La Verdad

img
Verbo es inquietud
img
Miguel Rubio | 14-04-2016 | 11:15| 0

Verbo Estudio, o lo que es lo mismo, Dictinio de Castillo-Elejabeytia Gómez y Carlos Pérez Armenteros, abre sede en la calle Verónicas, número 10, de Murcia. Y no solo como un espacio de ideas para el diseño arquitectónico y la regeneración urbana; también reserva un lugar, ‘En la pared’, dedicado a la creación artística. Para el estreno, los dos jóvenes arquitectos han contado con la  diseñadora gráfica Carmen Cremades, que hasta el 8 de mayo expone una retrospectiva del primera año de trabajo del estudio a través de sus ilustraciones hechas a mano. De Castillo-Elejabeytia y Pérez Armenteros defienden la participación ciudadana en sus proyectos y abogan por una arquitectura pensada para sus usuarios. Su filosofía podía resumirse en la siguiente pregunta que dejan en el aire: “¿No parece que demasiadas veces la arquitectura aterriza sin responder a las condiciones del lugar, sin contar con nadie…? Han dado color al barrio del Espíritu Santo (Espinardo), una de las zonas más castigadas por la marginación, con la iniciativa ‘Rosita, su tío Javi y las mandarinas de Juanjo’, implicando a los vecinos en el mantenimiento y el cuidado del espacio público. Ahí están sus murales para quien se adentre por el corazón de esa barriada. Ahora llevan entre manos un proyecto de mejora visual del paisaje urbano del colegio Herma, en el barrio de El Carmen, y trabajan con el colectivo Murcia skate boarding y Acho bmx para el acondicionamiento del ‘skatepark’ del centro deportivo José Barnés. En esta entrevista (un extracto de la cual ya se publicó en ‘La Verdad’) hablan de su profesión, de su visión personal de la arquitectura y de cómo imaginan una ciudad de Murcia mejor.

Los arquitectos de Verbo Estudio, Carlos Pérez (i) y Dictinio de Castillo-Elejabeytia

Los arquitectos de Verbo Estudio, Carlos Pérez (i) y Dictinio de Castillo-Elejabeytia.

-¿Por qué Verbo Estudio?

-Verbo es movimiento, inquietud. No esperar para proponer ni imaginar otras posibilidades. De ahí surge el estudio, de estas ganas por proponer y que sea aquí, en nuestra ciudad, y donde pensamos es necesaria esta proactividad creativa.

- ¿A qué se debe que la participación ciudadana sea tan importante en sus intervenciones?

-Nuestra intención en las intervenciones urbanas que proyectamos no es otra que la participación de los habitantes en el proceso de conformación de la idea, de tal forma que lo alimenten para que sea más rico y adecuado al lugar, ya que ellos serán los usuarios día a día.

-¿Hasta qué punto es ‘sano’ que los ciudadanos colaboren en el desarrollo de su entorno urbano? ¿No deben ser los profesionales los que tengan la última palabra?

-Las propuestas urbanas que realizamos se confeccionan filtrando las demandas, sugerencias u observaciones que los usuarios lanzan a través de procesos participativos que son previamente diseñados adecuados a cada contexto y lugar. De la información extraída del análisis nos quedamos con la que nos parece que más enriquece la propuesta, llegando a un mejor resultado. Los procesos participativos nos permiten aterrizar en cada lugar y conocer de primera mano sus singularidades, a sus habitantes e identidad, sus demandas. Eso sí nos parece muy sano.

-’Carmen, ¿tienes sal? o ‘Rosita, su tío Javi y las mandarinas de Juanjo’ ¿Y estas denominaciones para bautizar sus proyectos?

-Es una manera de expresar la identidad del lugar en el que se ha trabajado, y de quienes lo habitan. ¿No parece demasiadas veces que la arquitectura aterriza sin responder a las condiciones del lugar, sin contar con nadie…?

-¿Con qué arquitectura se identifican?

-La hecha con cariño, atendiendo al detalle, la que responde con calidad a una necesidad y demuestra funcionar siendo bien recibida, la que nos permite abrir la mente y ver o imaginar nuevos horizontes, la que se integra en el paisaje…

-Su profesión recibió también un aluvión de críticas a raíz del ‘boom’ y la posterior crisis. ¿Fueron merecidas?

-Se ha construido en exceso y en demasiadas ocasiones sin ninguna planificación, desmantelando el territorio movidos por el dinero y la especulación. Hemos destruido paisajes únicos, diseñado miles de viviendas y barrios para nadie, edificios (museos, aeropuertos…) con presupuestos abusivos y que en ocasiones ni han abierto sus puertas. Debemos asumir junto a otros agentes, obviamente, estas y otras responsabilidades.

-¿Qué puede aportar la arquitectura en estos momentos de cambios?

-Demostrar que es una necesidad vital (en un sentido amplio, de cobijo, de relación y encuentro, de cultura…), hacer que nuestro día a día sea mejor, aprovechando los recursos sin hipotecar el futuro.

-¿Es Murcia una ciudad diseñada/pensada para sus moradores? ¿Qué actuaciones resultan prioritarias en su opinión?

