La Verdad

img
La ilusión de compartir
img
Javier Ballesta | 21-12-2016 | 18:42

Hoy puede ser un gran día, un maravilloso día como tantos 22 de diciembre, para muchos que esperan tener una  gran alegría. Hoy  los rostros, desde primeras horas están en la espera del cante de las bolas que conformarán los números que harán brillar la expectativa añorada de tantos soñadores que aguardan  la suerte y será noticia, de nuevo el júbilo de muchos que verán premiados sus décimos y papeletas, aunque como dice el anuncio el mayor premio es compartirlo  con los demás. Una verdad que  habrá que ponerla en práctica.

La clave es compartir, como lo que hicieron ayer los amigos del periódico al convocarnos a ese aperitivo navideño, donde compartimos un grato encuentro entre quienes fabrican las noticias y los que  colaboramos con nuestra opinión en sus páginas.Todo un gesto, importante y necesario para seguir en este proyecto, donde las personas son más importantes que las letras y conviene, de vez en cuando vernos las caras, echar una sonrisa y una palabra, estar unos junto a otros, estrechar nuestras manos y apostar porque para seguir hay que estar, vivir es mirar adelante y alegrarnos de poder compartirlo.

Ahora que diciembre están dando las últimas boqueadas, como dice Manuel Alcántara, en ese largo año que se nos ha hecho pesado,  con tanto tiempo perdido que hemos tirado a la papelera, por no haber tenido algunos las cosas claras y haber hecho mejor los deberes de la concordia y del diálogo, nos encontramos cerrando  los papeles y preparándonos para llegar al final de un 2016 desmemoriado y confuso, quebradizo y titubeante que ha sembrado la incertidumbre y la tibieza en los rostros, en muchos ciudadanos que dejaron de soñar despiertos, por verse atrapados en la duda y en la ceguera permanente al ver cómo  muchos proyectos se estancaron.

Mientras tanto, una nueva Navidad llama a la puerta con insistencia, sus mensajes redundantes no paran  de machacarnos en un mundo que se quiebra por las masacres y los atentados que han metido el miedo en el cuerpo, paralizando los sentimientos de muchos indefensos que viven en el dolor y en la angustia permanente. Al mirar alrededor, no paran de surgir nuevos interrogantes que nos acechan y no nos dejan tener paz.

Esperemos que estos días sean Navidad para todos, en especial para quienes sufren y necesitan sentir que hay alguien cerca. Mi deseo es que compartamos con ellos estas fechas desde la cercanía, esta sería mi ilusión para las fiestas que se avecinan y al mismo tiempo, para los amigos lectores aprovecho para felicitarles y que el nuevo año nos siga dando oportunidades para compartir este espacio comunicativo. Feliz Navidad.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor