La Verdad
img
Categoría: Uncategorized
Liderazgo y megatendencias para 2018

“La inteligencia artificial será más importante para la Humanidad que el descubrimiento del fuego o la electricidad”.

Esta rotunda afirmación es de Sundar Pichai, Director ejecutivo de Google, una compañía, inicialmente de software que no para de reinventarse.

Ahora, para reforzar su apuesta por el hardware, acaba de sumar 2.000 ingenieros a su plantilla, tras adquirir una parte de HTC, el fabricante taiwanés de teléfonos inteligentes.

Convertir lo imposible en realidad es el objetivo fundamental de la X-Factoryla fábrica de innovaciones disruptivas de Google.

Los criterios básicos que rigen esta factoría de  proyectos  especiales, tipo moonshot son altamente motivadores para el equipo multidisciplinar seleccionado por Google con esta misión.

  1. Ninguna idea se descarta, en principio, aunque pudiera rayar la ciencia ficción.
  2. Los proyectos de investigación deben estar orientados a solucionar problemas que afecten a millones de personas.
  3. Tienen que aportar una solución radical, disruptiva, con potencial de revolucionar el mundo, como la del  coche autónomo, por ejemplo.

 

proyecto-loon-somormujo

Obviamente, no todas las empresas tienen el potencial financiero de Google y de otras compañías líderes mundiales, pero conocer sus proyectos, su cultura, sus movimientos, el tipo de gente que componen sus equipos,  su estilo de liderazgo, puede ser de gran utilidad para todas las organizaciones, de cualquier tamaño y sector de actividad.

En un escenario tan cambiante, hoy más que nunca, los directivos  actuales deben sentirse en la obligación de estar atentos a las llamadas megatendencias tecnológicas por los efectos que pueden inducir en la sociedad, y por tanto en sus negocios.

Con este objeto, la Fundación Bankinter ha elaborado un interesante informe sobre modelos de negocio disruptivos basados en los avances tecnológicos que los propician: Inteligencia Artificial, Robótica, Internet de las cosas, los drones, la realidad virtual y aumentada, la impresión 3D y el blockchain.

 Estos nuevos modelos de negocio se clasifican en cuatro grandes apartados:
  • Digitalización corporativa: La transformación digital debe ser un objetivo estratégico transversal que impregne a todos los departamentos y procesos de las empresas desde una óptica innovadora, centrada en los clientes y no en sus procedimientos internos.

 

  • La economía de plataformas: Economía colaborativa (tipo AirBnb -alojamiento entre particulares- o BlaBlaCar -transporte privado compartido).  Economía bajo demanda (como los servicios de comida de restaurantes a domicilio o de microtareas asociadas a las clásicas “chapuzas” caseras).  Economía de acceso, que fomenta el acceso a los bienes frente a su propiedad (tipo coches de uso compartido como  Car2go). Economía gig (trabajo esporádico, en modo freelance)

 

  • El modelo descentralizado: La tecnología Blockchain posibilita las relaciones P2P (de persona a persona) sin intermediarios, con todas las garantías de identidad, privacidad y seguridad en las transacciones. Una auténtica innovación disruptiva de aplicación a múltiples sectores.
  • La economía pop-up y de mercados superfluidos: Las tiendas pop-up suponen una especie de reinvención de la venta ambulante, animada a través de redes sociales. Por otra parte, Internet permite agilizar y propiciar extraordinariamente la realización de negocios, haciendo mucho más fluidos mercados tradicionalmente inaccesibles.

 

La convergencia de tecnologías disruptivas y los nuevos modelos de negocio derivados de su aplicación ofrecen oportunidades para las empresas, las regiones y los países que vayan en vanguardia.

En este contexto, se necesitan líderes diferentes, tanto en el sector público como en el privado, que vayan siempre por delante: “personas humildes y adaptables, que asumen que el cambio es constante; líderes visionarios, que tienen un sentido claro de la dirección a largo y a corto plazo , que siguen con interés las tendencias emergentes, escaneando constantemente ámbitos internos y externos para detectar oportunidades y amenazas; toman decisiones informadas y las ejecutan de forma rápida, a menudo valorando la velocidad sobre la perfección”.

