La Verdad
img
Periodismo de innovación
img
Juan José Ríos | 30-06-2016 | 17:05

En la actualidad, pocos asuntos suscitan tanta unanimidad a su favor como la innovación. Cuántos esfuerzos se realizan con este leitmotiv en forma de artículos, manifiestos, pactos, publicaciones, jornadas, decálogos, … y sin embargo, qué lejos estamos todavía de que este concepto llegue al gran público, pasando a ocupar la agenda diaria de las televisiones, de los debates políticos, de la prensa escrita.

Hace algún tiempo, buscando referencias sobre la importancia vital de la comunicación para promover una sociedad innovadora, me tropecé con el anuncio de una jornada  sobre periodismo e innovación organizada por la Universidad Carlos III de Madrid que me sorprendió por la calidad y la claridad de los argumentos que exponían para motivar la asistencia al evento.

Jornada comunicar la innovación

 

“El reto de nuestro siglo XXI es lograr una sociedad innovadora, basada en el conocimiento, que pueda dar respuesta a problemas y necesidades globales, con soluciones sostenibles. Es necesario desarrollar una cultura de la innovación, donde los medios de comunicación desarrollan un papel crítico en la difusión de la información y creación de opinión pública”.

En este post  me ocupo del periodismo comprometido con la difusión de la cultura de la innovación, de la ciencia y de la tecnología y no entro a considerar  la necesidad de innovar y de adaptarse a los tiempos que, como empresas, acometen o deben acometer los propios medios de comunicación.  

Volviendo a la jornada “Comunicar la innovación”, convocada como un encuentro entre innovadores y medios de comunicación, fijaos en las cuestiones que planteaban los organizadores, dirigidas a una audiencia con formación universitaria:

¿Es la innovación un tema de interés social?

¿Somos conscientes de que la innovación nos beneficia a tod@s?

¿Cuáles creéis que serían las respuestas que daría el ciudadano medio a estas preguntas tan simples y directas?  Quizá obtendríamos muchos no sabe/no contesta. La innovación sigue siendo un concepto difuso y poco comprendido en general, en toda su extensión, incluso entre las élites sociales y en los ámbitos políticos. Por cierto, ¡qué pocas veces se ha oído este vocablo en los debates electorales¡

Esperemos que más pronto que tarde, estas preguntas pudieran resultar absurdas por evidentes. Han pasado 4 años y siguen estando vigentes.¿Alguien se imagina planteándose dichas cuestiones acerca del AVE o del agua, en nuestra región?

 

Sociedad innovadora

Reflexiones sobre una sociedad innovadora

 

En esta cruzada por la innovación en la que están embarcadas todas las sociedades modernas, hay tareas y responsabilidades para todos, comenzando por los líderes políticos, que deben concretar su apuesta estratégica por la innovación de una forma contundente,  pero los profesionales de la comunicación están llamados a desempeñar un papel crucial en la construcción de una sociedad innovadora.

A efectos de movilización social, un periodista siempre lo hará mucho mejor, de forma más efectiva,  que las personas incluidas en lo que se ha dado en llamar periodismo ciudadano, entre las que no sólo se pueden contar aficionados, como es mi caso,  sino auténticos expertos en sus materias, dignos de admiración,  que escriben para convencidos, que iluminan a interesados pero que no tienen, quizá, la capacidad de llegar al gran público.

Todos son necesarios, de ahí el interés de propiciar esos puntos de encuentro entre ambos colectivos: los que saben y los que saben contarlo.

Nadie  como los medios de comunicación saben y pueden interesar a los ciudadanos,  ejerciendo al mismo tiempo un papel motivador, también de presión y de sana crítica, hacia los poderes públicos para que consideren a la innovación como una prioridad estratégica,  que sea consistente en el tiempo, con independencia de los colores políticos,   como ocurre en el País Vasco con la iniciativa Innobasque, que ha sobrevivido a varios cambios de gobierno.

Así nos lo contaba su Director General, Txema Villate, hace unas pocas semanas en Murcia.Por cierto, con motivo de su participación en la reciente jornada sobre Liderazgo e Innovación organizadas por la Escuela de Formación e Innovación de la Administración Regional (EFIAP), Villate y los demás ponentes, de primerísimo nivel todos,  acostumbrados a captar el interés de los medios de comunicación allá por donde van,  se extrañaron del nulo eco mediático que despertó su presencia en nuestra ciudad.

