La Verdad
img
Categoría: Innovación y pública, ¿es posible?
Ponerse en los zapatos del ciudadano

Que un hombre sienta los dolores del parto, o algo mucho más emotivo y placentero como las pataditas de un bebé, tal como las percibe directamente una embarazada, ya es posible gracias al avance de las neurociencias y de las tecnologías de realidad virtual que permiten crear la ilusión en el cerebro de estar en un cuerpo ajeno.

La capacidad de ser otro puede ser un poderoso instrumento para construir un mundo mejor basado en el entendimiento personal. Es un asunto que da mucho de sí, que se presta a muchas aplicaciones relacionadas con las emociones y con las sensaciones, tanto ingratas como agradables, y que seguro habrá disparado ya la imaginación de algún lector.

Ponerse en la piel del usuario en cada punto de contacto con los servicios de una empresa es una oportunidad de innovar. Lo que se denomina experiencia de cliente, the customer journey, consiste en el análisis de ese “recorrido” de interacciones usuario/empresa y existen herramientas que pueden ayudar a las organizaciones a estudiar este proceso y a actuar en consecuencia.

Parafraseando a Javier Megías, “Las mejores compañías son aquellas que, desde el punto de vista del cliente actúan como un solo ente,  fácil de entender e integrado, y no como un reino de taifas compuesto por departamentos, silos o personas deslavazados”

Para las grandes organizaciones y para las instituciones públicas,  la empatía,  la legibilidad y la voluntad de proveer servicios integrados, sin costuras, centrados en los usuarios deberían ser asignaturas obligatorias, dada  la complejidad organizativa y la burocracia que las impregna, tan características como anacrónicas.

Una burocracia que sigue enervando a los ciudadanos y que continúa sirviendo de inspiración para ácidas parodias,  siempre con un punto de exageración, dolorosas para los que somos funcionarios pero no exentas de gracia, como ésta de la televisión vasca:


La transformación de las Administraciones Públicas en organizaciones abiertas e innovadoras es, o debe ser,  una prioridad para todos los Gobiernos y un derecho para los ciudadanos, cuya colaboración, y el ejercicio de presión positiva contra la burocracia es fundamental para la mejora de los servicios públicos.

Una referencia obligada en materia de innovación pública, y más concretamente en el aspecto de “ponerse en la piel de los ciudadanos” es la de MindLab, una iniciativa pionera del Gobierno danés: “Para solucionar los problemas de los servicios públicos tenemos que incluir a los usuarios, que son los que  mejor pueden decir qué cosas van mal”.

Aunque no me consta que se haya tenido muy en cuenta a los usuarios, ayer se produjo una innovación pública digna de ser resaltada, como lo están haciendo los medios de comunicación: Los nacimientos y las defunciones de bebés tras el parto  se podrán inscribir telemáticamente, con todas las garantías  en el Registro Civil desde los mismos hospitales en los que se produzcan.

En principio, el Hospital Comarcal del Noroeste es el único centro sanitario de la región desde el que se pueden realizar esta inscripción telemática que se irá extendiendo progresivamente a todos los hospitales y clínicas de España. Este sistema, garantiza, además, la imposibilidad de que se vuelva a producir algún caso más de niños robados, debido a los rigurosos controles que impone en  la identificación inequívoca entre el bebé y la madre.

En España se producen unos 425.000 nacimientos al año, 20.000 en la Región de Murcia. Uno de ellos ha sido el de mi nieta. Así que sé de buena tinta que el proceso manual de inscripción en el Registro Civil del nacimiento de un niño puede suponer, para el padre, con suerte, unas 3 horas.

Según mi yerno: “La primera barrera es la cola para sacar número. Hay personas que están en la puerta desde una hora antes. Luego están la falta de personal, la hora del desayuno, los farragosos trámites asociados a la inmigración, que colapsan la oficina, …y si te falta un papel,… vuelva usted mañana”

Así que, la inscripción telemática de los bebés desde los centros sanitarios es una medida, impulsada por la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas (CORA),  que apunta en la buena dirección, poniéndose si no en la piel, sí en los zapatos de los ciudadanos, a los que les evita un tedioso trámite, un desplazamiento, una larga cola a la intemperie y una pérdida de tiempo evitable.