Hoy no basta con ser un buen gestor, ni siquiera con apuntar en la buena dirección, aunque esto ya sería un logro no despreciable. Se necesitan líderes que anticipen el futuro.

Y gobernantes con conocimiento de causa.

 

 

Artículos relacionados:

Gobernar con conocimiento de causa.

El abogado del diablo

El transporte terrestre del futuro

 

 

Ver Post >
Salud, dinero y amor

En estas fechas, infinidad de personas nos hemos cruzado mutuos deseos de ser felices. Pero, ¿sabríamos definir el concepto de felicidad? Item más, ¿sabemos que hay métodos para medirla científicamente? ¿Conocemos en qué consiste la economía de la felicidad?
Como decía una canción de mi adolescencia, tres cosas hay en la vida: salud, dinero (el mundo del trabajo y de la economía) y amor (los afectos, en general), sabio resumen práctico de las tres dimensiones que popularmente le asignamos a la felicidad, y por ese orden de importancia.
Los filósofos, desde la más remota antigüedad,  fueron los primeros pensadores en ocuparse de esta aspiración universal de los humanos de todos los tiempos.

Sin ánimo de ser exhaustivo, aquí van algunas de sus reflexiones, nada sorprendentes por cierto, la mayoría de ellas:

  • Para ser feliz es preciso disponer de un alma sana en un cuerpo saludable, en armonía con la naturaleza.
  • La felicidad se consigue cuando coinciden la vida proyectada con la vida efectiva.
  • Llevar una vida sin angustias, atenta a las cosas, a disfrutar de la fortuna pero sin dejarse llevar por ellas ni hundirse con los reveses que se puedan sufrir.
  • Una mente adaptable a la época (Esto lo dijo Séneca, ¡hace dos mil años!)
  • L felicidad que sentimos es directamente proporcional a la cantidad de tiempo que pasamos ocupados en actividades que nos agradan tanto que  absorben completamente nuestra atención (Ortega y Gasset)

 

ortega-y-gasset_felicidad

Más recientemente, han entrado en escena los psicólogos. En este colectivo brilla con luz propia Mihaly Csikszentmihalyi, catedrático de Neurociencias de la Universidad de Stanford, aunque no consta la influencia de nuestro Ortega y Gasset en su obra.

En una charla TED: El flujo, el secreto de la felicidad, Mihaly resume de forma amena su conocida teoría del flujo, según la cual,  el trabajo es más idóneo que el ocio  para alcanzar un estado que se puede identificar como de felicidad.

En su estudio, no apto para vagos, analiza el estado de éxtasis, que trasciende la propia realidad existencial, en el que parece que el tiempo se detiene y que acompaña con frecuencia a la inspiración creativa, tan relacionada con el mundo de la innovación.

Otros psicólogos han ideado métodos para medir la felicidad de la gente. Es el caso de Daniel Kahneman, el premio Nobel de Economía en 2002,  con su MRD (Método de Reconstrucción del Día), que consiste en recrear la jornada de una persona pidiéndole que valore cada situación vivida.

formula-felicidad

Los matemáticos no íbamos a ir a la zaga en esta materia. Que yo sepa se han acuñado dos fórmulas que predicen el grado de felicidad de una persona en un momento determinado.

Una de ellas, la del gráfico de arriba, es función de las expectativas de un individuo y tiene en cuenta sus sentimientos de envidia y de culpa.

La segunda tiene una curiosa peculiaridad: no  contempla la salud, ni el dinero ni el amor. Fue creada por un exdirectivo de Google que perdió a su hijo en una operación quirúrgica.

Por último, pero no menos importante, economistas y psicólogos han acuñado el concepto de economía de la felicidad, una tecnología social que emerge con el objeto de mejorar el bienestar de todos los ciudadanos en armonía con la naturaleza y con su propia esencia como persona.

Parece cada vez más evidente la insostenibilidad medioambiental y las desigualdades que puede propiciar el desarrollo tecnológico. Es preciso, en un marco ético, supeditar la economía al individuo y a la naturaleza y no al revés.

De ahí la necesidad de establecer indicadores más adecuados que los que sólo miden la riqueza de las naciones, como el PIB.

