La Verdad

img
MUERTA, MATÁ
img
Mar y Cleo | 27-04-2014 | 10:31

A estas alturas de las fiestas, y cuando la semana toca su fin, yo como todos los años, estoy ya más para el arrastre hasta mi cama, que para subirme a los tacones y bailar la zumba con los pasacalles meneando todo mi cuerpo… ¡estoy muerta, matá!

-Pues no estarás tan agotada si en lugar de venirte a descansar con tus padres, ya estás lista para andar de calle en calle y de comparsa en comparsa- me suelta mi madre reprochándome que ya no tengo quince años, que no hay quien me siga el paso, que es oír un redoble de música y ahí estoy yo.

-Mamá… que todos los años me dices lo mismo, ¿no has notado que no te hago ni caso? ¡Ya descasaré cuando esté muerta!

Lo cierto es que no quiero darle mucho la razón, pero cada año me cuesta más seguir el ritmo a estos festejos, porque desde el Viernes de Dolores que me lancé a la calle a seguir el paso de los nazarenos, no dejo ni una sola procesión sin verla pasar, hasta la del silencio, que mira que me cuesta aguantar calladita todo ese rato… Y antes de que me dé cuenta, ahí estoy yo dando codazos por pillar sitio en una barraca, que entre cerveza y cerveza un plato de michirones y unos paparajotes, y venga que ahora toca rizar el refajo…

¡Arriba, abajo que a mi novia le he visto el refajo,

arriba, abajo que a mi novia le he visto las ligas!

Y de pronto, y antes de que se note, ya están aquí los pitos, los juguetes, las pulseras y las capas sardineras, esto es un no parar y yo que me apunto a todo, pues así estoy…muerta, matá, ¡pero a mí no hay quién me encierre! Pienso inyectarme en vena todas las dosis de alegría, ilusión, ganas de juerga y pasión que necesite. Si es que solo de pensar la jarana que se oye ya desde mi balcón, se me mueven solos los pies… ¡allá voy, que se prepare la sardina, las bandas y algún que otro sardinero, que no pienso perderme ni una!

Tengo una amiga que dice que vienen autobuses de todos los alrededores porque en estas fiestas en Murcia se liga mucho. Yo aún no le he podido dar la razón ningún año, pero este año pienso esmerarme un poco más, poner en marcha toda la adrenalina acumulada, y dejarme llevar un poco, sin tanta de esa tontería que le pongo yo a veces a estas cosas del querer.

Y las calles se llenan de gente, el aroma a fiesta y a risas se nos contagia a todos, los abrazos se vuelven pegajosos, y lo mismo me bailo un pasodoble terminado con un beso robado en un portal, que dejo que mis caderas sigan el ritmo de las capoerias brasileñas. Y de calle en calle me cruzo con las capas sardineras que me llenan de regalos y abalorios, y de besos abrazados y bailados que me remueven el cuerpo. Y hora tras hora el día se va pasando, y minuto a minuto mis pies me dicen: “Tira para la casa”, pero mi corazón se resiste y me grita: “¡Quieta, parada, y sigue bailando al son del ritmo de esta pasión”. Entonces me dejo caer en el escalón del primer portal que pillo, porque aunque no lo pienso reconocer, necesito un poco de descanso, necesito recuperar las fuerzas, porque estoy… muerta, matá de tanto disfrutar, bailar y reír.

Y ya por fin el día se oscurece, la Gran Vía se llena de manos levantadas y de ojos ilusionados por pillar unos un balón y otros una brasileña. Y yo apoyo mi espalda en un banco, que la pobretica se resiente de tanto tute que lleva, pegando brincos por todos lados. Cierro los ojos y cuando al rato los abro noto que me tiran de la mano, y de un salto me hacen levantar, me abrazan y me llevan bajo los chisporroteos de una sardina ardiendo, de unas llamas danzarinas que iluminan nuestras miradas, y ese calor nos envuelve y me hace refugiarme bajo tu protección y ahora eres tú el que me llenas, me rodeas y me besas mientras tus manos me acarician el pelo que el viento alborota. Las piernas me fallan, no me sujetan, creo que voy a dejarme caer, ese beso tuyo ha podido conmigo, me has dejado muerta, matá. Y ahí estás tú para sujetarme y hacerme volar de ilusión y de ganas que tenía de ver quemar una sardina con tanta dulzura y pasión.

Por fin a mi amiga le voy a tener que dar la razón, en estas fiestas se liga mucho, tan solo hay que dejarse llevar y precisamente cuanto más te sientas muerta, matá… más cerca está que se cumplan esos deseos y esos los sueños que tanto hemos esperado.

Sobre el autor Mar y Cleo

Últimos Comentarios

mesasilla 20-04-2017 | 10:18 en:
MarCleo 19-04-2017 | 12:21 en:
mesasilla 12-04-2017 | 15:57 en:
mesasilla 02-04-2017 | 21:20 en:
MarCleo 02-04-2017 | 11:56 en:

Etiquetas

Otros Blogs de Autor