La Verdad
img
Palabras para el nuevo año
img
Javier Ballesta | 06-01-2018 | 10:41

Los deseos de felicidad y prosperidad rompen las pantallas de los móviles, en una multitud de imágenes encadenadas a frases que son un estallido multisensorial donde todo es colorido, fuerza y destello del nuevo año que irrumpe en la brevedad más intensa del momento, en esa vigilia intensa que se cristaliza con la rapidez propia de lo efímero.

El nuevo año emerge entre el ánimo agitado y esa sensación que hace ver cómo el mundo gira y gira, sin esperar, mientras todo fluye en un infinito cambio que irresistiblemente nos llevará a esa nueva primavera, donde suenan palabras de cambio, renovación, mejora y nos agarramos a esa larga lista de propósitos personales que se convertirán en el orden del día de nuestros pensamientos.

Ahora, cuando desear un feliz año se ha convertido en un eslogan, en un algoritmo imperfecto en el que caben todos los mensajes multimedia posibles abarrotados en estos días de abundancia,  me surgen la dudas de aquellos que se resisten a tirarlo todo por la borda y a pensar que, aunque hayamos cruzado el charco y arrojado el almanaque a la lumbre, aún nos quedan las rutinas y los afanes propios del año viejo que están ahí y siguen siendo las que permanecen, porque el tiempo pasa, vuela y corre pero nosotros seguimos con las mismas intenciones, miradas y hechos que son, a la postre, las que definen y perviven durante el paso de las horas y los días.

El cambio de año nos trae nuevas oportunidades para seguir adelante, pero sin olvidar que tenemos que mirar el camino andado, lo que llevamos y somos, para seguir con el intento. Sería ingenuo pensar que, de la noche a la mañana, como si tal cosa, la renovación y el cambio acamparán por las anchas y nos harán ser mejores personas. A veces, en esos momentos de explosión jubilosa siento cómo necesitamos reflexionar, parar y pensar que para que el tiempo futuro sea mejor tendremos que hacer algo más que estar pegados a las ilusiones.

No sé si el nuevo año será mejor que el anterior, pero habrá que intentar que entre todos sea una realidad.  Por ello estamos obligados a hacer algo, poco o mucho, según la vara de medir de cada uno. Depende de nosotros lo que hagamos con él.

propositos-khv-624x416la-verdad

Etiquetas

Otros Blogs de Autor