El PIB refleja la riqueza material de un país pero es un pobre indicador de desarrollo humano, y por tanto de felicidad porque no recoge los factores que determinan calidad de vida de los ciudadanos.

Una vez cubiertas las necesidades básicas, existen otros elementos que son tan importantes o más que el dinero, como pueden ser la salud, las relaciones sociales (familia, amigos),  un trabajo gratificante, un entorno físico agradable, el acceso a la cultura, …

Bután, un pequeño reino de apenas 700.000 habitantes, de renta per cápita media-baja, situado entre la India y China, fue, hace 50 años ya,  el país inspirador del concepto de Felicidad Nacional Bruta (FNB)  como alternativa al PIB.

 La filosofía de la FNB tiene como objetivo fundamental humanizar la economía desde un punto de vista integral y colectivo, buscando el bienestar general, la solidaridad y la cohesión de la sociedad teniendo en cuenta no sólo las necesidades materiales de los ciudadanos sino también las espirituales, culturales y sociales.

Partiendo de la base de que los países más ricos no son necesariamente los más felices, se pretende establecer, en definitiva, el progreso equilibrado de un país o región, inteligente (basado en la innovación), sostenible  (que respete el medio ambiente) e inclusivo (que reduzca las desigualdades)  como objetivo fundamental de las políticas públicas.

La felicidad de una nación puede medirse por medio del Happy Planet Index, un indicador según el cual  España ocupa el puesto 15º entre los 140 países analizados por la  New Economics Foundation (NEF) , un grupo de economistas británicos que crearon el HPI en 2009.

“El foco ya no está en la herencia industrial de producir para consumir, sino en crear para ser feliz.

El talento libre y motivado por un propósito superior es la clave para la construcción de auténticas economías del conocimiento, creativas y humanas, generadoras de prosperidad compartida.

Solo en este nuevo mundo la economía de la felicidad es posible”

(Economía de la felicidad,  magnífico libro de Josep Coll y Xavier Ferrás que me ha servido de inspiración)

 

Artículos y enlaces relacionados

 

Ver Post >
8 sabios consejos para sobrevivir en la era digital

Obviamente el sabio no soy yo, sino alguien que acaba de ser reconocido como tal por el Gobierno español,  siendo ya una autoridad consolidada en el ámbito de la economía digital desde hace muchos años, en su doble vertiente, académica y empresarial.

Se trata de Andrés Pedreño Muñoz, un visionario murciano,  que ha sido elegido por el Ministerio de Energía, Turismo y Agencia Digital para formar parte del selecto comité de sabios encargado de elaborar “El Libro Blanco sobre la Inteligencia Artificial” de nuestro país.

La semana pasada tuvimos la inusual oportunidad de disfrutar de su presencia en Murcia dos días consecutivos, en sendos actos:  uno de ellos, Conecta2, que organiza anualmente La Verdad.

El otro, en un foro más reducido, en el que la UCAM, trimestralmente, suele invitar a una personalidad destacada del mundo de la economía para compartir reflexiones con un grupo de empresarios interesados en la transformación digital.

andres-pedren%cc%83o-mun%cc%83oz

En esta charla-coloquio organizada por el Instituto Tecnológico de Murcia tuve la oportunidad de escuchar de primera mano las siempre interesantes aportaciones y consejos del sabio Andrés Pedreño.

A continuación, paso a compartir sus recomendaciones, de forma muy resumida, complementadas con algunas observaciones y enlaces personales, con la idea de ampliar, de forma opcional y prescindible, la información sobre determinados conceptos.

1No planifiques a largo plazo y pivota en el corto.  Intenta innovar en cada punto de contacto con el cliente, ofrece una visión integrada de tus servicios y ten la capacidad de adaptación y la flexibilidad necesarias para cambiar de rumbo según lo impongan las circunstancias.

lienzo-lean-canvas-de-ash-maurya-800x524

 

2.  Think big, Start small, Move fast.

Piensa en grande, aspira a lo máximo, en tus proyectos de innovación, pero empieza en “pequeño”, dando pasos cortos, con filosofía low-cost, de forma controlada, consiguiendo pronto resultados esperanzadores, que animan a seguir y a plantearse mayores metas sin que decaiga el interés por el objetivo o el reto principal planteado.

