La Verdad

img
Yo y mis condiciones
img
Mar y Cleo | 25-09-2016 | 09:06

Muy joven hay que ser para no haberte matriculado en el grado de ex en alguna ocasión, me temo que pocos son los que aún no han alcanzado tal titulación. Y yo, como no voy a ser menos, reconozco que puedo presumir de poseer dicho diploma en mi currículo, aunque con cierta reincidencia, lo que no sé si es bueno o malo, pero lo que sí estoy segura es que soy una experta en exs, o eso me creía yo hasta hace bien poco.

De vez en cuando me surge el aburrimiento y, sin darme cuenta, me encuentro trasteando el móvil. De ajustes y tonos de notificaciones me paso a galería y borro miles de chorradas, después me salgo de grupos que están en hibernación, me embeleso curioseando los perfiles y los estados de mis contactos… ¡cuánto cursi hay por el mundo! Y me enredo toqueteando todos los botones que me encuentro hasta que se me calientan los dedos y ya es que ni sé a lo que le estoy dando.

-Si es que el aburrimiento es más peligroso que malo, ¿a ver ahora qué hago?

-Anda que no había gente al que hacerle una llamada perdida… ¡vas y le pinchas a él!

Y en menos de un plin recibo su mensaje: “¿Te has equivocado o me has leído el pensamiento? Qué bonita equivocación. Ya solo queda verte para sentirme del todo feliz.”

Y de tanto leerlo me lo sé de memoria. Y lo releo y se me amontonan las sensaciones, se me cruzan las intenciones y se me paralizan las decisiones. Y yo, que soy muy de tener las cosas claras, va a ser todas menos esta. Y le doy vueltas:

-Total un café, nos ponemos al día y para la cena ya estoy en casa. Pero para qué, a ver de qué vida me quiero poner al día si él ya no está en mi vida. ¿Y si voy y por mucho que quiero pasa lo que pasa y para la cena no estoy de vuelta? ¡Socorro, gabinete de crisis! ¡Que alguien me ayude!

Y reenvío el mensaje al grupo de mi chupipandi, esos mismos que en su día me ayudaron a convertirme en la ex del autor del whatsapp. Espero sus respuestas y de pronto siento que ha sido peor el remedio que la enfermedad:

-Dile que SÍ. Seguro que es lo mejor de todo lo malo que te pueda pasar.

-NO y NO. ¿Es que quieres volver a todo lo anterior, a todo aquello que te hizo sentir mal y que prometiste nunca más? No, es no. ¿A ver qué parte del no, no entiende?

-¡Bah, ni contestes! La ABSTENCIÓN es la mejor opción en estos casos, y a ver qué pasa después. Igual tu silencio le hace mover ficha y así por lo menos sabes de qué palo va, no vaya a ser que con un sí se crea que estás loca por él o con un no te encuentres en el mismo punto y te arrepientas del portazo y no puedas después desandar lo andado.

¡Madre mía, yo que soy muy de decir que sí…! Pero es que claro, tampoco es cosa de aceptar sin negociar condiciones, que a mí este no me la vuelve a colar y de pronto me vea otra vez metida en uno de sus líos y a ver quién es la guapa que después reclama lo que previamente no se ha pactado.

Si es que así no hay manera, el puñado de amigos que apoyan que diga que sí, no son tantos como los del no y los de la abstención; pero lo cierto es que no puedo seguir así con este desgobierno mío durante tanto tiempo. Ya sabía yo que esta sequía en la que estoy metida desde hace meses me va a costar muy cara al final.

Recuerdo cuando estas situaciones se solucionaban deshojando una margarita, con un hacerse la interesante un par de veces… ¡ay, qué tiempos aquellos! Ahora es todo mucho más complicado, porque perder mi estatus de ex tiene su peligro, porque si esto sale mal, entonces habré conseguido un nuevo galón en mi pechera: ex de ex.

Yo sé muy bien lo que me pide el corazón, otra cosa es que mis dedos le hagan caso y se calienten delante del teclado del móvil. Aquí no hay un sí, ni un no, ni un todo lo contrario. Aquí lo que hay son muchas ganas de vivir, muchos deseos de ser feliz, demasiadas ansias de querer y ninguna intención de permitir errores del pasado. No soy yo la que tiene que decidir, es él, en su condición de ex, el que tiene que saber que un sí, le compromete a cumplir; un no, le posiciona sin retorno y una abstención, le da paso a un futuro indefinido. Pero eso sí, yo y mis condiciones siguen en el mismo punto y somos innegociables.

Sobre el autor Mar y Cleo

Últimos Comentarios

mesasilla 20-04-2017 | 10:18 en:
Os declaro marido y mujer
MarCleo 19-04-2017 | 12:21 en:
Os declaro marido y mujer
mesasilla 12-04-2017 | 15:57 en:
Os declaro marido y mujer
mesasilla 02-04-2017 | 21:20 en:
Sin saber cómo ha venido
MarCleo 02-04-2017 | 11:56 en:
Sin saber cómo ha venido

Otros Blogs de Autor