La Verdad
img
Autor: Javier Ballesta
La política del “chiringuito”
img
Javier Ballesta | 13-04-2018 | 5:57| 0

Menuda se ha liado con el máster de la Cifuentes  en los últimos días.

Quién iba a decirle a esta política de tono desafiante que se le podría complicar su carrera de esta manera, por algo que ahora sale, cuando al paso de los años aquello fue tan sólo un episodio más quizás encubierto para calmar ese ansia de sabiduría, a la carta, que le ayudaría para reforzar su currículum y obtener méritos para su trayectoria profesional.

Sin duda un tema oculto, pasado y trasnochado que se ha colado a destiempo y de forma precipitada en una incipiente primavera que ha roto la calma nacional y los futuribles electorales.

Imagino que algunos pensarán que la cosa no es para tanto, porque dirán que muchos también, en otros momentos, se habrán beneficiado de ciertos privilegios, tratos de favor y de situaciones similares para obtener determinados  títulos, certificados, puestos de trabajo… y nadie dijo nada.  Aquellos imagino que enmudecerán y guardaran silencio. Y mira por dónde, ahora salta esta chispa, de repente y hace fuego, con una llama que prende con viveza.

Las cosas son así, en ocasiones saltan a primer plano y en otras se escapan.

Quién iba a  suponer que por un simple máster de poca monta– como tantos, quiero decir- se iba a liar el pollo que se ha liado. Sin embargo, cada tiempo tiene su afán.

Las cosas a veces se complican y se retuercen; por una mentira o por negar la verdad todo se puede ir abajo y caer de lo alto.

Muchos pensarán que el tema está sirviendo para cargar contra el adversario, buscar el hueco y el “quítate tú, para que me ponga yo”.

Lo que ocurre es que en los últimos tiempos abunda el más de lo mismo y la política del “chiringuito” se ha prodigado por muchos rincones y hasta algunas universidades han caído en la trampa. La Rey Juan Carlos, sin duda ha sido ejemplo de ello.

El “mastergate Cifuentes”  ha destapado esa inercia y puede ser que si se sigue tirando del hilo salgan más casos. La Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), con su presidente al frente y los observadores externos designados han reconocido públicamente la existencia de “graves irregularidades” relacionadas con la obtención del título académico de la política madrileña.

El caso, como se sabe está en manos de la Fiscalía al apreciar  falsedad en documento público. Mientras tanto las apuestas sobre el futuro de Cifuentes siguen y esperemos que en breve sabremos el final de este culebrón primaveral.

cifuentes-master-kocc-u501600233087eld-624x385rc

Ver Post >
La precarización de la vida universitaria
img
Javier Ballesta | 29-03-2018 | 4:25| 0

La Universidad española no logra resolver los problemas que tiene desde hace algunos años.

El fondo de los males que le aquejan sigue siendo el mismo desde hace lustros y  que en los últimos tiempos se han multiplicado con creces. Los remedios no vendrán, sin duda por optar a nivel individual, local o regional para ser más excelente, competitivo, internacional y copar los mejores puestos en los “rankings“, por encima del adversario.

La respuesta estará mucho más en saber cómo resolver los problemas de la casa, los domésticos y en los que no se puede seguir estando tan a la baja, como estamos en recursos humanos y en docentes.

De ahí que, creo, la solución no vendrá por tener un rector u otro; más bien lo fundamental será encontrar soluciones conjuntas, para dar con la tecla y tomar acuerdos que cambien esta situación.

Por ello, mucho me temo que, si no se unen los rectores y las universidades, seguiremos siendo pasto fácil de los intereses mercantilistas y burocráticos que nos someten a cualquier precio.

En este sentido  leíamos las declaraciones valientes del presidente de la CRUE, Roberto Fernández, afirmando que  “no se puede mantener la Universidad española a base de profesores pobres” y denunciando a los políticos parlamentarios por no preocuparse por la Universidad.  En su opinión, la clave no es hacer un pacto de Estado que sabemos que no se alcanzará. De lo que se trata es de resolver los problemas con una nueva ley de Universidades que no dure una legislatura y que sea importante para consolidarla.

La penosa realidad es que hemos perdido más de 10.000 efectivos desde 2011 en las universidades españolas, 5.000 profesorado y más de 4.000 de personal de administración y servicios y que gracias a las familias han aportado más dinero para mantener el sistema.

El sacrificio se ha realizado y ahora hay que decidir por dónde cambiar esta inercia que ha desprestigiado la docencia universitaria contratando mano de obra barata.

