La Verdad

img
Etiqueta: misterio
El robo de La Fuensanta, desvelado
img
Antonio Botías | 23-02-2017 | 11:34 |0

El buen sacristán Eduardo Gassó jamás habría de olvidar aquella mañana fría cuando descubrió cómo el fabuloso joyero de la Fuensanta había desaparecido. Sucedió el 8 de enero de 1977. Entre otras piezas, los ladrones se llevaron de la Catedral la corona de la Patrona, una obra en oro con 5.872 piedras preciosas, entre brillantes, diamantes, zafiros, esmeraldas, rubíes y topacios. Y también la del Niño, compuesta por 1.749 piedras, junto al llamado pectoral de Belluga, su anillo y un broche.

Las investigaciones quedaron bajo la dirección del comisario Maximino Conesa. Pero apenas dieron fruto. O eso se contó entonces. Solo trascendió que dos individuos habían entrado de madrugada al templo por la puerta de la Torre. Desde las rampas de subida y a través de un ventanuco pasaron al interior, cortaron los barrotes del museo y perpetraron el robo.

La única pista llevó al interrogatorio de un vecino de Elda, Juan Gil, relacionado con otro robo similar en Salamanca. Pero no se probó su autoría. Poco más se contó.Hasta ahora. En realidad, existió un detallado informe policial que, durante los meses siguientes, determinó cómo se había producido el robo

Ver Post
La ventana murciana del fin del mundo
img
Antonio Botías | 14-02-2017 | 19:49 |0

Es uno de los misterios más profundos de la Región. Tanto, que muy pocos conocen siquiera su existencia. Sin embargo, desde hace muchos siglos, decenas de especialistas han intentado, con mayor o menor éxito, descifrarlo. Se trata de la llamada Ventana de la Aparición, del Santuario de la Vera Cruz de Caravaca, un óculo gótico en piedra de unos 75 centímetros grabado con una gran esvástica central y 42 signos. Ahora, Pablo Alonso Bermejo, medievalista y expertos en simbolismo tradicional, parece haber resuelto el dilema.

La leyenda de la ventana está conectada con la propia de la Vera Cruz. Al parecer, cuando el rey moro preguntó al sacerdote Ginés Pérez Chirinos qué oficio tenía, replicó: «El mejor del mundo». El monarca le ordenó entonces que lo ejercitara y el cura le respondió que necesitaba sus ornamentos sacerdotales, que les fueron entregados. Al instante en que debía comenzar la misa, Ginés advirtió al rey de que le faltaba una cruz. Y, de repente, se abrió un arco en la pared, por donde descendieron dos ángeles con un crucifico que depositaron en el altar. Ese arco se conocería desde entonces como la Ventana de la Aparición.
A comienzos
Ver Post
Sobre el autor Antonio Botías
Este blog propone una Murcia inédita, su pequeña historia, sus gentes, sus anécdotas, sus sorpresas, su pulso y sus rincones. Se trata de un recorrido emocionante sobre los hechos históricos más insólitos de esta Murcia que no vemos; pero que nos define como somos. En Twitter: @antoniobotias