La Verdad

img
Leer no es un deber
img
Javier Ballesta | 17-02-2017 | 17:05| 0

No son buenos tiempos para muchas cosas, entre las que están aquellas que incitan a uno a pensar o a cultivar la mente, como es la lectura, la que te introduce en la duda, en la búsqueda de las referencias y los hechos, sin apartarse de la distancia necesaria para pensar sobre aquello que se lee.

En estos momentos, por lo que dicen las encuestas, leer ya no es un placer para muchos, porque sabemos que cuatro de cada diez españoles no leen nunca.

Un auténtico fracaso, se mire como se mire. El informe que se presentaba hace un mes, por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE)  subrayaba ese fracaso, asociado a la situación  del sistema bibliotecario que, tras el espectacular aumento de bibliotecas en el período  1990-2010, en el último lustro ha visto un descenso considerable de 234 instalaciones y, además una reducción en los horarios de apertura y el envejecimiento de colecciones que se mide en la renovación  de obras donde el gasto de adquisiciones ha bajado de forma brutal entre 2009 de 1.5 euros a 56 céntimos.

Sin embargo, mucho más grave es la situación de las librerías que han cerrado, en el mismo período un 20%  han echado la persiana y, otras se han reconvertido en espacios donde se venden toda clase de objetos como si fueran un todo cien o una tienda de “chuches”.

De ahí que la lectura en España goza de una mala salud.

Por eso el secretario de Estado de Cultura anunció que su Ministerio va a poner en marcha un Plan de Fomento de la Lectura adelantando que uno de los objetivos será que en el ámbito escolar se dedica a la lectura el mismo tiempo que a la educación física.

No estaría nada mal, ahora que nos hemos caído del árbol, que nos demos cuenta del grave error de eliminar esos tiempos para leer en el aula que tachamos del mapa, en algunos momentos con la reciente ley educativa.

La clave está en sacar tiempo, dar espacio para que leer se convierta en un placer, desde las aulas y que se reconvierta esta situación que padecemos.

La semana pasada disfruté escuchando a Carmen Posadas, escritora cercana,  sincera y valiente, que con su discurso rompedor nos acercó al valor de luchar contra esa inercia de la no lectura.

En sus palabras nos decía que era muy importante que los niños leyeran. Nos decía que en Inglaterra lo hacen en clase, no como deberes, todo un acierto que en este país se ha perdido.

Ahora, cuando el predicamento de los escritores y de los maestros está cuestionado por una sociedad que vive de la inmediatez de los mensajes, donde saltan sin esfuerzo y en cualquier momento, desde los dispositivos tecnológicos se nos ha olvidado que tenemos que recuperar la lectura,  para saber y opinar, para valorar y debatir, también y mucho para disfrutar, habrá que dar con la tecla.

Ver Post >
Contra el fracaso escolar
img
Javier Ballesta | 04-02-2017 | 07:19| 2

El Ministerio de Educación va a duplicar este año los fondos destinados a reforzar en todas las autonomías los programas de lucha contra el fracaso escolar y las ayudas para facilitar la compra de material escolar a las familias más desfavorecidas.

Esta subida viene motivada por el acuerdo de investidura comprometido con Ciudadanos  que, con su presión, pide al Gobierno que en un plazo de seis meses pueda resolver muchas lagunas que existen, para que  el pacto de educación no sea una promesa.

Esperemos que sea así, porque la experiencia acumulada del PP en solitario, con el gran rechazo social a su ley educativa, le ha llevado a plantearse en esta nueva legislatura retomar viejos problemas aún sin resolver e intentar  buscar soluciones, como bajar las cifras de abandono temprano y reducir el número de aquellos que se quedan repitiendo cursos.

Si bien es cierto que España terminó en 2016, marcando un récord histórico, por debajo del 19% y el objetivo, según el ministro de Educación, Inigo Méndez de Vigo es llegar al 15% para 2020, lo cierto es que tenemos  un 30 % de repetidores,  es el segundo país europeo con más alumnos que han repetido al menos un curso de Primaria o Secundaria, solo superado por Bélgica. Nuestra tasa duplica la media de los países de la OCDE, que es del 13 %.

