Visca Rajoy

Ante la ruptura con España que ayer comenzaron a formalizar Junts pel Sí y la Cup, en el nombre de una inexistente mayoría independentista en Cataluña, solo se podía reaccionar con la rapidez, la firmeza y la resolución con que lo hizo Mariano Rajoy, otras veces ininteligible y cachazudo. Al tiempo que una gran redada policial registraba los bolsillos de los Pujol, en busca de mordidas que en parte han sustentado el delirio segregacionista, se proclamaba por los dos grupos separatistas del Parlament la apertura de un ‘proceso constituyente’ en el que sus promotores advierten ya de que no se reconocerá resolución alguna del Estado que pueda frenar su objetivo. Rajoy habló con la oposición, compareció en La Moncloa, y respondió con una remasterización del ‘No pasarán’, que era lo que se esperaba del presidente de una nación desafiada.