-En ocasiones es demasiado fácil entrever qué intereses han movido las dinámicas de construcción y eso en la ciudad nos deja gravísimas cicatrices, muchas de ellas ya insalvables. Este clima y esta cultura mediterránea no se corresponden con la escasez existente de espacios públicos confortables, bien arbolados, donde poder relacionarnos, donde los niños puedan desarrollarse y disfrutar, más flexibles y adaptables a diferentes situaciones lúdicas. Por citar ejemplos muy evidentes. Murcia tiene muchos aspectos a trabajar duramente y mejorar, su espacio púbico y la calidad de su paisaje urbano, la mejora de los barrios atendiendo a las necesidades de sus vecinos y las complejas problemáticas que en ellos pueden observarse (en ocasiones requieren el trabajo de varias disciplinas, sociología, trabajo social…), una red eficiente de transporte público desde una perspectiva global e inclusiva con las pedanías, una mayor adaptación al clima y al paisaje, un compromiso real con la huerta, su río… hay muchísimo trabajo por hacer.

-¿En qué proyectos están embarcados ahora

-Estamos realizando una propuesta para la mejora visual en el paisaje urbano del colegio Herma en el barrio de El Carmen, trabajando junto al colectivo Murcia skate boarding y Acho bmx para desarrollar el proyecto de mejora del ‘skatepark’ del centro deportivo José Barnés, además de encontramos inmersos en la definición de los talleres que impartiremos el próximo día 30 en la Politécnica de Valencia y en otros entornos propuestos. Estos proyectos los compaginamos, actualmente, con trabajos de reforma para una vivienda y proyectos de gestión urbanística de índole más técnica.

Ver Post >
“La arquitectura debe huir de la moda”
img
Miguel Rubio | 08-03-2016 | 16:48| 0

Aviso a navegantes: «Vendrán otras crisis, y se parecerán mucho a las anteriores». Suscriben la advertencia los arquitectos Pedro Antonio Díaz Guirado y Ángel Allepuz Pedreño, que han moderado dos debates, en un congreso internacional celebrado en la UCAM, en los que veteranos y nuevos valores de la profesión aportaron su grano de arena acerca de cómo contribuir a un mundo mejor a través de una arquitectura sostenible. Díaz y Allepuz, autores del premiado auditorio al aire libre del castillo de Calasparra, defienden que la sostenibilidad no puede ser una moda pasajera.

-Por acotar el tema ¿de qué estamos hablando cuando nos referimos a la arquitectura sostenible?

-La sostenibilidad es un concepto evidentemente conservador, ya que su objetivo es que las cosas puedan seguir siendo como son durante un periodo ininterrumpido de tiempo, generación tras generación. Y es evidente que esto es un mito. El conflicto surge porque nuestro modelo de vida se basa en un crecimiento económico continuado. Y cuando no crecemos por encima de un umbral, las cosas no marchan bien. La arquitectura no es más que una pequeña parte de este modelo.

-¿Sostenible es también echar una mano a los países más pobres?

-Sostenible es sentirse comprometido, con una responsabilidad compartida con lo que sucede en cualquier parte del mundo. La crisis ambiental a la que nos enfrentamos es global. La humanidad se enfrenta al desafío de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para luchar contra el cambio climático.

-¿Hasta qué punto la arquitectura puede servir a la hora de alcanzar un entorno sostenible?

-Empleamos energía al construir los edificios y al utilizarlos. Podemos minimizarla con un buen diseño. Pero es necesario considerar tres escalas: la territorial, la urbana y la arquitectónica. Las ciudades que se han desarrollado al margen de criterios de sostenibilidad provocan grandes problemas que no se pueden solucionar desde la arquitectura: un edificio no puede más que paliar una mala planificación urbana. Territorio y ciudad son la clave.

-¿Existe el riesgo de que todo se quede en una moda pasajera?

-La arquitectura debe huir de la moda: no se trata de hacer edificios cargados de ‘gadgets’ ecológicos (placas solares, aerogeneradores…) sino que vamos hacia un nuevo paradigma donde la arquitectura sea parte de la solución. Optimizar la relación con el lugar, aprovechar los recursos naturales y construir edificios que cada vez aportan más a sus habitantes con los mínimos recursos posibles. La sostenibilidad no puede ser una moda..

-¿Comparten la opinión de que el ‘boom’ trajo una arquitectura faraónica y un urbanismo desordenado que aún estamos pagando?

-El ‘boom’, entendido como un aporte de flujo de dinero mayor que el que el sistema productivo puede digerir, produjo un exceso de oferta, sin demanda real o mal estimada. Trajo arquitectura faraónica y urbanismo desordenado, del mismo modo que trajo autovías desiertas, aeropuertos sin demanda, redes de cableado sin servicio y puertos vacios. Lo construido es más visible y por ello se le recrimina más su presencia. Resulta más molesto, pues nos recuerda nuestra insensatez de modo permanente y recurrente.

-¿ Hasta qué punto la arquitectura y sus profesionales contribuyeron a ese desarrollo salvaje e imposible de mantener?

-La arquitectura es una víctima en este tipo de desarrollos salvajes, es la primera en desaparecer. Es el momento de analizar lo que ocurrió y aportar nuevas ideas: no se trata de demolerlo todo sino de reinterpretar lo hecho, deshacer lo que no sirve, aprovechar la energía cautiva que está ahí.