En cualquier caso, las cantidades que el Gobierno destinará este curso a la detección temprana del retraso escolar y a la ayuda a los niños y jóvenes con mayores dificultades de aprendizaje es simbólico si se tiene en cuenta que España encabeza las ratios de fracaso de los sistemas educativos europeos y de los países de la OCDE.

Los jóvenes que no vuelven a estudiar tras superar la edad de escolarización obligatoria son casi el doble de la media europea y, además, la mitad de ellos no llega ni a titularse en ESO.

De igual manera, y es altamente preocupante ese abandono sigue en alza en la Región de Murcia, donde  la tasa de abandono escolar de los estudiantes representa el segundo peor porcentaje de toda España, con un 26,4% de jóvenes entre 18 y 24 años que no tiene título de Bachillerato, ni FP y además, no han realizado cursos de formación durante las últimas cuatro semanas.

Los datos de la Región resultan alarmantes por su evolución negativa y contraria a la tendencia nacional: mientras la media española ha ido en descenso desde 2008, aquí en en los dos últimos años  han supuesto un retroceso.

Los registros de los dos últimos años han supuesto una vuelta atrás, al conocer que uno de cada cuatro jóvenes murcianos carece de formación más allá de Secundaria, aunque el país ha logrado remontar y la bajada de la tasa ha sido manifiesta.

Una vez más estamos en el furgón de cola, urge una respuesta rápida ante estos malos resultados y reconocer que hay que tomar medidas si queremos salir del agujero.

Ver Post >
Poner fin al tormento
img
Javier Ballesta | 23-01-2017 | 16:57| 0

Una vez más la tragedia se ha cebado en los indefensos que no encuentran amparo, ni defensa ante los acosadores.

La noticia de Lucía, la jóven de 13 años que se se suicidó hace unos días, saltaba por los aires y nos descolocaba, de nuevo ante la impotencia y el no llegar a a tiempo, para parar ese trágico final que rompería en trozos la vida  y los sueños de una persona que tenía todo el mundo por delante.

La educación, de nuevo se queda fuera de juego, en desventaja para parar este desgraciado final.

Cuando ocurren estos hechos, más de uno nos preguntamos qué está pasando y cómo no damos con la tecla para parar estos hechos.

Al conocer estar estas malas noticias se te trastorna todo, se pierde la batalla y la derrota nos hunde en una pena honda que nos merma.

Ahora, al escribir sobre esta historia reciente, me viene a la mente las veces que hemos escuchado y comentado que el acoso escolar no cesa, ayer mismo lo leía, se sabe que es un problema mundial, así lo ha retratado la Unesco en su último informe traducido como Poner fin al tormento: cómo abordar el acoso escolar, desde el patio del colegio al ciberespacio que se acaba de presentar y en el que se afirma que dos de cada diez alumnos sufren este tipo de hostigamiento en el planeta,  con una cifra escalofriante en la que un tercio de los menores entre 11 y 13 años dice haber sido acosado en los últimos meses.

El informe elaborado en 2016 con los datos de más de 19 países, incluida España, al que respondieron niños y jóvenes- ilustra el impacto del acoso escolar:

“Nueve de cada diez considera el bullying un problema real e importante; dos tercios de los encuestados asegura haber sido acosado en alguna ocasión, y un tercio piensa que sufrirlo es normal y no lo ha denunciado, aunque es cierto que muchos no saben ni cómo ni a quién hacerlo.

Al mismo tiempo, y relacionando esta información con lo que muchos comprobamos es preocupante el incremento de casos de ciberacoso realizados desde Internet, en los últimos tres años se han aumentado las denuncias de este tipo de forma alarmante.

Los acosadores tienen enganchados a los menores mediante los dispositivos tecnológicos, porque sabemos que cada vez más son más quienes tienen un móvil conectado a la Red y quienes pasan horas y horas delante de las pantallas.

Tenemos  que actuar ya y dejar de dar vueltas.

La familia y la escuela se tienen que sentar, no podemos estar ajenos a esta realidad que muerde y aprieta  cada vez más a muchos escolares. Los padres y madres tienen que estar amparados, tener apoyos  y estar cerca de los docentes para remediar estas situaciones.

Habrá que revisar protocolos, confiar que no podemos caminar solos  y hablar mucho más de lo que se hace, no podemos bajar la guardia, mañana puede ser tarde.

Ver Post >
Queridos Reyes Magos
img
Javier Ballesta | 05-01-2017 | 12:10| 0

A estas alturas hemos cambiado el almanaque y cada vez me seduce más la idea de que para cambiar hay que seguir, mantener lo que tenemos y valorar cuánto nos ha costado tanto conseguirlo. Po eso, lo del año nuevo, vida nueva  es seguir adelante con la vida que llevamos, con los logros y sus errores, los sinsabores también los incluyo en el paquete, son necesarios para seguir,  eso si siempre adelante, mejor que mirando de reojo al pasado, o estar tirando del hilo del recuerdo.

Y  digo esto porque,  en el día de  Reyes, al final del túnel navideño, cargado de intensidad por los cuatro costados, donde cada año se intensifica el volumen consumista, a veces tengo la sensación aquella de que todo se amontona en una exposición de júbilo ficticio que no da lugar a serenar el paso  y mirar al fondo de lo que sentimos.  Es por ello que, año tras año cuando hemos cruzado el norte, abanderado el nuevo año  y puestos a  cerrar el ciclo, siempre me quedo con la imagen y el simbolismo de los Magos de Oriente.

He de reconocer que son mis queridos Reyes, mis preferidos, me caen bien porque nunca fallan, siempre vuelven al final, en el último momento, contra viento y marea nos hacen soñar… y, además  me convencen porque siendo sabios, son sencillos, humildes, callan y siguen ahí, fieles a su compromiso de transmitir una luz renovada que acampa entre aquellos que la  buscan y  siguen creyendo en su poder que no es otro que el de hacer posible que  los deseos se conviertan en gestos, sentimientos y en ganas de seguir compartiendo, aunque no veamos con claridad el norte, estemos perdidos en la oscuridad, pero sentimos el reflejo que nos ilumina  al borde del camino.

Los Magos  de Oriente saben que la mala racha que sufrimos tiene sus efectos en los sentimientos de muchos ciudadanos que vemos cómo todo se relativiza y se vuelve etéreo, mientras no se ve un horizonte que nos serene la mirada, lo saben y no han pasado de largo, se han hecho presentes una vez más y siguen apostando por acercarse a cada uno de nosotros, sobre todo a aquellos que más lo necesitan, aunque su pasión siempre han sido y serán los desfavorecidos, por todos aquellos que siguen creyendo que hay que seguir apostando y luchar por una ilusión.

Esperemos que ahora que reiniciamos de nuevo la “cuesta” de enero, entre tantos interrogantes y dudas, podamos recobrar el sentido a  este presente incierto que vivimos y que el espíritu mágico que nos visitará esta noche de Reyes nos ayude a encarar este 2017  con arrojo y grandes dosis de templanza, para verlas venir sin perder el ánimo y estando a la espera, eso si sin bajar la guardia, confiando en que se puede recuperar esa ilusión perdida, la que necesitamos para retomar el vuelo.

Ver Post >
La ilusión de compartir
img
Javier Ballesta | 21-12-2016 | 18:42| 0

Hoy puede ser un gran día, un maravilloso día como tantos 22 de diciembre, para muchos que esperan tener una  gran alegría. Hoy  los rostros, desde primeras horas están en la espera del cante de las bolas que conformarán los números que harán brillar la expectativa añorada de tantos soñadores que aguardan  la suerte y será noticia, de nuevo el júbilo de muchos que verán premiados sus décimos y papeletas, aunque como dice el anuncio el mayor premio es compartirlo  con los demás. Una verdad que  habrá que ponerla en práctica.

