La Verdad

img
Tú y ella ya no sois vosotros
img
Mar y Cleo | 08-03-2017 | 23:12

Y de pronto el rumor se convierte en una verdad a gritos, y lo que yo hubiera pagado para que me lo contaran y he terminado por enterarme gratis, sí, gratis pero tarde. Es cierto, está confirmado, y por si me quedaban dudas, va ella y le borra de su Faceboock. Ni al mejor Sálvame de lux se le hubiera escapado el notición. Habéis roto, ya no estáis juntos, se acabó ese amor eterno que os jurasteis y que impidió que tu amor y el mío se convirtiera en una película de Disney.

─¡Oye qué bien, ahora ya te dejan el campo libre para hacer un ataque!

Las buenas noticias cuando llegan tarde ya no son ni buenas ni noticias, son un simple cotilleo para wasapear con los del grupo o para brindar entre risas malévolas con unas cañas fresquitas.

Pero reconozco que de vez en cuando me vienes a la cabeza y me da qué pensar. Ahora que ya por fin en el selfie de mi corazón ya no apareces tú, vas y te peleas con ella. Ahora que ya no recorro las calles como un perro de caza siguiendo tu rastro, van y me cuentan que ella ya no es tu pasión desmedida. Ahora que por fin te reemplacé y me he lanzado a vivir al lado de ese que sí es capaz de mimarme y besuquearme por las esquinas, me entero que ya no bebes los vientos por ella. Ahora que cuando definitivamente he conseguido escuchar nuestra canción, y simplemente tararear el estribillo mientras me depilo en vez de ponerme a llorar a moco tendido, entonces resulta que tú y ella ya no sois vosotros.

Es cierto, hubo un día que lo hubiera dejado todo por ti, bueno, todo todo no, pero algunas cosillas sí. En otro momento me habría vuelto loca de contenta solo de pensar que podrías volver a ser mío, que mi sueño y la realidad encajaban en nuestras vidas. Pero ese tiempo se acabó, y como la pasión ya no me nubla la visión, la tontuna se ha tornado en sensatez, mi dignidad ha invadido mis sentidos y la memoria no me falla, entonces fue cuando digo:

─Me dejó por otra.

Las historias no se terminan por terminar, qué va, acaban para que los desocupados puedan ir con el cuento y así los interesados tengan algo de qué interesarse. Pero siempre hay más, así que cuenta, cuenta:

─Pues sí, esta vez ha sido ella, ¿sabes? Si es que no me extraña, la pobre estaba ya harta. Que si es un aburrido, que si hay partido de fútbol entonces no cuentes con él, que si a él los bares con música no le van, que qué guapo, qué listo y qué estupendo soy… Si es que ya lo decías que esto no podía salir bien, si todos sabemos que eras tú la que le dabas vidilla. Pues nena, ¡que él se lo ha perdido!

Y ahora me pregunto cómo sería mi vida si ella no hubiera ganado aquella batalla de entonces. Y tan solo encuentro una respuesta probable: la que estaría aburrida y desesperada de la vida sería yo, porque él es genio y figura hasta la sepultura.

Había pensado llamarla o mandarle un mensaje, pero no, estas cosas son mejor hacerlas de cara. Y como todas las mujeres llevamos un detective en la barriga, me sé dónde vive, dónde trabaja y hasta su DNI. Pues a la puerta de su casa que me voy, porque de mujer a mujer, quién mejor que yo, toda una experta, para explicarle en medio de su tristeza post-separación amorosa que esto hay que celebrarlo. Que ha ganado una amiga, o sea yo, que no hace falta que me oculte el tamaño de ciertas cosas que a mí aún no se me han olvidado, y además, como yo soy tan cumplida, estoy dispuesta a darle un fuerte abrazo para agradecerle que me lo quitara de en medio en aquel entonces, ¡pues anda que no he vivido yo aventuras y alegrías gracias a que él la eligió a ella en vez de a mí!

Hay rumores que por sosos caducan a los dos días, hay otros que por ser mentira no se sostienen, pero esos rumores que además de ser verdad te pellizcan por dentro, son los que al final se convierten en buenas noticias, se transforman en una sensación de estar curada de todo mal que pudiera aquejar a mi corazón. Y es curioso, ya ni siento ni padezco por saber cómo le va la vida, con ocuparme de que la mía vaya de maravilla tengo trabajo más que de sobra. Porque sí, porque lo que de verdad me importa es que mi felicidad no dependa de nadie, que ya me preocupo yo de no volver a ser nunca más ni la otra, ni esa a la que ni eliges ni prefieres.

Sobre el autor Mar y Cleo

Últimos Comentarios

mesasilla 20-04-2017 | 10:18 en:
Os declaro marido y mujer
MarCleo 19-04-2017 | 12:21 en:
Os declaro marido y mujer
mesasilla 12-04-2017 | 15:57 en:
Os declaro marido y mujer
mesasilla 02-04-2017 | 21:20 en:
Sin saber cómo ha venido
MarCleo 02-04-2017 | 11:56 en:
Sin saber cómo ha venido

Otros Blogs de Autor