Que cunda pronto el ejemplo para los procedimientos más engorrosos, en general,  y que se vaya extendiendo a todos los trámites completos asociados al  nacimiento de un niño, que son bastante prolijos, por cierto, y que implican a varias Administraciones y entidades privadas.

A ver si con mi segundo nieto ya se puede realizar todo el proceso completo requiriendo el mínimo desgaste de zapatos de mi yerno.

Ver Post >
¿Es ridículo el trinomio I+D+i?

“Innovar es arriesgado. No hacerlo es estúpido”  (Xavier Ferrás)

He de confesar que hace sólo unos pocos meses que descubrí a Xavier Ferrás, una autoridad reconocida en materia de innovación, tanto desde el punto de vista académico e intelectual como en su vertiente profesional, autor de un blog de referencia: Innovación 6.0 y de un libro con el mismo título, que recomiendo seguir y adquirir respectivamente. Y por supuesto, leer de forma reflexiva.

Aunque soy mucho más aficionado al tenis que a los toros no tengo fijación con el número 6. Lo digo porque en el post anterior hablaba de los 6 sombreros de pensar, 6, de Edward de Bono  y ahora repito guarismo.  Simple casualidad. El título Innovación 6.0 alude a las  olas innovadoras, que se han producido hasta el momento, en opinión de Ferrás.

La primera ola la generó el economista austríaco Schumpeter, en los lejanos años 40 del siglo pasado, acuñando el propio concepto de innovación y el de destrucción creativa. Tras unos 50 años de mar en calma, la eclosión de Internet, de la sociedad del conocimiento y la creciente globalización de la economía han generado, en los últimos 25 años,  un intenso oleaje sinérgico que Ferrás diferencia numerando las 5 restantes olas superpuestas: la del marketing sería la 2ª, y así sucesivamente, vendrían las del modelo de negocio, el codiseño con clientes y proveedores, la innovación abierta y los ecosistemas locales.

 

Esta última ola ya me sirvió de inspiración para escribir el post: “Newton y la innovación. La proximidad importa”, pero realmente mi primer contacto con el blog, para apasionados de la innovación”, de Xavi Ferrás se produjo con la lectura de una entrada que me atrajo de inmediato por lo provocativo que me resultó el título:  “Por qué el concepto de I+D+i es ridículo”.  

Casualmente,  la primera entrada, la de declaración de intenciones,  de este blog de mis inquietudes, en julio de 2013,  se titulaba “La importancia de la i” y en ella también me ocupaba de este conocido trinomio I+D+i, aunque brevemente y a una distancia sideral obvia del artículo de Xavier en cuanto a calidad y contenido.

Así que con el permiso, tácito, de Xavi, vuelvo a inspirarme en su obra, aunque quitándole un punto de acritud, por lo que se refiere a la calificación de “ridículo”  del trinomio I+D+i, lo que no significa que no comparta la mayoría de sus razones, que paso a matizar con mis propios comentarios, sin ánimo de ser exhaustivo, y mucho menos, de enmendarle ningún tipo de plana a un autor tan reputado como Xavier.

Totalmente de acuerdo en considerar la innovación (i) como el principal motor de desarrollo económico y una medida de la eficiencia de la I+D. También en que hay mucha investigación que no llega a desarrollarse y mucho menos en llegar al mercado en forma de innovación. O investigaciones que dan fruto mucho después e incluso en en lugares distintos en los que se generan.

Y sobre todo, existen innovaciones en management, que no provienen de ninguna  I ni de ninguna D contraviniendo la secuencia lineal que parece sugerir el orden en que se enuncia la expresión I+D+i, que puede tener sentido algebraico tal como está escrito pero no tanto como expresión de una suma pues los teóricos sumandos no son homogéneos por lo que se refiere a los indicadores en que se miden. La I+D se suele medir con indicadores de coste (inputs) mientras que la “i” se mide en términos de retorno económico (outputs)

 

Es difícil establecer una causalidad directa entre las inversiones en I+D de una  determinada región o empresa y su perfil innovador. Como bien decía Steve Jobs, lo que realmente aporta ventajas competitivas diferenciales y duraderas es establecer un clima que favorezca la innovación, que la incorpore al ADN de la empresa, cuyo principal recurso, no lo olvidemos, es el humano, su gente. La innovación en management no requiere grandes inversiones pero sí grandes dosis de liderazgo comprometido.