La clave es compartir, como lo que hicieron ayer los amigos del periódico al convocarnos a ese aperitivo navideño, donde compartimos un grato encuentro entre quienes fabrican las noticias y los que  colaboramos con nuestra opinión en sus páginas.Todo un gesto, importante y necesario para seguir en este proyecto, donde las personas son más importantes que las letras y conviene, de vez en cuando vernos las caras, echar una sonrisa y una palabra, estar unos junto a otros, estrechar nuestras manos y apostar porque para seguir hay que estar, vivir es mirar adelante y alegrarnos de poder compartirlo.

Ahora que diciembre están dando las últimas boqueadas, como dice Manuel Alcántara, en ese largo año que se nos ha hecho pesado,  con tanto tiempo perdido que hemos tirado a la papelera, por no haber tenido algunos las cosas claras y haber hecho mejor los deberes de la concordia y del diálogo, nos encontramos cerrando  los papeles y preparándonos para llegar al final de un 2016 desmemoriado y confuso, quebradizo y titubeante que ha sembrado la incertidumbre y la tibieza en los rostros, en muchos ciudadanos que dejaron de soñar despiertos, por verse atrapados en la duda y en la ceguera permanente al ver cómo  muchos proyectos se estancaron.

Mientras tanto, una nueva Navidad llama a la puerta con insistencia, sus mensajes redundantes no paran  de machacarnos en un mundo que se quiebra por las masacres y los atentados que han metido el miedo en el cuerpo, paralizando los sentimientos de muchos indefensos que viven en el dolor y en la angustia permanente. Al mirar alrededor, no paran de surgir nuevos interrogantes que nos acechan y no nos dejan tener paz.

Esperemos que estos días sean Navidad para todos, en especial para quienes sufren y necesitan sentir que hay alguien cerca. Mi deseo es que compartamos con ellos estas fechas desde la cercanía, esta sería mi ilusión para las fiestas que se avecinan y al mismo tiempo, para los amigos lectores aprovecho para felicitarles y que el nuevo año nos siga dando oportunidades para compartir este espacio comunicativo. Feliz Navidad.

Ver Post >
El termómetro de PISA
img
Javier Ballesta | 17-12-2016 | 12:07| 0

La educación ha pasado  a primer plano, con la publicación  los resultados de la sexta edición de PISA de 2015 (Programa Internacional para la Evaluación de  Estudiantes, por sus siglas en inglés) que evalúa cada tres años, desde el 2000, al alumnado de 15 años en 72 países y, en el caso español en todas las comunidades autónomas.

La gran expectación  sobre su publicación la esperaban, especialmente, los ministros de los gobiernos de los países implicados, así como los responsables educativos de las autonomías, para saber si sus pasos siguen o no el buen camino, desde la anterior edición para interpretar si sus esfuerzos son adecuados a las puntuaciones obtenidas, y ver si están o no dentro de lo deseable.

De la lectura del Informe se puede interpretar, en comparación con 2012, que nuestros estudiantes es cierto que avanzan tanto en lectura, como en matemáticas, aunque bajan en ciencias, pero a la vez conviene subrayar que los resultados generales han descendido también  respectivamente,  por lo  que a diferencia de lo que ha hecho el ministro Méndez de Vigo, al calificar de “muy satisfactorios” estos datos, mejor sería interpretarlos en el contexto de que no ha habido una subida significativa, más bien ha sido un descenso.

Por tanto podemos afirmar que España se mantiene en un escalafón más bien mediocre, por lo que las posturas autocomplacientes no serían de recibo, mucho mejor sería mirarnos en el ejemplo de aquellos que nos han sorprendido, como Portugal que ha dado un salto histórico, de casi 30 puntos.

