La Verdad

img
Directa al infierno
img
Mar y Cleo | 01-02-2015 | 12:12

Estoy hasta la peineta de pasar frío. ¡Que en Murcia no hace frío…! Frasecita que escucho cuando llevo los guantes, la bufanda y no me pongo calzoncillo largo por eso de que una es glamur y figura hasta la sepultura.

Lo cierto es que a pesar de pagar al final de mes unas cifras exorbitantes, mi casa sigue siendo un iglú. Esto es un ecosistema único, en el que prevalecen las bajas temperaturas, con una media de 12º, baja presión atmosférica y al fondo del pasillo pueden ustedes contemplar el Teide nevado. Y yo aquí, envuelta en un pijama tipo Belén Esteban, que ya llegarán tiempos mejores para desempolvar los picardías. Con razón, allá por el mes de octubre un buen amigo me al despedirse me soltó:

─¡Hale, hasta la primavera que viene!

¿Pero quién va a ser el loco atrevido que quiera pasar una noche conmigo? Si es que a esta temperatura no hay tío cachas que sea capaz de cumplir como un machote, y además, a mí no me quitan los calcetines de lana ni la bufanda de andar por casa, ni el mismísimo George Clooney que se me apareciera en sueños.

Para mí que esto va a ser algún karma de otras vidas que tengo pendiente, aunque pensándolo bien, he decidido que para la vida del más allá, me niego a ir al cielo. Eso debe ser demasiado etéreo y no estoy yo para tanta abstracción. Lo tengo claro, por si sí o por si no, nada de conjeturas, y aquí al pan pan y al vino vino. ¿Que para poder ir al infierno voy a tener que empezar a ser más mala? Pues mira lo que te digo, cuando quiero puedo ser peor, porque la verdad es que estoy bastante harta y desesperada de ser una chica tan… estupenda, y luego qué, pues eso, nada de nada. Se acabó el papelón de niña buena y encantadora, que estoy deseando ir directa al infierno y así no estar temblando temiendo la llegada del invierno.

─Si es que ya me estoy viendo, todo el día con vestiditos de tirantes, bien escotados, con todo bronceado, porque fijo que allí va todo el mundo desnudo y yo rodeada de lo mejorcito de cada casa…

─Oye pues nada, allí nos vemos, porque lo estás pintando la mar de sabrosón─ me interrumpe el más golfillo de mi pandilla.

A ver si va a ser necesario que pase a mejor vida, que ya es difícil, porque me estoy dando la vida padre, para estar rodeada de tíos buenorros y con ganas de marcha, porque lo que es aquí, en la tierra, es que no se me acercan nada más que los sositos, un poco aburridos y de marchosos… sin comentarios.

Pero lo curioso del caso es que creí que solo me pasaba a mí, que yo era la única desgraciada, pero qué va. Cuando nos juntamos las chicas es un lamento al unísono:

─¿Pero es que no quedan hombres?

Cualquiera que nos oiga debe pensar que estamos muy salidas o que no andamos bien de la vista, porque está claro que hombres hay, pero es cuando nosotras decimos: ¡HOMBRES!, y nos estamos refiriendo a ese espécimen que está en peligro de extinción y que los pocos ejemplares que quedan los tienen a buen recaudo, y no me extraña, porque si yo tuviera uno… ¡anda que lo iba a dejar escapar!

─A mí me gusta ese que te escucha y además te comprende.

─Tú lo que quieres es que te den la razón en todo─ le corta la de su derecha.

─Yo en cambio lo que me atrae es la cualidad que tienen algunos para hacer fácil lo difícil…

─Pues yo prefiero que haga lo fácil, que para las cosas difíciles me pinto sola, con lo listilla que soy,,,─ se chulea la que va de jefecilla de la pandilla, y así le va.

Y podemos estar horas y horas, porque como decía mi abuela: “Siempre hay un roto para un descosido”, pero es que últimamente a mí no se me cae ni un botón, a ver, si es que si esto sigue así no me va a salir ni un mal zurcido. Pero lo mejor de todo, es que a ninguna nos gusta el mismo tipo de hombre, y menos mal, porque entonces sí que la tendríamos buena…

Y me acerco a una chimenea y dejo que el fuego caliente mis manos, porque lo único bueno de esto es que todo pasa, que el tiempo consigue que el frío se olvide y llegue la primavera. Y aquel que se fue de mi vida porque se le heló hasta su hombría, que en primavera no vuelva, que aunque sea en el infierno ya encontraré yo quien sepa encender una buena fogata en mi corazón que me tenga calentita tanto en invierno como en verano.

Sobre el autor Mar y Cleo

Últimos Comentarios

mesasilla 20-04-2017 | 10:18 en:
MarCleo 19-04-2017 | 12:21 en:
mesasilla 12-04-2017 | 15:57 en:
mesasilla 02-04-2017 | 21:20 en:
MarCleo 02-04-2017 | 11:56 en:

Etiquetas

Otros Blogs de Autor