Sin embargo, creo que utilizar la i, en minúscula (no confundir con la unidad imaginaria), obedece a una simple coincidencia de iniciales con la palabra “Investigación” y no tanto a que las  Administraciones Públicas consideren a la innovación como de una categoría inferior por el hecho de afectar más directamente al sector empresarial.  De hecho, la UE utiliza la expresión R&D&I (Research and  Development and Innovation), todas en mayúsculas, para designar a nuestra I+D+i.

No obstante, opino que las Administraciones Públicas en general, deben apostar de forma más decidida por extender la innovación en sus territorios y ámbitos de influencia, como concepto holístico y transversal,  empezando por transformarse, ellas mismas, en organizaciones innovadoras, centradas en los ciudadanos.

Esto es lo realmente importante, más allá de los mensajes subliminales que pueden trasladarnos el uso de mayúsculas o minúsculas en expresiones más o menos afortunadas o precisas. Quizá, más que ridículo, el manido trinomio I+D+i se haya quedado anticuado y resulta confuso, como matiza el propio Ferrás y por tanto necesitaría una revisión crítica.

La aplicación de conceptos como los de innovación pública e innovación social, con su capacidad de arrastre y visibilidad, dentro de los ecosistemas locales (que definen la 6ª ola), junto a la necesidad perentoria de transformación del   paradigma educativo actual hacia otro modelo  que fomente la creatividad desde edades tempranas, pueden configurar un entorno socioeconómico consagrado a la innovación cuya creación  quizá justifique su “bautizo” como 7ª ola.

Para finalizar, como elemento gráfico motivador, a modo de banderín de enganche que reflejara la apuesta estratégica de las Administraciones Públicas por la innovación,  en mi opinión sería conveniente crear un símbolo específico, diferenciado de la I+D,  fácilmente reconocible,  del estilo de  π ó de ∞, que representara de forma inequívoca este concepto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Ver Post >
El negocio de la inmortalidad

El turismo, la agroalimentación, la salud y los servicios para la tercera edad son algunos de los sectores con mayores perspectivas de negocio a corto y medio plazo, según un interesante informe publicado por Expansión en los que se destacan 10 ámbitos de actuación que están a la espera de la aparición de empresas que se conviertan en una especie de referentes universales, al modo de Google o Facebook.

Uno de los ámbitos que se recoge en el informe es el denominado con un nombre tan sonoro y sugerente como el negocio de la inmortalidad, que no tiene nada que ver, obviamente, con la venta de la propia alma ni de la de nadie, cual Fausto redivivo,  sino con un nicho de mercado propiciado por el aumento de la esperanza de vida con calidad. Rebajemos, pues, un grado nuestras pretensiones y quedémonos en un modesto negocio de la longevidad, que no está nada mal.

La Comisión Europea alerta de forma especial a los estados miembros sobre los efectos del envejecimiento de la población pero al mismo tiempo llama la atención sobre las oportunidades de crecimiento económico asociadas al desarrollo de soluciones innovadoras para el sector de la salud en general y dirigidas al cuidado de las personas mayores en particular.

En 2030, el 20% de los habitantes de los países desarrollados será mayor de 65 años. El aumento de la esperanza de vida y las enfermedades crónicas ha hecho de los senior un mercado interesante de servicios como pueden ser las apps de estimulación cerebral o las redes sociales para evitar el aislamiento de las personas mayores, entre las  que Vincles BCN, reciente ganadora del llamado desafío de los alcaldes es un buen ejemplo.

El conocimiento profundo de cómo funciona nuestro cuerpo y de nuestro ADN nos proveerá de armas para prevenir enfermedades y mejorar nuestra calidad de vida. Un simple análisis de sangre permitirá la detección precoz del cáncer (Universal Diagnostics)  y una gota de saliva desvelará qué enfermedades somos propensos a desarrollar (GenePlanet).

La sanidad evolucionará, a corto plazo, desde un modelo de medicina curativa,  generalista y masiva, como el actual, hasta otro basado en la prevención y en los tratamientos personalizados, que será más eficiente y sostenible.