 

3. Observa con inteligencia lo que te afecta.

En un mundo VUCA La vigilancia tecnológica es más necesaria que nunca. Hay que desarrollar habilidades y encontrar el tiempo para conjugar la explotación del día a día con la exploración del futuro, con el análisis atento de las megatendencias tecnológicas y de consumo que pueden cambiar las reglas del juego de los negocios de forma inesperada.

Con esta finalidad prospectiva, Andrés Pedreño ha creado dos interesantes observatorios específicos que conviene seguir fielmente: el de fintech (bitcoin, blockchain, banca,…) , con la colaboración de Google y el de Inteligencia Artificial.

 

4. Redes de colaboración – Networking

La innovación es un fenómeno de distancias cortas. Aprovecha tu entorno cercano para hacer networking, establecer sinergias, colaborar y compartir experiencias.

Andrés Pedreño es el Presidente de Alicantec, una asociación sin ánimo de lucro cuyo objetivo es promover la economía digital en Alicante y provincias limítrofes.

En Murcia es digna de aplauso la reciente creación de la Fundación Isaac Peral, espacio de colaboración público-privada impulsada por el Instituto de Fomento con objeto de promover el desarrollo tecnológico e industrial de nuestra Región.

Asimismo, se encuentra en avanzado estado de gestación otra iniciativa de un grupo de entusiastas profesionales murcianos que pretende contribuir a mentalizar a la sociedad regional de que sin innovación no hay futuro, desde un concepto humanista, basado en las personas, que somos realmente los grandes actores y receptores de la cultura de la innovación.

Ni qué decir tiene, que este “Club de Innovadores” nace con la vocación de poner foco en la construcción de una sociedad murciana innovadora, pero siempre abierto a establecer sinergias con Alicantec, con la Fundación Isaac Peral y con todo tipo de entidades e instituciones que tengan objetivos similares o complementarios.

 

5. Obsesión con la Inteligencia Artificial y los datos. 

Las empresas del futuro inminente serán empresas de datos. Todo lo automatizable será digitalizado. La transformación digital es una condición necesaria para sobrevivir pero, en opinión de Pedreño: “El Big Data sin Inteligencia Artificial es basura digital” . 

La inteligencia artificial (IA) es una innovación disruptiva que tiene el potencial de duplicar las tasas de crecimiento económico anual de las economías avanzadas e incrementar la productividad laboral en un 40% en 10 años. Se convertirá así en el principal motor de desarrollo económico.

En estos momento, USA es el país hegemónico en IA, con una inversión de unos 18.000 millones de dólares en los últimos 4 años, pero China está emergiendo con una fuerza inusitada, marcándose el objetivo de convertirse en el año 2030 en el líder mundial en esta materia.

 

6. Identifica, desarrolla, retén y capta talento. La educación del futuro.

La tecnología es condición necesaria pero no suficiente. La clave son las personas. Hay que fomentar la creatividad y el talento desde la más tierna infancia.

Se imponen cambios drásticos hacia una educación más personalizada, introduciendo metodologías como el design thinking, la flipped classroom o el pensamiento computacional, con objeto de adelantarse a las necesidades crecientes de las empresas en especialidades como Big Data, IA o Internet de las cosas.

Por parte de las organizaciones se impone una política de personal que promueva la captación y retención del talento.

 

7. Moderniza tu relación con el usuario /cliente. 

Es fundamental situar al cliente en el centro de nuestras actuaciones, sorprendiéndole con nuevos servicios y productos inteligentes, personalizados, introduciendo nuevas formas de comunicación y de marketing como están posibilitando los chatbots

chatbot

8. Mide tus posibilidades con los grandes tecnológicos

“Las grandes compañías de referencia son tecnológicas: Google, Appel, Microsoft, Facebook, Amazon,…que son las que marcan el rumbo de la economía digital, afectando transversalmente a todos los sectores de actividad y generando un nuevo tejido económico disruptivo con un apellido fijo, tech:  fintech, protech, agrotech, foodtech, traveltech edtech, edutech…”

Es necesario, pues, estar muy atentos a los movimientos de estos gigantes tecnológicos que te pueden afectar a tu negocio de un día para otro “en términos de los propios productos y servicios ya existentes, sus precios, la distribución, la cualificación del trabajo, los medios de pago…  “

Finalmente, el ex-Rector de la Universidad de Alicante dedicó unos minutos a hablar sobre “La medicina personalizada” (Big Data e IA, cirugía robótica, robot advisors, wearables  y telemonitorización, prevención, genómica, biotecnología,…), un sector con un mercado potencial de 500 billones de dólares.