Al igual que sería justo reconocer que seguimos a gran  distancia de muchos países, por lo que queda mucho por  hacer para elevar el listón en este país invertebrado, donde las brechas siguen existiendo aún más entre las regiones.

Sobre este modelo de evaluación son varias las voces que se han pronunciado sobre sus deficiencias, como Santos Guerra, al constatar que PISA evalúa los resultados (no los procesos) obtenidos por los alumnos y las alumnas en tres áreas de conocimiento: ciencias, matemáticas y lectura. No aborda otras áreas del curriculum como arte, música o educación física y, por supuesto, nada relacionado con la esfera de las actitudes y los valores.

Entonces ¿para qué sirve PISA? se pregunta Julio Carabaña, en su libro La inutilidad de PISA para las escuelas, recuerda que lo que miden sus pruebas depende de la experiencia acumulada en toda la vida de los alumnos, desde su nacimiento. Si un país puntúa más que otro no se puede inferir que sus escuelas son más efectivas, pues el aprendizaje comienza antes de la escuela y tiene lugar en una diversidad de contextos institucionales y extraescolares.

De todo ello, como teme Juan Manuel Escudero, el termómetro del Informe PISA pondrá cifra a la calentura del sistema educativo, nos dirá si tenemos mucha o poca fiebre, pero superado el diagnóstico, ¿qué haremos si sigue la calentura? habrá que buscar remedios que sirvan para tratar los síntomas, una cuestión importante que no conviene olvidar para curar la enfermedad.

Ver Post >
El debate de los deberes
img
Javier Ballesta | 12-11-2016 | 07:58| 0

El seguimiento de la huelga de deberes convocada para los fines de semana de este mes de noviembre por las familias de alumnos de las escuelas públicas será difícil de cuantificar, pero el impacto que esta propuesta  ha tenido en los medios y en las redes sociales,  mantenida por padres y madres, profesores y hasta los propios estudiantes, marca un hecho genuino que puede cambiar las relaciones entre los implicados en esta historia.

El hecho, sin precedentes abre el debate de un tema añejo, no resuelto desde lustros, pero que nunca se había abordado con tanto empeño, era algo que siempre estaba ahí, en letargo, medio dormido pero ahora sale a la palestra con una acción de rechazo frontal a la realización de los deberes.

Una cuestión que sigue abriendo pareceres encontrados, a favor y en contra de realizar tareas escolares fuera de las aulas.

Ahora, sin embargo con el paso a la acción desde este llamamiento de los padres de alumnos de la escuela pública para boicotear los deberes escolares nos pone delante de un tema candente y urgente que tendrá que resolverse, mejor cuanto antes para evitar una confrontación innecesaria y estéril entre docentes y familia.

Nadie discute el derecho que tienen las familias de levantar la voz, pasar a la acción y decidir qué o cómo hacer para que sus deseos sean tenidos en cuenta; sin embargo proponer una huelga contra las tareas escolares los fines de semana, con el envío de una misiva a los tutores de sus hijos donde en la nota redacten que prioridad las actividades familiares, en contra de no atender las tareas propuestas no me deja claro si el camino elegido es el adecuado.

Es cierto que la acumulación de tareas,  en ocasiones son una losa pesada que llevan los escolares en la mochila, arrastrando una carga que  no ayuda a mejorar lo que se enseña y, más aún lo que se debería aprender. La escuela no puede, ni debe mantener un pulso con el más de lo mismo y hacer que impere la ley de la inercia consentida, por lo que  habrá que organizar mejor los tiempos, las horas y las sesiones desde dentro para no perjudicar a los estudiantes .

Una vez más los docentes tendrán que hacer el esfuerzo, ser los primeros, en los centros abordar el tema en los equipos de profesores, para que impere el sentido común; hay que mover ficha y no dar lugar a que nos enfrentemos, ni nos cuestionemos.