Emerge con fuerza la figura del e-paciente como persona comprometida con su salud y la de su familia, configurador de lo que se llama   el “entorno personal de salud” , una especie de carpeta de salud familiar que puede contener información sanitaria relevante o almacenar, en la nube,  pruebas médicas digitalizadas, tratamientos o registro de síntomas que pueden contribuir de forma apreciable a mejorar la salud del   entorno familiar, junto a otras actuaciones, como la participación en redes sociales sobre dolencias específicas.

En España se descargan cada día unos 4 millones de aplicaciones móviles. Este mismo año, se prevé que 500 millones de personas en el mundo habrán descargado una app de salud. Un tercio de los usuarios de smartphones en España tendrán instalada al menos una aplicación móvil de salud.

La proliferación de dispositivos móviles y la cada vez más extendida aceptación popular de los wearables (tecnologías del vestir) que convierte en sensores móviles a todos los portadores de estos dispositivos, las técnicas de big data, los propios desarrollos de tecnologías sanitarias, la nanotecnología, la genómica y la fabricación de órganos, vía impresión 3D y 4D, y el incipiente desarrollo de la web semántica dibujan un entorno futuro, cercano,  de medicina preventiva, predictiva y personalizada en la que los propios pacientes podrían incluso participar en el diagnóstico en aras de su propia longevidad.

 

 

Ver Post >
Compromiso urgente con la innovación

Es conocido el alegato de Churchill en el Parlamento de Inglaterra urgiendo a que se aceleraran sin más demora los preparativos bélicos ante la amenaza inminente de Alemania, país con el que acabó entrando en guerra al poco tiempo: “la era de la procrastinación, de las medias tintas se ha acabado, estamos entrando en el período de las consecuencias

Afortunadamente no estamos bajo la amenaza de ningún conflicto bélico pero sí que competimos con otras regiones que van muy por delante de nosotros en la consideración de la INNOVACIÓN -así con mayúsculas, para remarcar su caráceter holístico-  como elemento clave sobre el que fundamentar el crecimiento económico y el bienestar social.

La cruzada por la INNOVACIÓN no se dirige contra ningún enemigo externo del que defenderse ni al que atacar, ni siquiera al que vencer, sino que lleva implícita la lucha contra actitudes personales tan arraigadas (y tan difíciles de erradicar) como:

 

No quisiera parecer exagerado, cegado quizá por mis convicciones, pero considero que,  si no queremos entrar en el período de las consecuencias negativas para nuestra región, como decía Churchill,  es necesario concretar una apuesta estratégica global, decidida, sin más demora,  consensuada y liderada al máximo nivel político,  en pos del objetivo común de transformar a la Región de Murcia en una sociedad innovadora.

Hay en Murcia iniciativas innovadoras destacables,  talento y personas creativas, muchas de ellos del sector público, así como empresas de éxito, que están en el ánimo de todos y  campeones ocultos , más o menos conocidos, cuya experiencia podría servir de ejemplo y de inspiración para los jóvenes emprendedores.

Tengo la suerte de conocer a muchas personas que, respondiendo al tópico pero siempre recomendable reto kennedyano,  aplican desinteresadamente esfuerzos e ideas, en la medida de sus posibilidades,  aportando su granito de arena en la construcción de una región de vanguardia.

Todas ellas están deseando canalizar sus inquietudes participando en una orquesta regional innovadora en la que cada solista pudiera  perfeccionarse y brillar con luz propia pero dentro de una partitura común que pudiera motivar la creación continua de nuevas sinfonías.

La reciente jornada celebrada el 12 de mayo de 2015 en el Parque Científico bajo el ilustrativo y afortunado título de “Compromiso con la innovación en la Región de Murcia” contó con la participación de muchas de estas personas inquietas y generosas,  del prestigio de Fernando Martín o de  Víctor Meseguer , entre otros,  que realizaron sus valiosas aportaciones en las mesas de innovación pública, innovación social, territorios innovadores y TICs para la innovación que habían diseñado los coordinadores de la jornada, Catalina Guerrero, de la Universidad de Murcia,  y Julio Pedauyé e Ignacio Ballesta por parte de la Dirección General de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información, de cuya titular, Celia Martínez partió esta interesante iniciativa.


Nadie dice que el camino a la innovación sea fácil, incluso para las economías más saneadas. Hay quien piensa que los ricos invierten más en I+D porque tienen más recursos negando que sean más ricos como consecuencia de sus inversiones en I+D. Pero este tema será objeto de un post específico.