En este ámbito citó brevemente una iniciativa murciana en la que participa, y en la que también colaboro, liderada por el divulgador médico Juan Madrid, Salud 1.

 

Ver Post >
A innovar se aprende innovando

Es humano sentir cierta decepción, enfado o incluso ansiedad, ante la falta de respuesta a una llamada o a un mensaje.

Todos, en alguna ocasión, de manera más o menos consciente o justificada, hemos podido causar estos sentimientos o haberlos sufrido.

El coach Marty Nemko recomienda tomarse con calma las emociones negativas que nos suscitan estas teóricas descortesías.

El profesor Tim Ferriss aconsejaba  a sus alumnos que hicieran cada día “algo que les diera un poco de miedo”, como por ejemplo contactar con personas importantes a través del correo electrónico. Muchos lo conseguían de forma relativamente fácil.

Ignoro si siguiendo esas pautas resultará sencillo acceder al propio Ferriss. Yo no las había leído cuando, hace varios años,  le envié un correo a María Beunza interesándome por la Agencia Navarra de Innovación, obteniendo una respuesta inmediata.

Desde entonces, aunque sólo nos hemos visto una vez, aquí en Murcia, mantenemos un contacto continuo a través de las redes sociales, fluido e instantáneo.

Viene a cuento esta introducción porque conectar con personas y organizaciones externas es una de las recomendaciones que recogen María Beunza y Belén Goñi, socias de la consultora  Happeninnen su último libro “A innovar se aprende innovando” .

 

a-innovar-se-aprende-innovando

Hace tiempo que sigo la trayectoria de María y de Belén, tanto monta monta tanto, por la brillantez y la calidad de sus trabajos, que alcanzan su punto culminante, de momento, con esta publicación que utiliza la afortunada metáfora de considerar a una empresa como una nave espacial que navega por la galaxia, en gran parte inexplorada, que es el mundo VUCA actual.

Se trata de una guía práctica diseñada para ayudar a innovar a las empresas “normales”, que son la inmensa mayoría,  en su proceso de transformación en organizaciones AFABLES, ágiles, flexibles, abiertas y rentables.

El libro está escrito en lenguaje muy claro y didáctico, usando muchos ejemplos, recogiendo la bibliografía y enlaces precisos, reflejo de la amplia experiencia profesional y docente de las autoras, hasta el punto de que bien podría ser utilizado, en mi opinión, como texto de referencia para formar tanto a profesores como a jóvenes en los conceptos básicos de la innovación.

Para finalizar, destacaré, en formato tweet, los mensajes que considero más relevantes de esta guía, imprescindible para facilitar a todas las organizaciones el incierto viaje hacia la innovación.

  1. Innovar está al alcance de empresas de cualquier tamaño. El gran reto es combinar el día a día con la exploración del futuro. Mejorar lo que siempre se ha hecho ya no es una opción duradera.
  2. La innovación es una cuestión personal. Cada uno de nosotros podemos ser el mayor facilitador o el principal obstáculo para innovar, sobre todo los jefes.
  3. Las compañías innovadoras suelen estar dirigidas por líderes innovadores. Para que la innovación no sea flor de un día debe formar parte de la estrategia de la empresa.
  4.  La creatividad es la materia prima de la innovación y se puede entrenar. Contratad a gente con potencial innovador. Rotad al personal en sus funciones en la medida de lo posible para evitar que se desmotiven haciendo siempre lo mismo.
  5. La vigilancia tecnológica, competitiva, comercial y del entorno es fundamental para saber qué pasa en la “galaxia”.  No basta con adaptarse, hay que intentar adelantarse.
  6. Orientar la innovación a las necesidades del cliente. Preguntaos continuamente cuál es vuestra propuesta de valor diferencial. La posventa debe ser más proactiva que nunca.
  7. Hay que definir objetivos concretos y medir los resultados. La cultura innovadora es diferente de la cultura de la calidad y se puede valorar.
  8. La “amputación creativa”: forma muy potente y original de generar oportunidades para innovar. Lista las circunstancias que te obligarían a cerrar tu empresa y actúa sobre ellas.

