La Verdad

img
Etiqueta: huerta
La noche en que la huerta fue mar
img
Antonio Botías | 19-12-2016 | 10:26 |0

Cuando los serenos intentaron advertir a los ciudadanos, el antiguo Partido de San Benito, al otro lado del Segura, ya se encontraba inundado. Eran las dos y media de la madrugada. El atronador toque de arrebato desde la Catedral, tan distinto de las campanadas pausadas que alertaban de un incendio, animó a muchos a salir a las calles para comprobar qué sucedía. Les aguardaba la muerte. Los más precavidos se encaramaron a las azoteas. Sólo era el prólogo del desastre: la terrible riada de Santa Teresa, que se cobraría 761 víctimas.

«Llovía y llovía -advertirá Martínez Tornel, en El Diario-. La oscuridad era completa. Solamente la llama de los hachones daba un aspecto más pavoroso al terrible cuadro. Se oían gritos por todas partes». Un remolino de gentes corría hacia el puente para comprobar cómo el agua acariciaba los pretiles. De pronto, las alcantarillas de la ciudad reventaron y se anegó el barrio de San Pedro, San Andrés, la Catedral, San Juan… hay quien se aventura al Carmen, con el agua al cuello, para rescatar a familiares y amigos. El Segura crece hasta diez metros y sepulta al Malecón mientras otro estruendo anuncia el derrumbe de parte del

Ver Post
¡Cuán largo me lo fiáis, amigo Sancho!
img
Antonio Botías | 11-05-2016 | 16:54 |0

Molino en La Albatalía

Hace ahora un siglo que el conde de Romanones, quien fuera diecisiete veces ministro, que eso es saber conservar el sillón, profirió aquella célebre exclamación: “Hagan ustedes la ley, que yo haré el reglamento”. Afortunada frase de gran aplicación, con alguna variante, en las cuestiones patrimoniales murcianas: “Hagan ustedes la ley, que ya haremos el estudio oportuno”. Esto es: Hagan ustedes la ley de proteger lo poco que no nos hemos cargado, para poder cargárnoslo mientras redactamos catálogos para protegerlo. Y así todo, oiga. Por eso sorprende que desde la recién creada Oficina de la Huerta descubran, a buenas horas, que muchos de los 304 inmuebles municipales catalogados y protegidos por su interés histórico “han desaparecido, se han modificado o se han descubierto”. Y se quedan tan frescos. Y que por ello es necesario licitar por  87.000 euros un nuevo catálogo que incluirá, además de edificios y yacimientos arqueológicos, unidades de paisaje de interés. Pues muy bien que lo veo. Todo lo que sea sumar, en una ciudad acostumbraba a restar en estas

Ver Post
Diez joyas del patrimonio que urge proteger
img
Antonio Botías | 16-11-2015 | 09:24 |0

No es la Catedral ni el Museo Saltillo. Ni tampoco el Casino. Ni el santuario de la Fuensanta. No. Los auténticos tesoros en peligro, en muchos casos, no están tan expuestos al asombrado visitante que, sin duda, se asombraría más si descubriera cómo la abulia administrativa y la incultura política están acabando con el patrimonio histórico murciano. Hace ahora un siglo, el célebre periodista Martínez Tornel publicaba en su ‘Diario de Murcia’ una advertencia dirigida a «los murcianos del futuro». En ella suplicaba que cuidaran la torre de la Catedral y las imágenes de Salzillo, porque mientras existieran sobreviviría Murcia. Quizá ahora ha llegado el momento de actualizar y ampliar aquella lista. Para que algún desocupado acaso la encuentre dentro otros cien años. Estos son, quizá, los diez tesoros sobre los que urge actuar.

El Puntarrón Chico. Yacimiento de la Edad de Bronce –cultura argárica– ubicado en la rambla de El Garruchal, en Beniaján. En él se hallaron piezas de cerámica, cuchillos de sílex, punzones de hueso, brazaletes, sortijas, alabardas de cobre y bronce, e incluso enterramientos, tanto en cista [cuatro losas laterales y una

Ver Post
Sobre el autor Antonio Botías
Este blog propone una Murcia inédita, su pequeña historia, sus gentes, sus anécdotas, sus sorpresas, su pulso y sus rincones. Se trata de un recorrido emocionante sobre los hechos históricos más insólitos de esta Murcia que no vemos; pero que nos define como somos. En Twitter: @antoniobotias