La Verdad

img
Aquí descansó el Rey Lobo
img
Miguel Rubio | 29-03-2017 | 16:53

Entre tanta ruina, cuesta hacerse una idea del lujo y el refinamiento que albergaron antaño esos muros de tapial. Sin embargo, el esfuerzo resulta ahora tan sencillo como pulsar un botón. El Laboratorio de Arqueología y Arquitectura de la Ciudad de la Escuela de Estudios Árabes-CSIC acaba de publicar un vídeo (disponible en el acceso https://digital.csic.es/handle/10261/146745) en el que se recrea el castillejo de Monteagudo en todo su esplendor. La almunia que sirvió de finca de descanso a Ibn Mardanis, conocido por las fuentes cristianas como el Rey Lobo, en la segunda mitad del siglo XII, aparece en el audiovisual, de poco más de cinco minutos de duración, con sus torres almenadas, sus yeserías policromadas y sus columnas de mármol. El trabajo, dirigido por el investigador Antonio Almagro, no solo pretende difundir el legado andalusí; también es una poderosa llamada de atención acerca del abandono que sufre el monumento. Lo que no arrasaron los almohades, a los pocos años de la construcción del conjunto cortesano, se lo ha llevado el paso del tiempo y la desidia de la Administración. Desde las excavaciones arqueológicas de los años 20 del siglo XX, poco (o nada) se ha hecho para la puesta en valor del monumento.

La recreación virtual muestra el emplazamiento del castillejo en mitad de una fértil huerta, regada por una gran alberca. En lo alto, la residencia con aspecto de fortaleza, símbolo del poder que alcanzó el rey más famoso de la Murcia musulmana, que extendió sus dominios por todo el Levante y hasta la sierra de Albarracín. La construcción disponía de un recinto anexo, en un nivel inferior, que acogía las dependencias del servicio. Desde aquí se accedía a las estancias más nobles, alrededor de un un patio central con estanques, fuentes y abundante vegetación. Además de los salones, las dependencias contaban con cuatro pequeños apartamentos, cada uno con un recoleto patio. Ventanas y miradores permitían relajarse con unas vistas únicas del paisaje.

Patio central del Castilejo de Monteagudo, en una imagen extraída del vídeo.

Patio central del Castilejo de Monteagudo, en una imagen extraída del vídeo.

Para la recreación, Almagro se ha basado en el levantamiento planimétrico de las ruinas, en los restos arqueológicos conservados de las excavaciones y en la comparación con otros monumentos de la época. Pese a que el Rey Lobo dispuso de otros palacios, el Castillejo tuvo que ser su joya más preciada. “Allí disfrutaba de los placeres de la vida en el campo, en un entorno bien acondicionado, y de los frutos que producían sus huertos”, explica el investigador. Antonio Almagro confía en que el vídeo sirva para difundir este monumento, hoy irreconocible, uno de los mejores ejemplos de la arquitectura andalusí.

Sobre el autor Miguel Rubio
Mazarrón, 1967. Periodista de 'La Verdad' y guía oficial de turismo.

Últimos Comentarios

Vaya-tela 09-02-2017 | 09:47 en:
Cultura y los faros
mrubio 28-02-2016 | 11:53 en:
El hotel de los felices 70

Otros Blogs de Autor

Últimos Comentarios

Vaya-tela 09-02-2017 | 09:47 en:
Cultura y los faros
mrubio 28-02-2016 | 11:53 en:
El hotel de los felices 70