La Verdad

img
Un golpe duro a la carrera profesional
img
Javier Ballesta | 24-11-2017 | 12:55

La experiencia ya no es la madre de la ciencia, ni será tenida en cuenta para alcanzar una buena puntación para ser un buen  docente universitario reconocido por la Academia,  porque  el valor  del saber se medirá  cada vez más, por el número de “JCR´s” que se cosechen, por encima de otros indicadores que siempre sirvieron hasta ahora, para valorar si los docentes saben de lo que dicen y si además su práctica es valedora para promocionar a la condición de ser titular o catedrático universitario.

A muchos nos sorprendió que, tras el parón de  2 años, la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), organismo dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, publicara el pasado viernes 17 de noviembre los nuevos criterios de acreditación del profesorado para acceder a las plazas de profesor titular y catedrático de Universidad con las mismas exigencias y no mejoran el anterior texto con los requisitos publicados hace un año  que fue rechazado por los sindicatos universitarios y los rectores, que alertaron de su endurecimiento en la mayoría parte de las áreas, especialmente, en la relacionada con la investigación docente.

El programa ha estado en suspenso durante un año hasta que ahora se han publicado las nuevas reglas a las que se deben atener los aspirantes a profesores y doctores de las universidades y todo sigue igual.

Los nuevos criterios no convencen porque aparecen nuevos indicadores que cambian las reglas del juego e imponen un nuevo modelo para valorar a los profesores universitarios que se asemeja más a tener que afrontar una carrera de obstáculos diversos para la subida hacia la “excelencia”, donde la experiencia será “residual” y el nivel de exigencia que se pide en investigación es “totalmente desproporcionado” primando las publicaciones en revistas súper indexadas, por encima de otras que también son buenas, pero no gozan de esa “etiqueta” y de otras publicaciones que, en ocasiones lleva mucho tiempo su preparación.

El nuevo documento es un más de lo mismo y hay que señalar que el tiempo en suspense y de negociación ha servido para nada como se aprecia en el caso de los criterios referidos a las Ciencias Sociales y Jurídicas.

Es importante subrayar, que, dentro de la administración pública, el profesorado universitario es prácticamente la única figura funcionarial que precisa, no sólo superar una oposición para obtener su plaza, sino además pasar un “filtro de calidad” previo con unos requisitos bastante exigentes, la denominada acreditación, que establecen quien puede y quien no puede, posteriormente, presentarse a una oposición y optar a una plaza.

Por esa razón, esta acreditación, debería servir en todo caso para garantizar unos mínimos exigibles para cualquier persona que crea que está en condiciones de optar a una plaza de profesor o profesora titular o catedrática.

Y lo grave de todo esto es que la “anequitis” está haciendo de las suyas, se nota y mucho en los “campus”, entre pasillos y clases, en los tiempos y…en esa inquietud que no cesa.

 

docente-universitario

Últimos Comentarios

Rosamunoz 12-11-2017 | 19:39 en:
¿Y tú como lo ves?
RaulCesVen 16-09-2017 | 14:18 en:
El primer día de clase
Rosamunoz 14-09-2017 | 21:57 en:
El primer día de clase

Etiquetas

Otros Blogs de Autor