 

Artículos relacionados:

Cómo mejorar nuestra creatividad

El abogado del diablo

La cultura de la innovación

Innovar en tiempos líquidos

Ver Post >
Camino de la inmortalidad

Con cierta frecuencia se escuchan expresiones como éstas: “si le hubieran detectado a tiempo la enfermedad. Si el tratamiento hubiera sido el correcto. Si no hubiera ocurrido en agosto…”.

Para el 2045 está anunciada la muerte de la muerte, el hombre será inmortal, pero de momento, sólo en Estados Unidos, se estima que mueren 45.000 personas al año debido a errores de diagnóstico, tantas como las producidas por el cáncer de mama.

En España no existen registros de este tipo pero, con toda seguridad, fallecen anualmente también muchas personas como consecuencia de errores humanos y demoras en las pruebas clínicas.

Sobre los médicos recae la enorme responsabilidad de acertar con nuestras dolencias,  en una breve consulta  (6 minutos de media es el objetivo para el año próximo en Murcia) en el caso de la Atención Primaria, la puerta de entrada a los sistemas públicos de salud.

Para un profesional sanitario cada vez resulta más difícil estar al día de los últimos avances cuando cada 5 años se duplica el conocimiento científico en el ámbito de la Medicina.  Por citar un ejemplo, sólo en el campo de las enfermedades coronarias se publican unos 5.000 artículos anuales.

Sin embargo,  las mismas tecnologías que permiten extender nuevo conocimiento de forma exponencial hasta límites inabordables por la mente humana, hacen posible procesar, en unos segundos, enormes volúmenes de datos convirtiéndose así en un poderoso instrumento de ayuda a las decisiones que deben tomar los facultativos, a los que les puede llegar a facilitar hasta el 80% de sus actividades cotidianas.

Las últimas investigaciones de Google o IBM, con su proyecto WATSON de computación cognitiva, han probado que un ordenador puede diagnosticar la retinopatia diabética o el cáncer de mama con la misma fiabilidad que un médico, al que puede proveer de informaciones muy valiosas sobre la evolución de las enfermedades y de los tratamientos, no sólo de sus propios pacientes sino también de los de sus colegas.

 Estamos en los albores de una medicina de alta precisión como resultado de la aplicación de técnicas de Big Data, de Inteligencia Artificial, de conocimiento cognitivo y de impresión 3D.

En los casos más complejos, se facilita enormemente la posibilidad de no depender del criterio de un sólo especialista, aprovechando, en tiempo real,  y evitando que se pierda la experiencia atesorada, en soporte digital, por los mejores galenos del mundo.

El médico puede disponer, en 15 segundos, de una ayuda inestimable basada en las modernas técnicas de análisis de datos y de lingüistica computacional  que posibilitan extraer correlaciones y hacer predicciones imposibles de realizar por la mente humana, interpretando y modelizando el lenguaje natural en el que  se redactan las historias clínicas.

Vuelve a resurgir, en sentido metafórico, corregido y ampliado, la inteligencia colectiva de las “juntas de médicos” que sólo las personas más pudientes podían permitirse, no hace tantos años, ante la presencia de una patología grave.

junta-de-medicos

Aunque en España no se suelen solicitar,  “las segundas opiniones son cruciales en los casos de cáncer que van mal,” asegura Miguel Martín, reconocido experto en tumores de mama, actual Presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica.

El conocimiento médico digitalizado es, pues, un poderoso instrumento de prevención y cuidado de la salud,  que se puede compartir de forma instantánea, generalizada, ubicua y también económica.

Los costes de los sistemas públicos de salud son enormes, en un contexto de envejecimiento y aumento de los enfermos crónicos. McKinsey estima que las técnicas de Big Data  pueden generar ahorros de 250.000 M€ en el sector público.

