La Verdad

img
Etiqueta: Fuensanta
El robo de La Fuensanta, desvelado
img
Antonio Botías | 16-03-2017 | 14:14 |0

El buen sacristán Eduardo Gassó jamás habría de olvidar aquella mañana fría cuando descubrió cómo el fabuloso joyero de la Fuensanta había desaparecido. Sucedió el 8 de enero de 1977. Entre otras piezas, los ladrones se llevaron de la Catedral la corona de la Patrona, una obra en oro con 5.872 piedras preciosas, entre brillantes, diamantes, zafiros, esmeraldas, rubíes y topacios. Y también la del Niño, compuesta por 1.749 piedras, junto al llamado pectoral de Belluga, su anillo y un broche.

Las investigaciones quedaron bajo la dirección del comisario Maximino Conesa. Pero apenas dieron fruto. O eso se contó entonces. Solo trascendió que dos individuos habían entrado de madrugada al templo por la puerta de la Torre. Desde las rampas de subida y a través de un ventanuco pasaron al interior, cortaron los barrotes del museo y perpetraron el robo.

La única pista llevó al interrogatorio de un vecino de Elda, Juan Gil, relacionado con otro robo similar en Salamanca. Pero no se probó su autoría. Poco más se contó.Hasta ahora. En realidad, existió un detallado informe policial que, durante los meses siguientes, determinó cómo se había producido el robo

Ver Post
Y a Ti te llaman Fuensanta
img
Antonio Botías | 27-11-2016 | 18:54 |0

Romance a la Morenica, entre jotas y chatos de vino, camino del monte cuando el calor aprieta

Y a Ti te llaman Señora en Belluga engalanada; repique cuando a las ocho navegas sobre la plaza sobre un viento de suspiros, entre una brisa de palmas y un huracán de piropos atragantados de lágrimas. Aplausos en el Arenal, donde te nombran sultana de aquella huerta remota de perfume de nostalgia, de partidores que entonan cánticos de noria clara, de hierbabuena y alábega en macetas de hojalata, de barracas olvidadas sin más adorno ni gala que el sudor de los huertanos, acaso una remota arca, y presidiendo la sala el retrato de tu cara.

Y a Ti te llaman suspiro cuando el Puente Viejo alcanzas y el río acaricia tu imagen en sus aguas reflejada. ¡Qué envidia siente el Segura al despuntar la mañana, al descubrir que el rocío se acristala en tu mirada! Y allí, aunque te llames Peligros, muchos te llaman campana que se torna en despedida al retemblar la espadaña. Tintinea el bronce antiguo sobre las piedras ajadas y el azud repiquetea y te llama Fuente Santa. Y cuando encaras elCarmen, en esa frontera urbana, rebrota en tu talle la Sangre de antigua carmelitana, de manola

Ver Post
Sobre el autor Antonio Botías
Este blog propone una Murcia inédita, su pequeña historia, sus gentes, sus anécdotas, sus sorpresas, su pulso y sus rincones. Se trata de un recorrido emocionante sobre los hechos históricos más insólitos de esta Murcia que no vemos; pero que nos define como somos. En Twitter: @antoniobotias