-¿Qué hemos aprendido de esta última crisis que aún da sus coletazos?

-Que vendrán otras, y que se parecerán a las anteriores. Y

Pedro A, Díaz Guirado y Ángel Allepuz Pedreño. / G. CARRIÓN

que aún quedan lugares que esperamos que no sean descubiertos jamás,

Ver Post >
“El pasado islámico de Murcia duerme el sueño de los justos”
img
Miguel Rubio | 09-02-2016 | 16:58| 0

Cinco años después de que saliera a la luz el ‘tesorillo’ de la calle Jabonerías, el arqueólogo Mario García Ruiz, que dio con el hallazgo de esas 424 monedas andalusíes, habla en esta entrevista (un extracto de la cual ya adelantamos en ‘La Verdad’), sobre la importa de este descubrimiento para profundizar en el conocimiento del pasado islámico de Murcia. Pero, también, del poco aprecio por esa parte de la historia de la capital, de la falta de un museo que reúna todo este patrimonio material e inmaterial y del abandono que aún pesa como una losa sobre el conjunto palaciego y defensivo de Monteagudo. Sus valientes reflexiones tienen el poder de trasladar al lector a esa Murcia del siglo XI, con sus madrasas, baños y mezquitas. Una ciudad poderosa, en lo económico y lo cultural, con una elevada calidad de vida.

¬Usted está entre los arqueólogos que han descubierto un verdadero tesoro. ¿Qué sintió en aquel momento? ¿Se le pasó por la cabeza en algún momento vivir un momento así?

¬Sinceramente yo nunca lo había pensado. La arqueología, a diferencia de lo que se pueda pensar, es una ciencia que cada vez está más especializada, por lo que tu labor sobre el terreno hace que estés inmerso en una cuantiosa toma de datos, con los que elaboras continuas estrategias de trabajo e hipótesis de interpretación de los hallazgos que van sucediéndose. Recuerdo que cuando apareció la orcita, con esas finas laminitas de color dorado en su interior, todo se detuvo de inmediato y el corazón se aceleró por segundos. Era el momento de frotarse los ojos ante la perplejidad del inusual hallazgo. Pero fue un segundo, pues te das cuenta de que lo que tienes entre manos acarrea una gran responsabilidad. En ese preciso momento, te azota la presión desde el punto de vista científico, ya que el “tesorillo” se encuentra en su contexto arqueológico y puede darte más información de la que ya tienes, por lo que el trabajo de excavación debe ser, si cabe, más exhaustivo. Eso sí, para mí, lo más gratificante de la arqueología estriba en que siempre puedes encontrar ese sobresalto ante cualquier fragmento del pasado con el que te tropiezas, por muy nimio que pueda parecer, sin la necesidad explicita de que sea un tesoro.

¬Tengo entendido que le acompañó la suerte, porque ya no esperaban hallar nada más en la excavación de la calle Jabonerías. ¿Cómo fue el descubrimiento?

¬Como bien dices, toda una suerte. Nuestra intervención arqueológica se realizó en dos fases. La primera fue la excavación propiamente dicha del solar, en el cual dejamos unos márgenes perimetrales de seguridad sin tocar. La segunda fase actuó sobre dichos límites. Durante nuestra primera intervención documentamos una vivienda islámica del siglo XI cuyos muros enlucidos presentaban en el zócalo pintura roja sobre fondo blanco, formando motivos geométricos. Su buen estado de conservación permitió que fueran extraídos, pero otros quedaron, presumiblemente, ocultos en los márgenes. La segunda intervención pretendía su recuperación. En dicho trabajo fue cuando apareció la orcita con las monedas. Casualidades del destino, los estucos que queríamos recuperar no los hallamos, pues el muro que los debía atesorar había sido rehecho por una nueva casa del siglo XII. Podemos decir que fuimos a por un enlucido y volvimos con un tesoro.

¬¿En qué ha ayudado aquel hallazgo a la hora de conocer algo más de la historia de Murcia?

¬Sin lugar a dudas es una pieza más del puzzle sobre la historia de Murcia, que se viene elaborando desde la incipiente historiografía de principios del siglo XX hasta la arqueología más cercana que comienza a impulsarse en los años 80. Concretamente, nos ha ayudado a profundizar más, si cabe, en la Murcia del siglo XI, cronología del ‘tesorillo’ y de la vivienda donde apareció. Nos ha dado mucha información, desde el punto de vista general, sobre un momento de la historia de Al-Andalus; convulso ante la disgregación del Califato en los Primeros Reinos de Taifas, donde la ciudad de Murcia, aunque dependiente de la Taifa de Valencia, discurre de manera autónoma en aspectos internos. Es el momento en el que Murcia se postula como una incipiente capital con territorio administrativo bien definido, con un marcado carácter político y poder económico, que le permite instalarse en los flujos comerciales del Mediterráneo Occidental, acompañado del desarrollo de la artesanía y un florecimiento cultural e intelectual, auspiciado por una corte y una aristocracia que la demanda para competir con los otros reinos. Sin lugar a dudas, es en este siglo cuando Murcia sienta las bases para épocas venideras, donde Ibn Mardanis tendrá la capital de su basto reino y en el siglo XIII IBn Hud aglutinará lo que queda del territorio musulmán para frenar a los reinos cristianos.