El fondo  de la cuestión queda resumido a que no podemos aspirar a una democracia de calidad con un profesorado precario. En estos momentos, probablemente, el 60% son permanentes y el 40% asociados, o muchos más,  donde entran una gran variedad de tipologías que llevan el mayor peso de la docencia universitaria y están muy mal pagados.

Y es que así no se levanta la Universidad

No se puede mantener la docencia universitaria en base a profesores pobres y este sería lo primero para cambiar desde ya. Lo demás también, en  el orden que corresponda y poco a poco.

universidad

Ver Post >
Testigo directo de la vida universitaria
img
Javier Ballesta | 16-03-2018 | 6:14| 0

El pasado 13 de marzo acababa la vida laboral de Diego Vera Fernández, jefe del gabinete de prensa de la Universidad de Murcia.

Todo un referente del buen hacer profesional y testigo directo de las noticias  que se han generado desde esta institución y que han servido para difundir lo mucho que se cuece por despachos, departamentos y facultades universitarias.

Se va en la víspera de saber quién se sentará en el sillón magnífico de la institución, sin conocer al que sería su séptimo rector que hoy saldrá elegido, tras la segunda vuelta universitaria. Con él pasaron Soler, Roca, Monreal, Ballesta, Cobacho y Orihuela. Más todo pasa… todo quedará, como diría aquel.

Y en el paso del tiempo siempre conservamos la foto fija de aquellos momentos que fueron y se cristalizaron en el poso de los recuerdos donde las personas brillan por su saber estar, donde Diego apunta bien alto.

Su preparación y  buen trato de este  periodista le ha hecho merecer  la valoración de la comunidad universitaria y de los colegas de los medios que siempre lo tuvieron como suyo.  Conocía las redacciones de los diarios, por propia experiencia antes de  pasar al gabinete de prensa de la Convalecencia.diego-vera-2

Esta semana leíamos la entrevista que le hacían sus compañeros Pascual Vera y Ana Martín en Campus digital en la que afirmaba su pasión por el periodismo, sin disimulo, desde siempre y en una larga trayectoria que le llevó a pasar por las redacciones y conocer cómo se construyen las noticias a pie de obra, para pasar a hacerlo en muchos frentes que dominaba y en los que tenía gran formación.

A la postre, el buen hacer tiene una combinación de saber y de dedicación que casi siempre van de la mano y en ocasiones no conviene olvidar, porque siempre  están unidas al igual que reconocía que: “He trabajado muy a gusto todo este tiempo, a los periodistas nos molesta sentirnos controlados, pero yo he tenido la enorme suerte de que me han dejado total autonomía y libertad, y eso es muy de agradecer”.

Y en la UMU ha permanecido Diego Vera, como en su casa, 34 años intensos, sin pausa y tomándole el pulso día a día a la actualidad universitaria.

Al escribir esta columna tengo delante el libro “Eméritos” donde se  retratan  31 profesores que pasaron a  gozar de esa categoría  y que fueron entrevistados por el periodista con cercanía y serenidad.

Ahora, en la despedida de Diego Vera, me viene al recuerdo su sencillez y cómo valoraba que los medios amplificaran las noticias de la casa.

De ahí que su defensa y compromiso por la comunicación siga siendo su bandera, junto a esa sonrisa permanente de buena persona que ha sabido contar las buenas noticias universitarias.

diego-vera-en-el-despacho-min-672x372

 

Ver Post >
Promesas para el cambio
img
Javier Ballesta | 03-03-2018 | 12:16| 0

Mientras  muchos se tiran horas dándole a la lengua y a los decires, entre palabras que se descascarillan entre la teoría y la redundancia, las cosas al parecer cada vez más  se complican y siguen por otros derroteros bien distintos.

Perdemos mucho tiempo en hablar, en el más de lo mismo y en ahondar en aquello que nos justifica, para afirmar nuestras intenciones, nuestros pensamientos y el querer hacer desde la prédica personal, disociada en muchísimas ocasiones de lo que ocurre y sigue ocurriendo mientras nos creemos salva patrias redentores, capaces de cambiarlo todo, a golpe de personalismo puro y duro.

En estos momentos, me vienen a la mente  varias situaciones que se entrecruzan y que fluyen a propósito de  la actualidad educativa que  tenemos en estos días a nivel nacional y regional.  Son varios los frentes donde se habla de cambios, promesas y todos ellos fluyen y se entrecruzan, vienen y van.