En innovación no hay caminos reales, atajos para faraones, como le sugirió Ptolomeo a Euclides para aprender geometría. Si ya es difícil innovar en el seno de una sola organización cuanto más lo será el reto de transformar una región entera.

Para ello  se requiere articular y poner en práctica estrategias regionales consensuadas, lo más prácticas posibles,  que perfeccionen la coordinación  de todos los actores y engranajes de la llamada cuádruple hélice: Administraciones, educación superior y centros de investigación, empresas y sociedad,  a la que algunos autores, añaden una quinta hélice: la de la educación preuniversitaria.

El mapa está diseñado, la dirección está clara, las ventajas a conseguir no se discuten, la experiencia de otros viajeros que van por delante nos puede ayudar a avanzar más rápido, no se requieren grandes inversiones, tenemos gente preparada y convencida,… ¡aceleremos el paso ya, todos juntos¡

 

Ver Post >
10 razones para crear una Agencia Regional de Investigación e Innovación

El propósito de este post es exponer,  a título orientativo, los objetivos genéricos y proyectos iniciales que podría abordar la Agencia Regional de Investigación e Innovación (AI2), de la que hemos venido hablando en los hilos anteriores, intentando justificar su creación.

 Recapitulando

 Las ideas fuerza y argumentos principales que hemos ido desplegando hasta ahora han sido los siguientes:

  1. La innovación requiere una visión holística, de conjunto, que supere los planteamientos puramente tecnológicos y económicos, que fomente  la conexión de sectores productivos diferentes y que implique a toda la sociedad en un proyecto global de transformación del modelo productivo. Un proyecto de región que debe tener la consideración de altamente estratégico, como recoge el Plan IRIS 2020.
  2. De la innovación como concepto único, aunque poliédrico,  surge la necesidad de disponer de un instrumento operativo que facilite el impulso y la coordinación de actuaciones innovadoras, la colaboración entre los agentes regionales de la I+D+i y la  divulgación de los conceptos relacionados con la innovación.
  3. Para mejorar el crecimiento económico  es fundamental perfeccionar los mecanismos de transferencia de conocimiento desde los centros donde se genera a los sectores productivos, con objeto de disponer de un sistema de innovación equilibrado.
  4. La educación,  la formación y la divulgación desempeñan un papel clave en este proceso puesto que finalmente las personas son las que innovan.
  5. Las Administraciones Públicas deben predicar con el ejemplo, transformándose en organizaciones  innovadoras.
  6. La innovación es un fenómeno de distancias cortas, puesto que la proximidad agiliza la transferencia de conocimiento. El entorno regional es el más adecuado para concentrar actuaciones locales pero siempre en estado de permanente vigilancia tecnológica, abiertos al conocimiento, a la colaboración  y a los avances  que provengan de fuera.
  7. Murcia es, quizá, la única región de España que no dispone de un instrumento de las características de esta AI2 que preconizamos. Aparte de los casos reseñados en anteriores posts, podemos añadir  el de Extremadura y el reciente anuncio de Valencia de crear una agencia específica dedicada a la innovación.
  8. En relación con estos esfuerzos integradores y de fertilización cruzada tan convenientes para florezca la innovación, también son reseñables los casos de cooperación entre centros tecnológicos, como Fedit, a nivel nacional, Eurecat, en Cataluña, y el de Coniun en Murcia.
  9. La ventaja que puede suponer el hecho de no ir en vanguardia es que nos permite estudiar y aprovechar la experiencia de otras regiones,  teniendo la oportunidad de avanzar muy rápidamente en nuestra propia vía a la innovación, en la que un factor diferencial con el resto puede ser el de incluir la apuesta específica por la innovación pública.
  10. El rendimiento de conjunto del sistema regional de innovación (SRI) es la clave del éxito de las políticas de I+D+i. Un SRI efectivo es un sistema compensado en la producción de conocimiento y su transferencia al sector productivo, así como entre las inversiones públicas y privadas en esta materia.

En definitiva, el concepto transversal de la innovación como palanca transformadora de la sociedad murciana requiere y justifica la puesta en marcha de una agencia regional ad hoc, la AI2, como instrumento práctico al servicio de los objetivos reseñados. Este organismo no tiene porqué crearse ex novo, sino que puede surgir de la redefinición e integración de organismos ya existentes y debe ser autofinanciable en gran parte.