¬¿Cómo se imagina que fue aquella Murcia del siglo XI? Ayúdenos a imaginarla.

¬Los datos con los que contamos son bastante interesantes, tal y como decía, fue un momento convulso, pero no siempre fue así, un siglo da para mucho, si no fíjese, salvando las distancias, en el siglo XX, que es el que más cercano tenemos. La desaparición del Califato supuso una eclosión de pequeños reinos que, en los primeros momentos, pugnaron por prevalecer sobre el resto. Pero pasada el ansía inicial de acaparar territorios y una vez establecidas las fronteras, cada uno trató, como mayormente pudo, salvo excepciones, de ir a lo suyo y de establecer sus alianzas.

La ciudad de Murcia sufrió una fuerte explosión demográfica. Recordemos que es en este momento cuando se han documentado las primeras viviendas del arrabal de la Arrixaca, auspiciada por la rica huerta que la abastecía, los talleres artesanales de vidrio y cerámica y las incipientes relaciones comerciales que empiezan a establecerse, muy probablemente con el Califato Fatimí del norte de África, algo que con el Califato cordobés era impensable, debido a su conocida enemistad. Este dato, sin duda nos lo aporta el ‘tesorillo’ de la calle Jabonerías. El dueño de las monedas conformó el grueso del mismo en la isla de Sicilia, en este momento región que pertenecía al Califato norteafricano, atestiguado por las cecas sicilianas, que son el porcentaje más alto de las 424 monedas halladas. La parcial autonomía de la ciudad permitió desarrollar una compleja corte que demandó poetas, literatos, sabios, cortesanos, junto a una aristocracia y población que empezó a dejar su impronta en la ciudad. La construcción de fondas, baños, mezquitas, madrasas, almunias, palacios y grandes residencias, parejo a la mayor extensión del zoco, crecimiento de los cementerios y mejora del sistema de alcantarillado junto a la refortificación de las murallas, nos hablan de una ciudad con un amplio espectro de desarrollo y calidad de vida.

Mario García, en la calle Jabonerías de Murcia, en una foto de archivo. / N. GARCÍA

Mario García, en la calle Jabonerías de Murcia, en una foto de archivo. / N. GARCÍA

¬¿Es el pasado islámico de Murcia todavía hoy el gran olvidado?

¬Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que sí. El mejor ejemplo lo podemos encontrar en que Murcia, de manera general, no cuenta con un museo dedicado a su pasado islámico; no existe. De forma particular e inconexa tiene pequeños museos, como Santa Clara o el de la Ciudad; centros de interpretación, como Santa Eulalia o San Juan de Dios, y espacios expositivos públicos o privados, como los restos de murallas o algunas viviendas dispersos por la ciudad. Es una autentica pena y vergüenza que Murcia no pueda contar con un espacio expositivo con superficie suficiente para exponer toda la riqueza material e inmaterial que desde estos últimos treinta años se viene recogiendo de manera pormenorizada. Insisto, el pasado islámico de Murcia duerme el sueño de los justos

¬Dígame, ¿qué haría usted con el arrabal de San Esteban?

¬Sinceramente, considero que. una solución intermedia sería la opción más favorable para los restos arqueológicos, el entorno, los vecinos de la zona y los murcianos en general. Por tanto, dicha propuesta contemplaría, por un lado, enterrar parte de los restos y, por otro, musealizar los que se consideraran más interesantes. Una condición ‘sine qua non’, antes de taparlos, sería terminar la excavación arqueológica, pues quedó inconclusa. Es una oportunidad única, que permitiría saber más sobre el devenir histórico del arrabal. En cuanto a los restos que quedaran visibles, buscaría soluciones arquitectónicas a cota cero de calle, para poder ser vistos desde lo alto, sin olvidar que el gran atractivo estriba también en poder bajar a ellos, por lo que propondría habilitar accesos a determinadas zonas.

¬¿Y con los restos de la muralla islámica que siguen sin ser visitables?

Imagino que se refiere a los de Santa Eulalia, en el bajo y sótano de un inmueble de reciente construcción. Estos restos tienen más fácil solución que los de San Esteban. El trabajo de intervención arqueológica, realizado por mi equipo, y el arquitectónico, obra del estudio Guerao y López, han dejado un conjunto arqueológico protegido y expositivo muy interesante. En este sentido, tan solo quedaría iniciar los trabajos de musealización para adecuar la visita a los restos. Esperemos que, más pronto que tarde, el Ayuntamiento de Murcia, propietario del sótano y parte del bajo que da a la calle Marengo, inicie dichos trabajos. Sería una apuesta clara por ese pasado olvidado del que ya hemos hablado; me consta que están tratando de revertirlo.

¬También el conjunto de Monteagudo sigue a la espera…¿Qué le sugiere ese retraso en la recuperación de dicho entorno?

