La Verdad
img
Hora de balance parcial
img
Juan José Ríos | 11-09-2016 | 23:33

Durante muchos años he compatibilizado la enseñanza con la actividad privada. Ahora, tras 4 años como asesor de innovación en la Administración Regional,  ha llegado el momento de retomar mi faceta de profesor y de intentar aportar valor a algún proyecto empresarial o social que me ilusione.

Aunque este es un blog que escribo a título personal, creo que los ciudadanos, como sufragadores de las mismas, tienen derecho a conocer las actividades profesionales que desarrollamos los que trabajamos para las instituciones aunque correspondan, en mi caso, a las de un modesto asesor de un Consejero de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia (CARM).

En realidad,  de varios Consejeros:  Juan Bernal, Francisco Martínez Asensio, Luis Martínez de Salas y Andrés Carrillo. A todos ellos, sucesivamente, mi gratitud por contar con mis servicios.

Sea como fuere, y a riesgo de no despertar interés, me permito compartir aquí un breve balance, no exento de autocrítica de mi trabajo para la Administración Regional en este período, bien entendido que, por comodidad en el uso del lenguaje,  utilizo la primera persona del singular para citar actuaciones que son fruto de la interacción y colaboración con otras muchas personas, a las que no cito para evitar injustas omisiones.

Aparte de la elaboración de los preceptivos informes y borradores de discursos propios del puesto, durante esta segunda etapa en la CARM, auspiciada, como la primera (1996-2003), por el ex-Vicepresidente Juan Bernal,   al que agradezco públicamente la confianza con la que siempre me ha distinguido, he tenido la ocasión de participar en proyectos relevantes como el vigente Plan Estratégico de la Región de Murcia 2014-2020,  o la Estrategia de Especialización Inteligente (RIS3).

He colaborado en la implantación de los principios del Gobierno Abierto, en sus inicios, en particular en lo relativo a los Presupuestos Abiertos y en la divulgación del proceso de elaboración de los mismos.

En este mismo apartado, intenté, sin mucho éxito, la verdad,  promover la creación de un foro de colaboración entre las instituciones regionales, Grupo FORCA, actualmente en vía muerta, aunque, al menos, sirvió para impulsar la puesta en marcha de una comunidad de práctica sobre Clarificación del lenguaje administrativo, una asignatura pendiente in eternum , y de la iniciativa del Portal Regional de Open Data, que tuve oportunidad de anunciar en Madrid en el encuentro Aporta 2015

En este vídeo se puede apreciar el entusiasmo con el que Teresa Allepuz, una activa funcionaria de la Consejería de Presidencia, habla de la citada comunidad de práctica que incide en la legibilidad de las AAPP, y de la que fue una de las coordinadoras. Todo un ejemplo a seguir y a extender a todas las materias posibles, en especial a las que más repercutan en los ciudadanos.

 

En estos últimos meses, en colaboración con el magnífico equipo de la Escuela de Formación e Innovación (EFIAP) , he participado en la actualización de su Carta de Servicios,  en la organización de una Jornada de alto nivel sobre innovación y liderazgo, que también contó con la inestimable aportación del Club nacional de Innovadores Públicos, y en la evaluación, todavía en curso, de los III Premios de Innovación y Buenas Prácticas.

Tras estos 4 años me reitero en mis convicciones: confieso ser un activista pro-innovación pública y pro-innovación en general. Es obvio que sin demasiada influencia, pero los individualismos no son tan importantes como la fuerza de los grupos comprometidos con una visión común.

En la Región de Murcia ya estamos censados casi unos 60 innovadores públicos, que hemos dado el paso de salir de la “clandestinidad”, pero somos muchísimos más, estoy convencido, los que estamos deseando que nuestra voz sea escuchada para que se destierre este tipo de organigramas “asesinos” de la innovación (VP= Vice Presidente) imperante todavía en las burocracias y en las grandes empresas.

 

Desde una visión holística,  hasta me he atrevido a publicar, a título personal,  aunque previamente contrastado y matizado por expertos muy cualificados, un Decálogo para una sociedad innovadora que pudiera servir de base a un posible y, en mi opinión,  deseable  Pacto Regional por la Innovación.

Hasta aquí este balance de actuaciones que motiva el post. Es la hora del balance parcial,  porque la vida sigue….

 

 

Sobre el autor Juan José Ríos
Si tuviera que definirme en pocas palabras diría que me considero catalizador, promotor de cambios. Dentro de un espíritu inquieto y de sana rebeldía, me gusta definir las actuaciones dentro de un marco que las dote de coherencia. Me importa mucho el entendimiento personal. Mi mundo, hasta los 26 años, se ceñía exclusivamente al ámbito educativo. Estudié Matemáticas y la salida inmediata era la enseñanza. Nunca pensé que podría dedicarme a algo diferente. Me tocó vivir la eclosión de los ordenadores personales de la década de los 80. Empezaron a dotarse los centros educativos de PC ́s. Fui uno de los profesores de Informática de este primera ola. En esta época, junto a un amigo, adquirí mi primer ordenador personal (carísimo) para uso empresarial. Empecé a conocer el mundo de la empresa. En la década de los 90, me cautivó el Informe Bangemann, como marco inspirador de la Sociedad de la Información. De la mano de Juan Bernal, Consejero de Economía y Hacienda, fui Director General de Informática de la Comunidad de Murcia. Fue una etapa apasionante y creativa donde abordamos proyectos como la Red Corporativa de Banda Ancha, la adaptación al euro y el año 2000, la implantación de SAP o la realización de uno de los primeros proyectos de ciudad digital de nuestro país (Ciezanet). Compaginé, durante muchos años, la docencia con el desempeño de puestos de responsabilidad en empresas regionales del sector TIC. En 2009, como profesor, puse en marcha un proyecto innovador cuyo objetivo fundamental era comprometer a los padres en la mejora del rendimiento educativo de sus hijos (proyecto COMPAH). Empecé a familiarizarme con el mundo 2.0 y a emplear estos recursos en mis clases. Como admirador de Morris Kline, soy un amante de las aplicaciones de las Matemáticas al mundo real como elemento motivador de su estudio por parte de los alumnos. Mi primer contacto con las metodologías de la innovación (Design Thinking) se produjo en 2010, de la mano de un consultor, Xavi Camps, que me hizo ver que la creatividad y la innovación son la base de la prosperidad de las organizaciones y que estos atributos se pueden entrenar y perfeccionar. Desde entonces, soy un apasionado de la innovación como concepto transversal. Creo profundamente en la innovación pública. Las instituciones no pueden seguir funcionando casi como en el siglo XIX. Deben transformarse, en el contexto del paradigma de Gobierno Abierto, para convertirse en organizaciones centradas en los ciudadanos, transparentes, sostenibles, eficientes, ligeras y facilitadoras de la actividad empresarial y de la creación de empleo de la mano de iniciativas como el Open Data. Como ciudadano me preocupa especialmente la sostenibilidad de la sanidad pública, y de las pensiones, ahora que voy viendo cada vez más de cerca la edad de la jubilación. No sé contar chistes pero me divierte el humor surrealista y los juegos de palabras, que a menudo sufren familiares y amigos. He trabajado como asesor de innovación en la CARM (2012-2016). Actualmente he vuelto a mis clases en el IES Alfonso X El Sabio y participo en un proyecto empresarial.

Últimos Comentarios

JuanjoRios 31-01-2017 | 18:26 en:
La 35ª prioridad
The Truth 18-01-2017 | 19:47 en:
La 35ª prioridad

Etiquetas

Otros Blogs de Autor