La Verdad

img
Etiqueta: Santa Teresa
La noche en que la huerta fue mar
img
Antonio Botías | 19-12-2016 | 10:26 |0

Cuando los serenos intentaron advertir a los ciudadanos, el antiguo Partido de San Benito, al otro lado del Segura, ya se encontraba inundado. Eran las dos y media de la madrugada. El atronador toque de arrebato desde la Catedral, tan distinto de las campanadas pausadas que alertaban de un incendio, animó a muchos a salir a las calles para comprobar qué sucedía. Les aguardaba la muerte. Los más precavidos se encaramaron a las azoteas. Sólo era el prólogo del desastre: la terrible riada de Santa Teresa, que se cobraría 761 víctimas.

«Llovía y llovía -advertirá Martínez Tornel, en El Diario-. La oscuridad era completa. Solamente la llama de los hachones daba un aspecto más pavoroso al terrible cuadro. Se oían gritos por todas partes». Un remolino de gentes corría hacia el puente para comprobar cómo el agua acariciaba los pretiles. De pronto, las alcantarillas de la ciudad reventaron y se anegó el barrio de San Pedro, San Andrés, la Catedral, San Juan… hay quien se aventura al Carmen, con el agua al cuello, para rescatar a familiares y amigos. El Segura crece hasta diez metros y sepulta al Malecón mientras otro estruendo anuncia el derrumbe de parte del

Ver Post
Una Santa Teresa (olvidada) en Murcia
img
Antonio Botías | 11-11-2015 | 09:23 |0

(Hoy se cumplen 300 años justos del fallecimiento de esta mística)

Aún queda por esclarecer por los doctores la aportación que a la mística española hizo una murciana, acaso no tan anónima entre los expertos en la materia, pero desconocida por muchos. Pero su vida y obra la convierten en una de las pocas religiosas que, por dedicarse a su auténtica vocación, exigió al Papa que la dispensara de gobernar un convento: el de las Agustinas Descalzas de Murcia.

Juana de Tomás-Montijo y Herrera nació en Murcia el 17 de febrero de 1672, hija de un matrimonio que regresó de las Indias. Desde muy niña mostraba cierta atracción por los asuntos religiosos, hasta el extremo de recriminar a su madre porque, cierto día, le había negado la limosna a un pobre a pesar de las muchas riquezas que había cosechado la familia en América. Pronto la pequeña destacó en el estudio del latín y en el conocimiento del catecismo, lo que permitió que recibiera la comunión a los nueve años, fecha temprana para la época.

Juana enfermó al poco tiempo. Y tanta era su gravedad que incluso recibió la unción de enfermos, temerosa la familia de que muriera. Todavía convaleciente y con

Ver Post
Sobre el autor Antonio Botías
Este blog propone una Murcia inédita, su pequeña historia, sus gentes, sus anécdotas, sus sorpresas, su pulso y sus rincones. Se trata de un recorrido emocionante sobre los hechos históricos más insólitos de esta Murcia que no vemos; pero que nos define como somos. En Twitter: @antoniobotias