¬Si el municipio de Murcia tiene un claro exponente de su patrimonio, ese es el conjunto o real de Monteagudo. Atesora, junto a la ciudad, todos los elementos que son el origen de lo que hoy día es Murcia: La huerta con sus acequias, brazales, regueras, azarbes y cultivos. Los restos arqueológicos pertenecientes a residencias palaciegas que funcionaron como almunias, explotaciones agropecuarias ligadas a la aristocracia. El castillo de Monteagudo, fortín y granero de la ciudad. Todo un complejo arquitectónico, patrimonial y paisajístico, que podría ser recuperado como un parque arqueológico vivo. Una oportunidad única que seguimos dejando de lado.

¬¿Debería fijarse Murcia en lo que ha hecho Cartagena con su patrimonio?

¬Sin duda alguna, sí. De hecho, Murcia lo tuvo al alcance de la mano con el extinto consorcio Murcia Cruce de Caminos formado por Ayuntamiento y Comunidad Autónoma, modelo que se inspiraba en lo que con el tiempo ha sido el exitoso consorcio Cartagena Puerto de Culturas; pero creo, sinceramente, que se la dejó morir. ¿La causa? Considero que fueron varios factores, pero, sin duda, el primordial es que la clase política de Cartagena si entendió realmente en qué consistía apostar por poner en valor el patrimonio de su ciudad y arrimó mucho el hombro, de ahí los frutos que ahora recogen. Eso sí, nunca es tarde, pues Murcia cuenta con un patrimonio muy rico y, sobre todo, exponible. La cultura ligada al turismo es una fuente de ingresos nada desdeñable.

¬Sea sincero, ¿da la arqueología para vivir en estos tiempos?

¬La arqueología como profesión liberal, de la que me enorgullezco pertenecer y sigo luchando por seguir apegado a ella de cualquier forma o manera, está en un momento muy difícil y desde luego su futuro no parece que vaya a mejorar a corto o medio plazo. Los recortes de la inversión pública y el drástico descenso de la obra privada han cortado de raíz nuestra profesión.

¬¿Qué descubrimiento arqueológico le hubiera gustado desvelar al mundo?

¬Desde que era pequeño me fascinó Egipto y la egiptología; mis padres trabajaban en una distribuidora de libros y muchos caían en mis manos: los devoraba. Uno de los temas que más me fascinaba era el descubrimiento de la Piedra Rosetta por Champolion durante la expedición de Napoleón a Egipto. Me parecía increíble que durante siglos habían dejado de leerse los jeroglíficos. Egipto estaba lleno de pictogramas sobre piedra, madera, papiro, que nadie entendía y que gracias a la fortuna o al azahar, en 1799, se dio con la posibilidad de poder volver a leer algo que había escrito alguien hacia miles de años. Con los años me enteré que el íbero también es un lenguaje que no se entiende. Siempre he deseado saber qué quisieron expresar los Íberos, esos hombres y mujeres, que vieron venir a los Fenicios, que comerciaron con los Griegos, que vivieron con los Cartagineses y que lucharon con los Romanos. Mi descubrimiento querría que fuera esa Piedra Rosetta, la de aquí.

Ver Post >
Ojo con el Dos Playas
img
Miguel Rubio | 30-01-2016 | 16:16| 0

El Dos Playas, en Mazarrón, no es un hotel cualquiera. La Fundación Docomomo Ibérico, una institución que vela por la difusión y la conservación de la arquitectura y el urbanismo del siglo XX, incluye esta construcción turística en su catálogo de edificios singulares, dentro del apartado de los equipamientos modernos. Levantado entre los años 1965 y 1971, el diseño corrió a cargo de Juan Guardiola Gaya, el arquitecto que contribuyó a renovar la fachada marítima de la alicantina playa de San Juan. El establecimiento (cerrado desde mediados de los años 80) lo componen dos bloques horizontales: las dos primeras plantas albergaban los espacios comunes; las otras cuatro estaban dedicadas a las estancias de los huéspedes. Su fachada se distingue por la repetición de los huecos de las terrazas de las habitaciones. Y con el vecino ‘edificio Paula’ (una torre de 20 plantas) forman un conjunto que marca el paisaje de esta urbanización de la costa.

Toda esta explicación viene a cuento porque el Dos Playas tiene un nuevo propietario, que piensa volver a poner en marcha el hotel. Así que el acondicionamiento del edificio para su reapertura obligará a acometer obras. Sin duda, es una buena noticia para el sector turístico, pero, ya puestos, conviene que los promotores tengan en cuenta la singularidad del edificio, no vaya a ser que con las anunciadas reformas, el establecimiento pierda el valor arquitectónico que le ha llevado a figurar en el selecto catálogo de la Fundación Docomomo.

Distribución de los balcones de las habitaciones del hotel. / J. M. RODRÍGUEZ

La Consejeria de Cultura debería estar atenta, aunque el edificio no cuente, de momento, con protección alguna. Porque precedentes de desaguisados con el patrimonio del llamado Movimiento Moderno los tenemos a puñados en la Región. En Murcia, por ejemplo, la rehabilitación de la sede de la Delegación del Gobierno se ha visto envuelta en la polémica debido a que los trabajos han dado al traste con su esencia y originalidad, según una denuncia de los arquitectos y profesores de la Politécnica de Cartagena Edith Aroca y José María López. Una vez más, el desconocimiento estaría detrás de este tropiezo, ya que, quienes redactaron el proyecto de las obras, ni siquiera conocían que el autor del citado edificio administrativo, de mediados de los años 50, fue  Francisco Prieto Moreno, famoso en la época por su dilatada trayectoria como arquitecto conservador de la Alhambra de Granada. ¿Correrá la misma mala suerte el Dos Playas?