Las dos terceras partes de esta descomunal cifra se estiman en la reducción de gastos innecesarios en el cuidado de los pacientes, pero no son despreciables los relativos a la gestión y administración de centros de salud y hospitales.

De hecho, en la Digital Health Summit de 2013, los expertos concluyeron que no hay otra salida posible para prevenir la quiebra de los sistemas públicos de salud de los paises occidentales que aplicar las tecnologías de Big Data, de Internet de las cosas y de Inteligencia Artificial (IA).

Invitado por la Consejeria de Sanidad, sobre estos temas nos ilustró en Murcia, hace unos meses, el neurólogo y experto en Big Data, Nacho Medrano, de ascendencia murciana, brillante orador, con un dominio de la escena impropio de su juventud.

No en vano puede presumir de haber sido uno de los escasos científicos españoles becado por la Universidad de la Singularidad, precisamente la institución que ha predicho la inmortalidad en 2045.

Suya es la frase:“El hospital más importante va a estar en Internet, no va a ser un espacio fisico”

 

 

Ver Post >
¿Superará la biotecnología al turismo?

Cristina, la hija de unos íntimos amigos acaba de superar con éxito una delicada intervención quirúrgica.

Una arriesgada circunstancia, con final feliz, que he seguido con la lógica preocupación, y que ha acentuado mi especial interés por la biotecnología aplicada al ámbito de la salud.
Este caso ha sido ampliamente recogido por los medios de comunicación por lo que no abundaré en los pormenores médicos del mismo.
Simplemente remarcar que se ha tratado de una intervención pionera en España, ya que sólo 6 pacientes, de otros países, habían recibido antes esta válvula cardíaca de origen biológico que le ha implantado a Cristina el doctor murciano Sergio Cánovas, Jefe del Servicio de Cirugía Cardiovascular del Hospital Virgen de la Arrixaca.
estenosis-aorticavalvula-inspiris
La juventud, las ganas de vivir,  la fortaleza física y mental de la paciente y el apoyo de su familia han sido factores importantes que han contribuido al éxito de la operación, pero los avances científicos y la pericia de un cirujano innovador como el Dr. Cánovas han resultado, sin duda, elementos decisivos.
Una de las definiciones de innovación menos académicas pero más coloquiales y contundentes que conozco  es que innovar es generar y aplicar buenas ideas que funcionan.
Ideas que generan las personas, fruto de su creatividad y de su conocimiento, también de su perseverancia; que funcionan, es decir, que aportan valor, no necesariamente económico, y como tales son reconocidas por el mercado o por la sociedad. O por ambos.
Y qué mayor valor puede aportar una innovación que salvar vidas, prevenir enfermedades o corregir posibles defectos congénitos, como en el caso de Cristina o en el de las investigaciones dirigidas por el catedrático de la UCAM, Juan Carlos Izpisúa.
Como es bien sabido, en el campo de la salud, la irrupción de nuevos fármacos o la fabricación de innovadoras prótesis asociadas a técnicas avanzadas de implantación, suelen ser el fruto de procesos largos y complejos que requieren una labor intensa de investigadores y de equipos multidisciplinares, aparte de cuantiosas inversiones.
Los laboratorios Edwards, fabricantes de la válvula que ha recibido Cristina comenzaron su andadura en 1958, cuando su fundador, Miles Edwards, un ingeniero de 60 años concibió la idea de fabricar un corazón artificial.
Actualmente esta innovadora compañía está presente en 100 países,  tiene  8500 empleados y ha posibilitado el tratamiento de más de dos millones de pacientes en todo el mundo.
Ya se están produciendo grandes avances en la fabricación de órganos de la mano de la impresión 3D, como el prototipo de corazón de silicona que se acaba de anunciar desde el centro ETH de Zürich, la reconocida Escuela Politécnica Federal a la que asistió Einstein.
el-primer-corazon-impreso-en-3d-dura-3-000-latidos-5148_620x368
La biotecnología implica a distintas áreas de conocimiento, como la ingeniería,  medicina, veterinaria, física,  química o biología molecular,  y consiste en la utilización o manipulación de organismos vivos, o de compuestos derivados de ellos, para la obtención de productos de valor para los seres humanos.
 La tecnología aplicada a los procesos biológicos incide en campos tan diversos como la medicina,  la farmacia, la medicina, la ciencia de los alimentos, el tratamiento de todo tipo de residuos y la agricultura.