Desde la política educativa se retoma de nuevo el tema del pacto educativo, un viejo  asunto sin resolver que está anclado por la miopía política y partidista que lo encalla y se retuerce en añejos argumentos y en inercias que lo enquistan y no responde a lo que la calle demanda ¿quién dijo que pactar fuera fácil?

La tradición de este país vinculada al partidismo político en muchas ocasiones nos impide poner la mirada en aquello que habría que resolver dentro de un orden, valorando qué es lo que se debería primar.

Entre otras cuestiones, nos tendríamos que adaptar a un mínimo, a lo básico y garantizar que hay que dejarse en la percha aquellas ideas que llevamos en la mochila, para buscar aquello que pueda tener sentido común.

En este tiempo de dificultad donde los pactos tardan en llegar, para resolver situaciones que urgen no podemos pasar largo tiempo con tantas promesas.

El cambio no llega y tampoco hacemos por buscarlo entre todos.

Muchos pensamos que hay que cambiar, pero mientras divagamos en las alturas no apetece leer noticias crudas que te dejan tieso y que te ponen en alerta máxima, encendiéndose la luz roja de forma intermitente, porque afirman que  en la Región existe una elevadísima proporción de menores en riesgo de pobreza, con unas tasas de fracaso escolar superiores a la media, con una preocupante dependencia de las pantallas de móviles y ordenadores, un alto consumo de alcohol (y de otras sustancias) y una educación sexual deficiente, a la luz de la notable tasa de embarazos adolescentes.

Los resultados del último informe sobre la ‘Situación de la Infancia en la Región de Murcia’, nos tienen que llevar a cambiar esta situación.

Tras la radiografía habrá que intervenir, no podemos seguir pensando en las promesas y hay que hacer algo para que esto cambie.

 

grafico-unicef

Ver Post >
Entrega y pasión hasta el final
img
Javier Ballesta | 16-02-2018 | 8:47| 0

Ahora que se cuestiona por todos los frentes la labor de los maestros, desde dentro y desde fuera, entre las trincheras de las aulas y en la calle, es tiempo de repensar su importante papel y lo mucho que han hecho y siguen haciendo en beneficio de los ciudadanos.

Aunque, como sabemos, cada vez más existen situaciones que ponen en tela de juicio su valía y su gran labor, por aquellos que callan y en el silencio de su ignorancia hacen que algunos profesionales abandonen en plena madurez y se marchen por la puerta trasera, cabizbajos y de puntillas…¡qué pena! porque hubieran podido dar mucho más, sobre todo para transmitir a los noveles el poso de su veteranía.

Por ello resulta motivador leer testimonios, como el que leíamos en este diario, referido a la maestra que desde su longevidad nos narraba su pasión, sin parada y hasta el final.

Todo un ejemplo vivo, el de  Luisa Cabello que a sus 103 años, sigue teniendo viva, como llama ardiente el recuerdo de su vocación por la enseñanza.

Dice la noticia que se jubiló  “ a los 68 años y llorando” en su despedida.

Decir adiós, no debe ser nada fácil; tampoco para los que se van ahora imagino que dejar lo que se tiene como propio es siempre un desprenderse de una conquista por la que se ha apostado durante largo tiempo.

Luisa le explicó a la consejera el papel tan importante que la docencia desempeñó en su vida y cómo se inició, en Lorca en 1936.

En una época en la que acababa de comenzar la Guerra Civil española y en la que los maestros eran cada vez más controlados;  tiempos duros, muy difíciles, de penas, donde la vida en blanco y negro rezumaba con tintes grisáceos los días y las noches.

En aquel  tiempo imagino que sería durísimo ejercer la profesión. Después pasaron los años de cambios, traslados y así hasta  1980 año en el que se jubiló. Toda una vida de entrega y pasión, en el que tuvo que revalidar su papel de maestra y de mujer.

El caso de Luisa Cabello, como el de otros  recientemente homenajeados en esa Gala del Docente que se viene realizando cada año en esta comunidad a los recién jubilados, es  un bello gesto simbólico de aplaudir la trayectoria y el testimonio de vida de aquellos que nos enseñaron y tuvieron un importante papel en nuestra vida.

Se agradece que la sociedad mire y respete a sus maestros, también que los medios lo cuenten y lo amplifiquen.

Será un buen síntoma, para valorar la educación.

puebla-luisa-cabello

Ver Post >

Etiquetas

Otros Blogs de Autor