Ver Post >
Diez perlas modernistas
img
Miguel Rubio | 26-01-2016 | 11:51| 0

Ahora que Cartagena celebra (por fin) el Año del Modernismo, parece el momento para recopilar diez de los mejores edificios levantados en la Región bajo la influencia de este movimiento artístico y que merece la pena conocer de cerca. Para la tarea recurro a Guillermo Cegarra Beltrí, biznieto del arquitecto Víctor Beltrí, uno de los máximos representantes de esta corriente, y autor, junto con su esposa, la catedrática Elvira Sánchez Espinosa, del libro ‘Arquitectura modernista en la Región de Murcia’. En esa selección (una tarea nada fácil), Cartagena destaca por la “cantidad y calidad” de su patrimonio, herencia del ‘boom’ de la minería que la ciudad vivió a finales del XIX y principios del XX. Así que habría que empezar por el Gran Hotel, obra de Tomás Rico y Víctor Beltrí, del que se cumple el centenario de su inauguración. una celebración que ha servido de percha para este año modernista. No muy lejos se localiza lo que queda de la Casa Llagostera (su impresionante fachada de azulejos y personajes mitológicos). También a Beltrí le debemos la Casa Cervantes (considerado el primer edificio modernista), el Palacio Aguirre (sede del Museo Regional de Arte Moderno), la Casa Zapata (de inspiración gótica) y el Huerto de las Bolas (con unos jardines al estilo de Gaudí). Fuera de la ciudad portuaria, tres municipios reclaman una parada obligatoria: en Murcia, la Casa Díaz Cassou, obra de José Antonio Rodríguez (asómese al menos para contemplar su magnífica escalera, si el guardia de la puerta le deja); Jumilla y su Casa de doña Pepita (de Joan Alsina Arús, que colaboró con Gaudí), la calidad de su rejería lo dice todo; y Fortuna, con la Casa Palazón, un colegio religioso que conserva un magnífico patio árabe, y el Consistorio, con unas pinturas de Medina Noguera en su vestíbulo que son bien de interés cultural.

Fachada principal de la Casa Llagostera. / J.M.RODRÍGUEZ

En arquitectura, el modernismo no solo alcanzó a la edificación residencial; también está presente en el patrimonio industrial e incluso en los panteones funerarios (el de Francisco Povo, en Mazarrón, se cae a pedazos pese a su interés). “En los años 60 y 70 del pasado siglo, la piqueta se cebó con las construcciones de aquella época. Y no fue hasta los años 90 cuando se empezó a poner en valor”, recuerda Guillemo Cegarra. Hoy día, Cartagena forma parte de la ruta europea del modernismo.
['Arquitectura modernista en la Región de Murcia' se puede adquirir en Alcaraz Cómic y centro Puerto de Culturas, en Cartagena, y librería Diego Marín, en Murcia]
Ver Post >
Paisajes de la infancia
img
Miguel Rubio | 12-01-2016 | 13:14| 0

Todos tenemos un paisaje que nos devuelve a la infancia. El mío, no podía ser de otra forma, está en Mazarrón, y es el Cabezo del Santo. El cerro, que se alza a la salida del pueblo en dirección al Puerto para recordarnos el pasado volcánico de estas tierras preñadas de mineral, fue hace tiempo escenario de divertidos juegos bajo los pinos, excursiones de tardes sin escuela y sabrosas meriendas en días especiales. Cuarenta años después, que se dice pronto, vuelvo a subir por la colina, y me duele contemplar tanta desidia. La suciedad campa a sus anchas porque a algunos usuarios no se les ocurre nada mejor que tirar sus desechos en plena naturaleza, pero también porque el Ayuntamiento no dispone de un servicio para mantener en condiciones este pulmón verde, referente del paisaje urbano. La escalinata de piedra construida con el fin de facilitar el acceso tampoco se ha conservado como debiera. Sobresalen peligrosos hierros y faltan tramos de barandilla. Y la cartelería que informaba de los recursos naturales y la historia que atesora este paraje resultan ilegibles, devorados por el sol y las pintadas. En cuanto a la vegetación, las plagas y la sequía han hecho estragos, y nadie se ha preocupado de sanear el escaso arbolado que sobrevive a duras penas. Para coronar tanta dejadez, el monumento religioso que se alza en lo más alto (erigido con las aportaciones de los vecinos a principios de la década de los años 50) está sucio por los garabatos de pintura y presenta algunos desprendimientos.

Pintadas en el monumento del Sagrado Corazón. / M.R.M.

En resumen, un feo panorama al que, por desgracia, nos tienen acostumbrados en este pueblo. Porque solo hay que darse una vuelta para comprobar cómo otros iconos de la localidad siguen a la espera de tiempos mejores: desde el edificio modernista del Casino (convertido en un palomar) a los históricos cotos mineros, abandonados para que ‘cazatesoros’ y chatarreros ilegales hagan su particular negocio. O el castillo de los Vélez, a medio rehabilitar; la torre del Molinete, sin uso; el no-museo de La Cañadica… De pena.

