La Verdad

img
Del “Kamasutra” y otras historias
img
Mar y Cleo | 12-03-2017 | 09:08

Hace tiempo que decidí ahorrarme el dinero de terapeutas, coach y toda clase de milagreros emocionales. La mejor cura para mantener a raya mi salud sentimental es una chupi-cena con mis queridas amigas. Como chaladas un poco estamos todas, pues no hay mejor remedio que un loco curando a otro. La reunión de hoy promete porque la que convoca nos ha mandado al grupo este mensaje: “Cómo vivir el Kama Sutra y no morir en el intento” y ha adjuntado una foto de lo más sexy de su pierna escayolada, y hasta aquí puedo leer. Con su relato comienza una velada disparatada:

-El muy… va y se toma en serio eso del salto del tigre. Y yo que le veo trepar por la silla para empinarse al armario, y yo que le digo mira, que igual esto no es buena idea, y él que sí, mujer, que yo soy una fiera para estas cosas. Y yo que noto que la silla cojea, y él que pasa del salto del tigre al del Tarzán con la lámpara de techo, y yo que desde abajo veo haciendo din-don todo lo que cuelga, incluida la lámpara, y él que se viene arriba y suelta el alarido del rey de la selva al tiempo que se desmorona la lámpara, y él que aterriza con todo su ser y sus atributos enredándose en el cable, ¡zas y todo cataplum!  ¡Y ahí estampados acabamos todos: el somier, el colchón y el fiera! ¡Y yo con una pierna mirando para Albacete y la otra para Melilla!

Y mientras intentamos imaginarnos la escenita con la pobre de mi amiga en picardías y su Tarzán particular llamando a urgencias sin el taparrabos puesto, suelta la de mi lado:

-Pues entre mirar a Albacete y Melilla, todavía te digo yo que lo de acabar mirando para Cuenca puede resultar mucho peor si el macho machote no sabe mucha geografía y no afina bien el tiro…

Lo cierto es que después de oír a unas y a otras tengo yo mis serias dudas de si el personal masculino es tan talentoso como algunos presumen. Y entonces toma la palabra la que tengo al otro lado:

-Tampoco es para tanto, porque vosotras, mejor o peor, al menos tenéis algo que contar… A mi chico últimamente le ha dado por ir al gimnasio, pero no en plan musculitos, qué va, este va a pilates y ale, pierna para arriba, contorsión para abajo, ahora a controlar la respiración, postura de gato y así quietecito durante un buen rato. Total, que aburrirme me aburro hasta decir basta.

Y todas, que conocemos a su chico, no podemos disimular las carcajadas intentando imaginárnoslo con su barriguilla cervecera haciendo de gurú erótico. Y para risa, la que de pronto le da a mi mejor amiga:

-¡Eso, eso! Un circo es lo que vamos a terminar montando entre todas, a ver si así al menos mi último pretendiente mejora. Ya ni llevo tacones ni nada, y aun así el pobre tiene que dar un saltito para darme un beso, fijo que este acaba cogiendo un taburete. Si ya lo digo, nosotras montamos un circo y nos crecen los enanos…

Y de pronto veo que la amiga de mi amiga no se ríe ni cuenta nada, entonces voy y le suelto:

-Se ve que a ti te va de fábula porque estás tan callada… será que no tienes ningún antecedente desastroso en tu curriculum erótico-festivo.

-Yo lo que no tengo es curriculum, ni erótico ni festivo. Vamos, que toda mi vida sexual es un auténtico desastre por falta de imposibles catástrofes sexuales.

Y la noche sigue entre risas y alguna que otra postura olímpica, que para mí que son más del record Guinnes por desatinadas, que por orgásmicas. Me vuelvo a casa con el cuerpo nuevo y el alma renovada. Me acabo de quitar una espina que llevaba desde hace tiempo ahí dándome el follón… ¡y yo que creía que era una modosita y que me faltaba hacer algún máster para conseguir el nivel de experta en cuestiones de citas amorosas! Pero no, que por lo visto ya está todo inventado y yo no pienso jugármela con experimentos, que el que quiera vivir sensaciones arrebatadoras y estratosféricas que se vaya al circo y salte a la pista de espontáneo, a ver si allí le hacen la ola cuando intente dar el triple salto mortal sin red.

Yo, por si acaso, seguiré tranquilita a mi aire y a lo que controlo, que soy de las que prefiero apostarlo todo a ganador y salir victoriosa, aunque no me lleve un record olímpico ni tampoco una pierna escayolada. ¿Qué parezco una sosaina? Bah, a mí no me van los kamikazes y a las aspas de mi ventilador no se agarra ni el gato.

Sobre el autor Mar y Cleo

Últimos Comentarios

mesasilla 20-04-2017 | 10:18 en:
MarCleo 19-04-2017 | 12:21 en:
mesasilla 12-04-2017 | 15:57 en:
mesasilla 02-04-2017 | 21:20 en:
MarCleo 02-04-2017 | 11:56 en:

Etiquetas

Otros Blogs de Autor