Blogs

Miguel Rubio

Microhistoria(s)

Adiós a la moderna (vieja) subestación

Ni la sugerencia recogida en 2015 en el Plan de Paisaje Urbano para su conservación, ni la reciente investigación de Jerónimo Granados González y Francisco José Fernández Guirao llamando la atención sobre su valor arquitectónico; ni siquiera la sensibilidad expresada por la Dirección General de Bienes Culturales, que se había mostrado partidaria de la catalogación. Finalmente, la pala ha acabado con un referente (quizás el único) de la arquitectura industrial del movimiento moderno en Lorca. Tras retirar los escombros, de la subestación eléctrica del barrio de San Antonio ya solo queda el recuerdo. La sentencia estaba dictada desde hacía tiempo, así que pocos confiaban en un indulto de última hora. Pese a ello, la ejecución de la licencia de demolición ha escocido en aquellos
colectivos más sensibles con el patrimonio. “No había ni interés ni voluntad” por conservarla, se lamenta un proyectista. “Ha ido al suelo sin diálogo ni reflexión ni debate”, declara, con estupor, un técnico de la Administración regional. La subestación eléctrica se alzó a principios de la década de los años sesenta del siglo XX fruto del aumento de la demanda eléctrica durante el desarrollismo de finales del franquismo. A nivel constructivo, y de ahí su importancia e interés, la edificación mostraba claras influencias de la arquitectura norteamericana y europea de la mitad del siglo XX. «Siguiendo el ejemplo de arquitectos como Mies van der Rohe, Craig Ellwood y Pierre Koenig, o firmas como S.O.M., se apostó por el empleo de formas volumétricas rotundas, construidas mediante elementos prefabricados, estructura metálica y cerramientos de ladrillo, en una distinción clara de elementos portantes y paños de cerramiento, casi una arquitectura de piel y huesos», describen Granados González y Fernández Guirao en su trabajo investigación, que llevarán a las XXIV Jornadas de Patrimonio de la Región. Ahora, por lo menos, nos queda este documentado estudio acerca de esa joya desaparecida, que, sin duda, ayudaba a comprender e interpretar un trocito de la historia reciente. ¿Era incompatible la conservación de esta construcción industrial con el nuevo desarrollo urbano de la zona? ¿Podía haberse reutilizado como un equipamiento dentro de la futura urbanización? ¿Alguien tiene las respuestas?.

Trabajos de demolición de la subestación de Lorca. / PACO ALONSO

Trabajos de demolición de la subestación de Lorca. / PACO ALONSO / AGM

Temas

Arquitectura siglo XX., Lorca, patrimonio industrial

Nuestro patrimonio cultural en pequeñas dosis

Sobre el autor

Mazarrón, 1967. Periodista de 'La Verdad' y guía oficial de turismo.

mayo 2018
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031