Ver Post >
¿Qué arquitectura debemos legar?
img
Miguel Rubio | 21-12-2015 | 19:13| 0
Durante cuarenta años, Francisco Prieto-Moreno ocupó el cargo de arquitecto conservador de la Alhambra. Así que cuando proyectó la sede de la Delegación del Gobierno de Murcia, en la valla que protege el edificio de la avenida Teniente Flomesta dejó unos motivos decorativos que recuerdan el famoso monumento granadino. Prieto-Moreno destacó como uno de los tecnócratas del franquismo, siendo uno de los principales impulsores de la arquitectura del régimen. Ese inmueble oficial, en la fachada urbana del río Segura, aparece catalogado por la Fundación Docomomo Ibérico, que vela por la conservación de la arquitectura del Movimiento Moderno. Sin embargo, esa referencia parece que no se ha tenido en cuenta a la hora de abordar la reforma de la sede gubernativa. Lo denuncian José María López y Edith Aroca, profesores de la Politécnica de Cartagena que centran su investigación en la arquitectura del siglo XX. Ambos profesionales pidieron sin éxito que se paralizaran las obras y que se diseñara un nuevo proyecto de rehabilitación que tuviera en cuenta “todos los valores arquitectónicos e históricos del edificio, en su exterior e interior”.

Obras en la sede de la Delegación del Gobierno. / NACHO GARCÍA

López y Aroca ven una “absoluta falta de sensibilidad” en esta reforma, porque lleva camino de transformar por completo la fisonomía del inmueble, dejándolo irreconocible. Sus críticas han puesto la lupa sobre una asignatura todavía pendiente en nuestra región: la conservación y puesta en valor del patrimonio arquitectónico moderno. Murcia cuenta con un ramillete de edificios singulares del último medio siglo que apenas gozan de protección y que, por tanto, corren riesgo de desaparecer o de sufrir alteraciones graves. Ha ocurrido, como botón de muestra, con el cine Rex, al que le han colocado delante una marquesina de taxis, tapando su fachada principal, obra de Guillermo Martínez Albaladejo. Si no se toman medidas, puede que algún día tengamos que lamentarlo, porque no quedará en pie la arquitectura de nuestro tiempo (la mejor, claro está), esa que deberíamos dejar como un legado a las próximas generaciones.
Ver Post >
Un toque francés en Mazarrón
img
Miguel Rubio | 11-12-2015 | 16:51| 0

Escultura en el vestíbulo de las Casas Consistoriales.

Efectivamente, la famosa escalera de caracol que comunica las dos plantas del casino de Mazarrón (siglo XIX) tiene un toque francés. Sin embargo, no pertenece a la escuela del ingeniero Gustavo Eiffel, como se ha planteado en alguna ocasión. La estructura de hierro salió de los talleres de un compatriota suyo, el escultor fundidor Antoine Durenne, según puso de manifiesto María Juliana Raja García en una conferencia que acercó a los vecinos un aspecto poco conocido del patrimonio histórico de Mazarrón. Esta licenciada en Geografía es una de las becarias ‘fichadas’ por el Ayuntamiento para, entre otros cometidos, documentar y catalogar elementos y bienes del municipio. La pieza que acaparó buena parte de la ponencia fue la escultura alegórica que preside la entrada a las Casas Consistoriales. Data de finales del XIX y simboliza la riqueza que alcanzó el pueblo en los años del ‘boom’ minero. Si se acerca por el municipio, podrá contemplarla detenidamente en la planta baja, junto a las escaleras que dan acceso al magnífico Salón de Plenos (una joya modernista). La barandilla y la gran lámpara que preside el hueco de la escalera también parecen salidas de la fundición de Durenne. Este escultor forjó un imperio (fabricaba desde esculturas hasta todo tipo de tuberías) y su obra artística está repartida desde Edimburgo a Barcelona.

En el pueblo van quedando pocos ejemplos del arte del forjado, la herrería y la cerrajería, porque el abandono y el paso del tiempo han provocado la desaparición de las piezas que decoraban estancias y fachadas. Un último reducto se localiza en el cementerio. Varias de las tumbas de principios del siglo XX (a la entrada, a la izquierda) se completan con cerramientos ricamente decorados, con guiños al modernismo que en esa época recorría la Región. Sin embargo, este desconocido patrimonio sigue sin catalogar y abandonado a su suerte. Mucho me temo que con la ampliación del recinto de enterramientos al final acaben siendo vendido al peso.

Tumba con un elaborado dosel, de principios del siglo XX.

