La Verdad

img
Cuando Naranjito mató a Lagartijo
img
Antonio Botías | 24-10-2015 | 10:01| 0

 

 

Incómodas donde las hubiere, allá por el año 1887, a las «localidades de longaniza» sólo podían acceder los aficionados de la antigua calle de Poco Trigo, así llamada porque sus vecinos apenas tenían que llevarse a la boca. El coso de la Condomina abrió sus puertas sin que las andanadas de sol estuvieran terminadas y, en su lugar, se colocaron largos maderos que los murcianos pronto bautizaron con aquel curioso nombre. Es sólo una anécdota que adorna la historia centenaria del coso murciano, que se situó en los antiguos terrenos del condominium, tierra compartida en dominio.

Ver Post >
Y llegó el 'kinematógrafo'
img
Antonio Botías | 21-10-2015 | 09:58| 0

Un silencio denso y polvoriento, casi de ermita perdida o bodega antigua, inundó el teatro Romea por unos instantes, apenas unos segundos interminables en que los trescientos cincuenta y un murcianos que llenaban el aforo no se atrevían ni a respirar. Acababan de ver llegar un tren a una estación, a unos campesinos quemando hierbas y hasta un paseo en el mar. Y todo sobre el escenario, sin decorado alguno, casi tan real como la zarzuela Campanone que acababan de aplaudir.

Ver Post >
Revuelta de sotanas en San Fulgencio
img
Antonio Botías | 20-10-2015 | 09:53| 0

Cuando el rector Ramón Rubín de Celis recordaba aquella noche en que el seminario retembló, se persignaba. Sucedió el 9 de enero de 1804. La explosión de dos barrenos redujo a escombros los aseos del centro, causando un diminuto Apocalipsis que al rector bien pudo costarle la vida unos días más tarde. Porque alguien le lanzó desde la escalera una orza, con tan buen pulso que le arrancó el bonete al religioso. Luego, recuperado del desmayo que le produjo el ataque, tuvo que reconocer el problema: los seminaristas de San Fulgencio se habían sublevado.

Ver Post >
«Si me tocara la lotería, bailaría hasta 'Paquito el Chocolatero'»
img
Antonio Botías | 31-08-2015 | 08:25| 0

 

Quizá sea esta la administración de lotería más ‘cañera’ de España. No en vano la dirige José María Imbernón, un apasionado del rock en pleno corazón de Murcia, en la calle Azucaque, así llamada por ser aquella «sin salida» donde sucedió una terrible y remota tragedia entre moros y cristianos. Ahora, allí solo se celebra, de tanto en vez, que algún premio alegra la economía de los jugadores. Y la inmensa mayoría lo destinan «a pagar púas; pero no precisamente de guitarra». Si a él le tocara lo invertiría en ayudar a las protectoras de animales. Es, roquero y todo, su lado más tierno.

Ver Post >
«Le advertí a Rajoy de que la solución a la sequía era un trasvase del Miño»
img
Antonio Botías | 31-08-2015 | 08:23| 0

Si a Manuel Fernández Enes se lo encontraran en una escalera, gallego de origen como es, les daría los buenos días y seguiría decidido, hacia arriba o hacia abajo, su camino. Y no porque viva en Murcia desde hace 38 años. Ni porque incumpla el topicazo del gallego y la escalera. Lo haría porque siempre pone tanta ilusión en cuanto se propone que muy rara vez no lo consigue. De hecho, como presidente de la Casa Regional de Galicia en Murcia ha logrado alcanzar los 150 socios, lo que le permite al centro el máximo reconocimiento de la Xunta gallega. Ahora andan preparando su tradicional muestra para la Feria de Septiembre, esa que concita a miles de murcianos en torno al pulpo, el churrasco, el marisco, los quesos y los vinos blancos… todas esas cosas que a pocos les gustan, vaya.

Ver Post >
Sobre el autor Antonio Botías
Este blog propone una Murcia inédita, su pequeña historia, sus gentes, sus anécdotas, sus sorpresas, su pulso y sus rincones. Se trata de un recorrido emocionante sobre los hechos históricos más insólitos de esta Murcia que no vemos; pero que nos define como somos. En Twitter: @antoniobotias

Etiquetas

Otros Blogs de Autor