 

Objetivos de la AI2

La AI2 tiene como objetivo fundamental impulsar una corriente innovadora en la sociedad murciana y facilitar la colaboración y el flujo de conocimiento entre todos los actores implicados en el Sistema Regional de Innovación.

 

Sus objetivos específicos, como instrumento catalizador  y aglutinador multidisciplinar en esta materia,  podrían ser los siguientes:

–        Difusión y sensibilización de actividades y conceptos  asociados a la cultura de la innovación.

–        Actuar como faro que esté atento a todo el conocimiento e innovaciones que se generan, dentro y fuera de la región, posibilitando  su divulgación masiva.

–        Facilitar la transferencia equilibrada de conocimiento desde  los centros que lo generan (oferta) a los sectores productivos (demanda)

–        Fomento de la colaboración público-privada en proyectos concretos

–        Propiciar el aumento de la tasa de intensidad de innovación y la inversión privada en materia de I+D+i. La UE considera que un sistema de innovación está equilibrado cuando la inversión pública es la tercera parte de la inversión privada.

–        Establecer relaciones con entidades innovadoras nacionales e internacionales

–        Crear espacios y foros prácticos de Intercambio de experiencias, ideas y recursos que contribuyan a que la sociedad y las empresas, sobre todo las Pymes visualicen las ventajas asociadas a la cultura de la innovación.

–        Colaborar con los agentes específicos, tanto públicos como privados,  en la formación y capacitación de personas en metodologías y actitudes innovadoras.

Algunos proyectos iniciales

Portal de la innovación, con secciones como:

• Atalaya de las mejores prácticas innovadoras tanto en el sector público como en el privado.

• Difusión de metodologías de la innovación, como DesignThinking o Lean Start-up.

  • Tendencias de futuro: Internet de las cosas, realidad aumentada, nanotecnología, impresión 3D, economía azul, etc

• Innovación Pública

• Innovación Social

  • Diseño e innovación

–  Club de la Innovación: foro de encuentro público-privado

Escuela de innovadores:colaboración con el sector privado en materias como

• Formación en metodologías de innovación

• Gestión del talento

• Trabajo colaborativo

–       Creación del Grupo de consultores en innovación pública de la CARM

 – Difusión y sensibilización: Blogs, redes sociales, newsletters, medios de comunicación, eventos, talleres, jornadas…

Comunidades de práctica: Modelo de ciudad innovadora, Gobierno Abierto, Open Data, Big Data, nuevo paradigma educativo, soberanía alimentaria, sostenibilidad del Estado del Bienestar, la sanidad del siglo XXI, etc

 

Ver Post >
Newton y la innovación, la proximidad importa

Innovación llama a más innovación

Abiertos al mundo en todo momento, pero concentrando actuaciones locales. La  innovación es un fenómeno de proximidad. En opinión de un experto como Xavier Ferrás, la capacidad innovadora parece obedecer a la Ley de Newton siendo inversamente proporcional al cuadrado de la distancia a los núcleos innovadores. Otra ley, menos conocida como tal, quizá porque no se puede considerar científica, aunque forma parte del acervo popular, es  la llamada “Ley de Atracción”.

 Expresiones como “dinero llama a dinero” o “los males nunca vienen solos” serían ejemplos de esta “ley”, según la cual uno atrae a su vida aquello en lo que pone especial énfasis y energía, para bien o para mal.  Aplicada en sentido positivo, es comúnmente aceptado que “talento atrae a talento”,  como la historia ha demostrado,  véase  el efecto Médici,o como preconizan modernas teorías, como las del economista Richard Florida y sus clases creativas.

Abunda Ferrás en su artículo en que la eficiencia del proceso innovador se incrementa exponencialmente cuando se producen fenómenos de concentración”, fruto de las sinergias que propician los ecosistemas locales en base a la confluencia de las fuerzasde atracción,  de interacción, de anticipación y también de estimulante rivalidad que se dan en los entornos de proximidad.

 Las Agencias Regionales de Innovación

Desde el convencimiento de que el ámbito regional es el adecuado para construir sistemas de innovación efectivos, la OCDE resalta la importancia de considerar la innovación, en sentido amplio,  como una prioridad estratégica para las regiones, muchas de las cuales han creado sus propias agencias específicas (RIAs), dedicadas monográficamente a promover, aglutinar y convertirse en punto de encuentro y de referencia regional en esta materia.