Ver Post >
El mástil de La Asomada, caso cerrado
img
Miguel Rubio | 05-12-2015 | 14:06| 1

Caso cerrado. El servicio de Patrimonio Histórico ya ha dado con el vecino (de nombre José y residente en el Campo de Murcia) que no tuvo otra ocurrencia que plantar un mástil del 15 metros de largo en el castillo de La Asomada, a 500 metros de altura, en el Puerto de la Cadena, una noticia que publicamos en ‘La Verdad’. Su intención era colocar una bandera nacional como llamada de atención a favor de la unidad de España, con motivo del Día de la Constitución. La fortaleza, una edificación islámica del siglo XII, donde podría estar la tumba del famoso Rey Lobo,impulsor de su construcción en este enclave estratégico, está protegida como bien de interés cultural (BIC). Así que cuando en la Consejería de Cultura se percataron del desaguisado, más de uno se echó las manos a la cabeza. Afortunadamente, la acción reivindicativa de este murciano no causó daños en la histórica atalaya, ni era su intención, según han concluido los técnicos. Por eso, se librará de una sanción económica. Además, se encargará de desmantelar el poste metálico, de 50 kilos de peso. La tarea entraña cierta complicación, debido a lo abrupto del terreno para ascender a esta cima del parque regional de El Valle-Carrascoy. Estaba claro que ese ciudadano no había podido él solo semejante hazaña. La prueba parece que llegó a través de Twitter. Una fotografía de un internauta muestra a cuatro operarios alzando el mástil, mientras una quinta persona (con gorra) observa la maniobra. La imagen fue tomada por una joven que ese día paseaba por allí. La tarea de desmontaje se llevará a cabo en los próximas días, probablemente bajo la supervisión de técnicos de la Comunidad Autónoma para evitar daños en la fortaleza. El mástil acabará en la finca rural de este vecino, donde podrá hacer ondear su proclama sin romper el encanto del histórico conjunto amurallado.

El mástil, en lo alto de La Asomada. / CARM

Ver Post >
Trozos de historia recuperados
img
Miguel Rubio | 01-12-2015 | 12:05| 0
La colaboración entre investigadores de la Guardia Civil y expertos está dando grandes frutos dentro del plan para la defensa del patrimonio histórico. El último éxito que ha saltado a las páginas de los periódicos ha sido la recuperación de un farol de plata del siglo XVIII robado del tesoro de la Catedral (junto a otras joyas y piezas religiosas) en 1977. Pero la lista es larga. Así, dos operaciones se han centrado en el patrimonio documental. La más destacada fue la denominada ‘Files’, que permitió rescatar 28 documentos, de entre los siglos XIII y XVIII; el más llamativo, el privilegio rodado otorgado por el rey Sancho IV en el año 1284 concediendo a las monjas el monasterio de Santa Clara. El caso acabó en el juez, y aunque las religiosas reclamaron la propiedad, los papeles acabaron en el Archivo Regional, para su custodia y restauración. En otro golpe, la Benemérita se hizo con varios libros de bautismo de la parroquia de San Andrés con inscripciones de los años 1611 a 1642,
En 2014, este grupo especializado de la Guardia Civil desarrolló otra operación en la que consiguió recuperar dos cañones del siglo XVIII, así como tres piedras de época romana (una basa toscana, una pileta y un sillar desbastado). Ese mismo año, desarrolló la denominada ‘operación Argárica’, en la que consiguió recuperar 387 piezas, entre monedas, ánfora romana, glandes de plomo, piedras y pesas de telar, platos y tinajillas sustraídas, del depósito arqueológico de Caravaca de la Cruz.

En octubre de 2014, también llevó a cabo la ‘operación Selfie’, dirigida a esclarecer varios robos con fuerza cometidos en una de las instalaciones del conjunto declarado como Bien de Interés Cultural (BIC) de la Sierra Minera en Portmán, y que culminó con la recuperación de más de nueve toneladas de piezas metálicas sustraídas, tales como placas, tapas y discos espesadores, piezas de molino, sinfines, embones y ejes de bomba, entre otros. Ya en junio de 2015, la ‘operación Gladiator’ permitió localizar numerosos objetos arqueológicos puestos a la venta a través de internet, que se saldaron con la recuperación de 187 piezas, como monedas de diferentes épocas, bifaces (herramientas líticas prehistóricas reconocidas como las primeras utilizadas por el hombre), piezas de cerámica, puntas de flecha, conteras medievales (adornos de diferentes armaduras), abundantes fíbulas (pieza metálica utilizada en la antigüedad para unir o sujetar alguna de las prendas que componían el vestido), partes de ungüentarios o lacrimatorios, colgantes romanos, escarabeo egipcio, collar y hebillas romanas, y hojas de cuchillo bizantino, entre otros.

Farol de plata del siglo XVIII recuperado por la Guardia Civil. / N. GARCÍA

Siempre que sale a la luz uno de estos golpes me pregunto si, en alguna ocasión, los mazarroneros recibiremos la buena noticia de que se ha localizado, por fin, el privilegio real de Felipe II, del año 1572, otorgando el titulo de villa, y por tanto la independencia de Lorca, y que fue robado de la caja fuerte del Consistorio hace ya un cuarto de siglo. El pueblo no debería olvidarlo.
Ver Post >
Sobre el autor Miguel Rubio
Mazarrón, 1967. Periodista de 'La Verdad' y guía oficial de turismo.

Últimos Comentarios

Vaya-tela 09-02-2017 | 09:47 en:
Cultura y los faros
mrubio 28-02-2016 | 11:53 en:
El hotel de los felices 70

Otros Blogs de Autor

Últimos Comentarios

Vaya-tela 09-02-2017 | 09:47 en:
Cultura y los faros
mrubio 28-02-2016 | 11:53 en:
El hotel de los felices 70