naturaleza.
Por lo demás, los chromebook garantizan teclado completo, un trackpad en condiciones y una velocidad de uso sobresaliente con un arranque que no lleva más de ocho segundos y un paso del reposo a activo instantáneo.

Este verano, si desconectas, que sea porque quieres.

Ver Post >
Sobre el autor Rubén García Bastida
Periodista en la edición digital de 'La Verdad'. Escribo sobre tecnología y redes sociales en #estosemueve y guardo un rincón para las cosas pequeñas en 'La esquina doblada'. En Twitter soy @garciabastida

Etiquetas

Otros Blogs de Autor