Trasmitir al alumno la idea de que las indicaciones de su profesor no son adecuadas y no tienen por qué cumplirlas es lo peor que pueden hacer las familias, porque ponen a los estudiantes en contra de sus profesores. La huelga de deberes, así llamada no creo que  sea la solución, mejor sería  resolver como integrar mejor lo que enseñamos dentro del aula y planificar qué hacer fuera, eso si contando con la familia siempre, para que no crezca el recelo y el enfrentamiento que nos lleve a un callejón sin salida.

Ver Post >
Contra las reválidas
img
Javier Ballesta | 12-11-2016 | 07:48| 0

La revuelta de estudiantes  contra las reválidas es la expresión  clara y directa del descontento ante la Lomce, una ley conflictiva que ha levantado ampollas en la comunidad educativa.

Han sido muchas las  críticas ante esta normativa aséptica que ha oscurecido el panorama educativo de ese país en los últimos años, mientras algunos pensaron que sería la fórmula para levantar el vuelo, aunque los ecos del malestar eran evidentes y el empeño de sus mentores era evidente ante la lluvia de voces discrepantes que argumentaban la necesidad de pararla.

Y en los últimos meses todo se ha complicado con un Gobierno que ha prolongado el más de lo mismo y ha seguido con la aplicación de lo planificado sabiendo que, el descontento no cesaba, por más que se disimulara el afán por justificar y razonar su desarrollo.

Docentes, estudiantes, padres y madres de asociaciones defensoras de la educación pública siempre vieron en esta ley un espacio conflictivo para resolver los problemas referidos a lo que se enseña y al cómo, así fueron muchos los puntos que no contentaron a los implicados, como las reválidas, los itinerarios, la estructura curricular de las etapas educativas y un largo etcétera que que demuestra la falta de consenso, de dialogo y de negociación apaciguada entre aquellos que conocen lo que pasa dentro de las aulas.

La educación hoy está de capa caída,  cuestionada desde dentro y en la calle.

Nuestra enseñanza falla por muchos lados, hace aguas y si es así, falla todo.

Habrá que pensar qué podemos cambiar, cómo resolver la difícil situación que tenemos, en la que naufragamos a diario, y de la cual depende nuestro futuro, nuestro desarrollo como país, como región.

Vaciar las aulas no es la solución, no perdamos el norte la batalla está fuera, no dentro, busquemos la solución, no tiremos la toalla.

Ver Post >
Una labor escasamente reconocida
img
Javier Ballesta | 31-10-2016 | 17:32| 0

Sin pena, ni gloria pasamos de la celebración del Día del Docente, una fecha poco apreciada por la comunidad educativa y con escaso eco en los medios. Reconozco que no soy amante de los “días de”pero he confesar que cuando tocamos el tema del profesorado sí me paro a pensar si, más que un día en concreto, una fecha de celebración tendríamos que hacer más de lo poco que se hace para levantar el ánimo profesional a tantos y tantos educadores y educadoras que cada día tienen que trajinar entre la aguas turbulentas de la enseñanza y compartir los fracasos de un oficio escasamente reconocido, asignatura pendiente que no llega a resolverse. Es así que cuando me llegan informaciones referidas a iniciativas loables que reconocen el papel de los profesores, apunto y toma nota, también si puedo lo difundo y lo lanzo a los cuatro vientos, a ver si se contagian otros para que se vea que hay que apostar por dignificar el oficio, animar a los profesionales y reconocer su labor, son gestos que necesitamos para avanzar.

El alcalde de Orihuela y la concejal de Educación presidieron el pasado 5 de octubre, el acto institucional con motivo de la celebración del Día del Docente homenajeando a cuarenta maestros y profesores jubilados de los dos últimos cursos, un momento para reconocer públicamente su labor durante su trayectoria profesional en el ámbito educativo, por haber formado durante años a los niños que serán el futuro, y que hoy son el presente vivo, están ahí, sienten y viven desde la cercanía los problemas y las vicisitudes que tenemos en estos días. Un homenaje bien merecido, la primera vez que se hacía en ese ayuntamiento pero con el compromiso de mantenerlo en los próximos años. Felicidades, por ello a los responsables de la idea.

