La Verdad

img
Coleccionando maridos
img
Mar y Cleo | 15-06-2014 | 11:05

Yo en algunas cuestiones de la vida estoy empezando a rozar el doctorado, mi piel cada vez se hace más dura y en mis ojos comienzan a reflejarse las imágenes que han pasado delante de mí como una película.

Y entre otras muchas cosas, una es mi colección de ex, excasas, extrabajos, examigas y exmaridos… porque antes me daba a mí envidia de todas esas famosas de Hollywood, y para chulearme decía:

─Cuando me divorcié de mi primer marido…

Ahora digo:

─Es este restaurante vine a cenar con mi segundo marido. Y mira, que cada uno haga sus cuentas, que se calienten la cabeza y que me echen encima todos los maridos que les dé la gana. Pues sí, la culpa de todo esto la tiene la mismísima Elizabeth Taylor, tan divina, tan diva, tan guapa y… con tantísimas lunas de miel en su cuerpo. ¡Incluso se atrevió a repetir con alguno y todo!

Si es que lo reconozco, me gusta más una boda que a mi prima una tarde pegada a la tele viendo el Sálvame, y si encima la protagonista del bodorrio soy yo, eso ya es el acabose, ¡con lo chulo que es irse de fiestuqui, llevar un vestidazo lleno de vuelos y escote y flores en la cabeza! Pero, ¿por qué va a ser solo una vez en la vida?

─Hija de mi vida, no hables así, que ya estoy mayor para que me vengas con esas… ─dice mi madre entre compungida y asustada cuando le leo las noticias del corazón.

Melanie Griffith se divorcia del guaperas del Banderas… ¡Esta será su cuarta ruptura sentimental! ¡Toma ya, un poquito más y alcanza a la Taylor y sus maridos!

Y yo aquí en vez de coleccionar maridos, colecciono ex. Estoy harta de ir a las bodas y que nunca me caiga el ramo de flores, pero ni de cerca. Esto está poniéndose feo y no estoy dispuesta a que siga así, algo habrá que hacer, ¡pero el qué! Bueno, porque yo no soy de medidas tan drásticas, pero me dan unas ganas de hacer como aquella que decía:

Yo tuve tres maridos

y a los tres envenené

con unas cuantas gotas

de cianuro en el café…

Por ahora voy a ver si le sigo los pasos a otra que también está completando su colección personal, Jennifer Lopez. Fíjate, hasta se había buscado uno que era chico 10 para todo, porque si en la pista la hacía mover así las caderas, ¡no me quiero ni imaginar qué sería en otros sitios…!

─Pues hay algunas también que llevan un buen currículum amoroso y no creo que sean muy como para pretender parecerse a ellas, ahí tienes a Belén Esteban, Marujita Díaz, Jennifer Aniston o Kiko Rivera, que ellos tampoco se escapan…

Si todo esto está muy bien, pero está claro que nadie habla de amor eterno, ese que yo a ratos estoy segura de que existe. Porque de pronto, te encuentras a dos enamorados locamente, de esos que se te llevan los vientos de envida y a la primera de cambio les escuchas diciendo:

─Lo nuestro es una ruptura de mutuo acuerdo por diferencias irreconciliables, decisión tomada desde la reflexión y de un modo amigable y amoroso.

¡Toma ya! Pues eso, que lo que nos falta es más glamur para estas cosas, que aquí famosas y no famosas tienen su propia colección de maridos, pero a ver si va a ser lo mismo decir:

─Oye, que me he divorciado y estoy hecha polvo, pero este se va a enterar, pienso sacarle hasta los ojos.

Bueno, pues lo que tengo claro es que para conseguir acumular maridos y exmaridos, lo primero que tengo que hacer es almacenar pretendientes, que la casa no se empieza nunca por el tejado. Y para conseguir que se cumplan mis planes a lo Elizabeth Taylor, cada vez que pueda seguiré soltando eso de mi primer marido, o mi segundo marido, porque noto que a algunos se les eriza la piel y salen despavoridos sin mirar atrás, los cobardes o los listos; pero a otros, en cambio, veo que lo del número les pone y a ver si así trinco a un desprevenido y ale… ¡a la saca con él! Estos son los incautos o los atrevidos…

Pero eso de que los pretendientes me duren años y años va a ser que no. El que me quiera que me lo diga y no esperamos más. Y viviremos un noviazgo breve, pero  apasionado e intenso, después un tremendo bodorrio por todo lo alto, hasta el amanecer del segundo día, y por último… disfrutaremos una luna de miel que solo tendrá fin cuando el amor se acabe, y entonces pienso cerrar los ojos e irme canturreando aquella canción de Sabina: “Que todas las lunas sean lunas de miel”.

Sobre el autor Mar y Cleo

Últimos Comentarios

mesasilla 21-03-2017 | 21:51 en:
A la tercera va la caída
mesasilla 14-03-2017 | 08:13 en:
Efluvios masculinos
mesasilla 14-03-2017 | 08:11 en:
Besos con lengua
MarCleo 12-03-2017 | 19:41 en:
Efluvios masculinos

Otros Blogs de Autor