La Verdad

img
Categoría: Moratalla
Otra oportunidad para el Cenajo

Junto a la presa del Cenajo (Moratalla), en mitad de la nada, se levantó a mediados del siglo pasado un poblado, con su escuela, su ermita, su mercado, su hospital y su cine, para acoger a los ingenieros y operarios que iban a trabajar en las obras del pantano. Algunas de las construcciones todavía hoy siguen en pie. Y entre todas ellas destaca la casa central de la Administración, un edificio singular, rodeado de jardines, con grandes escalinatas, un templete, fuentes y esculturas. Desde luego, la imponente mansión y sus pabellones anexos sorprenden a quienes llegan hasta este agreste paraje junto al Segura más puro y caudaloso.

Edificio principal del hotel Cenajo. / E. B.

Todo esto viene a cuento porque esas instalaciones (que pertenecen a Patrimonio del Estado) volverán a tener uso. De la mano de unos nuevos gestores, el complejo se reabrirá como alojamiento turístico. El Cenajo ya funcionó como hotel desde mitad de la década de los años noventa hasta 2009, cuando la falta de clientes por la crisis económica llevó a su cierre. Durante el tiempo que ha permanecido clausurado, el abandono ha hecho mella en los edificios. Frenar ese deterioro fue el principal motivo que argumentó la Confederación Hidrográfica para convocar un nuevo concurso de explotación.
La reapertura, prevista para antes de Semana Santa, se plantea como una buena oportunidad para regresar a este remanso de paz, dominado por la presa que marcó un hito en la cuenca. Con una capacidad de 437 hectómetros cúbicos, es el embalse más grande del Segura. Las obras comenzaron en 1943, siguiendo el proyecto del valenciano Rafael Couchoud. Es en homenaje a los orígenes de este ingeniero que la ermita del Cenajo esté dedicada a la Virgen de los Desamparados, patrona de la capital del Turia. Los trabajos se prolongaron durante dos décadas. En la construcción llegaron a trabajar 7.747 operarios (‘Historia de los embalses del Cenajo y Camarillas y su medio natural’, de Mariano C. Pelegrín Garrido), algunos de ellos prisioneros políticos. Para la inauguración, el 6 de junio de 1963, a la que asistió el entonces Jefe del Estado, Francisco Franco, se preparó un espectáculo de luz y sonido. Por entonces, el pantano ya había contenido más de una riada.

Ver Post >
El arte rupestre mira a China

Si sobre las cabezas de todos nosotros se avecinara un cataclismo, ¿qué es lo primero que habría que poner a salvo de nuestro rico patrimonio? Pues antes que la Catedral de Murcia o el Teatro Romano de Cartagena estarían las pinturas rupestres descubiertas en un centenar de cuevas y abrigos. El motivo: se trata del único bien cultural de la Región declarado patrimonio de la humanidad, el máximo reconocimiento de la Unesco, El Arte Rupestre del Arco Mediterráneo se sitúa pues a la altura de la Alhambra de Granada, el monumento más visitado de España. Y sorprende que, pese a su relevancia, el único centro dedicado a la difusión e investigación de esta manifestación gráfica de la prehistoria, ubicado en el bello paraje de la Casa Cristo de Moratalla, esté cerrado a cal y canto. Así lleva casi año y medio, porque el Ayuntamiento (propietario del edificio, un antiguo convento mercedario) y la Comunidad Autónoma no han llegado a un acuerdo acerca de la gestión y el mantenimiento de las instalaciones. La tarea pendiente que dejó el ex director general Francisco Giménez está ahora sobre la mesa de trabajo de la nueva responsable de Bienes Culturales y Enseñanzas Artísticas, Carmen Batres.
El cierre de estas dependencias (que siguen apareciendo dentro de la red de museos regionales) no ha impedido, sin embargo, que el Consejo de Europa haya ratificado, por otros tres años más, el certificado de ruta cultural del patrimonio de arte rupestre prehistórico que luce Murcia. De esta renovación dio cuenta hace unos días la Consejería de Educación, Universidades y Cultura, a través de una nota de prensa, en la que, por cierto, nada se decía acerca del futuro del centro de la Casa Cristo.

Pintura rupestre en Peña Rubia (Cehegín). / G. CARRIÓN

Que el arte rupestre de la Región aparezca en los itinerarios culturales de Europa no es una cuestión menor. Este reconocimiento de excelencia (el mismo que tiene, por ejemplo, el Camino de Santiago) permite que Murcia se beneficie de la promoción que pretenden llevar a cabo las autoridades europeas para relanzar un turismo de calidad basado en la riqueza cultural que atesora el continente. En un plan de actuaciones que se extiende hasta el año 2020, la UE quiere ‘vender’ lo mejor de su patrimonio histórico con vistas a aumentar la llegada de turistas procedentes de países emergentes, como Brasil, y de las dos potencias mundiales, China y Estados Unidos. ¿Llegaremos a ver a las expediciones de visitantes asiáticos esperando su turno para admirar las pinturas de Peña Rubia o de los Abrigos del Pozo?

Ver Post >
Sobre el autor Miguel Rubio
Mazarrón, 1967. Periodista de 'La Verdad' y guía oficial de turismo.

Últimos Comentarios

Vaya-tela 09-02-2017 | 09:47 en:
Cultura y los faros
mrubio 28-02-2016 | 11:53 en:
El hotel de los felices 70

Etiquetas

Otros Blogs de Autor

Últimos Comentarios

Vaya-tela 09-02-2017 | 09:47 en:
Cultura y los faros
mrubio 28-02-2016 | 11:53 en:
El hotel de los felices 70