La Verdad

img
Adiós al querido maestro
img
Javier Ballesta | 11-07-2017 | 15:17

Se nos ha ido don José Castaño en silencio, sin hacer ruido, con ese sigilo sereno que le caracterizaba y sin disimular que añoraba dar el paso adelante, hasta la otra orilla.

Allí le esperaba desde hace dos años su amor de toda la vida, mientras aquí recibía el cariño fiel de su hijos María Victoria, Martín y José Luis, familiares y amigos en ese fin del final, donde los muchos años hacen que cada vez más la mecha se apague lentamente.

Sabíamos de él por Juan Valverde, amigo muy cercano que lo conocía a fondo y que nos comunicó su fallecimiento.

Muchos tenemos en el recuerdo vivo el rostro emocionado del maestro Castaño cuando festejamos el pasado 9 de marzo su 100 cumpleaños en el colegio que lleva su nombre, con la alegría y el júbilo compartido por toda la comunidad educativa que le hizo un homenaje intenso.

Recuerdo cuando nos apretaba su cálida mano diciéndonos que era lo más grande que había recibido. Esa mañana de escuela levantó el vuelo y recargó la batería, tomó el impulso para llegar al final de curso, como siempre fue su deseo acabar las clases, cuando la escuela se cierra para que los chiquillos tomen las vacaciones.

José Castaño ha sido una buena persona generosa y un queridísimo maestro que ha simbolizado el compromiso por la educación, por la entrega sin límites. Como en este diario escribió  Manuel Madrid, un valedor de la escuela pública. Su trayectoria es todo un ejemplo a seguir, su entrega constante y diaria al trabajo fue motivo para que se le concediera una Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo en 2007 y Pizarra de Plata de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, que le sirvió para seguir colaborando en la escuela a fin de compensar la privación que tuvo del oficio durante largos años tras la Guerra Civil, por ser apartado de la profesión.

En 1975 reingresó y tras su jubilación, con 67 años, siguió como profesor voluntario para recuperar el tiempo de prohibición al que le sometieron en el colegio que lleva su nombre, junto al jardín de la Seda, en la capital donde era toda una institución. Los prácticos que venían de la Facultad de Educación acudían a él para hacer ‘el paseíllo de don José’, un modo de llamar al primer encuentro con el colegio.

Adiós al maestro de maestros, símbolo de la vocación por la escuela. Nos deja ahora en un final de curso, cuando los escolares recogen los bártulos y se despiden de sus profesores:   José Castaño Sandoval (1917-2017), el último maestro republicano, luchador y comprometido por la docencia. Su pasión siempre fue defender la educación con ejemplo y testimonio. Un gran hombre nos deja. Lo vamos a echar mucho de menos.

Maestro José Castaño

Últimos Comentarios

Rosamunoz 03-07-2017 | 20:23 en:
Adiós al querido maestro
Jesús MB 16-06-2017 | 13:12 en:
Sudar la camiseta
RaulCesVen 15-06-2017 | 15:24 en:
Sudar la camiseta

Etiquetas

Otros Blogs de Autor