La Verdad

img
Innovación hasta en … el yogur
img
Juan José Ríos | 02-12-2013 | 20:20

Por decirlo de una forma popular, innovación hasta en la sopa es la receta del desarrollo económico. Ahora habrá que actualizar esta frase, sustituyendo sopa por yogur. Una idea, un invento, incluso patentado, no se considera una innovación hasta que no triunfa en el mercado. En el convencimiento de que las palabras conmueven pero el ejemplo arrastra, que es uno de los principios inspiradores de este blog, me ocupo hoy del caso de un joven empresario  murciano,  Pedro Espinosa, que  acaba de ser distinguido con el premio  Jaime I al mejor emprendedor  del año 2013.

Llaollao es una franquicia especializada en yogur helado que está teniendo un éxito innegable. Está instalada en Cieza, el pueblo donde nací, por lo que ya cuenta, de entrada, con todas mis simpatías  y tiene su local estrella, del que soy cliente habitual, en la Plaza de Santo Domingo de Murcia,  que es la ciudad donde vivo, o sea miel sobre hojuelas, o mejor dicho, sobre yogur, que me gusta más aunque en realidad nunca he probado esa antigua receta sefardí.

Lo primero que me llamó la atención fue el nombre, llaollao tan original  y sonoro como extraño para nosotros. La verdad es que no sé cuál de las denominaciones que he encontrado en Wikipedia fue la que inspiró a Pedro Espinosa, un joven ingeniero industrial que proviene de una familia de gran tradición heladera en Murcia.

El yogur helado parece ser un alimento más saludable que el helado tradicional, sobre todo por su bajo contenido en grasa y en azúcares. Aparte de los valores nutricionales del yogur, éste es  una fuente natural de calcio, ya que una sola ración aporta casi la mitad de la cantidad diaria recomendada de este mineral, es un alimento idóneo para todas las edades e incluso puede ser consumido por celíacos porque está exento de gluten. Además, es barato.

No sé si en el proceso de fabricación del producto, que desconozco,  se aplican recetas innovadoras, pero la comercialización sí que me lo parece en gran medida. Llaollao tiene dos grandes grupos de clientes: los franquiciados y los consumidores finales, y a ambos enfoca una moderna y atractiva estrategia comercial basada en el uso de redes sociales. Sólo en Facebook cuenta con 250.000 fans. Su blog es muy original, divertido y creativo, como muestra de que hasta para vender se puede ser innovador. Tiene entradas tan sugerentes como los 10 inventos más absurdos de la red o 7 ideas para aprobar los exámenes.

Para que no falte ningún ingrediente existe una polémica rivalidad familiar entre smöoy, otra franquicia de yogur helado murciana y llaollao que han recogido los medios de comunicación. La competencia siempre es sana, y más si es sobre productos saludables, pero las buenas maneras no se deben perder nunca.

 

Sobre el autor Juan José Ríos
Si tuviera que definirme en pocas palabras diría que me considero catalizador, promotor de cambios. Dentro de un espíritu inquieto y de sana rebeldía, me gusta definir las actuaciones dentro de un marco que las dote de coherencia. Me importa mucho el entendimiento personal. Mi mundo, hasta los 26 años, se ceñía exclusivamente al ámbito educativo. Estudié Matemáticas y la salida inmediata era la enseñanza. Nunca pensé que podría dedicarme a algo diferente. Me tocó vivir la eclosión de los ordenadores personales de la década de los 80. Empezaron a dotarse los centros educativos de PC ́s. Fui uno de los profesores de Informática de este primera ola. En esta época, junto a un amigo, adquirí mi primer ordenador personal (carísimo) para uso empresarial. Empecé a conocer el mundo de la empresa. En la década de los 90, me cautivó el Informe Bangemann, como marco inspirador de la Sociedad de la Información. De la mano de Juan Bernal, Consejero de Economía y Hacienda, fui Director General de Informática de la Comunidad de Murcia. Fue una etapa apasionante y creativa donde abordamos proyectos como la Red Corporativa de Banda Ancha, la adaptación al euro y el año 2000, la implantación de SAP o la realización de uno de los primeros proyectos de ciudad digital de nuestro país (Ciezanet). Compaginé, durante muchos años, la docencia con el desempeño de puestos de responsabilidad en empresas regionales del sector TIC. En 2009, como profesor, puse en marcha un proyecto innovador cuyo objetivo fundamental era comprometer a los padres en la mejora del rendimiento educativo de sus hijos (proyecto COMPAH). Empecé a familiarizarme con el mundo 2.0 y a emplear estos recursos en mis clases. Como admirador de Morris Kline, soy un amante de las aplicaciones de las Matemáticas al mundo real como elemento motivador de su estudio por parte de los alumnos. Mi primer contacto con las metodologías de la innovación (Design Thinking) se produjo en 2010, de la mano de un consultor, Xavi Camps, que me hizo ver que la creatividad y la innovación son la base de la prosperidad de las organizaciones y que estos atributos se pueden entrenar y perfeccionar. Desde entonces, soy un apasionado de la innovación como concepto transversal. Creo profundamente en la innovación pública. Las instituciones no pueden seguir funcionando casi como en el siglo XIX. Deben transformarse, en el contexto del paradigma de Gobierno Abierto, para convertirse en organizaciones centradas en los ciudadanos, transparentes, sostenibles, eficientes, ligeras y facilitadoras de la actividad empresarial y de la creación de empleo de la mano de iniciativas como el Open Data. Como ciudadano me preocupa especialmente la sostenibilidad de la sanidad pública, y de las pensiones, ahora que voy viendo cada vez más de cerca la edad de la jubilación. No sé contar chistes pero me divierte el humor surrealista y los juegos de palabras, que a menudo sufren familiares y amigos. He trabajado como asesor de innovación en la CARM (2012-2016). Actualmente he vuelto a mis clases en el IES Alfonso X El Sabio y participo en un proyecto empresarial.

Últimos Comentarios

JuanjoRios 31-01-2017 | 18:26 en:
La 35ª prioridad
The Truth 18-01-2017 | 19:47 en:
La 35ª prioridad

Etiquetas

Otros Blogs de Autor