La Verdad

img
¡Que hablen, que así estoy viva!
img
Mar y Cleo | 08-02-2015 | 09:23

Y siempre con la misma monserga, si es que pasan los años y no nos cansamos del mismo debate. ¿De verdad las mujeres y los hombres tenemos que ser iguales? La realidad es que nos diferencian más cosas que nos acercan. Vale, admito que en esta búsqueda de la igualdad, las mujeres hemos conseguido, con inteligencia, que algunos privilegios de caballerosidad no se pierdan demasiado: dejarme pasar primero, que me inviten a cenar sin que me dé la más mínima vergüenza. Así que como el dilema es infinito, voy a centrarme en una cosa que me toca mucho las narices, y ahí va:

Por más que nos empeñemos en que hemos evolucionado, porque ya estamos en siglo XXI, lo cierto es que al que más o al que menos, y de vez en cuando, nos sale un toque un poco catetillo y caemos en el morbo estilo Sálvame de lux doméstico, y nos da por meter las narices  en la vida de los otros.

─Que si fulanita se ha separado, que si fulanito tiene una amante y una novia a la vez, que si mira qué pinta lleva, que si desde que se ha hecho empresaria solo lleva ropa de marca…

Lo divertido es que a mí me da tres pitos eso de que la gente hable de mí, o al menos eso me digo para convencerme, y además, ¡pues que hablen, que hablen, que así estoy viva! Así que se acabó, ¡en este momento de mi vida voy a hacer lo que me dé la realísima gana! Aunque reconozco, con la boca pequeña, que no lo puedo evitar y muchas veces sigo pensando en el después, sobre todo en los asuntillos del corazón. Creo que por mucho que digamos en el fondo, a mí y a todos, con esto de las habladurías, siempre nos queda ese run-rún del qué dirán. Y si eres mujer, ¡ya ni te cuento!

─¿Qué pasa si el que tiene una amante es él?

¡Pobre esposa! Aunque claro, él es un golfillo, un viva la vida, un  picarón… Pero  como es tan guapo, no me extraña que las mujeres se le tiren y no pueda decir que no. ¿Por lo demás? Es un buen tío, claro ni mata a nadie, ni roba bancos… y además bien que se ocupa de que a los de su casa no les falte de nada. Ah, pero eso sí, los fines de semana, a salir de paseo con su señora y todos contentos.

─Y ahora démosle la vuelta a la tortilla, ¿qué pensamos si la que tiene el amante es ella?

¡Menudo pendón verbenero que está hecha esa! ¡Y ese pobre maridito, con esos cuernos tan tremendos! Con lo bueno esposo que es, capaz será de quedarse con los hijos mientras ella hace sus escarceos… ¡Seguro que es el último en enterarse de lo que ya corre de boca en boca!

¿Será posible que esta monserga del golfillo y el pendón verbenero ya venga desde los tiempos de mi abuela? Pero y si ahora pregunto:

─¿Qué hay de ese que liga con una mujer mucho más joven que él?

¡Mira el tío, vaya pibón se ha pillado! Será mayor, pero muy atractivo, con esas canitas tan interesantes… ¡Ah, pero la experiencia en estos casos es muy sabia! Tarde o temprano la cosa o le sale rana o le salen cuernos, porque claro, a los 55 está la cosa más o menos a la par, pero y ¿cuándo tengas 60 y ella tenga cuarenta pedazo de añazos bien puestos? Entonces querrás descansar después del trabajo, ¿y ella? ¿Seguirás queriendo ir a conciertos a dar saltos y tú con tu lumbago? Y la ecuación matemática en este caso no falla: a más edad, más billetes te harán falta…

Bien, pues vamos a ver el caso de una mujer.

─¿Si una mujer, buenorra pero ya madura, empieza a salir con un jovencito encantador?

Mírala, es que no se da cuenta de la edad que tiene, si es que debe ser que está con ganas de cama y está segura que este no le va a fallar. Además, ¿se creerá que se va a enamorar de ella, si hasta parece su madre?

Y así podríamos seguir con miles de historias más, que entre las que me han contado, alguna que me ha pasado y otras que espero que no las tenga que vivir, ¿qué quieres que te diga? Que me importa bastante poco lo que piense la gente mientras yo pueda llevar bien mis asuntos, ¡que ya es bastante!

Porque lo tengo claro, cuando el amor toca mi puerta, a ese ni le importa la edad ni yo que se la voy a decir, que con el amor lo que vale es quererlo vivir, porque eso sí, ¡que la vida son dos días y no me los fastidia nadie, por mucho que hablen de mí!

Sobre el autor Mar y Cleo

Últimos Comentarios

mesasilla 20-04-2017 | 10:18 en:
MarCleo 19-04-2017 | 12:21 en:
mesasilla 12-04-2017 | 15:57 en:
mesasilla 02-04-2017 | 21:20 en:
MarCleo 02-04-2017 | 11:56 en:

Etiquetas

Otros Blogs de Autor