La Verdad

img
Entre él y yo, lo tengo claro
img
Mar y Cleo | 04-12-2016 | 09:37

Tengo una amiga que es tan amiga que para mí simplemente es ella, como si no tuviera nombre. Cuando cierro los ojos y la recuerdo, solo soy capaz de pronunciar la palabra amiga. Tiene la cualidad de estar sin estar, de abrazarme sin rozar mi piel, de saber de mí sin que yo tenga que decir nada. Estoy segura que la palabra amiga se inventó para poder llamarla.

Con ella lo he vivido todo, lo nombrable y lo secreto, lo infinito y lo eterno, pero lo mejor de todo es que, incluso lo que aún no ha sucedido, tengo la certeza de que, estemos donde estemos, lo compartiremos sin guardarnos nada en la manga. Tanto es así que hay veces que creo que me pasan cosas para poder contárnoslo después, porque digo yo, para qué quiero vivirlo si no es para revivirlo juntas. Ella es mi otro yo, ese yo que a veces necesito más que a mí misma.

Es curioso, mi amiga tiene una de esas historias como tantas y tantas mujeres. Por eso, de pronto, mi amiga se hace mujer invisible, a pesar de ser impresionante, pero por dentro y por fuera, y entonces busca escondrijos y desaparece aun estando presente.

Me encanta cuando estamos juntas, me encanta cuando compartimos ratos de risas, me encanta cuando me sonríe con la mirada, con esa cara de emoticono de ojos de corazón, de mujer enamorada.

De repente, así, sin más, huyes, te esfumas, te haces incorpórea y nadie diría que la que está ahí sentada a mi lado sigues siendo tú, mi amiga. Y yo levanto la vista, y ya no me sorprendo con lo que veo, incluso ya ni me da rabia. Ya sé que ese es vuestro pacto, que esa es la letra pequeña del contrato, que donde son dos, no podéis ser tres. Y  aunque tu corazón palpita a toda velocidad, tu mirada languidece. Los mismos labios que hace un momento eran una preciosa sonrisa, dejan paso al silencio de la tristeza. Y como si la varita mágica de un hada hubiera hecho su efecto, mi amiga se vuelve mujer invisible. Y yo tiro de su mano, de su corazón y de su esencia, pero mientras él siga allí, perdón, mientras él y su mujer sigan allí, ella cumple con el acordado pacto de silencio y le toca perder su esencia.

Cada encuentro clandestino ella lo guarda es ese lugar del corazón donde se colecciona lo inmortal, ese último mensaje de cada noche acaricia sus sueños; pero cada día que pasa sin verle va dejando en blanco el calendario de su vida y se llena de horas regaladas a la soledad de su ausencia.

Paseo por dentro de mi silencio y mis recuerdos me gritan que ella es mi amiga del alma y siempre será así. Y como es una de las mejores cosas que me han pasado en la vida, he decidido que no me da la gana, que no lo pienso consentir, que no se lo merece, me niego a que sea una mujer invisible. Así que ahora me toca hacerla visible.

De algo me han tenido que valer los amores y desamores que he vivido, y es que después de todo, sé que aprendí y tengo grabado a fuego una ley fundamental: quien te  haga elegir, quien te obligue a hacerte transparente, está claro que de amor no tiene ni repajolera idea, porque ni te quiere, ni te respeta, ni te admira. Y sabes qué, pues que no esperes a que él elija, porque si tiene que elegir, desde luego que tú no eres su primera opción, y en el juego de la vida solo se puede jugar a ganar, que yo a los tramposos lo mando a la casilla de los fulleros y cantamañanas.

Tengo una amiga que es mi amiga del alma, tengo una amiga que ha vuelto a ser una mujer espectacular, tengo una amiga que ya no sabe de días en blanco ni de encuentros clandestinos. Tengo una amiga que su sonrisa es lo más lindo que he visto en mi vida y nada ni nadie se la va a quitar de su bonita cara.

-Entre él y yo, lo tengo claro, la importante y la que cuenta soy yo. Entre su vida y la mía, me elijo a mí. La batalla está ganada, porque un amor que hay que batallarlo, es siempre una guerra perdida. Esta es mi victoria y esta soy yo. Que 1+1 siempre fueron dos y nunca sumaron tres.

Y volvemos a juntarnos para reír, y detrás de una risa compartida seguro que hay un regalo infinito. Entre una confidencia y otra, siempre nos queda tiempo para darnos una oportunidad. Y ahora toca disfrutar desfilando como las top model por la pasarela de la vida, de frente y con ojos de corazón y sonrisa pintada de rojo pasión.

Sobre el autor Mar y Cleo

Últimos Comentarios

mesasilla 20-04-2017 | 10:18 en:
MarCleo 19-04-2017 | 12:21 en:
mesasilla 12-04-2017 | 15:57 en:
mesasilla 02-04-2017 | 21:20 en:
MarCleo 02-04-2017 | 11:56 en:

Etiquetas

Otros Blogs de Autor