La tierra, para el que la trabaja

Es verdad que chirría, y mucho, que un secretario de Estado cobre más que el presidente del Gobierno, pero eso no representa sino un reflejo del sistema lioso por el que se rigen las remuneraciones de los políticos, que son probablemente los más interesados en mantener semejante maraña de abusos, rarezas y arbitrariedades. Un debate […]