Blogs

Juan José Ríos

La i de innovación

Compromiso urgente con la innovación

Es conocido el alegato de Churchill en el Parlamento de Inglaterra urgiendo a que se aceleraran sin más demora los preparativos bélicos ante la amenaza inminente de Alemania, país con el que acabó entrando en guerra al poco tiempo: “la era de la procrastinación, de las medias tintas se ha acabado, estamos entrando en el período de las consecuencias

Afortunadamente no estamos bajo la amenaza de ningún conflicto bélico pero sí que competimos con otras regiones que van muy por delante de nosotros en la consideración de la INNOVACIÓN -así con mayúsculas, para remarcar su caráceter holístico-  como elemento clave sobre el que fundamentar el crecimiento económico y el bienestar social.

La cruzada por la INNOVACIÓN no se dirige contra ningún enemigo externo del que defenderse ni al que atacar, ni siquiera al que vencer, sino que lleva implícita la lucha contra actitudes personales tan arraigadas (y tan difíciles de erradicar) como:

 

No quisiera parecer exagerado, cegado quizá por mis convicciones, pero considero que,  si no queremos entrar en el período de las consecuencias negativas para nuestra región, como decía Churchill,  es necesario concretar una apuesta estratégica global, decidida, sin más demora,  consensuada y liderada al máximo nivel político,  en pos del objetivo común de transformar a la Región de Murcia en una sociedad innovadora.

Hay en Murcia iniciativas innovadoras destacables,  talento y personas creativas, muchas de ellos del sector público, así como empresas de éxito, que están en el ánimo de todos y  campeones ocultos , más o menos conocidos, cuya experiencia podría servir de ejemplo y de inspiración para los jóvenes emprendedores.

Tengo la suerte de conocer a muchas personas que, respondiendo al tópico pero siempre recomendable reto kennedyano,  aplican desinteresadamente esfuerzos e ideas, en la medida de sus posibilidades,  aportando su granito de arena en la construcción de una región de vanguardia.

Todas ellas están deseando canalizar sus inquietudes participando en una orquesta regional innovadora en la que cada solista pudiera  perfeccionarse y brillar con luz propia pero dentro de una partitura común que pudiera motivar la creación continua de nuevas sinfonías.

La reciente jornada celebrada el 12 de mayo de 2015 en el Parque Científico bajo el ilustrativo y afortunado título de “Compromiso con la innovación en la Región de Murcia” contó con la participación de muchas de estas personas inquietas y generosas,  del prestigio de Fernando Martín o de  Víctor Meseguer , entre otros,  que realizaron sus valiosas aportaciones en las mesas de innovación pública, innovación social, territorios innovadores y TICs para la innovación que habían diseñado los coordinadores de la jornada, Catalina Guerrero, de la Universidad de Murcia,  y Julio Pedauyé e Ignacio Ballesta por parte de la Dirección General de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información, de cuya titular, Celia Martínez partió esta interesante iniciativa.


Nadie dice que el camino a la innovación sea fácil, incluso para las economías más saneadas. Hay quien piensa que los ricos invierten más en I+D porque tienen más recursos negando que sean más ricos como consecuencia de sus inversiones en I+D. Pero este tema será objeto de un post específico.

En innovación no hay caminos reales, atajos para faraones, como le sugirió Ptolomeo a Euclides para aprender geometría. Si ya es difícil innovar en el seno de una sola organización cuanto más lo será el reto de transformar una región entera.

Para ello  se requiere articular y poner en práctica estrategias regionales consensuadas, lo más prácticas posibles,  que perfeccionen la coordinación  de todos los actores y engranajes de la llamada cuádruple hélice: Administraciones, educación superior y centros de investigación, empresas y sociedad,  a la que algunos autores, añaden una quinta hélice: la de la educación preuniversitaria.

El mapa está diseñado, la dirección está clara, las ventajas a conseguir no se discuten, la experiencia de otros viajeros que van por delante nos puede ayudar a avanzar más rápido, no se requieren grandes inversiones, tenemos gente preparada y convencida,… ¡aceleremos el paso ya, todos juntos¡

 

Temas

compromiso con la innovación, el camino de la innovación, Fernando Martín, procrastinación, Víctor Meseguer

Otro sitio más de Comunidad de Blogs de La Verdad

Sobre el autor

Si tuviera que definirme en pocas palabras diría que me considero catalizador, promotor de cambios. Dentro de un espíritu inquieto y de sana rebeldía, me gusta definir las actuaciones dentro de un marco que las dote de coherencia. Me importa mucho el entendimiento personal. Mi mundo, hasta los 26 años, se ceñía exclusivamente al ámbito educativo. Estudié Matemáticas y la salida inmediata era la enseñanza. Nunca pensé que podría dedicarme a algo diferente. Me tocó vivir la eclosión de los ordenadores personales de la década de los 80. Empezaron a dotarse los centros educativos de PC ́s. Fui uno de los profesores de Informática de este primera ola. En esta época, junto a un amigo, adquirí mi primer ordenador personal (carísimo) para uso empresarial. Empecé a conocer el mundo de la empresa. En la década de los 90, me cautivó el Informe Bangemann, como marco inspirador de la Sociedad de la Información. De la mano de Juan Bernal, Consejero de Economía y Hacienda, fui Director General de Informática de la Comunidad de Murcia. Fue una etapa apasionante y creativa donde abordamos proyectos como la Red Corporativa de Banda Ancha, la adaptación al euro y el año 2000, la implantación de SAP o la realización de uno de los primeros proyectos de ciudad digital de nuestro país (Ciezanet). Compaginé, durante muchos años, la docencia con el desempeño de puestos de responsabilidad en empresas regionales del sector TIC. En 2009, como profesor, puse en marcha un proyecto innovador cuyo objetivo fundamental era comprometer a los padres en la mejora del rendimiento educativo de sus hijos (proyecto COMPAH). Empecé a familiarizarme con el mundo 2.0 y a emplear estos recursos en mis clases. Como admirador de Morris Kline, soy un amante de las aplicaciones de las Matemáticas al mundo real como elemento motivador de su estudio por parte de los alumnos. Mi primer contacto con las metodologías de la innovación (Design Thinking) se produjo en 2010, de la mano de un consultor, Xavi Camps, que me hizo ver que la creatividad y la innovación son la base de la prosperidad de las organizaciones y que estos atributos se pueden entrenar y perfeccionar. Desde entonces, soy un apasionado de la innovación como concepto transversal. Creo profundamente en la innovación pública. Las instituciones no pueden seguir funcionando casi como en el siglo XIX. Deben transformarse, en el contexto del paradigma de Gobierno Abierto, para convertirse en organizaciones centradas en los ciudadanos, transparentes, sostenibles, eficientes, ligeras y facilitadoras de la actividad empresarial y de la creación de empleo de la mano de iniciativas como el Open Data. Como ciudadano me preocupa especialmente la sostenibilidad de la sanidad pública, y de las pensiones, ahora que voy viendo cada vez más de cerca la edad de la jubilación. No sé contar chistes pero me divierte el humor surrealista y los juegos de palabras, que a menudo sufren familiares y amigos. He trabajado como asesor de innovación en la CARM (2012-2016). Actualmente he vuelto a mis clases en el IES Alfonso X El Sabio y participo en un proyecto empresarial.

junio 2015
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930