Blogs

Javier Ballesta

Acuse de recibo

Promesas para el cambio

Mientras  muchos se tiran horas dándole a la lengua y a los decires, entre palabras que se descascarillan entre la teoría y la redundancia, las cosas al parecer cada vez más  se complican y siguen por otros derroteros bien distintos.

Perdemos mucho tiempo en hablar, en el más de lo mismo y en ahondar en aquello que nos justifica, para afirmar nuestras intenciones, nuestros pensamientos y el querer hacer desde la prédica personal, disociada en muchísimas ocasiones de lo que ocurre y sigue ocurriendo mientras nos creemos salva patrias redentores, capaces de cambiarlo todo, a golpe de personalismo puro y duro.

En estos momentos, me vienen a la mente  varias situaciones que se entrecruzan y que fluyen a propósito de  la actualidad educativa que  tenemos en estos días a nivel nacional y regional.  Son varios los frentes donde se habla de cambios, promesas y todos ellos fluyen y se entrecruzan, vienen y van.

Desde la política educativa se retoma de nuevo el tema del pacto educativo, un viejo  asunto sin resolver que está anclado por la miopía política y partidista que lo encalla y se retuerce en añejos argumentos y en inercias que lo enquistan y no responde a lo que la calle demanda ¿quién dijo que pactar fuera fácil?

La tradición de este país vinculada al partidismo político en muchas ocasiones nos impide poner la mirada en aquello que habría que resolver dentro de un orden, valorando qué es lo que se debería primar.

Entre otras cuestiones, nos tendríamos que adaptar a un mínimo, a lo básico y garantizar que hay que dejarse en la percha aquellas ideas que llevamos en la mochila, para buscar aquello que pueda tener sentido común.

En este tiempo de dificultad donde los pactos tardan en llegar, para resolver situaciones que urgen no podemos pasar largo tiempo con tantas promesas.

El cambio no llega y tampoco hacemos por buscarlo entre todos.

Muchos pensamos que hay que cambiar, pero mientras divagamos en las alturas no apetece leer noticias crudas que te dejan tieso y que te ponen en alerta máxima, encendiéndose la luz roja de forma intermitente, porque afirman que  en la Región existe una elevadísima proporción de menores en riesgo de pobreza, con unas tasas de fracaso escolar superiores a la media, con una preocupante dependencia de las pantallas de móviles y ordenadores, un alto consumo de alcohol (y de otras sustancias) y una educación sexual deficiente, a la luz de la notable tasa de embarazos adolescentes.

Los resultados del último informe sobre la ‘Situación de la Infancia en la Región de Murcia’, nos tienen que llevar a cambiar esta situación.

Tras la radiografía habrá que intervenir, no podemos seguir pensando en las promesas y hay que hacer algo para que esto cambie.

 

grafico-unicef

Temas

fracaso escolar, infancia, Menores, noticias, pacto educativo, pobreza

El blog de Javier Ballesta

Sobre el autor

marzo 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031