 

 

Sin dejar de ser el cuarto poder, los medios tradicionales de comunicación deben y pueden convertirse en la 6ª hélice de la innovación (Administraciones, universidades y centros de investigación, empresas, sociedad, educación preuniversitaria y divulgación y comunicación),  como me permito sugerir en el documento “Decálogo para una sociedad innovadora” que compartiré con los lectores en un próximo post.

 

Otros artículos publicados:

El transporte del futuro.

Bienaventurados los knowmads, ellos tendrán trabajo.

La nueva revolución biológica

¿Estamos preparándonos para la singularidad?

La NASA, innovaciones con toma de tierra.

El cáncer de los innovadores.

Innovación social y desarrollo económico.

Detalles con importancia

Smart City, humana y saludable

La salud es lo que importa

El desafío de los alcaldes

OPEN DATA, la nueva tierra prometida

Los datos públicos, más democracia y más negocio

¿Cuándo será normal que una PYME sea innovadora?

La Internet de los clientes

Impresión 4D

 

Sobre el autor Juan José Ríos
Si tuviera que definirme en pocas palabras diría que me considero catalizador, promotor de cambios. Dentro de un espíritu inquieto y de sana rebeldía, me gusta definir las actuaciones dentro de un marco que las dote de coherencia. Me importa mucho el entendimiento personal. Mi mundo, hasta los 26 años, se ceñía exclusivamente al ámbito educativo. Estudié Matemáticas y la salida inmediata era la enseñanza. Nunca pensé que podría dedicarme a algo diferente. Me tocó vivir la eclosión de los ordenadores personales de la década de los 80. Empezaron a dotarse los centros educativos de PC ́s. Fui uno de los profesores de Informática de este primera ola. En esta época, junto a un amigo, adquirí mi primer ordenador personal (carísimo) para uso empresarial. Empecé a conocer el mundo de la empresa. En la década de los 90, me cautivó el Informe Bangemann, como marco inspirador de la Sociedad de la Información. De la mano de Juan Bernal, Consejero de Economía y Hacienda, fui Director General de Informática de la Comunidad de Murcia. Fue una etapa apasionante y creativa donde abordamos proyectos como la Red Corporativa de Banda Ancha, la adaptación al euro y el año 2000, la implantación de SAP o la realización de uno de los primeros proyectos de ciudad digital de nuestro país (Ciezanet). Compaginé, durante muchos años, la docencia con el desempeño de puestos de responsabilidad en empresas regionales del sector TIC. En 2009, como profesor, puse en marcha un proyecto innovador cuyo objetivo fundamental era comprometer a los padres en la mejora del rendimiento educativo de sus hijos (proyecto COMPAH). Empecé a familiarizarme con el mundo 2.0 y a emplear estos recursos en mis clases. Como admirador de Morris Kline, soy un amante de las aplicaciones de las Matemáticas al mundo real como elemento motivador de su estudio por parte de los alumnos. Mi primer contacto con las metodologías de la innovación (Design Thinking) se produjo en 2010, de la mano de un consultor, Xavi Camps, que me hizo ver que la creatividad y la innovación son la base de la prosperidad de las organizaciones y que estos atributos se pueden entrenar y perfeccionar. Desde entonces, soy un apasionado de la innovación como concepto transversal. Creo profundamente en la innovación pública. Las instituciones no pueden seguir funcionando casi como en el siglo XIX. Deben transformarse, en el contexto del paradigma de Gobierno Abierto, para convertirse en organizaciones centradas en los ciudadanos, transparentes, sostenibles, eficientes, ligeras y facilitadoras de la actividad empresarial y de la creación de empleo de la mano de iniciativas como el Open Data. Como ciudadano me preocupa especialmente la sostenibilidad de la sanidad pública, y de las pensiones, ahora que voy viendo cada vez más de cerca la edad de la jubilación. No sé contar chistes pero me divierte el humor surrealista y los juegos de palabras, que a menudo sufren familiares y amigos. He trabajado como asesor de innovación en la CARM (2012-2016). Actualmente he vuelto a mis clases en el IES Alfonso X El Sabio y participo en un proyecto empresarial.

Últimos Comentarios

JuanjoRios 31-01-2017 | 18:26 en:
La 35ª prioridad
The Truth 18-01-2017 | 19:47 en:
La 35ª prioridad

Etiquetas

Otros Blogs de Autor