La sociedad tiene que reflexionar, pensar en voz alta y hacer más de lo que hace por cuidar y respetar a sus profesores que son la pieza clave de todo este engranaje que llevamos a lo largo de la vida.

Formar no es tarea fácil, requiere preparación pero también y mucho saber aguantar, estar pegados al oficio esperando siempre, sin perder la calma, en un continuo tira y afloja, cargado de paciencia…

Y eso saben hacerlo los docentes, aunque la calle no los valore como se merecen.

Y para eso todos tenemos que hacer más de lo que hacemos. La llamada es para los implicados directamente que son muchos y también para los responsables directos de la puesta en marcha de los centros educativos, en especial  la Administración, los gestores, los políticos que nos gobiernan y deciden, los opinadores y los medios que tanto pueden y deben hacer, los creadores de contenidos, los publicistas y los artistas, todos tenemos que mimar a los docentes, son imprescindibles y lo necesitan, mucho más de lo que pensamos, porque andan cabizbajos, callan, miran de reojo y ven cómo pasan los días en una espera incierta.

 

Ver Post >
La incertidumbre de las reválidas
img
Javier Ballesta | 01-10-2016 | 05:47| 0

Me temo que este nuevo curso escolar será uno más como los anteriores, aunque con un gran ruido mediático ante la dichosa reválida, por el rechazo de bastantes docentes que siguen viendo cómo las decisiones se toman en las alturas, en contra del sentido común y el sentir de los implicados que necesitan una respuesta clara ante la incertidumbre que padecemos.

Sin embargo, este Gobierno en funciones, en su Consejo de Ministros del pasado 19 de julio, en vísperas de cerrar la persiana para irse de vacaciones,  no cedió en su empeño y, contra viento y marea, dio luz verde a las reválidas de ESO  y Bachillerato, mediante un  decreto donde se regulan las evaluaciones finales de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y de Bachillerato de la Lomce que se aplicarán este curso, con carácter obligatorio para obtener el título, y la de Bachillerato servirá para acceder a la universidad, sustituyendo a la conocida  vieja Selectividad, que este septiembre se ha despedido de los estudiantes, tras 41 años de prolongada vida.

Según el decreto, en 2º de Bachillerato tienen que realizar una prueba en junio cuyo diseño aún es desconocido. Es el primer año que se implanta y por eso en esta ocasión aprobarla no es vinculante para titular, aunque cuenta para la nota media. En los próximos cursos será necesario sacar un 5 al menos para obtener el título de Bachillerato. El Ministerio de Educación tiene como fecha límite el 30 de noviembre para aprobar la orden ministerial con las características de las pruebas.

La reválida se ha metido con calzador, en un momento en el que este país está de patas arriba, con la paradoja de no saber quién tirará de él, en una honda confusión y en ese sinvivir provocado por los políticos que no se ponen de acuerdo, pero que siguen pegados a las prebendas del sillón.

Con este cuadro surrealista no creo que sea el momento de introducir novedades significativas que puedan hipotecar a muchísimos implicados que sufrirán estas consecuencias.

Profesores y alumnos suponían a finales del curso pasado que en este prolongado paréntesis que llevamos sin acuerdos políticos, para formar Gobierno, lo correcto hubiera sido prorrogar un curso más la conocida Selectividad, mientras tanto se vería cómo cambiar, poner  o quitar nuevas formas.

Ante una situación tan atípica, lo coherente hubiera sido esperar, pero no cambiar si  no van acompañados de la información precisa y necesaria para iniciar un curso conociendo las reglas del juego.

En los institutos se ha colado la incógnita de la nueva reválida, un tema monográfico que se vive en los  pasillos como un gran quebradero de cabeza para los profesores que viven en la más absoluta falta de información y  tienen que preparar a los estudiantes que tienen motivos para vivirlo con gran inquietud, mientras muchos ciudadanos pensamos que  todo es una auténtica chapuza.Así como suena.

 

Ver Post >

Otros Blogs de Autor