El sector biotech tiene un presente cierto pero un indudable futuro. Un hecho quizá poco conocido es que, con el 10% del PIB en 2015, ya ha igualado las cifras del turismo en nuestro país, alcanzando niveles de facturación que superan los 100.000 millones de euros y empleando a casi 180.000 personas de alta cualificación.
Una buena noticia, sin duda, sin desmerecer a una fuente de ingresos, tradicional y  muy importante para nuestro país, pero menos intensiva en conocimiento.
 Precisamente mañana, 26 de julio,  ASEBIO, la asociación española de bioempresas  publica su informe anual. Lo comentaremos.
Artículos relacionados

Ver Post >
Sobre el autor Juan José Ríos
Si tuviera que definirme en pocas palabras diría que me considero catalizador, promotor de cambios. Dentro de un espíritu inquieto y de sana rebeldía, me gusta definir las actuaciones dentro de un marco que las dote de coherencia. Me importa mucho el entendimiento personal. Mi mundo, hasta los 26 años, se ceñía exclusivamente al ámbito educativo. Estudié Matemáticas y la salida inmediata era la enseñanza. Nunca pensé que podría dedicarme a algo diferente. Me tocó vivir la eclosión de los ordenadores personales de la década de los 80. Empezaron a dotarse los centros educativos de PC ́s. Fui uno de los profesores de Informática de este primera ola. En esta época, junto a un amigo, adquirí mi primer ordenador personal (carísimo) para uso empresarial. Empecé a conocer el mundo de la empresa. En la década de los 90, me cautivó el Informe Bangemann, como marco inspirador de la Sociedad de la Información. De la mano de Juan Bernal, Consejero de Economía y Hacienda, fui Director General de Informática de la Comunidad de Murcia. Fue una etapa apasionante y creativa donde abordamos proyectos como la Red Corporativa de Banda Ancha, la adaptación al euro y el año 2000, la implantación de SAP o la realización de uno de los primeros proyectos de ciudad digital de nuestro país (Ciezanet). Compaginé, durante muchos años, la docencia con el desempeño de puestos de responsabilidad en empresas regionales del sector TIC. En 2009, como profesor, puse en marcha un proyecto innovador cuyo objetivo fundamental era comprometer a los padres en la mejora del rendimiento educativo de sus hijos (proyecto COMPAH). Empecé a familiarizarme con el mundo 2.0 y a emplear estos recursos en mis clases. Como admirador de Morris Kline, soy un amante de las aplicaciones de las Matemáticas al mundo real como elemento motivador de su estudio por parte de los alumnos. Mi primer contacto con las metodologías de la innovación (Design Thinking) se produjo en 2010, de la mano de un consultor, Xavi Camps, que me hizo ver que la creatividad y la innovación son la base de la prosperidad de las organizaciones y que estos atributos se pueden entrenar y perfeccionar. Desde entonces, soy un apasionado de la innovación como concepto transversal. Creo profundamente en la innovación pública. Las instituciones no pueden seguir funcionando casi como en el siglo XIX. Deben transformarse, en el contexto del paradigma de Gobierno Abierto, para convertirse en organizaciones centradas en los ciudadanos, transparentes, sostenibles, eficientes, ligeras y facilitadoras de la actividad empresarial y de la creación de empleo de la mano de iniciativas como el Open Data. Como ciudadano me preocupa especialmente la sostenibilidad de la sanidad pública, y de las pensiones, ahora que voy viendo cada vez más de cerca la edad de la jubilación. No sé contar chistes pero me divierte el humor surrealista y los juegos de palabras, que a menudo sufren familiares y amigos. He trabajado como asesor de innovación en la CARM (2012-2016). Actualmente he vuelto a mis clases en el IES Alfonso X El Sabio y participo en un proyecto empresarial.

Últimos Comentarios

JuanjoRios 31-01-2017 | 18:26 en:
La 35ª prioridad
The Truth 18-01-2017 | 19:47 en:
La 35ª prioridad

Etiquetas

Otros Blogs de Autor