 En el post anterior hablaba de Innobasque, asociación sin ánimo de lucro,  como un posible modelo a seguir, por su consideración holística de la innovación, como concepto transversal e inclusivo, abierto a la colaboración público-privada. Recordemos el objetivo fundamental de la Agencia vasca de innovación: “Impulsar, dinamizar y monitorizar el proceso de transformación de Euskadi hacia una sociedad innovadora en todos los ámbitos”.

Otra fuente de ideas interesantes, aunque no se trate, en sentido estricto, de una Agencia regional de Innovación, sería la Fundación Moderna, del Gobierno de Navarra, que incluye, dentro de su Plan Estratégico, como factor transversal, junto al de la I+D+i, la apuesta por una “Administración Pública, innovadora,  que sea un modelo de eficiencia y un factor relevante de competitividad”.

La Fundación Riojana para la Innovación fue creada en 2010, como proyecto colectivo,  con el ánimo de “difundir la cultura de la innovación como clave para el desarrollo social y económico de La Rioja”. La Agencia Gallega de Innovación, como organismo público que sustituye a la anterior Dirección General de Investigación, Desarrollo e Innovación, se pone en marcha bajo la premisa de “contar con la necesaria implicación y colaboración de todos los agentes del Sistema Gallego de I+D+I, en un contexto de innovación abierta,apoyando e impulsando el crecimiento y la competitividad de las empresas, fomentando y vertebrando las políticas de innovación en las administraciones públicas gallegas”

 ¿Y en Murcia qué?

En Murcia, como en todas las regiones del mundo desarrollado, no partimos de cero en esta materia, pero tenemos el reto, no sólo de “orientar todos los fotones en fase” sino de generar nuevas fuentes innovadoras – como las relativas a la innovación pública y a la social –  fruto del trabajo colectivo e integrador que es preciso abordar de forma decidida y urgente, si de verdad nos creemos que sin innovación no hay futuro.

 En efecto, la Dirección General de Investigación e Innovación, detenta las competencias en materia de fomento, coordinación y seguimiento de la política científica, de la investigación y de la innovación. Asimismo, coordina a la Fundación Séneca(Agencia de Ciencia y Tecnología), y ahora también a la Fundación Integra, tras asumir recientemente las competencias de Sociedad de la Información.

Dentro de la misma Consejería de Industria, Turismo, Empresa e Innovación, el Instituto de Fomentotiene una división de Innovación que “ofrece a las empresas de la Región de Murcia ayuda y asesoramiento para implantar un sistema de gestión de la innovación.  Igualmente existe una red de centros tecnológicos que ofrecen apoyo en distintas áreas de la empresa, de servicios de transferencia tecnológica y de asesoramiento para que las empresas protejan sus diseños, marcas, desarrollos e invenciones, tanto a nivel nacional como internacional”.

En el ámbito sanitario brilla con luz propia la Fundación para la Formación e Investigación Sanitarias, FFIS (Juan Pedro Serna, ha realizado, en mi opinión, una magnífica labor), cuyo objeto es la gestión del conocimiento, investigación y gestión de proyectos de innovación en el ámbito biosanitario”

 

  Imagen de:

http://www.quali-man.com/innovar-con-el-modelo-de-la-cuadruple-helice

Existen en la Región otros agentes de I+D+i, como centros de investigación, centros tecnológicos, parques científico y tecnológicos, Universidades y otros actores,  que se pueden considerar como “clásicos” dentro de los ecosistemas innovadores cuyos mecanismos de colaboración son mejorables.

Respetando el ámbito de especialización de cada agente sería recomendable que se estudiara la posible compartición de conocimientos, recursos y tecnologías entre ellos por cuestiones de eficiencia y porque la confluencia de diversas áreas de conocimiento, la hibridación,  es  tierra fértil para que florezcan las innovaciones.

En mi opinión, la existencia de un punto único de referencia, una especie de hub, en materia de innovación, fomentaría la colaboración entre los agentes regionales  implicados en la I+D+i, facilitaría la cooperación con otras entidades similares nacionales e internacionales y reforzaría la visibilidad de la potencia transformadora de la innovación para la sociedad en general.

