La Verdad

img
El sinvivir de los opositores
img
Javier Ballesta | 03-03-2017 | 06:49

 

La polémica de nuevo se hizo eco en los medios con la anulación de las oposiciones a maestro en esta Región.

Una decisión que irrumpió ante el comunicado imprevisto del Ministerio de Hacienda que advertía que sin la aprobación de las cuentas del Estado no se podría sacar empleo público.

Un aviso que se hace público, en mi opinión tarde y a deshora, después de meses sosteniendo desde la Administración regional que se sacarían oposiciones “si o si” provocando una situación totalmente surrealista sobre la postura a tomar ante la decisión que venía de las altas esferas.

Con esta imposición se anulaba la convocatoria generando un gravísima situación  que pagarán miles de opositores murcianos que llevan meses estudiando, obligados a dejar otras tareas y centrados a un proyecto que les lleva de cabeza, por aquello de la incertidumbre sobre si habrá o no, con un sinvivir permanente, injusto que no se justifica mientras otros nos siguen gobernando entre hilos, como si fuéramos marionetas de su antojo.

Este hecho me hace solidarizarme con aquellos que sufren estas decisiones impuestas, nada consensuadas y que son fruto de la chapuza nacional en la que se encuentra este país, donde la política que tenemos es mediocre aunque sus  políticos, desde sus sillones acomodados con sus prebendas pueden permitir frenar y torpedear aquello que se les antoja.

Nunca a estas alturas han estado sin aprobar los Presupuestos Generales del Estado (PGE), un requisito para que se pueda ofertar la  convocatoria pública de cientos de oposiciones y que son  necesarias, imprescindibles por lo que no se puede venir a estas horas sacando la advertencia. No se puede seguir con esta incertidumbre, ante la falta de acuerdos previos que tienen que regularizar la vida de un país.

Este sinvivir se hace eterno y, además se ha consolidado como algo normal, cuando no debería ser así hasta conocer si habrá o no oposiciones en Primaria o en Secundaria, sin saber el calendario a varios años vista, en el que lo lógico sería especificar también las especialidades.

Se tendría que acordar una convocatoria de oposiciones en Educación donde todas las comunidades actuaran a la vez, sin exclusión, haciendo los ejercicios en las mismas fechas para evitar el efecto de llamada.

Lo preocupante, como siempre es ponernos en la piel del opositor, del que se emplea  a fondo y decide, contra viento y marea, meterse en ese proyecto que le llevará muchísimas horas empleándose en una causa que no sabe, ni sabrá cuándo será convocado, mientras la anulación  de ahora, le llevará a romperse la cabeza y buscar opciones en otras comunidades.

El desconcierto de una mala jugada les ha pasado factura a muchos muchos que apostaron seriamente, desde octubre  preparándose para los exámenes, matriculándose en academias y robando tiempo al tiempo mientras ahora seguirán con el objetivo puesto en no se sabe cuándo, o dónde y coger los bártulos, a la búsqueda de mejor destino.

No hay derecho.


Últimos Comentarios

abel-004_8635 26-04-2017 | 20:44 en:
La pasión por educar
inma.ol.le_448 26-04-2017 | 20:37 en:
Una visita inesperada

Otros Blogs de Autor