La Verdad

img
Efluvios masculinos
img
Mar y Cleo | 05-03-2017 | 11:17

Ojalá que alguien encuentre la barita mágica que nos ayude a descubrir a nuestro verdadero amor, a ese amor con el que decir sí para siempre, con el que poner a prueba la envidia de mi mejor amiga porque sé que es el definitivo y no uno más de la lista de los desatinos.

Lo cierto es que ya no voy por la vida en plan cándida, qué va, ese tiempo pasó. Ahora me he vuelto muy exigente, tengo claro que eso de dejarme comer la oreja la primera tarde y yo creérmelo para después caer en tus brazos, va  a ser que nones. No es que vaya yo de vuelta de nada por la vida, ni estoy resentida; pero ir por ahí de gilipollas, va a ser que tampoco.

Yo ya lo he intentado todo. Me he hecho la estirada al principio, pero con este truco alguno me la coló también. Me he quedado en mi sofá, pero Cupido me dijo que no pensaba venir a tocar al timbre de mi casa. Me borré de lo sofisticado y salí a la calle en plan look natural, con la cara lavada y casi en chándal, y se me notó a la legua que estaba fuera de mi ecosistema, parecía un pato porque yo no sé andar por el mundo sin mis tacones. Le di oportunidades a bellezas interiores y acabaron portándose igual que los guaperas exteriores…

-Total, que estoy asustada. Me da miedo entusiasmarme, no vaya a ser que este me salga rana y yo llene mi cabeza de pájaros y mi corazón acabe hecho un estropajo. Dime, tú ¿cómo lo ves? ¿Te parece que tiene buena pinta? ¿Crees que me puedo ilusionar? ¿Será el definitivo? ¿Me corto ya las venas y empiezo a llorar o es demasiado pronto?- le lloriqueo a mi mejor amigo, sí, ese amigo que nunca ha querido nada conmigo ni yo con él.

-¿Sabes ya como huelen sus por dentros?

-¿Estoy entendiendo lo que realmente he entendido? ¿Te estás refiriendo a “eso”?-le pregunto alucinada tapándome la nariz.

-Hazme caso, desconfía totalmente del tío que, pasado el tiempo de conquista, jamás lo haya hecho en tu presencia. ¿Sabes qué? Que si no se los está tirando contigo, se los tira con otra.

Desde luego el universo masculino es todo un mundo por descubrir. Poseen un lenguaje propio, un hábitat único y unas sensaciones tan inalcanzables como incomprensibles. Te lo juro, antes de confesarle yo a una amiga que me tiro cuescos, soy mucho más capaz de contarle a la cara aquel lío que nunca le revelé con ese novio suyo de la playa, porque yo a los ojos de mi amiga puedo ser un poco hija puta, ¿pero una pedorra…? ¡Nunca!

Decido, el próximo día que mi chico venga a comer, le voy a plantar una fabada de las buenas, con su butifarra y todo. Y después, toca peli con mantita en el sofá. ¡Como en toda la tarde no le suene música de fondo, me veo haciéndole caso a mi amigo! Lo tengo claro, yo a este lo largo, no vaya a tener razón y sea otra la confidente de sus efluvios masculinos.

-Después de una buena pedorrera, pero de esas que ni aireando la manta ni tapándote la cara con el cojín consigues despegarte, ya verás como al final te llega todo.

-¿Todo? ¿Qué es todo? ¿Es que todavía puede haber más?

-Jajaja, eso ya es cosa de él, porque sorpresas aromáticas puede haber muchas y muy variadas. ¡Los hombres tenemos una gran versatilidad fiestera! A lo que yo me refiero es que si por fin se relaja contigo y logra sentirse como en su casa, ve preparando el ramo y el vestido que lo tienes entregado, ya es todo tuyo…

Y la fabada llegó, y la peli con manta también, pero no hubo cohetes ni petardos. Se sentó en la otra esquina del sofá y, encima, sin llegar a terminar la peli me dice que se larga porque le ha surgido un imprevisto y, si eso, más tarde quedamos.

Me quedé chafadísima, nunca creí que en esta vida me iba a sentir así por culpa de un maldito e inexistente pedo. Entonces decidí investigar a ver quién era la benefactora de sus ventosidades. Tiene gracia, ¡yo pongo las habichuelas y la otra se lleva sus aromas amorosos! Salí como una posesa detrás de sus pasos dispuesta a pillarle in fraganti, y ya lo creo que di con él. Si es que los bares son su pasión. Entro de camuflaje y, mientras yo busco a mi rival, él se lanza como un loco a pillar el aseo. Se encierra y a la media hora logra salir más muerto que vivo, mientras que yo, al mismo tiempo, recibo un whatsAap lleno de corazones invitándome a cenar. Decidido, mañana le cocino coliflor y echo la llave, este no se me vuelve a escapar.

Sobre el autor Mar y Cleo

Últimos Comentarios

mesasilla 20-04-2017 | 10:18 en:
MarCleo 19-04-2017 | 12:21 en:
mesasilla 12-04-2017 | 15:57 en:
mesasilla 02-04-2017 | 21:20 en:
MarCleo 02-04-2017 | 11:56 en:

Etiquetas

Otros Blogs de Autor