Con la propuesta de creación de una Agencia Regional de Investigación e Innovación (AI2), recogida en el Plan Estratégico de la Región de Murcia (Plan IRIS 2020), se pretende disponer de un instrumento operativo, auspiciado y promovido por la CARM, pero abierto a la participación privada, al modo de Innobasque,  que impulse el proceso de transformación de la Región de Murcia en una sociedad innovadora.

La AI2 no tiene por qué implicar la creación de un organismo nuevo ni suponer ninguna carga adicional para la Administración Regional. Al contrario, podría surgir, como se sugiere en el Plan IRIS 2020, en su recomendación 3.1.2, de la posible fusión y posterior adaptación y apertura al sector privado de organismos existentes, como las Fundaciones Integra, Séneca y FFIS. En el próximo post completaremos los objetivos concretos y proyectos iniciales que podría abordar la AI2.

Ver Post >
Sobre el autor Juan José Ríos
Si tuviera que definirme en pocas palabras diría que me considero catalizador, promotor de cambios. Dentro de un espíritu inquieto y de sana rebeldía, me gusta definir las actuaciones dentro de un marco que las dote de coherencia. Me importa mucho el entendimiento personal. Mi mundo, hasta los 26 años, se ceñía exclusivamente al ámbito educativo. Estudié Matemáticas y la salida inmediata era la enseñanza. Nunca pensé que podría dedicarme a algo diferente. Me tocó vivir la eclosión de los ordenadores personales de la década de los 80. Empezaron a dotarse los centros educativos de PC ́s. Fui uno de los profesores de Informática de este primera ola. En esta época, junto a un amigo, adquirí mi primer ordenador personal (carísimo) para uso empresarial. Empecé a conocer el mundo de la empresa. En la década de los 90, me cautivó el Informe Bangemann, como marco inspirador de la Sociedad de la Información. De la mano de Juan Bernal, Consejero de Economía y Hacienda, fui Director General de Informática de la Comunidad de Murcia. Fue una etapa apasionante y creativa donde abordamos proyectos como la Red Corporativa de Banda Ancha, la adaptación al euro y el año 2000, la implantación de SAP o la realización de uno de los primeros proyectos de ciudad digital de nuestro país (Ciezanet). Compaginé, durante muchos años, la docencia con el desempeño de puestos de responsabilidad en empresas regionales del sector TIC. En 2009, como profesor, puse en marcha un proyecto innovador cuyo objetivo fundamental era comprometer a los padres en la mejora del rendimiento educativo de sus hijos (proyecto COMPAH). Empecé a familiarizarme con el mundo 2.0 y a emplear estos recursos en mis clases. Como admirador de Morris Kline, soy un amante de las aplicaciones de las Matemáticas al mundo real como elemento motivador de su estudio por parte de los alumnos. Mi primer contacto con las metodologías de la innovación (Design Thinking) se produjo en 2010, de la mano de un consultor, Xavi Camps, que me hizo ver que la creatividad y la innovación son la base de la prosperidad de las organizaciones y que estos atributos se pueden entrenar y perfeccionar. Desde entonces, soy un apasionado de la innovación como concepto transversal. Creo profundamente en la innovación pública. Las instituciones no pueden seguir funcionando casi como en el siglo XIX. Deben transformarse, en el contexto del paradigma de Gobierno Abierto, para convertirse en organizaciones centradas en los ciudadanos, transparentes, sostenibles, eficientes, ligeras y facilitadoras de la actividad empresarial y de la creación de empleo de la mano de iniciativas como el Open Data. Como ciudadano me preocupa especialmente la sostenibilidad de la sanidad pública, y de las pensiones, ahora que voy viendo cada vez más de cerca la edad de la jubilación. No sé contar chistes pero me divierte el humor surrealista y los juegos de palabras, que a menudo sufren familiares y amigos. He trabajado como asesor de innovación en la CARM (2012-2016). Actualmente he vuelto a mis clases en el IES Alfonso X El Sabio y participo en un proyecto empresarial.

Últimos Comentarios

JuanjoRios 31-01-2017 | 18:26 en:
La 35ª prioridad
The Truth 18-01-2017 | 19:47 en:
La 35ª prioridad

Etiquetas

Otros Blogs de Autor