La Verdad

img
Etiqueta: salzillo
Obituario al pastelico de carne
img
Antonio Botías | 02-06-2016 | 08:25 |0

Amanece junio en Murcia con esa claridad de luz que el poeta Jorge Guillén respirara, mientras se alarga la sombra fresca de las moreras, el sonido de las fuentes anuncia el estío y las moscas, esas «raudas moscas divertidas» de Machado, aún no buscan desesperadas una ventana abierta para escapar del sestero. Todo parece normal en este nuevo junio que estrena Murcia: los vendedores de ciegos pugnando por las mejores esquinas, las geranios rojos y las diminutas clavellinas que adornan balcones remotos, el trasiego de parroquianos en los bodegones de Las Flores, el obligado vermú de Luis de la Rosario, cabe El Perdón de San Antolín, la algarabía en esa huerta condensada que es Verónicas, los primeros turistas boquiabiertos ante la fachada de la Catedral…

@Fernando Pinar

 

La rutina, que es el prólogo del olvido, aplaca un acontecimiento singular: un trozo de Murcia, de aquella ciudad castiza que se desangra en grandes superficies comerciales y tiendas de todo a un euro, acaba de morir. Y el velatorio ayer se celebró, si es que celebrarse podía, en la calle Riquelme esquina

Ver Post
¿Dónde están los pajes?
img
Antonio Botías | 08-05-2016 | 17:20 |0

Al palacio episcopal, así, en su extensión, lo ha mirado un tuerto. Porque primero cayeron en desgracia las tribunas proscritas de la Semana Santa. Y ahora le ha tocado el turno a los graciosos pajes que, vestidos a la usanza napolitana, recibían a los visitantes del belén que llaman municipal, pero que se instala en el obispado y montan miembros de la peña La Pava.

Estos pajes, reproducciones más o menos fieles de los que tallara el escultor Salzillo, llamaban la atención por sus grandes dimensiones. Reclamo turístico asegurado. Y quizá por eso, pues comprobado está que quien en Murcia destaca lo mandan a tomar por saco, han desaparecido esta Pascua de su lugar.

Desconozco si los pajes dependían del gobierno de La Glorieta, del obispado, de la comunidad autónoma o de la Asociación de Belenistas. Pero tengo claro que, si hubieran ido en alguna lista de las pasadas elecciones, en según qué candidaturas, seguirían en su mismo lugar.

¿Qué ha sido de los pajes? ¿Acaso algún sindicato ha pedido su retirada al considerarlos un símbolo de explotación laboral, ahí andando los pobrecicos mientras los Reyes Magos viajaban repantigados en sus camellos? ¿Se

Ver Post
¿La obra cumbre de Salzillo?
img
Antonio Botías | 08-12-2015 | 11:10 |0

Cuentan que la noche se encendió en lágrimas de fuego que iluminaron, como un llanto estrepitoso de astillas celestiales, la ciudad entera. El horizonte velado de la amanecida huertana se rasgó en mil pedazos. Entre las llamas, aunque apenas durara un instante, sus ojos compasivos parecieron cuajarse de sollozos. Los querubines que la rodeaban, como si imploraran clemencia, abrazaban sus divinos pies, aunque la algarabía de gritos y maldiciones impedía escuchar sus voces diminutas y cristalinas. Sólo el dragón que uno de ellos hería, henchido de gozo, esbozó una mueca de victoria antes de convertirse en cenizas. Fue entonces cuando Murcia perdió su más preciado tesoro.

Sucedió en 1931. El miércoles 13 de mayo. El plano de san Francisco, donde brotan cada amanecida los aromas de la huerta que se condensan en Verónicas, aún mantenía la congregación que honraba al santo. Junto a sus muros, la desaparecida iglesia de la Purísima custodiaba una talla de esta advocación, obra de Francisco Salzillo. Era la Purísima Concepción. Muchos autores han mantenido que era la obra cumbre de Salzillo. Sin embargo, no existen demasiadas imágenes para sustentar esta

Ver Post
Diez joyas del patrimonio que urge proteger
img
Antonio Botías | 16-11-2015 | 09:24 |0

No es la Catedral ni el Museo Saltillo. Ni tampoco el Casino. Ni el santuario de la Fuensanta. No. Los auténticos tesoros en peligro, en muchos casos, no están tan expuestos al asombrado visitante que, sin duda, se asombraría más si descubriera cómo la abulia administrativa y la incultura política están acabando con el patrimonio histórico murciano. Hace ahora un siglo, el célebre periodista Martínez Tornel publicaba en su ‘Diario de Murcia’ una advertencia dirigida a «los murcianos del futuro». En ella suplicaba que cuidaran la torre de la Catedral y las imágenes de Salzillo, porque mientras existieran sobreviviría Murcia. Quizá ahora ha llegado el momento de actualizar y ampliar aquella lista. Para que algún desocupado acaso la encuentre dentro otros cien años. Estos son, quizá, los diez tesoros sobre los que urge actuar.

El Puntarrón Chico. Yacimiento de la Edad de Bronce –cultura argárica– ubicado en la rambla de El Garruchal, en Beniaján. En él se hallaron piezas de cerámica, cuchillos de sílex, punzones de hueso, brazaletes, sortijas, alabardas de cobre y bronce, e incluso enterramientos, tanto en cista [cuatro losas laterales y una

Ver Post
Una Santa Teresa (olvidada) en Murcia
img
Antonio Botías | 11-11-2015 | 09:23 |0

(Hoy se cumplen 300 años justos del fallecimiento de esta mística)

Aún queda por esclarecer por los doctores la aportación que a la mística española hizo una murciana, acaso no tan anónima entre los expertos en la materia, pero desconocida por muchos. Pero su vida y obra la convierten en una de las pocas religiosas que, por dedicarse a su auténtica vocación, exigió al Papa que la dispensara de gobernar un convento: el de las Agustinas Descalzas de Murcia.

Juana de Tomás-Montijo y Herrera nació en Murcia el 17 de febrero de 1672, hija de un matrimonio que regresó de las Indias. Desde muy niña mostraba cierta atracción por los asuntos religiosos, hasta el extremo de recriminar a su madre porque, cierto día, le había negado la limosna a un pobre a pesar de las muchas riquezas que había cosechado la familia en América. Pronto la pequeña destacó en el estudio del latín y en el conocimiento del catecismo, lo que permitió que recibiera la comunión a los nueve años, fecha temprana para la época.

Juana enfermó al poco tiempo. Y tanta era su gravedad que incluso recibió la unción de enfermos, temerosa la familia de que muriera. Todavía convaleciente y con

Ver Post
Sobre el autor Antonio Botías
Este blog propone una Murcia inédita, su pequeña historia, sus gentes, sus anécdotas, sus sorpresas, su pulso y sus rincones. Se trata de un recorrido emocionante sobre los hechos históricos más insólitos de esta Murcia que no vemos; pero que nos define como somos. En Twitter: @antoniobotias