La Verdad

img
Canto a Narciso
img
Carlos Escobar | 01-11-2017 | 19:48

narciso-yepes

Uno de los seres vivos más intrigantes que aparece en algunos textos literarios sobre los que se ha escrito música es la alondra, una especie de ave que cohabita con nosotros y de un canto tan original como bello e intrigante. El trino musical que la alondra emite mientras vuela, nos alerta de su presencia antes de que la visualicemos y se ha asociado en la mística literaria con ideas de libertad, inspiración y alegría.
La alondra, que vive en los grandes terrenos de cultivo y en el campo abierto, tiene hoy dia la consideración de ave de interés especial. Quizás por ello, Franz Joseph Haydn (1732-1809) escribió un cuarteto llamado así en el que compuso un tema muy singular para la voz del primer violín y que el Cuarteto Saravasti interpretará en su homenaje a Narciso Yepes, nuestro músico universal nacido en Lorca.
El cuarteto La alondra de Haydn es probablemente el más interpretado del compositor austríaco y está incluido con el número 5 en el cuaderno opus 64 como nos explica Gabriel Lauret, violinista del Cuarteto Saravasti: “El cuarteto en Re mayor, Op. 64 nº 5 La alondra forma parte de los cuartetos Tost, como todos los de los opus 54, 55 y 64, ya que el violinista Johann Tost fue su destinatario”.
El tema de la alondra que canta el primer violín en el movimiento inicial Allegro moderato aparece tras una introducción de 7 compases de los otros tres instrumentos, donde alternan notas cortas con un carácter de marcha en el segundo violín y viola, contestadas por el violonchelo, según nos cuenta Lauret: “Sobre este ritmo surge el canto del violín sobre la primera cuerda lo que conlleva unos pequeños portamentos”. (Hay que aclarar que un portamento es el cambio del tono o frecuencia de un sonido sin que se produzca discontinuidad en el mismo).
Haydn cuando escribe La alondra es el mejor compositor en Europa y lo demuestra variando el tema principal de este célebre movimiento. Gabi nos lo explica asi: “La segunda vez que aparece el tema (o la tercera, si se realiza las repetición escrita por Haydn) es en el desarrollo, esta vez en la tonalidad de sol mayor. Ahora, la introducción se reduce a un único compás y con la entrada del tema el acompañamiento se transforma de forma sutil, ya que las notas picadas se hacen ligadas. El efecto es enorme, con una sensación más distendida y de mayor lirismo”.
Lauret ha analizado con detalle la edición inglesa de esta pieza y nos descubre el enorme sentido del humor del compositor en su juego con el oyente: “Me he dado cuenta de que en la exposición y en la reexposición del tema, éste va dos veces suelto y la última ligado, mientras que en el desarrollo aparece en dos ocasiones ligado y en otra suelto”.
Haydn vuelve al tema de La alondra dos veces más. Primero en la reexposición, de una manera muy similar al comienzo, con una transición al unísono de tresillos que conduce al acompañamiento rítmico inicial: “Esto tiene un efecto muy similar, pero Haydn le saca más partido esta vez ya que genera gran expectativa al oyente con una cadencia sobre la dominante y, tras una pausa, introduce el tema con un acompañamiento mucho más animado del resto de instrumentos, lo que crea un carácter optimista y festivo”.
Además de disfrutar de La alondra, el concierto del Cuarteto Saravasti incluye la interpretación de tres quintetos de guitarra de Boccherini en los que el arte de Carmen María Ros se unirá a los ocho brazos de la diosa hindú para rendir un merecido tributo al célebre guitarrista Narciso Yepes.
¿Realmente, existe una manera mejor de celebrar San Carlos?

 

Sábado 4 de noviembre, 20 horas. Cuarteto de cuerda en Re mayor Op.64 nº5 “La Alondra” de Haydn. Quintetos con guitarra nº 4, 7 y 9 de Boccherini. Cuarteto Saravasti y Carmen María Ros (guitarra). Precio 12 euros con reducción para estudiantes.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor